¿La campaña? Bien, gracias.

La verdad es que no esperaba escribir nada hoy, pero como es 11 de noviembre del 2011 (osea 11/11/11), he pensado para mis adentros, no vaya a ser que se acabe el mundo y no quede ninguna constancia de mis últimos pensamientos, por otro lado, totalmente irrelevantes.

La campaña electoral cada vez me parece más aburrida, mediocre y plana. Ya he solicitado el voto por correo, así que votaré a primeros de la semana que viene. El voto al congreso está más que decidido y el mismo día que vote lo haré público aquí mismo. En cuanto al voto al senado está en el aire, tanto a quién voy a votar si voto, como el qué me voy a limpiar con la papeleta si no voto, de lo cual hay altas probabilidades.

Lo único que ha roto la monotonía (ojo, hasta ahora) ha sido la asquerosidad de los shows de ETA, coronados ayer con un publireportaje en el propio panfleto de la banda asesina. Yo no tengo estómago para hablar detalladamente de los vómitos de esta gentuza, pero un vasco de pro, Al, lo ha hecho meridianamente claro extractando un simple tropezón de la entrevista a partir del que varios lectores hemos expuesto nuestros puntos de vista en esta entrada de Plaza Moyua. Yo desde luego no tengo más que decir que lo que allí dije, que si a alguien le quedaban dudas de la “paz de ETA” que tantas lágrimas de alegría ha producido en los políticos de progreso, esta era una buena ocasión para replantearse el asunto. En todo caso, seguiremos esperando el más que probable empujoncito entre socialistas que ETA dará al PSOE antes del 20N, para por supuesto no hacerle ni puñetero caso.

Por otro lado, el caso Blanco, no me produce ni frío ni calor… ¿O es que hay alguien que se escandalice porque un socialista robe? En cualquier caso hay que aplicar aquí y de momento la presunción de inocencia, precisamente la que el no ha utilizado en otros casos recientes y artificialmente sonados. Así que aunque huele que apesta, y no precisamente a gasolina, ya sabemos que los fines de ciclo socialista, afortunadamente, pueden acabar con ex-ministros en la cárcel (por asesinos, por ladrones o por una mezcla de ambas aficiones). Así que mientras esto ocurre o no, mejor no darle mucha cancha al asunto.

Sobre el debate poco que decir, que fue un poco coñazo, que se vió claramente que Rajoy, sin ser Churchill, le da un millón de vueltas a Rubalcaba, y que al menos pasamos un buen rato echando unas risas en Facebook.

Tampoco merece la pena hablar de la bajeza de las campañas socialistas a estas alturas de la película, creo que ya mucha gente les ha visto el plumero, están hasta los mismísimos de ellos y muy probablemente les reste aún más votos de los que les aporte tal estulticia intelectual, que a fin de cuentas sólo funciona entre su público más borrego, que de todas todas les va a votar seguro “por miedo” a la “derechona”.

Así que en resumidas cuentas, se puede decir que a estas alturas, está todo el pescado vendido, y la única incógnita es el tamaño del merecido estacazo que se van a pegar esta pandilla de ineptos. También es claro que pase lo que pase, Zapatero ya no va a ser un problema, el problema en realidad, sino un simple contador de nubes, a ser posible desde el espacio como apunta el amigo Hilarión en esta viñeta que ha tenido la gentileza de prestarme, eso si, bajo amenazas de denuncias a la SGAE.

Y para terminar unas risas más, a cargo de la secuencia de El Hundimiento al que tanto jugo se le está sacando, en este caso a costa de que Hitler se entera de la derrota de Rubalcaba.

(Ah, por cierto, lo conseguí: publicado el 11/11/11 a las 11 de la noche, como molo)

Te podría interesar