Valenciano vs. Cañete ¿Se puede debatir con progres?

Anoche estuve viendo el patético combate, que no debate, entre Elena Valenciano y Miguel Arias Cañete.

Miguel Arias Canete vs. Elena Valenciano

Mi comentario en Facebook nada más acabar fue el siguiente:

El debate: vergüenza de la clase política (por Cañete) y del género humano (por Valenciano). Que el primero no haya sido capaz de desmontar las imbecilidades de la segunda (cambio climático incluido) da una idea de la mediocridad en la que estamos imbuidos. Muy triste.

Bien, veinte horas después mantengo tanto estas palabras como otras que añadí en los comentarios y que recopilo ampliadas aquí:

1.- No creo que haya nada amañado, ni tampoco creo que PP = PSOE, ni que todos sean iguales, ni que “bipartidismo caca” y todas esas cosas que están tan de moda últimamente. Y estas son mis razones:

    • es una postura simplista, de hecho es el paso siguiente al maniqueísmo;
    • es falaz, se basa en convertir en un “todo” las diferentes partes que unen a los partidos mayoritarios, ignorando sus diferencias o lo que es peor, considerándolas coyunturales o tácticas;
    • es irreal, quiero decir, que aún aceptando la hipótesis de que “son lo mismo”, o que “trabajan coordinados”, nadie debería olvidar que sus votantes no tienen nada que ver, y que defienden modelos de sociedad idealmente compatibles, pero distintos;
    • y es artificial, en el sentido de que tiene todo el aspecto de ser una corriente de opinión de origen “no espontáneo”, por decirlo suave. Hay que recordar que el PPSOE-ismo empezó a la vez que los movimientos de indignados y otros sopla-flautas, con un aroma a Ferraz (y a Nachoscolares y otros tontos útiles, algunos previsibles y otros sorprendentes) que tira para atrás. Al final, a nada que eches las cuentas, verás que es una estrategia que inevitablemente nos aboca a un gobierno del “frente-popular” PSOE-IU + ER-BILDU alegremente apoyados quizá por CIU-PNV. Para echarse a temblar.

Precisamente escribí una entrada al respecto en Verde y con Ancas hace casi un año: ¿PP = PSOE? Si y no.

2.- Para discutir con los progres hace falta un arte especial, no todo el mundo vale para ello. No es cuestión de llevar la razón, ni siquiera de tener un discurso ganador o un contrincante hundido en el fango. Hay que contar con que siempre juegan en casa, o con árbitros caseros, o con un campo a su medida estratégica… o una mezcla de todas estas circunstancias, fruto todas ellas de que llevan más de treinta años (casi tantos como Franco) controlando los medios de comunicación, las editoriales, las productoras de cine y televisión, etc… y por tanto cuentan siempre con una hinchada receptiva a su repertorio de clichés: sus adversarios son siempre fachas, insolidarios, machistas, serviles con los poderosos, neoliberales… en fin, toda la colección habitual de unicornios.

Tenemos un ejemplo histórico que perdurará (a su pesar) durante lustros, el debate entre Solbes y Pizarro en 2008, que no impidió una lamentable segunda etapa del Zapaterato, algo que cuánto más pasa el tiempo más descorazonador parece.

¿Y hay alguien que tenga ese arte especial? Pues ciertamente no en el PP gobernante, pero Aznar dio algunas pistas de como hacerlo (no amilanarse ante ellos) y Esperanza Aguirre nos regaló momentos geniales masacrando debate tras debate al desdichado e incompetente Tomás Gomez y a otros folclóricos de la escena bolchevique madrileña. Por ejemplo (hay cientos), en la época del guerracivilismo furibundo:

 

Así que por ahí van los tiros, gritar más que ellos, restregarles que llevas razón y ponerles ante un espejo para que se reconozcan como lo que son: verdaderos asnos humanos.

 3.- Y por último (que ya he pasado las 500 palabras que ayer me auto-comprometía a no superar -pase por ser la primera entrada) una reflexión que en el mismo hilo de Facebook hacía mi amigo Alf (de Txirlo):

Y ahora que no nos escucha nadie, ¿sabes qué es al final lo que mas me molesta de esta progresía que padecemos?… que tienes que acabar defendiendo curas y carcas, porque sus detractores son treinta veces peores!!!

Y es cierto, por eso nació de hecho este blog, y es que ya no es cuestión de defender ideas con las que no comulgas, es la necesidad imperiosa de defender el derecho de la gente a tener ideas distintas a las que nos quieren endilgar como únicas, y por tanto no es tanto una cuestión ideológica como una cuestión de libertad, tolerancia y solidaridad con personas que quizá no piensen lo mismo que tú, pero tienen toda la legitimidad para hacerlo.

750 palabras, todavía tengo que adelgazar 😉

Te podría interesar