El Dr. Jesús Fernández-Villaverde: efectos de la Logse en todo un Doctor en Economía.

Desde luego los efectos de la Logse, tan patentes hoy en la juventud más preparada (pero más ignorante) de la Historia de España, alcanzan todos los niveles educativos, y según parece, calan incluso en los otrora prestigiosos doctorados. Y traigo un ejemplo sangrante que aúna ignorancia, malas artes y sectarismo en un cocktail progre la mar de ilustrativo, que nos permite ver de primera mano como funciona las mentes de progreso, respecto a la economía (liberalismo caca), respecto al cambio climático (hay consenso: punto en boca) y sobre la libertad de expresión en Internet (yo filtro, censuro, y cambio los mensajes en mi blog dependiendo de que me aticen más o menos o me dejen más o menos con el culo al aire).

La controversia empezó con la entrada Jesús Fernández-Villaverde y las majaderías en Plaza Moyua, en la que Plazaeme denunciaba la censura a sus comentarios a la entrada Oro, Oro, Oro: La cámara acorazada del Fed de Nueva York del blog de nuestro artista, tras ser avisado por Esopra en una entrada anterior, e intentar participar en el artículo citado, el cual terminaba con esta concatenación de imbecilidades:

Además, en mi caso concreto, el oro nunca me ha creado la más mínima ilusión. Creer en el patrón oro hoy en día es la misma clase de majadería que no creer en la evolución o negar el calentamiento global. Alguien que tenga cualquiera de estas tres posiciones es claramente una persona que, o no procesa información correctamente o miente como un bellaco (lo más gracioso es que estas suelen ir juntas: aquí tenemos al Ron Paul (*) sin ir más lejos). Pero, por mucho que me asombre y me resulte inexplicable, parece que hay gente que el color dorado les vuelve locos. En fin, como decía el torero, tiene que haber gente para todo.

(*) Aquí enlaza el figura a un vídeo claramente manipulado, atentos en 0:31.

Yo, dado que la Economía no se encuentra entre mis aficiones, sólo había leído transversalmente ese blog, y la verdad es que no me había dado cuenta de que palo iban, cosa que por cierto ni me importaba ni me importa. Pero un asno doctor, que pontifica sobre el cambio climático es demasiada tentación para mi así que estuve siguiendo la entrada en Plaza Moyua de reojo y en un momento determinado, ya entrada la noche del domingo, me dio por utilizar el truco de la zanahoria y el palo, algo que suele funcionar en este tipo de blogs de culto al autor con censura indiscriminada, que consiste simplemente en ofrecerle una zanahoria para después ir enseñándola el palo. Y así lo hice y coló (pongo las capturas para dejar constancia del asunto. Clic para ampliarlas):

Me respondió (con encuestas irrelevantes del consenso) y le respondí:

Entonces empiezan las trampas, contestó sucintamente, pero editó su mensaje dos veces. La primera muy rápidamente (no me dio tiempo a capturarla) y que añadía un copia-pega con argumentos ad hominem sobre los autores contra Einstein que mencionaba yo en mi anterior respuesta, por supuesto utilizando fuentes propias de todo un doctor: wikipedia. Por eso mi respuesta parece fuera de contexto:

Se conoce que cuando leyó mi respuesta, y por supuesto antes de publicarla, se arrepintió y borró de su propio comentario esa parte, quedando aislada su sentencia que no es más que un silogismo falaz:

“Y si, en el cambio climático hay consenso, todo el mundo lo acepta,” 

ergo, me das la razon. El cambio climatico solo lo niegan los majaderos. Realmente merece la pena seguir esta conversacion?

Porque… ¿quién puede negar el cambio climático? ¿quién puede negar que el clima cambia? Pues absolutamente nadie, solo que no es eso de lo que estábamos hablando. Y ante esa respuesta absurda yo contesté, qué vale, qué muy bien, pues me alegro:

Y me fui a la cama tan pancho, que ya eran horas, no sin antes dejar constancia en Plaza Moyua del asunto. Se pueden revisar las horas ahí, y el tiempo no engaña, porque no me fío que el doctorcito no termine borrando/modificando los comentarios.

Total, que cuando me he levantado me encuentro que se había esperado a las 3:30 para poner un mensaje bastante despectivo y chulesco, bastante acorde con un doctor asno, progre y sectario:

Y que acto seguido había cerrado el hilo, por si acaso:

Así que como mi respuesta al asno no ha podido ser en su cuadra, como en otras ocasiones y otros artistasla he dejado en PM, que tengo la certeza que no la borrará, y que además le ha dedicado una entrada adicional El economista Jesús Fernández-Villaverde, intelectual de consenso. Recomiendo leer las entradas y los comentarios en Plaza Moyua dedicadas al Dr. Jesús Fernández-Villaverde, porque complementan esta entrada y están los detalles y más pruebas de la censura, sectarismo, ignorancia, chulería e incultura de este personaje (especial atención a sus faltas de ortografía y redacción).

Te podría interesar