Recent Updates Toggle Comment Threads | Keyboard Shortcuts

  • Eclectikus 20:10 on 02/08/2015 Permalink | Reply
    Tags: , ,   

    Ex Machina, una buena peli sobre Inteligencia Artificial. 

    He estado viendo una película británica, Ex Machina, que creo está entre lo mejor con lo que me he tropezado este año, y por tanto merece un comentario veraniego aquí en NMSP.

    Ex-Machina_2015El tema central de la película es la Inteligencia Artificial (AI), un campo del saber que intenta analizar, describir e implementar el comportamiento inteligente en las máquinas, y que trasciende los mundanos campos tecnológicos (informática, electrónica, medicina, biofísica, lingüística, matemáticas, ingeniería…) para entrelazarse con áreas filosóficas (lógica, ética, moral…), e incluso artísticas (en tanto que ha inspirado e inspira a escritores y realizadores de cine desde sus propios inicios allá por los años 50 en la Conferencia de Dartmouth – o incluso antes de que inventara el concepto).

    No quisiera destrozar una película que es especialmente vulnerable a los spoilers (hasta la sinopsis de FilmAffinity se podría considerar un spoiler) y que merece la pena ser vista lo más virgen posible y no saber ningún detalle sobre la trama. Así que no esperes mucho más que generalidades en mi comentario.

    La historia transcurre en un futuro cercano y reconocible, de manera que es casi automático poner nombre a muchas de las circunstancias, corporaciones e incluso personajes que van apareciendo. Una elección del realizador que sirve tanto para engancharte a una trama tensa y claustrofóbica presentada mediante una puesta en escena necesariamente teatral, como para plantear algunos interrogantes que se pueden considerar de plena actualidad, y que no están necesariamente vinculados a la Inteligencia Artificial, al menos en primera aproximación.

    Casi todos los clichés (y no tan clichés) del tema aparecen en la película: desde el test de Turing, o la auto-consciencia artificial, o la robótica cognitiva, a los hoy omnipresentes Big Data y Machine Learning, pasando por el “romance” y la revolución de la máquina. Pero hay que reconocer que lo hacen de una forma perfectamente original, sin guiños explícitos a los clásicos del género, sin discursos intrincados y sin ninguna concesión hipster. Y estoy de acuerdo con ese planteamiento, el intelectualismo, cuando se usa a granel, raya con el esnobismo,  y de ahí a la imbecilidad, hay un párrafo, o una secuencia (un concepto que los progres, aprovechando el Pisuerga, tampoco entienden ni a base de PowerPoints).

    El director y guionista, Alex Garland, que debuta en la dirección después de años de guionista y escritor, hace una buena labor en general, y consigue plantear una historia sencilla en la que se manejan conceptos complejos, y consigue entretener sin acudir a recursos fáciles o a trucos pirotécnicos. Los actores están razonablemente bien y las actrices también, empezando por la (muy) encantadora sueca Alicia Vikander, en un papel en el que es muy fácil que se te vea el cartón (nótese el tono figurado) y destroces la película. En los aspectos más técnicos creo que está razonablemente bien, los efectos especiales son discretos y efectivos (o sea, buenos), la música no da el tostón… en fin, como debe de ser.

    No creo que sea una obra maestra en cualquier caso, algunas “licencias” de guión chirrían de manera desagradable, y tienes que abstraerte de ellas para volver a la película. Supongo que los tiquismiquis no perdonarán semejante traición a sus refinados-pero-racionales gustos, qué le vamos a hacer. Tampoco me parece un final redondo, no me rima del todo con el resto de la película, pero es un final correcto.

    En resumen, un notable, el tiempo dirá, pero me parece una buena película de Ciencia Ficción, una buena divulgación de algunos conceptos importantes sobre la Inteligencia Artificial, y un entretenimiento más que digno, especialmente en términos relativos.  No sé por qué pasan inadvertidas estas pequeñas joyas.

    Aquí os dejo el tráiler, si es difícil no destripar nada en una crítica peor es en el caso de un tráiler, allá cada uno:

    Y ya que pasamos por el Pisuerga antes, que sirva esta entrada para despejarse un poco de la versión anti-simétrica de la Inteligencia Artificial: la Imbecilidad Natural con la que últimamente convivimos a diario, mezclando risas y lágrimas (por ejemplo, lean a Ruiz Quintano ayer mismo: El rancho).

     
    • plazaeme 06:04 on 03/08/2015 Permalink | Reply

      A mi también me pareció muy buena. Original, bien llevada, interesante. Y creo recordar que la casa troglodita (versión luxury) que hace de escenarion era una preciosidad que también contribuía mucho a la creación de ambiente.

      Tengo muy buen recuerdo.

      • Eclectikus 09:26 on 03/08/2015 Permalink | Reply

        Cierto, la casa es un puntazo, y su contraste con el entorno… yo me iba un mesecito allí tan tranquilo 😉

    • alfon 10:35 on 03/08/2015 Permalink | Reply

      Hola Jose, ¿tienes algún enlace para ver la peli?
      Slds

      • Eclectikus 11:17 on 03/08/2015 Permalink | Reply

        Hola Alfon. no seré yo el que te recomiende usar qBittorrent para bajarte la peli utilizando algunos de los sitios buscadores de torrents (como éste), porque sabes que es ilegal, y Sinde/Wert/Montoro se ponen de los nervios. En la zona de sombras está verla en alguna de las miles de páginas de cine on line gratis. Pero ya sabes, son sitios infectados con todo tipo de virus y malware, hay que entrar con botas de agua y un buen chambergo, y no se garantiza mucha calidad en la experiencia. Y luego se puede ver en sitios legales como en Amazon Preview, o entrando con una VPN tipo Hola.org, que te permite saltarte los filtros geográficos, en sitios tipo netflix.com

  • Eclectikus 23:27 on 20/07/2015 Permalink | Reply
    Tags: , , , ,   

    Trevijano, el Dr. Tarr y el profesor Fether. Un cuento democrático. 

