Fargo 2014. Una excelente interacción cine-televisión.

[Entrada libre de espóilers]

Esta semana he visto Fargo, una serie basada (libremente) en el gélido universo creado por los hermanos Coen en su magistral película de 1996, Fargo.

fargo_tv_on_fx.0_cinema_1200.0

La serie es una auténtica pasada, especialmente si te gustan los hermanos Coen, que aunque `sólo´ figuran aquí como productores ejecutivos, inoculan toda su mala baba, su maquiavélico humor negro, su filosofía de mercadillo y su silvestre delicadeza en todos y cada uno de los diez capítulos de esta inolvidable historia.

Y si no te gustan los hermanos Coen, algo que no termino de concebir, deberías darle también una oportunidad, porque paradójicamente esta serie es independiente de ellos, y ni siquiera es necesario haber visto su obra original para disfrutar del menú que te ofrecen: tensión, humor, excelentes actuaciones, un buen guión, una fotografía perfeccionista, una puesta en escena única y una música preciosa que adorna sutilmente todo el conjunto. Por supuesto las referencias al original son infinitas, y vienen en distintos sabores, taimadas, descaradas, de guión, en aspectos técnicos (música, fotografía, puesta en escena, dirección de actores…), pero en ningún caso suponen un punto esencial en la serie, que se puede ver autónomamente aunque nunca hayas oído hablar de estos cineastas judíos.

Sin salir (apenas) de Minnesota, la acción se traslada a un pequeño pueblo, Bemidji, en el que se producen unos extraños asesinatos que interconectan a una ramillete de personajes mundanos del pueblo y sus alrededores, Fargo (“la capital” de la zona a pesar de pertenecer a otro Estado, North Dakota) y Duluth (la referencia habitual de los Coen a Bob Dylan -es su pueblo natal).

Esta galería de personajes es, con permiso de los paisajes nevados, el alma de la serie, y como en todas las películas de los Coen están dotados de una naturalidad y una especie de sentido de “yo conozco a un tío/a igual” que los hace únicos y que requiere de unos actores capaces de imprimir tal sutileza a sus personajes, algo que en esta serie está garantizado dado el maravilloso elenco:

Billy Bob Thornton, Martin Freeman, Allison Tolman, Colin Hanks

Según aparecen en la foto de izquierda a derecha:

+ Billy Bob Thornton (Lorne Malvo).- El cínico asesino, macabro y juguetón que cataliza todos los sucesos del relato. Sencillamente magistral. Inolvidable. Para buscarle un vínculo con la película original habría que mezclar a los dos asesinos interpretados entonces por Steve BuscemiPeter Stormare… pero ni por esas.

+ Martin Freeman (Lester Nygaard).- Un apocado vendedor de seguros y el hazmellorar de todo su entorno, acosado por matones escolares y hasta por su propia repulsiva mujer. Sería el alter ego del Jerry Lundegaard (interpretado genialmente por William H. Macy) del Fargo de 1996, y consigue no desentonar. Excelente.

+ Allison Tolman (Molly Solverson).- Agente de la oficina del Sheriff de Bemidji que hace las veces de Marge Gunderson (interpretada por Frances McDormand, esposa de Joel Coen, que se llevó un Óscar por su impecable actuación) en la versión original. Yo no la conocía. Está perfecta.

+ Colin Hanks (Gus Grimly).- Alguacil de Duluth que se ve casualmente involucrado en la trama al intentar multar a Lorne Malvo una noche durante su turno. No le conocía (estaba en la categoría “su cara me suena”), pero hace muy buen papel y no desmerece el trabajo de sus compañeros.

Sería injusto no hablar de los secundarios por el simple hecho de no aparecer en la foto, y es que todos hacen un trabajo magnífico independientemente de su peso en el guión, muy especialmente:

+ Bob Odenkirk (Sheriff Bill Oswalt).- El simplón e ingenuo Sheriff de Bemidji que, aunque tardé en darme cuenta, no es otro que el inigualable Saul Goodman de la excelente Breaking Bad.

Keith Carradine (Lou Solverson).- De los Carradine de toda la vida, interpreta al padre de Molly, y aunque durante la serie regenta un bar en  Bemidji, fue un policía que causó baja remunerada por un disparo en la pierna durante unos acontecimientos que tuvieron lugar en 1979 en Sioux Falls (Dakota del Sur), y que según parece serán el nexo argumental de la segunda temporada de Fargo (con un plantel renovado de actores, ni idea si repetirá el equipo técnico y/o los hermanos Coen… ojalá).

Adam Goldberg (Mr. Numbers) y Russell Harvard (Mr. Wrench).- Dos extravagantes matones de pocas palabras y muchos tiros, tan sombríos-malignos-grotescos como todos los asesinos salidos de los enfermizos cerebros de los Coen (si es que tuvieran dos cerebros en vez de uno, cosa que dudo).

Kate Walsh (Gina Hess).- Que hace un pequeño pero hilarante papel de viuda de la primera víctima de esta tragicomedia.

Estos y otros personajes menores, como los dos hijos tontos de los Hess, o el `magnate´ que víctima de un chantaje recurre al bueno de Lorne Malvo para desfacer los entuertos, y su estomagante y retardado hijo, la inevitable pareja de pánfilos del FBI… en fin, todo un mosaico de seres humanos tan normales como extravagantes, terminan conformando un peculiar mosaico que creo hará las delicias de todo aficionado al cine.

Y si, digo aficionado al cine, porque desde mi punto de vista hoy, el mejor cine no se produce para el cine, se hace para la televisión (y/o Internet), lo cual no es ni bueno ni malo, simplemente es. Y el hecho de que se produzcan este tipo de interacciones entre cine y televisión, de la misma manera que durante muchos años se han producido en el sentido inverso, no implica un agotamiento de los temas o una sequía creativa, o al menos no necesariamente… y esta serie es una prueba consistente de este hecho.

Así que, recapitulando, un entretenimiento más que recomendable, te reirás seguro, y te tendrá enganchado a la pantalla capítulo a capítulo hasta el apabullante desenlace de los dos últimos capítulos. No os la perdáis.

Fargo

Fargo se puede ver ya en Amazon Instant Video, Fargo Season 1 [HD] (tendrás que esperar a mediados de septiembre para comprarla en DVD o Blu-Ray). Y como suelo avisar otras veces, en ningún caso se te ocurra utilizar qBittorrent o similar para descargarla de Internet, no solo puedes enfurecer a Montoro o a Wert (y ya sabes como se ponen), es que además estarías robando el dinero a los propios hermanos Coen, y a todos los actores y técnicos que intervienen en la serie, que están pasando un mal momento por culpa de la piratería.

Te podría interesar