La Energía Nuclear y la tradición científica

Después de leer la entrada La energía nuclear y los idiotas en PlazaMoyua, uno de mis blogs de cabecera, en la que se pone negro sobre blanco y en formato tabla, el uso y las previsiones de uso de la energía nuclear de los países que en la actualidad cuentan con más de dos reactores en producción, y que muestra la inconsistencia de la política energética española, me ha venido a la cabeza una vieja idea que me ha rondado siempre la cabeza: buscar la correlación entre la falta de ímpetu de la Energía Nuclear en España y la casi nula tradición científica de este país de castañuelas y botellines.

Para ello he completado la tabla que aparece en el citado artículo (cuya fuente es la tabla del 1 de noviembre de 2010 de http://www.world-nuclear.org, World Nuclear Power Reactors & Uranium Requirements) con un conteo de los premios nobel obtenidos por cada país en las disciplinas científicas (Física, Química, Medicina/Fisiología y Economía) añadiendo también la población y el PIB de cada país. También he añadido los datos correspondientes a tres países más (Holanda, Italia e Israel) que considero deben de aparecer en esta lista a pesar de no tener más de dos reactores funcionando en la actualidad. Este es el resultado:

No es que quiera yo hacer correlaciones estúpidas a modo de los eco-progres, pero ciertamente no me resulta casual que un país del tamaño de España, con nuestro nivel de dependencia energética, tenga cero centrales nucleares en construcción, cero centrales nucleares en fase de proyecto, cero centrales nucleares propuestas y a la vez esté a la cola de galardones de la academia sueca (dos premios) empatados con Finlandia (un país de poco más de 5 millones de habitantes que tiene 4 reactores funcionando, uno construyéndose y otros dos propuestos) y sólo por encima de  Eslovaquia (ningún premio, un país de cinco millones y medio de habitantes, con 4 centrales funcionando, 2 construyéndose y una más propuesta) y de Corea del Sur (con una población similar a España, la mitad de nuestro PIB y sin embargo con 20 centrales en funcionamiento, seis en construcción y seis más planificadas).

No hay que dar muchas vueltas en Internet para comprobar qué partido político promulgó unilateralmente la moratoria nuclear en España (PSOE) y con el apoyó de qué grupos (los en aquella época todavía incipientes, pero ya en toda su ridiculez, movimientos ecologistas).  Ya en esa época (en la que yo sin embargo simpatizaba con dicho partido) el PSOE vendía su alma al diablo por un puñado de votos y luego se la revendía a los americanos por un puñado de dólares, recordad el OTAN NO, BASES FUERA que pasó a OTAN SI y (algunas) BASES FUERA hasta terminar con Javier Solana (por cierto doctor en Físicas) bombardeando Sarajevo al mando de la OTAN en 1995.

Y de esos polvos vienen estos lodos, quiero decir, la moratoria nuclear promulgada en 1984 ha ido degenerando de demagógica que nació a ridícula en 2010 y desde luego, siempre insostenible. Máxime cuando al final tenemos que importar energía nuclear de Francia, que tiene la mayor densidad de centrales en el sureste, curiosamente entre España e Italia, las principales víctimas del falso ecologismo.  Manda Huevos.

Como estoy trabajando todavía en un dossier más completo sobre energía nuclear, solo apuntar cómo notas al margen que las centrales nucleares de fisión emiten solo pequeñas cantidades de vapor de agua al medio ambiente, por lo cual su aporte al tan temible efecto invernadero es prácticamente  CERO. Otra nota importante es una pregunta ¿Cuántos accidentes ha habido antes o después al de Chernóbil de la misma o siquiera parecida gravedad? Bien, la respuesta es CERO. Incluso hay que señalar que los otros tres reactores que tenía la planta de Chernóbil siguieron funcionando sin mayor problema hasta el año 2000, a pesar de tener una tecnología obsoleta (RBMK) que jamás se utilizó fuera de la antigua URSS. Es decir el número de catástrofes nucleares en reactores occidentales a lo largo de toda su historia es CERO. Y para terminar con las notas al margen, sólo (sí con tilde porque se puede sustituir por solamente) apuntar que el Uranio fisionable es una fuente de energía agotable, y por tanto al igual que el carbón y el petróleo, una vez que se gaste, tendremos que esperar unos cuántos cientos de millones de años para volver a disfrutar de él.