    Relatos Cómicos EdgarAllan PoeHay un cuentecillo de Edgar Allan Poe, `The System of Dr. Tarr and Prof. Fether´, de sus poco conocidos “Relatos Cómicos“, en el que describe una situación surrealista en un hospital psiquiátrico, en la Francia impresionista de mediados del s. XIX, recién inaugurada la Revolución industrial que tanto daño nos ha hecho 😉

    Si quieres evitar los subsiguientes spoilers, aquí se puede leer en inglés y aquí en español, y por si te calientas, desde aquí puedes acceder a toda la colección exquisitamente prologada, traducida y anotada por Cortazar -a través de éste PDF).

    Aunque en realidad no quiero destripar el cuento del todo, voy a desvelar el centro de la trama, que se ve venir casi desde el principio, y que no es otra circunstancia que los locos se han amotinado, y han suplantado en su totalidad a médicos, enfermeros y demás empleados del hospital (habían asaltado el cielo, que diría Pablemos/Marx, o se habían convertido en el bloque hegemónico del manicomio, que diría cErrazón/Gramsci).

    El protagonista del cuento, intrigado por un “método revolucionario” de tratar las enfermedades mentales, es llevado allí por un amigo que conoce al director Monsieur Maillard, y que por supuesto no sabe nada de ascensos al cielo ni de cambios en las hegemonías “naturales”. Así que las circunstancias que fluyen de la pluma de Poe oscilan entre lo grotesco y la hilaridad pasando también, claro, por el horror. Y no cuento más (ni siquiera traduzco el título, qué tiene su aquel) porque recomiendo su lectura lo más virgen posible.

    Bueno, pues este cuento lleva rondándome la cabeza día tras día desde hace semanas. Y no hay que ser muy hábil para adivinar por dónde voy. Podemus. Cada vez que veo un telediario, o una tertulia, o leo algún artículo de la ristra que a diario se escribe sobre estos mostrencos, a la que hoy modestamente se suma éste, me da la impresión de que la gente sana está encerrada en celdas, y los locos están tomando la posición de los cuerdos, y provocando un ambiente muy parecido al del relato de Poe, en el que un incauto (cientos de miles de ellos en la versión real) trata a estos dementes como si fueran doctores eminentes, como si las imbecilidades que dicen (hacen y presumiblemente piensan) son dignas no ya de ser tenidas en cuenta, sino de ser escuchadas y decodificadas en clave política.

    Y el origen de semejante delirio, bien, o uno de sus orígenes, es la prostitución y degradado del término Democracia. La Democracia no es más que un sistema de organización en el que la representación de los ciudadanos en el gobierno y en el senado si lo hubiere, se canaliza mediante el sufragio. Y punto, tu no puedes hacer una paella democrática, ni un amanecer es democrático, ni muchas de las veces que un totalitario utiliza la palabra “Democracia” puedes hacer una traducción lógica del significado real, has de saber que la palabra está corrompida y no significa absolutamente nada, al menos nada relacionado con la esencia y el concepto de Democracia.

    Así que cuando se produce una aberración democrática como la que estamos viviendo,  y una minoría ideológica (especialmente, si como en el caso que nos ocupa, es una minoría ideológica dirigida por lunáticos) puede gobernar sobre la mayoría de la sociedad, de disparate en disparate, debe de haber mecanismos para reiniciar el sistema y volver a un punto mínimamente sensato. Porque la Democracia no es perfecta, las taras que tiene son conocidas desde que se inventó en la antigua Atenas por unos griegos patentemente distintos a los actuales. Y tenemos el derecho y la obligación de aplicar las medidas correctoras oportunas, porque de lo contrario corremos el riesgo de vivir condenados en un hospital psiquiátrico como el del relato, en el que los dementes se han empoderado de los científicos.

    El enlace de esta paranoia con Antonio García-Trevijano, un personaje al que respeto enormemente, viene de que esta tarde estaba oyendo en YouTube una conferencia suya reciente en el Ateneo de Madrid, y ha utilizado exactamente el mismo paralelismo del cuento de Poe,

    “…locos siempre hay, pero que los locos sean elevados a la categoría de cargos políticos y públicos y sean alabados por los medios de comunicación y por representantes de millones de españoles… ¡No se puede caer más bajo en la indignidad de los españoles!.”

    lo que en última instancia me ha inspirado esta entrada, que deja de por vida vinculado en Google a el Dr. Tarr y el profesor Fether, los creadores del misterioso método de curación de la demencia, con el bueno de Trevijano. 😉

    He cortado toda la presentación y todo el desarrollo de la conferencia que no he terminado de escuchar todavía, y he dejado sólo la introducción (por que es bastante emocionante), y su contundente crítica inicial a Podemos con frases llenas de sentimiento como la anterior, o como está que gruñe tras declararse ateo:

    …jamás puedo tolerar yo actos de profanación de la religión de mis padres, que la alcaldesa de Madrid diga que eso es libertad de expresión siendo una jueza es una ignominia…

    Aquí os dejo el corte seleccionado (pero pinchando en el logotipo de YouTube en principio vas a la conferencia completa  – y si no, tira por aquí)

     

    “El porvenir de España” de Antonio García-Trevijano, Conferencia completa.

     
    • JL Sardiñas 11:12 on 21/07/2015 Permalink | Reply

      Te lo copio y lo reparto por ahí… bueno… si esto me deja publicar el comentario, que últimamente no hay manera :-(

      • Eclectikus 11:19 on 21/07/2015 Permalink | Reply

        Gracias! Si, estuvo estropeado una temporada por un conflicto de plugins, pero se supone que ya está arreglado :)

    • Haddock 18:23 on 21/07/2015 Permalink | Reply

      Me acabo de tragar (con gusto) toda la charla. Hay momentos un poco “pesados” pero ha sido un placer escuchar a D. Antonio, no solo por la caña que suelta a diestra y siniestra, por la aberración democrática que estamos viviendo, porque me ha convencido aun más de querer ejercer de “Repúblico”, sino también (y sobre todo) porque D. Antonio García Trevijano fue amigo de mi padre en la Junta Democrática como representante de CC.OO., después de que, tiempo antes, hubiera sido empleado suyo en alguna de las empresas que dirigía. Casualidades de la vida. Y aunque mi padre no compartía todas las ideas de D. Antonio, recuerdo que sentía por él profunda admiración y respeto.

