Los premios Ruiz de Elvira han despegado ya!

1ª Edición de los Premios Ruiz de Elvira

Ya es oficial, estamos en el aire, los Premios Ruiz de Elvira han sido convocados y ya puedes votar por el asno más insostenible aquí. Y estas son las páginas oficiales del evento:

Y para los despistados que todavía no sepan de que va esto (a pesar de mi anterior entrada), copio-pego el magnífico discurso de inauguración realizado por Plazaeme de Plazamoyua:

Probablemente el vaso se ha colmado con las exageraciones, tergiversaciones, y desinformación general de los medios de comunicación en al accidente de la central nuclear de Fukushima. Y muy posiblemente el máximo hito haya sido ver a un autotilulado experto, catedrático de física aplicada por lo demás, asegurar a bombo y platillo, en las Noticias de las 3, de Antena 3, que el destino inevitable de Fukushima eran 100 kilómetros a la redonda de tierra inhábil para la vida durante muchos siglos [–> ].

Que todo el mundo que quisiera enterarse supiera que no había punto de comparación entre Fukushima y Chernobyl, y que Chernóbyl no haya sido “inhábil para la vida” ni siquiera durante un cuarto de siglo [–>], no parece algo que le haga cortarse a la prensa y sus “expertos”. Da la impresión de que se trata de vender un cuento preconcebido, y ¡lo sentimos mucho por la realidad!

Pero no es este mérito del egregio Ruiz de Elvira el único que nos ha motivado a nombrarle  como inspiración y bandera de los premios con los que pretendemos señalar el problema de desinformación masiva. Al contrario, lleva mucho tiempo acumulando papeletas desde El Mundo, del que es el científico de cabecera.

Tanto si se trata de pontificar sobre los sistemas de analizar explosivos (11-M), como de decir todas las majaderías inimaginables sobre cambio climático, Ruiz de Elvira siempre ha demostrado ser capaz de elaborar la más gorda.

No vamos a hacer un listado, porque son de sobra conocidas. Y en todo caso, siempre puede colgarlas de un comentario quien quiera señalar alguna, para regocijo y recuerdo de todos.

Tal vez sea un poco injusto personalizar en un “experto”, por el peligro de olvidar que sin el medio de comunicación de turno el experto no es nada. O al menos no hace daño alguno. Pero lo que vale es el ejemplo, y en España no hay mejor ejemplo de exageraciones y burradas sin rubor a cuenta de cualquier cuento ecologista, que nuestro amigo Ruiz de Elvira. Merece por ello la distinción y el honor de ser el ejemplo de los que van a ser premiados en el futuro, que después de todo no habrán hecho nada distinto de lo que él defiende y practica con tanto ímpetu.

De ahí los Premios Ruiz de Elvira al asno sostenible. Para señalar cómo aquellos de los que se supone y espera información, en realidad se dedican a contar cuentos ridículos adornados con exageraciones imposibles, en aras de una imaginaria “sostenibilidad”. Y cómo tratan de decir que no hay discusión, cuando estamos ante la mayor discusión científica de nuestro tiempo.

El problema en realidad llega más lejos, y para verlo no hay más que seguir el rastro del dinero, y el de la acumulación de poder. Pero esto solo es una presentación, y ya es suficiente.

Te podría interesar