Astronomía amateur, telescopios reflectores. (II)

Sí ya has leído y comprendido la base de los telescopios de refracción que tratamos en la primera parte de esta serie sobre la Astronomía amateur, ahora toca leer y comprender este otro tipo de telescopio, que es también muy usado por los aficionados. Así que paciencia y manos a la obra.

Telescopios Reflectores

Si los telescopios refractores aprovechan la refracción de la luz por medio de lentes, los telescopios reflectores aprovechan la reflexión de la luz mediante espejos, es de cajón. La reflexión de las ondas es un fenómeno bien conocido en distintos campos de la Física, no sólo en la óptica (v.g. el sonido -acústica física, geofísica…-, oleaje, radar…) y consiste en que parte o gran parte de la energía de una onda puede ser reflejada por determinados objetos dependiendo de la naturaleza de estos. En los telescopios reflectores se utilizan espejos concavos (espejo primario) que reflejan la luz sobre otro espejo plano (espejo secundario) que a su vez refleja la luz sobre un ocular. Tal que así:

Este sería el montaje más sencillo, y se lo debemos al genial y no siempre bien ponderado Sir Isaac Newton, padre y madre de la toda la Física moderna y de su utillaje matemático (y por tanto de la Ciencia moderna en general), eso sí, apoyado en las espaldas de otros gigantes anteriores (*), como el mismo reconocía en una carta dirigida a su adversario Robert Hooke no exenta de mala hostia (Hooke era un hombre pequeñín).

Salvando las mejoras que se han producido en la construcción de los espejos y de las lentes oculares, este modelo de telescopio se sigue (y se seguirá) vendiendo como churros porque cubren perfectamente la gama baja y media de la Astronomía amateur. Y de hecho el aspecto de los modelos actuales no es muy diferente de la réplica del modelo que Newton presentó a la Royal Society (de Londres para el Avance de la Ciencia Natural) y que a la postre le valió su ingreso en la institución que más tarde presidiría.


Por razones distintas a los refractores, la principal característica de un reflector es su apertura. Si en los refractores vimos que la apertura era proporcional a la magnificación (y a la distancia focal), en los reflectores la cantidad de luz recogida por el espejo primario, es por razones evidentes función de la apertura (a mayor apertura mayor superficie del espejo y mayor será la cantidad de luz recogida) y por tanto a mayor apertura, más resolución nos proporcionará el instrumento, con la peculiaridad de que aquí no necesariamente una mayor apertura repercutirá en una mayor distancia focal (depende de la curvatura del espejo) y por tanto un mayor tamaño del aparato en sí.

Ventajas e inconvenientes

Como no podía ser de otra manera, este tipo de telescopio, como todos, tiene a la vez ventajas e inconvenientes, he aquí una lista ordenada de ellos:

1  Sencillez.- Sencillo de manejar y de transportar (es más ligero y pequeño que un refractor) por tanto se presta más a la astronomía itinerante.

 Elimina la aberración cromática.- Al utilizar espejos en vez lentes desaparece este efecto de raíz: todas las longitudes de onda/frecuencias/colores son reflejados de la misma manera (a la misma distancia focal) y la imagen no necesita de ninguna corrección como sucedía en los refractores.

 Precio.- En el rango de aficionado, pongamos hasta los 1000 € (hasta 180 cm. de apertura), puedes obtener una calidad y una variedad de objetos que puedes visualizar con una nitidez muy parecida a la ofrecida al mismo rango de precios (y aperturas) de un refractor o incluso superior. Por ello si tu factor esencial es el coste lo mejor es que cotejes las otras ventajas e inconvenientes para ver cual te cuadra mejor.

 Necesita mantenimiento.- ¿Ventaja o inconveniente? Pues depende de lo vago que seas. El hecho es que la lente de un refractor es para toda la vida y no necesita más que le pases un paño de vez en cuando para limpiar el polvo. Pero los espejos de un reflector deben estar en su posición exacta para que el funcionamiento sea correcto, máxime si lo mueves mucho. Por ello de tanto en cuanto necesitas calibrarlo, que en este caso se dice que necesitas someterlo a un proceso de colimación.

 Picos de difracción.- La difracción de ondas se produce cuando las ondas encuentra un obstáculo y se dispersan en diferentes direcciones. Como se da la circunstancia que el espejo secundario no levita dentro del telescopio y está sujeto a el por normalmente cuatro enganches, estos mismos enganches son un obstáculo para la luz y producen estos picos de difracción. No lo pongo como inconveniente del todo porque  el efecto que produce puede ser incluso bonito y a nivel aficionado, lo que se busca es la belleza, y nadie puede decir que este efecto no produce belleza:

6  No aptos para observación terrestre.- No, debido al montaje mediante espejos de este modelo, en el ocular aparecerá una imagen invertida, lo cual es un serio inconveniente para la observación terrestre, y no importa para la observación astronómica donde la orientación es arbitraria: ver una estrella invertida no es un defecto significativo en el espacio, o en otras palabras no hay arriba y abajo.

 Coma.- El uso de espejos parabólicos implica este tipo de aberración óptica que consiste en que la luz que no proviene del eje focal se refleja a puntos distintos del foco, produciendo que los objetos esféricos parezcan una especie de coma (o cometa):

8  Astigmatismo.- Se produce cuando la luz que se propaga en planos verticales se enfocan en distintos puntos:

Y estos son los principales ventajas y defectos que presentan los telescopios reflectores entre los que se incluye este montaje newtoniano, en el que nos hemos centrado por ser uno de los más extendidos en la astronomía amateur. Hay otros modelos pero hablaremos de ellos en otra entrada veraniega.

De momento vamos ha seguir centrados en la astronomía para aficionados, así que la siguiente entrada la dedicaremos a otro modelo que pertenece a este rango, y que se puede considerar una mezcla de los dos modelos explicados hasta el momento: Astronomía amateur, telescopios catadióptricos. (III)

Eso sí, si no puedes esperar más a comprar tu telescopio, no olvides visitar la tienda de No Me Seas Progre, en la que ya dispones de unos cuantos modelos para elegir:

Te podría interesar