      • Haddock 18:27 on 21/07/2015 Permalink | Reply

        También recuerdo que aquellos años previos a la transición, en la dictadura Trevijano ayudó cuanto pudo a mi padre, activista sindical de empuje, para esquivar el acoso de la policía franquista.

      • Eclectikus 19:29 on 21/07/2015 Permalink | Reply

        Es una de esas personas a las que se puede oír largo rato sin echarte las manos a la cabeza. Tampoco estoy de acuerdo con todos sus planteamientos, pero es que yo ni siquiera estoy muy de acuerdo con todos mis planteamientos 😉 Sería muy interesante verle en un debate con Errejón y los demás pseudointelectuales Podemitas 👿

  • Eclectikus 22:17 on 25/06/2015 Permalink | Reply
    Tags: , , , ,   

    Fascismo de izquierda. 

    No es un concepto nuevo, creo que el primero que utilizó el término Fascismo de Izquierda fue el filósofo alemán Jürgen Habermas, nada sospechoso de anti-marxista, durante las revueltas estudiantiles del 68 en su país, criticando algunos tics de la extrema izquierda, la de ayer y la de hoy, como son la violencia, el antisemitismo, el sectarismo, etc…

    Otro filósofo alemán, Peter Sloterdijk, cuya filosofía fue ampliamente criticada por Habermas, utiliza de nuevo el término cuando intenta explicar a qué se debe la confusión de vincular la eugenesia con el fascismo, en esta entrevista en lanacion.com:  “El fascismo de izquierda nunca hizo su duelo“. Y creo que le quedó una frase para el mármol, ésta:

    Peter Sloterdijk

    La frase y su contexto (recuperada de las bodegas de NMSP, dónde guardo referencias, ideas y recursos relacionados con el mundo de progreso) la utilicé estos días atrás en un largo debate en can Monedero.

    CuartaParticiónDePolonia1939.svgFue una grata sorpresa encontrarme con que la sección de comentarios no tenía ningún tipo de moderación, lo cual es rara avis en los sitios “de progreso“, y no pude resistir la tentación de criticar uno de sus últimos rebuznos en el que relacionaba la situación de Grecia en 2015 (Lubos la explica muy bien, la situación, en Greece: complete surrender or full collapse) con la invasión nazi de Polonia en 1939, sin mencionar (y por tanto ocultando) el pacto Ribbentrop-Mólotov, en cuyas cláusulas secretas, la URSS y la Alemania nazi se repartían, además de Polonia, Finlandia, Estonia, Letonia, Rumania y Lituania. No hay que ser un erudito para tener ese dato clave del preámbulo de la 2ª Guerra Mundial. Ni un intelectual.

    El debate fue relativamente largo y tan cíclico como cualquier discusión con alguien que no tiene argumentos para contrarrestar las críticas. Además los trolls eran particularmente primarios y breves, de manera que pude expresar mis pegas sin problemas.

    Mi punto principal era que desvincular a la URSS de la expansión Nazi en Polonia destruye el rigor del símil Grecia-Polonia (implícitamente, la conexión Hitler-Merkel) -bueno, el rigor del símil y la autoridad del ponente. Qué la URSS invadió a los pocos días Polonia por su lado es un hecho histórico imposible de eliminar de la narración.

    Hay derivadas claro. Como en los “debates” del Cambio Climático, a veces sin alejarte mucho del argumento central (poco jugoso por irrebatible), vas metiendo mensajes que sabes que tus interlocutores no aceptan por principio… por principio equivocado, pero el caso es que no los aceptan. Algunos de estos mensajes son bordes y otros más sutiles, pero siempre escribo, más allá de motivaciones primarias tipo ego, o afición 😉 , porque sabes positivamente que la mayoría de la gente que te pueda estar leyendo no participa, no interacciona, y tiene más opciones de analizar la eventual información que va apareciendo a lo largo del hilo, y por tanto hay muchas opciones de que un porcentaje de los lectores se replanteen algunos de sus defectuosos principios.

    Aparte de la auto-evidente motivación en el “olvido” de Monedero -de invocar “al mal” (Nazis) e identificarle con sus memes de serie (“los Mercados”, “la Troika”, “el Neoliberalismo”, “el Capital”…), obviando todo lo demás-, hay un factor que es característico de estos tiempos “de progreso”, que estoy convencido que algún día se estudiará como una de las patologías cognitivas del siglo XXI: la asimetría de trato para los dos principales tumores criminales que sufrió el siglo XX, que aunque no son muy diferentes desde el punto de vista cualitativo, si lo son cuantitativamente: el Comunismo multiplica x20 (o x10 según autores) el número de víctimas. Y ese es uno de los mensajes “sutiles” que comentaba antes que quería transmitir.

    Ellos se agarran por los pelos a que 1) el Comunismo, en realidad, no es lo que parece, que Stalin, Mao, Jemeres rojos, Ceaușescu, Fidel Castro, o Kim Il-sung/Jong-il/Jong-un son cualquier cosa menos comunistas (a pesar de ser el Partido Comunista el que copaba al 110% los gobiernos que “gestionaron” los genocidios), y que por tanto, 2) el Comunismo todavía no se ha implantado jamás (cómo Marx manda, supongo que se refieren, o Gramsci) y puede surgir una instancia del comunismo que convierta “el mundo” en un vergel dónde los unicornios revolotean jugueteando entre mariposas de colores y campos de tulipanes.

    Para redondear la broma, el espíritu antifascista que impregna toda la izquierda, es una lucha imaginaria, el fascismo (de derechas) fue erradicado en el siglo XX, no existe fascismo hoy sensu stricto. No hay problema, dicen que el fascismo son sus citados memes favoritos, y tienen una justificación para seguir con su lucha contra el fascismo. Aquí por ejemplo tenemos antifranquistas a patadas, cuando va a hacer precisamente 40 años que el Dictador descansa en la Cruz de los Caídos, con más pena que gloria.

