Podemos, naftalina y calimocho.

He hablado poco de Podemos en éste blog -algunos comentarios sueltos justo antes, durante y después de las Elecciones Europeas-, pero lo hago a menudo en mi muro de Facebook, de modo que cualquiera de mis contactos conoce mi posición al respecto, una posición que además se ha mantenido razonablemente constante sin ceder a las presiones, al periodismo basura ibérico y a los memes en vigor (que si la casta, que si PP = PSOE, que si el “bipartidismo”, que como hay corrupción hay que hacerse comunista/facha/republicano/monárquico, etc…). Y no es que yo sea inmune al entorno, o esté por encima (o por debajo) del ciudadano normal, es simplemente que la mezcla de racionalidad, ingenuidad, despiste y cabezonería que conforman mi ser, me impide aceptar argumentaciones que no me cuadran y/o actitudes que van en contra de mis opiniones formadas, de manera que estas no cambian hasta que no recibo nueva información y mejores argumentos. Y no se han producido ninguna de las dos cosas, y sinceramente, dudo que se produzcan a lo largo del año.

Como decía he opinado sobre este tema (y muchos otros tangenciales) abiertamente en mi cuenta de Facebook (en mi caso automáticamente asociada también a mi Twitter @scienceisbeauty), pero por las características propias de esta red social, no se produce allí un compendio coherente de mis pensamientos sobre cada tema concreto, sino más bien una colección de reflexiones en caliente, ordenadas cronológicamente, más o menos elaboradas dependiendo de como me pille o como me afecte cada noticia, que no se pueden compilar temáticamente (al menos no para el usuario normal, sin usar la API), y que difícilmente significan nada más allá de las influencias que puedan ejercer sobre otros en tiempo real (de la misma manera que otros me influyen a mi). Y por eso es difícil hacer una entrada que resuma coherentemente todo lo que he dicho a este respecto durante los últimos tiempos, y de ahí que esta entrada, que pretende recopilar mis opiniones, adquiera el formato de una lista de reflexiones, hechos y chascarrillos que, a base de pinceladas y brochazos, resume mi visión sobre esta tropa y mis pronósticos sobre su evolución a corto y medio plazo.

No Podéis

¿Podemos? No, no podéis, básicamente porque no queremos.

Y ahí van esas reflexiones:

  • Antecedentes.

Podemos no sale de la nada, es la consecuencia directa de 35 años de socialismo, sino en el poder (aunque esto si se cumple estrictamente en Andalucía y casi en Extremadura), sí en los medios y en la Educación (las únicas leyes educativas nos las ha endilgado el PSOE, solo en compañía de los folclores nacionalista y comunista).

Todos esos tics totalitarios, su identificación del PP (en realidad de todo lo que no sea ellos) con “el franquismo” y con “el fascismo” (o con su mínimo común múltiplo comodín, “facha“), su simpatía no siempre bien disimulada por ETA, su judeofobia (y apoyo a los terroristas de Hamás e incluso de Hezbollah), su sintonía con el ecologismo más papanatas y dañino, etc… son características que hemos visto en los noventa e incluso en los ochenta.

Por eso no es de extrañar que muchos de los simpatizantes más activos no sean chavalines, y aunque su edad mental se ha quedado ahí anclada, ahora ya peinan canas, muchos de ellos en sus despachos universitarios, o en ministerios o empresas públicas o privadas.

  • El PSOE.

Si el Zapaterato fue la manifestación tumoral del PSOE de la Democracia, y el 15M fueron los granos que empezaron a salir cuando se palpaba su (merecida) derrota a manos del PP, Podemos es ya el pus que emanan las pústulas en su natural evolución por la falta de radioterapia.

