El cambio climático según el Padre Manuel Carreira

No, no es coña. Seguro que no es un personaje popular, y muchos no le conoceréis. Yo he oído unas cuantas conferencias suyas en Radio María (en mis noches de insomnio) y es una delicia escuchar las charlas didácticas sobre Ciencia, sin caer en los clichés que artificialmente enfrentan Ciencia y Religión. Claro que tampoco es un cura al uso, su CV es tan deslumbrante como heterodoxo (–>):

El P. Manuel Carreira S.J., es doctor en Física por su tesis sobre rayos cósmicos con el Dr.Clyde Cowan, y descubridor del neutrino. Su formación también es filosófica y teológica por la Loyola University, Chicago. Miembro del Observatorio Astronómico del Vaticano, ha hecho compatible su magisterio con su labor de profesor de la John Carroll University, Cleveland (Estados Unidos) y de Filosofía de la Naturaleza en Comillas (Madrid).

Por tanto no es un cura descerebrado que sólo se rige por las sagradas escrituras, de hecho ha formado parte activa de la Ciencia del siglo XX, participando en proyectos en prestigiosas universidades y también en la NASA, y por ello una persona a la que merece mucho la pena escuchar. Especialmente recomendable es la entrevista que le hizo Germánico en la entrada Metafísica de la materia (entrevista a Manuel Carreira) su nuevo blog (que desde aquí recomiendo), tras dejar de colaborar en Desde el Exilio por unos problemas personales que seguro resolverá rápidamente.

Pues lo que traigo hoy es una conferencia suya sobre el Cambio Climático, que da una perspectiva general sobre los diferentes aspectos científicos, técnicos, energéticos y geopolíticos implicados en el denominado Calentamiento Global Antropogénico, y sí realmente el CO2 de origen humano (nótese que el Padre Carreira lo denomina Anhídrido Carbónico, es lo que tiene ser de la vieja escuela, bueno no tan vieja que yo también lo nombraba así en los ochenta) puede o no ser responsable o regulador del clima terrestre. Así que aquí os dejo con la conferencia, que es muy interesante, se mete en prácticamente todos los jardines del asunto, lleno de pragmatismo, y utilizando un lenguaje llano que es entendible por cualquier persona que no haya sufrido la LOGSE. Y tranquilos amigos ateos (o como yo, agnósticos) Dios solo aparece al final de la charla y lo hace de una manera muy tangencial.

Parte 1 de 4

Parte 2 de 4

Parte 3 de 4

Parte 4 de 4

Te podría interesar