    Son excusas insostenibles, es evidente, y por eso son una minoría folclórica a la que nadie hace (excesivo) caso en Occidente -por ejemplo en Europa son 52 MEPs en un parlamento de 750. Qué ellos en su burbuja, se crean que representan “al Pueblo” o a la “ciudadanía”, es un asunto más psiquiátrico, o antropológico, que político, pero lo cierto es que defender lo indefendible, tiene consecuencias democráticas, esa palabra que tanto les gusta y a la que han vaciado de contenido por mal uso continuado, específicamente que tienen muy difícil implantar nada a la sociedad, sino es por la fuerza y/o las malas artes.

    Excepto en España (y quizá en Grecia, con matices) que los tenemos gobernando en ayuntamientos medulares del país, y con un partido mayoritario entero haciendo de oficio el papel de tonto útil.

    Pero ese es otro tema que será tratado supongo en futuras entradas en éste su blog. En todo caso dejo este post abierto, será editado en el futuro, no para retocar lo ya escrito, sino para añadir recursos sobre este asunto, el fascismo de izquierda, y sobre esta asimetría en el trato para con fascistas de izquierda o de derecha. Creo que está en el corazón de los principales problemas de los países occidentales, y nunca está de más denunciarlo a los cuatro vientos. O esperar que alguien te muestre que estás equivocado del todo.

    La frase de Peter Sloterdijk para el mármol:

    “…el fascismo de izquierda nunca fue revelado como lo que en verdad es. El antifascismo, como ideología dominante, se debe a que el fascismo de izquierda nunca hizo sus duelos. Sus representantes nunca confesaron lo que en verdad son. Acusando de fascistas a los fascistas de derecha ocultaron su propia calidad de fascistas, incluido el maoísmo, que fue el peor de los fascismos. Al lado de Mao, Hitler parece un loco y un neurasténico, un pobre personaje comparado con la envergadura fascista de Mao Tsé-tung.

    En Amazon:

    Algunas lecturas en la red:


    Este vídeo no es nuevo y muchos ya lo habréis visto, para los que no:

    Tal cual, es así de triste y así de evidente.

     
    • Eclec 23:03 on 28/06/2015 Permalink | Reply

      Parece que no funcionan los comentarios.

      • Eclectikus 23:10 on 28/06/2015 Permalink | Reply

        Okay, ya está, era un conflicto de plugins, cosas de WordPress. Disculpad las molestias. Seguiremos investigando 😉

    • Eclectikus 17:11 on 30/06/2015 Permalink | Reply

      ¿Sigue sin funcionar?

    • Haddock 20:52 on 03/07/2015 Permalink | Reply

      Disfrutando como siempre con tu lectura, aquí y “allí”. Por cierto, ¿podríamos interpretar que el tal “Hatunrunas” (o como se llame) es Monedero en persona?

      La idea peregrina de considerar que el comunismo sigue siendo viable por la sencilla razón de que no ha sido aplicado en su estado “puro” me parece, además de absurdo (porque en política no es lo mismo una idea que la aplicación de la idea) contraproducente, ese mismo argumento podría utilizarse para todas las ideologías, tal y como tu apuntabas “allí” respecto del fascismo. Según eso puede ser que el Falangismo sea bueno, o el liberalismo puro, el anarquismo puro, el carlismo, cualquier propuesta que parta con buenas intenciones…
      En fin, esta gente vive totalmente fuera de la realidad, en su mundo de ficción donde hay buenos (ellos, los neocomunistas puros de corazón) luchando contra los malos (fascistas imaginarios).

      • Eclectikus 21:06 on 03/07/2015 Permalink | Reply

        Gracias Haddock, ya sabes, cada vez me meto en menos berengenales, pero cuando me meto no me achanto, y menos cuando son las propias guaridas de la cosa, sea progre, climática o “ecologista” 😀

        Y no, no creo que “Hatunrunas” fuera Monedero, quizá un alumno suyo en fase todavía no crónica 👿

  • Eclectikus 22:28 on 16/06/2015 Permalink | Reply
    Tags: , , , ,   

    Burbujas de progreso. 

    1032px-Ggb_in_soap_bubble_1Una de las claves del éxito de la comunicación progresista está en los propios cimientos del ecosistema progre. Tener (o exigir a otros) una estructura moral binaria (SI/NO) en la que los matices dejan de ser significativos, te permite tener automáticamente preseleccionado no sólo tu círculo social, inmaculadamente de progreso, sino también tus fuentes de información, tus medios recomendados, tolerables y prohibidos, tus gustos cinéfilos, literarios, musicales… en fin, tu cosmovisión, tu burbuja de realidad confortable, desde la que, por contra, es imposible validar (por confrontación) tus posturas.

    Contra esta premisa los progres más atentos argumentan que eso nos pasa a todos, que todos tendemos a mantener una visión sesgada de la realidad marcada por nuestras propias circunstancias, la cultura, el entorno, etc.

    Y es un argumento de peso, en cierta medida todos tendemos a agruparnos de manera relativamente homogénea, en una burbuja compartida de realidad.

    Pero ésta burbuja nunca es perfecta en general fuera de la izquierda, ni siquiera es única, afortunadamente, y además hay frecuentes interacciones entre burbujas diferentes, que si no juzgas con un simplón SI/NO, son perfectamente viables, saludables y mutuamente provechosas.

    Esta no dualidad a la hora de juzgar principios ajenos implica por descontado una mayor exposición a otras cosmovisiones, de manera que espontáneamente surgen zonas de confluencia, áreas de consenso en las que democristianos, conservadores, liberales, socialdemócratas, que son las cuatro referencias políticas en occidente, y que son, lógicamente, a su vez empresarios, obreros, oficinistas, amas de casa, pensionistas… (las clases marxistas están bastantes difuminadas en el siglo XXI, me parece), pueden coexistir en un ambiente libre de estridencias, lo que a su vez promueve de forma natural y retroalimenta esa convivencia (o la tolerancia o el talante Zapateril que les gusta decir). que se supone es objetivo principal de la civilización occidental moderna.