No en vano el granero principal de votos en las `encuestas de intención´ viene precisamente del PSOE (no cuento a IU porque son intercambiables con Podemos, ni al PP porque el porcentaje que se va Podemos es posiblemente despreciable), que atontado con las fiebres de la enfermedad, ni siquiera es capaz de percatarse de que no son más que votos purulentos e inconsistentes y que por consiguiente están mejor en Podemos (o en IU) que en el PSOE.

Una ocasión única para que el PSOE se convierta en la voz socialdemócrata del electorado, una representación de una sensibilidad de los ciudadanos tan legítima como equivocada, y que es esencial por aquello de los contrapesos. Puede que pierdan las próximas elecciones Generales, pero serán una opción de gobierno serio en sucesivas convocatorias.

  • Intelectuales.

Me troncho. Se ha convertido en un paradigma generalmente aceptado el caracter intelectual del movimiento podemita, en base al hecho de que sus cabezas “pensantes” trabajan como profesores universitarios, y a la identificación de esta actividad con seres inteligentes, sabios, educados, etc… Bien, esto no siempre es verdad, y a veces es incluso lo contrario.

Ser un profesor de una universidad prestigiosa o ser profesor de una disciplina compleja pueden ser indicios relevantes respecto a la inteligencia y sabiduría de esas personas, pero ser un profesor de segunda en una Universidad desprestigiada como la española, en una facultad totalmente infiltrada por la extrema izquierda como las de Políticas y Sociología, y ser de hecho responsables directos de dicha degeneración, no es para presumir mucho sino para avergonzarse.

[Hay que puntualizar, porque me consta e incluso conozco a algún profesor, que hay también gente excelente que tienen que rebozarse en estoicismo para cumplir sus tareas docentes con seriedad y rigor científico].

  • Los medios.

Se habla mucho de la corrupción de los cargos públicos, y es lógico, pero no deberíamos perder de vista el mezquino papel de los medios de comunicación en su conjunto, pero en éste caso muy específicamente los del grupo que Leguina llama “las viudas de Zapatero” (La Secta, Cuatro y sus Wyomingueles y Cintoras al frente). Sólo puedo decir que espero que la historia les juzgue por el reiterado y quizá irreparable daño que han hecho a la convivencia en éste país.

En la derecha también hay un ramillete rancio de periodistas que o magnifican el tumor supongo que de parte de Rajoy, la habitual estrategia del miedo (solo que en este caso el objeto del miedo es real aunque improbable), o que simplemente lo justifican para darle en las costillas a lo que ellos llaman PPSOE (olvidándose una vez más que las personas que votan a estos partidos son muy distintas por mucho que los partidos sean “iguales”).

Ahora, hay que decirlo también, hay mucha gente les da caña y está haciendo una excelente labor para desenmascarar a estos payasos, pero si me tengo que quedar con uno que no pertenezca al periodismo de trincheras, me quedo sin dudar con Santiago Gonzalez y sus esenciales análisis (y los de sus lectores por cierto, que los hilos suelen ser imprescindibles).

  • Grecia.

Grecia no es España, Podemos no es Syriza (aunque comparten pústulas), y desde luego Alexis Tsipras no es Pablo IglesiasTsipras es ingeniero (tuvo que estudiar duramente) y realizó diversos proyectos (reales, no figurados) para ingenierías en Atenas. Su ideología es equivocada y naturalmente tiene derecho a ella, pero sabe lo que es trabajar y tener responsabilidades. En sus hermanos ibéricos solo encontramos vagos, distintos niveles de ignorancia y gente que ha vivido de la teta pública por varias generaciones.

  • Los escándalos.

No han tardado en aparecer chanchullos de los líderes de Podemos y sus anexos. No voy a hablar de ellos, son absolutamente previsibles (la corrupción es asumible en su cosmovisión siempre que beneficie a la revolución, o sea, al Pueblo, es decir, al Partido, a sus dirigentes vamos, o sea, a Ellos), pero el simple hecho de que estén financiados en origen por regímenes como los de Irán o Venezuela es motivo más que suficiente para descartar a estos descerebrados.

