Seguimos indignados con los indignados.

Nota del Editor.- Hilarión nos manda un análisis sin fisuras sobre los “fenómenos paranormales” que se vienen produciendo desde la entrada en liza del movimiento 15M, o Democracia Real Ya (DRY) o ya familiarmente como Los Indignados, un epíteto que lleva a cierta confusión en tanto que estos a su vez indignan a otros ciudadanos que por tanto tienen tanto derecho como los primeros a llamarse indignados. Y es que como se ha dicho en otras entradas, la componente indignante de la indignación de los indignados no deja de indignar a amplios sectores de la sociedad, que no comulgan con las mayoría de las ruedas de molino que indignan a los indignados oficiales. Especialmente con el sector perroflautil dominante en estos rescoldos que todavía quedan en el brasero político español… en fin no sigo que me indigno… disfrutad del artículo.

Indignante

(por Hilarion)

Vive Madrid en un sin vivir por obra y gracia de la milonga de la ‘indignación’. El ciudadano normal no sabe si podrá bajar en la estación de Metro que tiene que hacerlo o no; el que use el autobús ignora si su línea ha sido alterada de repente porque los ‘indignados’ profesionales han decidido ‘darse un paseo’; el que va en coche propio no sabe si se quedará bloqueado en mitad de un fabuloso atasco porque a los de las rastas les ha apetecido sentarse a tomar el Sol en una arteria principal; el comerciante no sabe si abrir o no, pues de improviso puede quedar su calle tomada por el mester de indignación y sus clientes volar; el turismo, tanto el de calidad como el otro, huye del centro, que es lo que ha venido a visitar, y si tiene tiempo anula su viaje pues a nadie por muy guiri que sea le apetece estar en medio de tal fregado. Naturalmente todo esto le importa una higa al perroflauta andante, aquel que, agavillado en panda con sus iguales, pretende sacarnos del abismo al que nos han llevado banqueros y curas, implantando el paraíso autogestionario en la Tierra, pues ¿no era el mismo que decía de los trastornos a los comerciantes de la Puerta del Sol (y no a la ‘Plaza del Sol’ como escriben los becarios veraniegos) que a ver si por cuatro tenderos íbamos a parar la Historia?

Y mientras tanto ¿qué dicen los profesionales del comentario? Pues en su mayoría cuando abren la boca para explicarnos lo de la indignación, obedecen al canon urgentemente establecido de decir, como obligado prólogo, que esto no tiene nada que ver con el Movimiento 15-M, ¡faltaría más!, que aquello era sin ideología determinada, espontáneo, idealista y hasta digestivo y que lo que pasa es que ha sido ‘abducido’, aparecen los Expedientes X, por extremistas y otras especies de malos. O sea que siguen sin enterarse de nada. Vamos a iluminarles un poco.

Si estos comentaristas se dieran un paseo por la página web de uno de los convocantes de aquella malhadada manifestación del 15 de mayo, Democracia real Ya podrían leer allí que: “Democracia real YA, la plataforma que surgió a principios de año con la idea de convocar una gran protesta nacional para expresar durante el 15 de mayo el descontento de una ciudadanía que no se siente representada en el actual modelo político…”, lo que indica lo lentos nos debemos haber vuelto los españoles para considerar espontáneo algo que se organiza con meses de antelación.

Dije en otro blog, lo mantengo, y me costó algún bofetón escrito (afortunadamente solo escrito) que el contenido de los documentos previos a la manifestación del 15-M, así como la forma de exponerlo, me recordaba a los pasquines marxistas-leninistas sector Lavapiés, también a los anarcos, que pueden verse pegados por las paradas de autobuses de ese barrio de Madrid. Incluso me rememoraron las octavillas con que el PCE nos amenizaba la vida en los años del franquismo, pues sin duda a los que vivieron aquellos tiempos, y leyeron aquellas octavillas, les resultará vagamente familiar un párrafo como este, publicado en el muro de Facebook de Democracia real Ya:

Objetivo hoy jueves. La asamblea en Gran Vía decide: la TOMA DE MADRID, a las 12h desde Pza Oriente y a partir de ahí todo el mundo a Sol durante todo el día, ya que la PLAZA ES DEL PUEBLO. ¡Acude y difunde! #vuelvealaplaza

La TOMA DE MADRID, como quien dice la del Palacio de Invierno, y ello legitimado por el hecho incuestionable, innegociable dirían ellos, de que ‘la PLAZA ES DEL PUEBLO’. ¿Y quien es el pueblo? Pues el partido, o en su defecto las organizaciones de vanguardia si ellas mismas así lo deciden son el pueblo o su representante. Es justo y necesario que el pueblo ocupe la plaza, y como este está a sus cosas y no hace mucho caso, lo haga subsidiariamente su legítimo y único representante: Democracia real Ya. Y es que sin duda recordarán los que vivieron aquellos tiempos a los que me refería antes, que el PCE era, según propia afirmación, el único defensor de los intereses del pueblo y por tanto su único representante. Aunque le saliese mucha competencia: del propio PCE se desgajaron multitud de partidos, fundados casi siempre por cuadros del propio PCE que decidían establecerse por su cuenta: trostkistas, maoístas, estalinistas, listeristas (de Lister), reconstituidos… y esto eran solo las tendencias, pues de cada una de ellas podía haber dos o más partidos, todos ellos con dos cosas en común: siempre hacían un llamamiento a la unidad en el momento de separarse del PCE y todos y cada uno de ellos se proclamaban los únicos y legítimos representantes del pueblo (Y me he dejado fuera a los anarquistas, que también). Claro que cuando vino la democracia, los que más solo aguantaron dos elecciones, pues a partir de la segunda se dejó de oír hablar de ellos, y el PCE ha llegado a lo que ha llegado. Se conoce que el pueblo andaba despistado y olvidó a sus únicos representantes.

El núcleo fundacional del 15-M estaba formado por grupos extremistas de izquierda, por no decir antisistema, pues al ya mencionado hay que añadir a ATTAC, presente en todas las manifestaciones anti-globalización que asolaron diversas ciudades del mundo, y toda una pléyade de asociaciones de vecinos, grupos ecologistas rama sandía, etc. Claro que aparecieron los pardillos, los de ‘hombre, es que estoy de acuerdo con algunas cosas de las que piden’ (tontos útiles los llamaron siempre los comunistas) y se sumaron a la fiesta en calidad de ramos de flores que adornaban las paredes, pero, pasado el tiempo, las flores se han secado y ha quedado a la vista la parte sólida del invento, o sea los que estuvieron desde el principio y que malamente iban a secuestrar lo que era suyo.

Si de espontáneo nada, si de grupo heterogéneo sin una ideología determinada tampoco, y de abducido (agentes Mulder y Scully ¡salvadnos!) menos ¿De qué habláis entonces, queridos comentaristas de profesión? Si es que no sabéis nada de Willi Münzenberg y así os va. Y nos va.

Y para terminar una ‘refrescante imagen’:

Han decidido

Atención al punto 3º y sobre todo al epílogo. ¿Serán capaces nuestros comentaristas de profesión de enterarse de una vez de qué es realmente esto de la indignación o se refugiarán en el burladero al uso del ‘es que estos no son el 15-M’?, muletilla que tanto he oído repetir que si fuera verdadera resultaría que no hay nadie en el 15-M.

Para indignarse ¿no?

Te podría interesar