    1024px-Reflection_in_a_soap_bubble_editLa otra pega al argumento progre de que todos tenemos una visión sesgada al fin y al cabo, nos viene impuesta por el hecho de vivir en un continuo baño María mediático dominado por la corrección política, con su compendio de pecados laicos según la gravedad de la ofensa, en cada una de las dimensiones de la vida, y con su sutil pero inquebrantable código de auto-censura.

    Esto nos permite entender progresí perfectamente, y poder acceder en cada momento al repertorio de argumentos, bien trituraditos (en formato eslogan) y administrados por sus juglares habituales. Sabes perfectamente en cada momento a quién hay que criticar y a quién no, qué excusas/exageraciones se deben utilizar, y en definitiva cuál es la postura correcta oficial.

    De ésta manera cuando vuelves a tu burbuja, y recapacitas, te das cuenta de que en muchas ocasiones, son tan patentes sus contradicciones que es imposible que tras un mínimo contraste, una persona medianamente sensata, por muy progresista que sea, no tire a la basura la mitad de sus presupuestos.

    Y en este teatrillo de burbujas, cuando esta gente habla en nombre “de la sociedad”, “de la ciudadanía”, “el pueblo”, “los vascos y las vascas”, están siendo honestos consigo mismos, pero sólo consigo mismos, y ese es el problema. Porque en estas condiciones es casi imposible ver un poco más allá de tu burbuja, tu realidad está distorsionada, tanto lo que ves por dentro como la realidad externa, y el único mecanismo correctivo es romper esa burbuja.

    Y si no se rompe, se producen infecciones que pueden contaminar volúmenes considerables de la burbuja de progreso y convertirse en un cuerpo carcinógeno, y a medio plazo, si no se trata, volverse letal. Dejo al lector que haga las analogías que considere oportunas con la situación política en España hoy.

     —

    Imágenes por Brocken Inaglory via Wimedia Commons.

     
  • Eclectikus 21:02 on 13/06/2015 Permalink | Reply
    Tags: , , ,   

    El “progreso” llega a los ayuntamientos. 

    Ayer estuve escuchando los discursos de las, desde hoy, alcaldesas Podemoides de Madrid (Manuela Carmena) y Barcelona (Ada Colau), y de sus respectivos cómplices Antonio Miguel Carmona (PSOE) y Alfred Bosch (Esquerra Republicana). Poco se puede decir del contenido de las mismas, porque al ya de por sí vacuo lenguaje politiqués se le superpone aquí el dialecto progresí -que no es más que la corrección política llevada al paroxismo-, y casi todo lo que dicen, piensan y sugieren son o absolutas obviedades, o imbecilidades, o ensoñaciones o ataques a los “fachas”. Sirva como síntesis mi crónica en Facebook del caso madrileño (la crónica del caso catalán, a pesar de los matices que comentaré más adelante, sería simétrica).

    Car-memo-na

    Lo único interesante al escuchar sus “discursos”, es imaginar en paralelo como serán los cerebros de las personas que se creen sus palabras: qué pensarán, en qué mundo viven, cómo han conseguido ser inmunes a la lógica elemental, cómo se pueden engullir a tal velocidad contradicciones, falacias y sinsentidos, y cómo se puede estar tan feliz de que una activista “antisistema” y una abuela comunista vayan a dirigir la gestión (doy por sentado que ellos no gestionarán nada directamente) de ciudades de la categoría de Madrid y Barcelona.

    El caso de Barcelona es relativamente natural, una desequilibrada ideológica llega a la alcaldía con 11 concejales (el 25% de los votos, 2 puntos y medio y un concejal por encima de los segundos, CiU), y una alianza con sus simétricos catalanes, Esquerra (5 concejales, 11% de los votos) y los aprendices de etarra del CUP (3 concejales, 7% de votos), que ante la inviabilidad de pactos alternativos, le permite gobernar en minoría. Así que aquí lo que hicieran los socialistas era más o menos irrelevante, de manera que los 4 votos del PSC en la investidura sólo han servido para retratarse una vez más. Nada nuevo en el horizonte, el “neoliberalismo” queda allí en manos de 8 concejales que suman C’s (5) y PP (3), y el refrito de siglas de la izquierda trasnochada puede retomar y seguir profundizando en el independentismo descerebrado y en su candidatura de Barcelona como capital de los antisistema más engarzados en el Sistema de la historia del Sistema (o de los Antisistema). Tiendo a pensar que es un gobierno con vocación de vida corta, pero hay que tener en cuenta mi sesgo optimista, y que estas patologías a veces se enquistan y crecen hasta asfixiar a la víctima.

    El caso de Madrid es más sangrante por el papel de mamporrero del PSOE y de su alcaldable Carmona, un tipo que se ha pasado la campaña asegurando que jamás apoyaría a los Podemitas, y que tardó minutos en lanzarse en sus brazos salivando, desplazando a la lista más votada que encabezaba Esperanza Aguirre. En su mundo, y en su narrativa pública que es casi peor, el fundamento básico de esta aberrante e incestuosa alianza, es desalojar a “los fachas” del Poder municipal aunque ni siquiera sea para ponerse ellos (de momento).

    Por supuesto que hay coincidencias programáticas, todos los unicornios del PSOE los hace suyos IU (o Podemos, o Esquerra, el CUP, o Batasuna, o Equo…), pero es que además los Podemoides añaden unicornios comunistas, bolivarianos, independentistas, etc… y con esos es imposible tragar, ningún partido socialdemócrata occidental haría tal cosa, por ejemplo en la CE esta gente no son más que una nota de folclore en el Parlamento (52 diputados de 751) a la que nadie hace caso.