Cierto es que son casos cuantitativamente incomparables con los casos de los Partidos que llevan años, lustros o décadas gobernando Comunidades, Ayuntamientos, Partidos, Sindicatos, Patronales y Empresas Públicas. Faltaría más.

Lo único que pueden tener claro los seguidores de Podemos es que si estos gañanes alcanzan el gobierno en algún momento, la corrupción terminará de inmediato. Mejor dicho, más que terminar lo que ocurrirá es que no habrá posibilidad de que te enteres de que te están robando. Y no pasará nada, como en Venezuela, medio país vivirá relativamente feliz a costa del dinero y la libertad de la otra mitas.

  • La calle.

La calle es el punto fuerte de ésta gente, y aunque hoy han cometido el error logístico de empezar las fanfarrias en pleno invierno (temporada baja para los perroflautas) con el resultado de que la manifestación de hoy ha sido un (relativo) fracaso, es de suponer que nos espera una primavera mala y un verano peor. Todo un reto para la Delegación del Gobierno de Cristina Cifuentes, que seguro conoce que ahí se juega una buena parte de las elecciones, especialmente las locales de Madrid.

En todo caso, una visita a las imágenes de la manifestación “por el cambio” en la Puerta del Sol, sirven para comprobar y reafirmarse de que el paisanaje no es muy distinto de lo que se suele ver habitualmente en estos aquelarres, y en las manifestaciones del 15M en particular.

  • El futuro.

Versión corta.- Ninguno.

Versión menos corta.- Mi pronóstico es que se van a ir desinflando y que a medio plazo terminarán engrosando las líneas de los demás juguetes rotos de la telebasura: el mismo asilo que el Chiquilicuatre, Tamara y su madre seis-dedos, el Risitas, Leonardo Dantés, etc… Vienen a ser como los concursantes del Gran Hermano, que de pronto se sienten famosos (estos se sienten importantes) como sus héroes televisivos (como sus políticos comunistas preferidos), hasta que se dan cuenta de que son totalmente artificiales, huecos y que no tienen nada que aportar y que su tiempo se ha consumido.

Pero esto es sólo un pronóstico (y un deseo, tengo que admitir) pero puedo muy bien estar equivocado. Hay ciertos factores que pueden cambiar las condiciones normales, y la capacidad del PSOE para cambiar esas condiciones y la incapacidad de Rajoy&Co de reaccionar, son un criterio a tener muy en cuenta.

En última instancia, es muy difícil que el PP pierda las elecciones Generales, y la gran pregunta entonces será si un PSOE menguado, libre de su pus electoral que ahora rebuznará orgulloso en Podemos, tendrá la valentía (y la inteligencia, y el sentido de Estado, la responsabilidad, etc…), para no aceptar la más que probable oferta de frente populista por parte de lo que quiera que salga de la simbiosis de Podemos e IU.

Conclusión.

En mi opinión Podemos reúne a toda la morralla ideológica generada durante la democracia. Estoy convencido de que en ningún caso pasarán de un techo electoral del 20%, pero teniendo en cuenta que hoy están en una cumbre artificial de popularidad, y que por tanto suman un montón de votos de buenas personas de izquierdas, despistados, cabreados con la crisis (olvidadizos de quién son los principales responsables de ella), ignorantes e indocumentados de distinto pelaje, creo que su techo electoral real puede oscilar entre un 10-15% de votantes en condiciones normales. Ese electorado con olor a naftalina y calimocho,  que odia al PP porque “son fascistas” y que son incapaces de asumir que una parte importante de la Democracia es la alternancia en el poder, y que las posturas liberales, conservadoras o incluso capitalistas y libertarias tienen la misma legitimidad que las socialdemócratas, y desde luego mucho más que las comunistas, que han regado de cadáveres y miseria el siglo XX, y marginal y localmente todavía pervive en unos pocos países en estos inicios del siglo XXI.

Te podría interesar