El FBI hasta en la SOPA. DEP Megaupload.

Como sabemos, el FBI se ha abalanzado sobre Megaupload, y si visitas la página ahora encuentras un aviso del FBI, que suavemente tuneado, tiene la siguiente pinta:

He debatido sobre la cuestión en blogs y en Facebook hasta la saciedad, y aunque el asunto no deja de ser contradictorio y complejo, mi pensamiento actual se debate entre la legitimidad de los creadores de contenido a trincar parte del pastel de beneficios que generan, y la legitimidad de los usuarios a acceder a contenidos que están disponibles por diversas razones en la red.

Para mi está claro que por un lado los creadores y productores de contenidos no han sabido diagnosticar a tiempo que está industria ha acabado para siempre, al menos con el modelo de negocio que se ha utilizado durante el siglo XX.

Ante esta tesitura, y a río revuelto, no parece extraño que gañanes y golfos les roben un buen trozo del pastel. En esa palestra estarían Kim Dotcom, fundador de Megaupload, y los cientos de rémoras que se aprovechan de los contenidos protegidos por derechos de autor colgados en ese sitio. Ejemplo paradigmático de este grupo en España sería seriesyonkis y películasyonkis, cuyos fundadores vendieron la empresa el año pasado, y a estas alturas deben estar riéndose a mandíbula partida. Y mientras los pobres dueños actuales de una página sin contenidos (los de Megaupload confiscados por el FBI, y los demás servidores similares, se han apresurado a borrar todos los contenidos protegidos al ver las barbas del vecino recortar), a desvincularse de Megaupload y a aguantar el chaparrón de críticas de los usuarios del sitio, tipo:

Me dan asco, después de vivir tantos años al lado de MegaUpload le dan la espalda. Megaupload les ha dado de comer y ahora que necesita su ayuda no le dan nada… Adios Yonkis… Come On! Anonymous!

Otra crítica sensata viene del azote de Hilarión en Facebook, que no sin razón, planteaba la siguiente duda epistemológica (con su habitual gracejo)

Como soy muy cortito, planteo una pregunta a los liberales que me queden como amigos, a ver si me sacan de dudas. ¿Por que los liberales (auténticos) se pasan la vida defendiendo como panteras la propiedad privada y cuando cierran un negocio que se apropiaba de la propiedad privada de los demás se ponen como la niña del exorcista?

También quisiera destacar la opinión de otra amiga que se suele caracterizar por la agudeza de sus opiniones, Celalba en un hilo de Facebook opina:

Hay que partir del hecho de que alguien ha pagado por la película, la música o el libro que se comparte. Y compartir gratuitamente no es delito (es como cuando les dejamos libros y discos a los amigos). Estoy de acuerdo en que aquí el problema es que la transmisión electrónica genera una copia no pagada de un material protegido, pero eso debería ser visto por los autores como una oportunidad de negocio y no como un obstáculo. Los formatos tradicionales, sobre todo para el material audovisual, han muerto. Y algunos, por fin, comienzan a espabilar.

Otra opinión que me ha gustado la he leído aquí, de donde saco este extracto:

[…]Toda esta histeria colectiva, toda esta repentina pasión por la libertad que le ha entrado a gente que luego te defiende la dictadura cubana o cualquier cosa que huela a antioccidental y antisistema (pero ¿quién ha creado las películas que os bajáis? ¡pues el sistema del que vosotros mismos formáis parte! ¡mecagüen…!), me hace pensar que una porción importante de la población ha sido abducida por una realidad alternativa que se ha fabricado a medida. Una realidad apuntalada de consignas de patio de colegio que elevan a la categoría de joyas literarias los sloganes del Mayo del 68. Una realidad donde las mentiras intencionadas, los malentendidos, la incultura y la desinformación se expanden a la velocidad a la que viajan los electrones. Cualquier cosa antes que reconocer que aprovecharse del trabajo ajeno no es moralmente correcto. ¡He llegado a leer por ahí que “compartir es comprar”! ¿pero eso en que mundo alternativo, pedazo de… de…? ¡Le diré esto mismo a mi casero, a ver si el hombre es tan enrrollado! […]

La cosa es que en mi opinión, es irrelevante para el fondo del asunto que algunos (muchos) nos aprovechemos de los contenidos que están accesibles en Internet, como he dicho no es nuestro problema, es un problema entre creadores/productores por un lado, y distribuidores de esos contenidos por otro. No caigamos en criminalizar a los usuarios, aunque algunos sean de perfil tan bajo como los que se describen en el párrafo anterior.

Muy interesante también este manifiesto de Y Combinator (Kill Hollywood), una incubadora norteamericana de empresas on-line, que cuenta en su cartera de éxitos compañías ya asentadas como Reddit, Justin.tv, Dropbox o Scribd… Puedes leer el manifiesto en español aquí, que empieza de la siguiente manera:

Parece que Hollywood ha alcanzado su cenit. Si fuera un sector normal (el de las películas fotográficas, por ejemplo, o las máquinas de escribir) podría tener por delante un par de décadas de pacífico declive. Pero esta no es una industria normal. La gente que la dirige son tal malvados y están tan conectados con los políticos que podrían hacer mucho daño a las libertades civiles y a la economía mundial en su caída. Sería por tanto una buena cosa si los competidores aceleraran su fallecimiento.[…]

También se ha debatido (y se seguirá debatiendo) en Plaza Moyua, y por tanto es otro de los sitios de obligada visita para tomar el pulso al asunto.

En fin, que la guerra está servida, mi mensaje es que nadie se debe sentir criminalizado, NO es nuestra guerra, es la guerra de otros, y nuestro papel ha de ser vigilar que no nos la metan a cuenta de estas batallas, que no cercenen nuestra libertad de expresión y difusión de nuestras ideas, y que tampoco nos preocupemos en exceso… al fin y al cabo, el perjudicado, como sucede últimamente, será Hitler 🙂



Te podría interesar