    Pero una traición de esta magnitud, tan fragante, a una buena parte de su electorado es una pésima jugada de Ferraz, que para empezar, muestra diáfanamente que el ala socialdemócrata del PSOE sigue narcotizada por el ala Zapateril del partido, y que Pedro Sánchez es otro yonqui más del Poder, con nula visión de Estado, y por tanto tan inservible y peligroso (para el PSOE y para el país) como aparentaba su contrincante Madina en el 39 congreso. Cuentan con la ventaja de pastorear a los votantes más dóciles, acríticos y vulnerables a la propaganda del electorado español, lo que tradicionalmente le ha servido para mantener el poder incluso estando fuera de él. Pero ahora Ciudadanos y Podemos (liberal-socialdemócratas vs. comunistas), se pueden repartir cómodamente el grueso del electorado socialista, y son un peligro real a un tan corto plazo como son las elecciones generales de final de año.

    De verdad que me cuesta creer que esta gente pueda acariciar siquiera el poder (y su área más peligrosa de corrupción económica, las concejalías), y que vayan a “mandar” en algunas de las ciudades más importantes del país: Madrid, Barcelona, Zaragoza, La Coruña y Cádiz.

    ¿Legítimo? Si, es legítimo, pero no solo legítimo, también es ridículo, patético, delirante, y lo que es peor, posiblemente peligroso si se produce un contagio Podemita que pueda terminar llevando a un imbécil del calibre de Pablo Iglesias a la Moncloa, o cerca. Cuando Churchill decía que la Democracia es el menos malo de los sistemas políticos, se refería a sus taras, y esta es la principal tara: minorías iluminadas que llegan al poder a pesar de su manifiesta incapacidad, y que al final no son más que el reflejo de una sociedad intelectual y éticamente desestructurada.

    PedosDeUnicornio

     
  • Eclectikus 16:40 on 11/06/2015 Permalink | Reply
    Tags: , , , ,   

    Científicos, impostores y mensajes subliminares. 

    Me da exactamente igual la lucha “periodística” entre El País (ahora “facha” según muchos “analistas”) y El Mundo (en cuclillas tiritando de deseo por captar al público más dócil y sencillo del mercado, “el de progreso”). Al final ambos cuentan con excelentes profesionales, articulistas, etc… y siempre se pueden aprovechar determinadas porciones de su producto, si es que eres consciente de los sesgos, y te importa un carajo la franja ideológica que ocupen, o que eventualmente intercambien su rol. En todo caso la esencia para un observador razonablemente neutral, está, a mi modo de ver, en detectar cuál es el medio que mayor/menor tasa de estupideces expele por unidad de tiempo (o de edición, a elegir).

    Esa respuesta que siempre hemos tenido a mano (La SER, El País y ocasional pero frecuentemente RTVE y las Autonómicas), incluso demencialmente a mano (La Sexta, Cuatro, Público…), puede estar difuminándose con el advenimiento de la nueva política (idéntica, por cierto, a la vieja política, la que viene siendo desde Platón, a Maduro, pasando, por supuesto, por Maquiavelo o alternando nuestra contemporánea interpretación ibérica).

    Científicos e Impostores (clic para leer el artículo)

    Al menos en la sección “divulgación científica”, entendida como la exposición para no-especialistas del estado del conocimiento humano sobre la Naturaleza, y concretamente en su dimensión “pseudo-ecologista”, El Mundo está adelantando por abajo a los “líderes” indiscutibles de la cosa (principal pero no exclusivamente las viudas de ZP que definía Leguina -La Sexta, Cuatro, Público).

    Viene esto por un artículo con el que me tropecé ayer, Científicos e impostores, de Rafael Bachiller, un `empleado´ nuestro (vuestro, tuyo, mío, de todos en tanto que servidor público) como director del Observatorio Astronómico Nacional del IGN. En él se habla de la pseudociencia, muy livianamente sin pretender profundizar en el concepto -lo cuál sería su perdición-, y sin percatarse de que en ocasiones los científicos, sin querer o queriendo, hacen pseudociencia (o se les acusa de ello) por diferentes condicionamientos psicológicos (o sociológicos), filosóficos (o teológicos), o por aspectos meramente circunstanciales y/o políticos -(*) ver nota histórica al final-, pero que en ningún caso se asigna ese calificativo en función de factores ajenos al Método Científico: si se ajusta a él es Ciencia, si no lo hace pero lo simula, es pseudociencia, y si no lo hace pero lo simula y además utiliza el engaño y la propaganda para vender sus conclusiones, entonces estamos ya ante algo muchísimo peor que la pseudociencia, el fraude.

    Os pongo aquí el cacho que me ha subido las pulsaciones y que me ha hecho despotricar en Facebook cuando he llegado a casa -en principio precisamente como antídoto para evitar escribir una entrada en NMSP, aunque no ha debido de funcionar porque al final aquí estoy detallando la razón de mi “molestia”. Éste es el párrafo:

    “…Otro caso de incredulidad ya clásico es el existente hacia el cambio climático. Nadie debería dudar hoy de las conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), un conjunto de casi un millar de científicos repartidos por todo el mundo que trabajan conjuntamente bajo el apadrinamiento de la ONU y que ya ha sido galardonado por un Premio Nobel. En su último informe, el IPCC ha sido más tajante que nunca desde su constitución hace ya 25 años: la temperatura de la superficie de la Tierra se ha elevado de 0,8 grados durante los últimos 130 años y la acción humana es, con muy alta probabilidad, la principal causa de este calentamiento desde mediados del siglo XX. Ningún experto en el tema parece dudar ya de estas conclusiones. Y, sin embargo, todavía hay un gran número de incrédulos que piensan que el calentamiento global es un engaño. Tan solo un 40% de los estadounidenses acepta hoy que la principal causa del calentamiento pueda ser la acción humana. Hay quien cree que los científicos y los ecologistas han inventado esta historia del calentamiento con el fin de conseguir mejor financiación para sus investigaciones y actividades; y algunas de las empresas que comercializan combustibles fósiles sin duda han jugado un papel importante respaldando a quienes defienden estas ideas, y tratando de manipular a los medios de comunicación.

