Los progres contra el Papa y el JMJ en Madrid.

La verdad es que no es ninguna novedad, es una simple estupidez más, propia de estas mentes cerriles, adoctrinadas y sectarias del nuevo nazismo del siglo XXI que les han colado a muchos españoles, especialmente a la juventud LOGSE.

Yo soy agnóstico, la visita del Papa no me produce ni frío ni calor, y tampoco soy ya muy joven, así que estas Jornadas me pillan en fuera de juego. Pero hace tiempo ya que vengo notando un catetismo ateo de corte progre que no me gusta un pelo. Entre otras cosas porque demuestran un sectarismo aún mayor que instituciones sectarias por definición como la Iglesia. Y porque alardear de algo de lo que se carece (Fe y/o creencias religiosas) me parece cuando menos infantil. Y porque toda persona que se cree en posesión de la verdad absoluta me huele a chamusquina. Y por el caracter ridiculizante de estos iluminados contra las personas que creen en Dios o profesan una religión, sin caer en la cuenta de que el ridículo les afecta a ellos mismos. Y por su especial agresividad con los cristianos, o más concretamente con el catolicismo que es mayoritario en este país. Y porque pienso que las creencias religiosas (o la carencia de estas) son parte de la libertad humana, pertenecen a su intimidad, y son merecedoras del máximo respeto entre diferentes.

 

Aunque parece que el movimiento de los indignados se desmarca de la manifestación laica, dejándolo en manos de la libertad individual, no faltan agrupaciones que promueven esta iniciativa: Europa Laica y sus peregrinas y manidas objeciones contra el Papa , AMAL la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores, y, agárrate, Redes Cristianas, una sociedad de cristianos progres(istas), desde luego muy acostumbrados a comulgar (con ruedas de molino), y que tienen estas necedades como manifiesto de oposición a la visita.

Nuestros progres favoritos, mientras, a lo suyo. (pre)Escolar se auto-define como paleto en su artículo Las quejas de un “paleto”, cosa que ya sabíamos todos menos sus monaguillos. Por otro lado el singular Plural del ex Opus Dei Enrique Sopena se hace eco de la opinión de AMAL y Europa Laica que consideran que Esperanza Aguirre “se posiciona, como el Tea Party, a la ultraderecha” o se queja de las prebendas de los participantes a las JMJ otorgadas por el Gobierno Aguirre, justo en la misma dirección que el tebeo Público. En fin, sin novedades por aquí, que podíamos esperar.

Que quede claro que de ninguna manera pretendo criticar el derecho a la manifestación, más bien me refiero y critico el trasfondo progre y sectario del asunto, y creo y espero que su manifestación laica sea un rotundo fracaso rebozado de ridículo, aunque mucho me temo que esta tipología de progre es insensible tanto al fracaso como al ridículo.

Y como digo, las JMJ tiene poco que aportar a mi persona, y poco puedo hablar de ellas ni para bien ni para mal. Sin embargo colateralmente si me produce una gran satisfacción, se trata de la oportunidad de admirar El Descendimiento de Caravaggio, en el Museo del Prado, gracias a esta visita y a los acuerdos con el Vaticano por ella favorecidos. Y aunque solo sea por eso, desde aquí, gracias Benedicto XVI.

Te podría interesar