La Caza (The Hunt), en Dinamarca también se cuecen habas.

La caza - Jagten (The Hunt)Acabo de ver Jagten (The Hunt), La Caza en español, una película danesa de 2012 que utiliza el abuso sexual de críos para reflexionar sobre las terribles consecuencias de la violación de la presunción de inocencia, y sobre cómo un cúmulo de circunstancias irrelevantes, no necesariamente ligadas a la maldad, pueden hacer aflorar lo peor del género humano, su carácter primitivo e irracional y su conversión en manada.

La verdad es que accedí a la película sin darme cuenta de que su protagonista era Mads Mikkelsen, y viniendo de mandar a la basura recientemente una serie que protagonizaba, Hannibal, en condiciones normales no hubiera hecho el “esfuerzo” de verla. Pero las buenas puntuaciones de las críticas (Filmaffinity -7.7-, Rotten Tomatoes -7.9) y su palmarés me han llevado a darle una oportunidad. Y me alegro de ello.

Es una peli sobria, tensa, sin artificios, alharacas o concesiones a la audiencia, pero que consigue sin esfuerzo aparente, mantenerte pegado a la pantalla y con una empatía creciente con el desdichado protagonista.

A destacar las interpretaciones de Mikkelsen y de la niña (o sea, del director, los niños no actúan) entre  el buen tono de las demás variables, dirección, guión, puesta en escena, música… bueno de la música no me acuerdo, pero eso en éste caso, y en muchos otros, es síntoma de que es buena.

En resumen, una buena película que incita a la reflexión y que difícilmente te dejará indiferente. La recomiendo.

Pero esto es NMSP, y no es un blog de cine, así que no voy a dejar esta entrada sin al menos dar una coz a los progres.

Y no porque sea una película que viole flagrantemente su catecismo, de hecho tiene todos los ingredientes para entusiasmar a cualquier gafapasta que se precie (nombres raros de actores y director, no muy popular, suficientemente lenta para que no les suba la tensión, un final que invita a gafapastear…), sino porque sutilmente y sin estridencias pone de manifiesto unas cuantas verdades como puños:

  • Que el machismo y la xenofobia se produce también en paraísos socialdemócratas como Dinamarca. Vamos, que no es cosa de Franco o “los fachas” del PP, que es más bien un comportamiento global del ser humano, más allá de entrar a discutir si son taras, mecanismos de defensa, características evolutivas, etc…
  • Que los daneses son cristianos, incluso van a misa y no son imbéciles. Impensable filmar semejante herejía laica en la España “de progreso”.
  • Que no hay segregación entre malos (fachas del PP, empresarios, liberales…) y buenos (“la izquierda”). De hecho no hay una sola referencia a la adscripción política de ninguno de sus protagonistas y secundarios. En todo caso, si la hubiera habido, a lo último que se parece un socialdemócrata danés es a un progre ibérico (algo que se aprecia mejor en una serie danesa, Forbrydelsen, en la que una mitad de la trama es un thriller policíaco y la otra es un thriller político…), dudo que hubiera muchos políticos del PSOE o de IU fuera de las cárceles danesas 😉
  • No hay referencias a las preferencias sexuales de protagonistas y secundarios, básicamente porque son irrelevantes para lo que la película quiere contar, de la misma manera que son irrelevantes en el 90% de los casos que nos intentan (sin éxito) endiñar en las producciones ibéricas.
  • No hay proselitismo de ningún tipo, la película cuenta una historia, lo hace muy bien, y deja al espectador que saque sus propias conclusiones y juicios morales. Aquí los productores de progreso deberían dar antes el visto bueno antes de financiar (con nuestra pasta) semejante atrevimiento doctrinal…

Así que “¿hacer una película sin endosar al espectador uno o dos (o 15) dogmas… ? Eso es de fachas…” Pues no, señores, cualquier sociedad sensata lo hace… Y quizá por eso vende y exporta sus producciones, hoy es Dinamarca, pero tenemos el caso perpetuo de Estados Unidos, y los últimos años tenemos un ejemplo paradigmático en Corea del Sur. Igualito que el infumable cine Español.

Te podría interesar