Homeopatía, ¡que asco!

Aun a riesgo de parecer redundante en estas primeras entradas no he podido evitar teclear unas pocas reflexiones a cerca de la homeopatía, esa especie de pseudomedicina que se disfraza de ciencia para vendernos unos remedios que se basan en unos principios que directamente se cagan en la más mínima traza de método científico, y eso por no entrar en consideraciones éticas y deontológicas.

El lobby progre además se desenvuelve de una manera muy cómoda entre cualquier cosa que genere ignorancia y por ello no pierden ninguna oportunidad de vender humo, mira si no este lamentable artículo: La homeopatía,  ¿Quimera o Ciencia?, El País, Josep Garriga 06/03/2010. Parece además que no es el único lobby que comulga con ruedas de molino, empresas farmacéuticas, gobiernos e incluso universidades están dispuestas a hacer un lavado de imagen que permita a estos mercachifles vender agua destilada (en el mejor de los casos) a precio de antibiótico.

Por eso, mucho me temo, que utilizar las armas de la razón, la lógica y el conocimiento científico (otra vez, por no hablar de armas éticas y morales) es totalmente vacuo. Las armas más poderosas contra esta gentuza vuelven a ser el Humor, la Sátira y el Sarcasmo. A continuación unas pequeñas dosis pescadas en Internet:

  • La Homeopatía actuando ante un politraumatismo

  • Una de los fundamentos de la homeopatía es la memoria del agua. Ya.

  • El argumento económico, por el siempre rotundo xkcd

No os podéis imaginar cuanto me consuela ver el gran número de hispanohablantes que han dedicado parte de su tiempo a combatir este y otros timos de similar calaña. He aquí algunos de ellos:

También me han gustado específicamente estas entradas:

¿por qué iba a necesitar la industria homeopática una protección consistente en no obligarle a presentar evidencias de que sus productos funcionan? Sólo se me ocurre una respuesta: sencillamente porque no tienen esas evidencias.

Existen básicamente dos tipos de productos homeopáticos en el mercado: los que violan los principios homeopáticos y los que no funcionan.

Ya ven cómo está la Universidad española: la presencial crea cátedras a la medida de la industria pseudocientífica porque ésta pone dinero en la mesa y la que enseña a distancia reparte títulos en supercherías siempre que haya quien pague por conseguirlos.

Curiosamente, la cátedra que ustedes publicitan viene patrocinada por los famosos laboratorios Boiron, los cuales tuvieron a bien concederme un título de especialista en homeopatía mediante la realización de un pequeño cursillo de apenas veinte minutos en su web y un sencillo test de preguntas sobre el mismo.

Y por supuesto, no dejes de firmar el Manifiesto por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo

Te podría interesar