11M, tristes aniversarios y absurda manifestación de sindicatos.

Mientras las víctimas del 11M (y la mayoría de los ciudadanos de buena fe) recuerdan a las víctimas del episodio más macabro de la historia de España (o al menos de la reciente), los sindicatos de la mamandurria “de progreso”, UGT y CCOO, han decidido darse un paseo para hacer hueco a la posterior mariscada revolucionaria. Acompañados por los tontos útiles de siempre, se están quejando contra una reforma laboral que según ellos les retrotrae a hace 30 años, despues de las grandes conquistas de la clase obrera. Supongo que en aras de la coherencia, hemos de suponer que la indignación proviene de que ellos preferirían retraerse mejor 100 años y emular a sus héroes de la revolución bolchevique. Pero ocurre que el tiempo pasa y cada vez más gente les ha visto el plumero, y la percepción general es que esta gentuza (me refiero, claro, a su clase dirigente) no representan a nadie, son manipuladores, vagos, elitistas, traicioneros, sectarios y ladrones. Y es más, si no fuera por que comparten cama con el PSOE, y por tanto con los altavoces de propaganda goebbeliana Prisa/Mediapro, serían ya carne de forense… Sirva como ejemplo este corte de El Intermedio de Wyominguele, en el que se da un masaje en las sienes al capo de UGT, Cándido Méndez:

 

Por mi parte tengo poco que decir más, y espero que se estampen con la manifestación-mariscada de hoy, y más aún con la huelga general del  29 de marzo, en defensa de sus propias prebendas (y nada más, qué no os engañen), después de ocho años genuflexos ante las atrocidades económicas zapateriles, y siempre eso si, a carrillos y bolsillos llenos. Puro izquierdismo de progreso.

También hoy hace un año, Japón sufría el terremoto más devastador conocido, seguido de el mayor Tsunami del que se tiene registro. Resultado uno 20000 muertos y cientos de miles de personas desplazados. Sin embargo los de siempre, descerebrados, eco-tontorrones, y diferentes tribus de la izquierda trasnochada, con distintos grados de ignorancia, se encargaban de fijar el foco de la catástrofe en la crisis nuclear de los reactores de la central de Fukushima, cuyo número de víctimas por radiación asciende hoy a CERO. Para la historia de la infamia quedan las palabras de uno de los abanderados del eco-fascismo patrio, el ya conocido en este blog, catedrático de Física, Antonio Ruiz de Elvira. Estas gilipolleces decía a los pocos días de la catástrofe, sin ponerse ni colorado:

Por supuesto no oiréis disculpas o rectificaciones por su parte, ni por parte de muchos como el que se erigen en nombre de la Ciencia (falacia de autoridad) colgándose la medalla de salvadores del mundo.

Mi esperanza es que cada vez más gente pueda salir del matrix del PSOE, en el que esta sociedad ha estado imbuida durante décadas, y analice desde un plano ético y el pragmático el comportamiento de este partido y sus apéndices mediáticos, antes, durante y después del 11M, cuales han sido las consecuencias para este país, y de una vez por todas les sepulten en el olvido. Eso será el principio del fin de la mayoría de los problemas que ha sufrido y sufre este país.

Te podría interesar