    Cada frase es un despropósito, una falacia o una tergiversación, sospecho que consciente (lo contrario sería acusarle de ignorante), cubriendo algunos de los principales memes del Alarmismo Climático, que solo se sostienen a base de toneladas de propaganda como la que subliminalmente nos quiere administrar aquí el señor Bachiller. Por orden de aparición, más o menos:

    • Nadie duda del Cambio Climático, la propia definición de Clima es dinámica, si no lo fuera no existiría como Ciencia, o sería una Ciencia absurda por la irrelevancia que tiene predecir el comportamiento de algo que no cambia 😉 . Por tanto sugerir que los escépticos del alarmismo niegan que el Clima cambia, no es más que un grosero hombre de paja, que no lleva a otro sitio que a la vergüenza ajena.

    • ¿Por qué no debería nadie dudar de “las conclusiones” de nadie? Si nadie “dudara” probablemente estaríamos todavía haciendo fuego con dos palos, o no haciendo fuego y por tanto congelados en la última era glacial, un `cambio climático´, por cierto, que se produce periódicamente en el planeta. Por supuesto no se puede dudar de todo, hay cosas bastante seguras, pero no hay que ser científico, ni siquiera listo, para darse cuenta de que el valor de la Temperatura Media Global del planeta dentro de cien años no está entre ellas. Son tantas las variables en juego, conocidas y desconocidas, y es tan patente la vulnerabilidad a los cisnes negros de cualquier modelo que pretenda describir el Clima terrestre, que cualquier “experto” que garantice una certeza sobre un valor concreto (como el absurdo “límite” de los 2ºC) debiera ser descartado de oficio (por activista, por timador o por ignorante).
    • El IPCC es una agencia de la ONU que no investiga y que está formada por unas pocas decenas de funcionarios que reciben órdenes políticas en una estructura perfectamente jerarquizada, y por tanto incompatible con la Ciencia, y que se nutre de miles de voluntarios que recopilan y revisan la literatura que se publica en las múltiples áreas de estudio (científicas en general, físicas, biológicas, ecológicas, económicas, geopolíticas, sociales…), y que a lo sumo pueden producir una foto más o menos desenfocada de la postura oficial ante los interrogantes, no sus respuestas, y menos la “realidad”. Y para estimar la magnitud del desenfoque, basta con pensar en las decenas de miles de millones de dólares de dinero público que se destinan al “Cambio Climático”, e imaginar el repertorio de mecanismos que se utilizan para obtener financiación para los proyectos, notando la diferencia entre que el título lleve las palabras mágicas o no. El resultado es la producción de investigaciones aberrantes como las de la famosa warmlist.
    • También, el hecho de que se salte el “detalle” de que el Nobel al IPCC no fue el que le correspondería a un organismo científico (en éste caso concreto seguramente sería el de Física, quizá, colateralmente el de Química o el de Economía), sino al más político y por tanto polémico de los Premios Nobel: el de la Paz, no necesita mayor explicación. Si existiera una amenaza climática inminente y altamente probable, y alguien presentara evidencias sólidas sobre ello, caerían varios Nobel en Física, antes de que ningún organismo político oliera el de la Paz.
    • La temperatura del planeta viene aumentando desde la Pequeña de Edad de Hielo, en torno al siglo XVII, en ese sube y baja habitual en el Holoceno (ver por ejemplo esta reconstrucción de temperaturas del hemisferio Norte fuera de los trópicos). Lo cierto es que todas las evidencias apuntan a una corrección a la baja de la sensibilidad climática, y un replanteamiento severo (y también a la baja) de los modelos numéricos que sustentan parte de la narrativa catastrofista.
    • La cantinela del “con muy alta probabilidad” es especialmente irrisoria si te das cuenta de que la “probabilidad” es pactada entre los expertos y no calculada a partir de los valores de las diversas fuentes de error, algo para lo cuál haría falta comprender los variados mecanismos que entran en juego en el Clima terrestre, y su influencia en las diferentes periodicidades temporales. Y que haya muchos científicos que no estén de acuerdo con este “sistema” de medir la incertidumbre, y que se aguanten la risa, es lo normal. Es más, de hecho la anomalía sería lo contrario, que nadie dijera nada, que es lo que el articulista parece intentar inculcarnos, sin éxito. Para más información puedes empezar en este hilo de la Dra. Judith Curry, 95% (?) -de donde saco el dibujo de Josh a la derecha- y seguir con éste otro sobre el problema de la atribución, The logic(?) of the IPCC’s attribution statement, es decir, el reparto de “responsabilidades” -en el calentamiento de la segunda mitad del siglo XX- entre “Humanos” vs. “Naturaleza”.
    • Mucha gente es lo suficientemente valiente (o independiente) como para alejarse del Alarmismo, y aunque tenga las conclusiones del IPCC como referencia teórica, desprecia las formas, los métodos y muchas de las conclusiones de la jerarquía ortodoxa. A modo de aperitivo se puede utilizar ésta incompleta lista de científicos que se oponen al mainstream del Clima, muchos de ellos de primera línea, o esta lista de más de 1300 artículos científicos revisados por pares que apoyan los argumentos escépticos. Mi impresión es que esto es solamente la punta del Iceberg, y muchos de los científicos involucrados en proyectos climáticos, hablan escéptico en la intimidad. 👿
    • Puede que el 40% acepte una hipótesis particularmente difusa sobre la atribución del Calentamiento Global de la segunda mitad del siglo XX, a la que se da publicidad por tierra, mar y aire, pero desde el punto de vista científico no significa nada, y desde el punto de vista sociológico sólo significa que hay todavía una mayoría de ciudadanos (el 60%) lo suficientemente sensata para desconfiar de los mensajes alarmistas. De hecho la percepción del Calentamiento Global como un problema urgente está en mínimos históricos (ni entre los 10 primeros en USA, donde el bombardeo es más intenso si cabe, teniendo a su Presidente Obama, también Nobel junto al IPCC/Gore, como principal activista de la causa).
    • La realidad es compleja, pero la sinergia entre políticos, empresarios, lobbies y científicos no es un caso excepcional en la Historia de la Ciencia, y tenemos un ilustrativo ejemplo en el caso de Marshall y Warren, premios Nobel de Medicina, por su descubrimiento de la bacteria Helicobacter pylori como la responsable de la mayoría de los casos de gastritis y úlcera, en contra del consenso fomentado por la industria farmacéutica (que vende millones de píldoras anti-ácido todos los años) y los lobbies médicos que achacaban al estrés estas patologías.
    • Más ridícula si cabe es la teoría de la conspiración que sugiere que las compañías petroleras financian a los escépticos para sembrar la duda. Y es ridícula en dos dimensiones distintas. Primero porque incluso aceptando esa financiación como cierta y significativa, es totalmente irrelevante desde el punto de vista científico: a la Naturaleza le da igual de dónde vengan los fondos que permiten investigarla, al final la realidad, o los modelos que más se ajustan a ella solo responden a las leyes que dicta el Método Científico, y todo lo demás es ruido. Y segundo, por la abismal diferencia entre lo que unas pocas compañías y Think Tanks aportan a “investigaciones alternativas”, y los centenares de miles de millones  de dólares de dinero público que se (mal) gastan en políticas relacionadas con la difusión de las tesis oficiales, incluidas las más tóxicas, las alarmistas.