Ya estoy viendo a los progres con los ojos inyectados en sangre gritando “ya, ya! y los residuos qué!”. Y la respuesta es eso mismo: y los residuos qué. ¿Que queréis? botellines fríos, hielo en los cubatas y gasofa en tu Harley a base de molinos de viento y placas solares… pues nada a investigar majos, a investigar a ver si se os ocurre algo. Entre que se os ocurre o no, los depósitos en capas geológicas estables parecen ser una solución bastante racional por ahora. En cualquier caso, y también mientras se os ocurre algo, el ser humano, o mejor la sección racional de seres humanos, se dedica a intentar hacer controlable la energía nuclear de fusión (que a pesar de ser inagotable y limpia es nuclear, así que habrá que ver como os entra en la cabeza) así como aumentar la eficiencia de las energías renovables (solar, eólica, mareomotriz) y por tanto su viabilidad. Pero vamos, sí se os ocurre algo antes estamos dispuestos a escuchar. Me refiero a algo distinto de volver a la edad de piedra, claro.

Y como pie de página una nota personal. En los primeros noventa yo estaba terminando la carrera de CC. Físicas, en la especialidad de Física Aplicada (con asignaturas cómo Energías Renovables, Reactores de Fisión, Física Nuclear…) y ya tenía que discutir (sin éxito) estos temas con mis amigos progres (como yo) y ya me empezaba a dar cuenta de lo peligroso que es el sectarismo y la demagogia para la prosperidad de los pueblos y en definitiva del ser humano. Tonto de mí siempre pensaba que la racionalidad prosperaría de una manera u otra. Tonto de mí, no solo no ha disminuido sino que ha llegado al paroxismo con esta pandilla de indocumentados que nos (des)gobierna. El caso es que el profesor de Reactores (Francisco Arjona) me propuso una beca para hacer el máster que el dirigía de Ingeniería Nuclear, que yo rechacé dado que no había previsiones de levantamiento de la moratoria, de hecho todavía no las hay. Total que en plena crisis de los 90 al final dí con mis huesos en una mierda de empresa, en la que a la postre he desperdiciado gran parte de mi vida profesional. En fin ya dije que esta era una nota personal a pie de página, pero manda huevos.

Sobre la Tabla:

La tabla de la imagen se puede consultar aquí.

A parte de la tabla original World Nuclear Power Reactors & Uranium Requirements de world-nuclear.org, las fuentes son Wikipedia: Países por población, Países por PIB, Premio Nobel y la propia página oficial los premios nobel nobelprize.org.

Los números de premios nobel son aproximados, en el sentido que países como EEUU o Alemania y algún otro pueden contar con premios nobel que luego aparecen contabilizados en otros países por la procedencia del laureado o por cambio de nacionalidad o por posesión de doble o triple nacionalidad. Cualquier corrección o sugerencia es como siempre bienvenida.

Para los despistados los dos premios nobel españoles, ambos en Medicina y Fisiología, y bien merecidos son Santiago Ramón y Cajal compartido con Camillo Golgi (italiano) en reconocimiento de su trabajo en la estructura del sistema nervioso, y Severo Ochoa compartido con Arthur Kornberg (estadounidense) por su descubrimiento de los mecanismos de la síntesis biológica de los ácidos ribonucleico y desoxirribonucleico. Como anécdota personal, a finales de los ochenta Severo Ochoa, que como no podía ser menos desarrolló gran parte de su carrera en EEUU, se encontraba en la Facultad de Ciencias de la  UAM donde yo estudiaba, refundando el Centro de Biología Molecular. Era muy gracioso verle con más de ochenta años conducir el mismo un cacho de mercedes mientras que el chófer iba de copiloto, que aparcaba siempre al lado de la cafetería, en la que yo pasaba más tiempo del necesario… Por cierto los viernes no venía y a mi siempre me hacía ilusión aparcar en su sitio, y pensaba que algún día le contaría a mis nietos que aparcaba en el sitio de Severo Ochoa. Bueno a mis nietos no se, pero para los lectores del blog queda escrito.

Te podría interesar