    En resumen, que el autor nos ha endosado en un párrafo de un, por lo demás, “inofensivo” artículo, un surtido de falacias y falsedades que pretenden crear en el lector la idea de que los escépticos del clima están chiflados (al mismo nivel que los que se niegan a vacunar a sus hijos, o los que creen que el hombre no pisó la luna, o los homeópatas, astrólogos, parapsicólogos…), que la Ciencia alarmista es sólida y nos enfrentamos a un cataclismo inminente, y que por tanto es legítimo acallar, acosar, arrinconar y despreciar automáticamente a cualquiera que se separe un milímetro (o un ºC) de los dogmas oficiales.

    El problema está en que para cualquier persona medianamente racional, las taras mencionadas antes son absolutamente evidentes, y de ahí a darse cuenta de que son ellos, los alarmistas, los que están chiflados y tienen una visión sesgada de los hechos que es incompatible con la Ciencia, va sólo un paso, el paso que muchos esperamos sea mayoritario durante el previsible y sucesivo deterioro de las tesis alarmistas.

    (*) Hay ejemplos de todos los colores en la Historia de la Ciencia, por citar algunos y no dejar la frase -“…sin percatarse de que en ocasiones los científicos, sin querer o queriendo, hacen pseudociencia (y mala Ciencia que es peor) por diferentes condicionamientos psicológicos (o sociológicos), filosóficos (o teológicos), o por aspectos meramente circunstanciales y/o políticos“- coja:

    • El experimento de Millikan y la pseudociencia es una ilustración perfecta del primer y quizá del tercer condicionamiento externo (Feynman lo explica mejor).
    • Toda la Astronomía, la Química, la Medicina ha pasado la mayor parte de su historia coqueteando con la pseudociencia, ésta, de manera bien entendida (eliminadas las connotaciones negativas, ganadas a pulso desde la segunda mitad del siglo XX), en el sentido del mencionado Feynman, es una simple categoría en la que viven ramas enteras del saber como son las Ciencias Sociales, que sin degradarlas, sólo describe el hecho de que el Método Científico, dependiendo de la disciplina, es inaplicable, irrelevante o, a veces, contraproducente. Es decir, que estamos ante un asunto epistémico, o metodológico si se quiere, pero que en todo caso es irrelevante a la hora de decidir qué hipótesis es correcta y cuál no lo es. Y en ese sentido, una teoría como la que nos trae el alarmismo, con centenares de variables conocidas y desconocidas, con sistemas con reconocido comportamiento caótico, o no lineal, con dependencias incontrolables por su propia naturaleza, tanto naturales (vulcanismo, irradiación solar, meteoritos…), como humanas (socio-políticas, conflictos bélicos, cambios de paradigma energético…), se termina pareciendo mucho más a una pseudociencia que a una Ciencia real, y menos todavía a una Ciencia Natural.
    • (In)Determinismo, Relatividad, Mecánica Cuántica, son tópicos en los que todavía quedan chiflados con explicaciones “alternativas” para fenómenos con toneladas de  validaciones empíricas (algo con lo que no cuenta, y no puede contar, la Climatología), y que por tanto es muy difícil que se vengan abajo excepto por cambios de paradigma que replanteen sus límites de aplicación. Ejemplo clásico: la Relatividad General implica que la Gravitación de Newton es incorrecta y que no es una descripción válida de la Naturaleza, y sin embargo Newton sigue funcionando espléndidamente en el 99.99% de la realidad, sin acritud.
    • Es posible encontrar a grandes científicos profundamente equivocados, antes, durante o después de que “el consenso“, siempre respaldado por el Método Científico, asumiera una teoría como un hecho científico, no siempre es fácil asumir los cambios de paradigma. Einstein o Schrödinger, entre otros, jamas asumieron el caracter intrínsecamente probabilístico (i.e. indeterminista) de la Mecánica Cuántica y por ende de la Naturaleza (ver por ejemplo el Debate Bohr-Einstein), y el concepto de éter se mantuvo en algunos científicos a pesar de su falsación definitiva en 1905 tras el éxito de la Teoría de la Relatividad Especial.
    • Tampoco se puede desestimar la influencia de la Religión en la evolución del conocimiento científico, especialmente en campos como la Astronomía, y es importante notar como la realidad científica siempre ha superado todas las presiones ajenas a la propia Ciencia. Y no siempre es trivial asignar un caracter positivo y catalizador, o uno negativo y retardante, a estos sesgos inevitables al abordar la realidad.

    Actualización

     

    Por supuesto, y como es habitual con estos iluminados, he sido inmediatamente bloqueado en su Twitter, cómo si me importara un carajo (o como si no pudiera leer sus tuits utilizando otro perfil). Animalicos.

    @RafaelBachiller me censura

     
c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

Uso de cookies

NMSP utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
%d bloggers like this: