Ex Machina, una buena peli sobre Inteligencia Artificial.

He estado viendo una película británica, Ex Machina, que creo está entre lo mejor con lo que me he tropezado este año, y por tanto merece un comentario veraniego aquí en NMSP.

Ex-Machina_2015El tema central de la película es la Inteligencia Artificial (AI), un campo del saber que intenta analizar, describir e implementar el comportamiento inteligente en las máquinas, y que trasciende los mundanos campos tecnológicos (informática, electrónica, medicina, biofísica, lingüística, matemáticas, ingeniería…) para entrelazarse con áreas filosóficas (lógica, ética, moral…), e incluso artísticas (en tanto que ha inspirado e inspira a escritores y realizadores de cine desde sus propios inicios allá por los años 50 en la Conferencia de Dartmouth – o incluso antes de que inventara el concepto).

No quisiera destrozar una película que es especialmente vulnerable a los spoilers (hasta la sinopsis de FilmAffinity se podría considerar un spoiler) y que merece la pena ser vista lo más virgen posible y no saber ningún detalle sobre la trama. Así que no esperes mucho más que generalidades en mi comentario.

La historia transcurre en un futuro cercano y reconocible, de manera que es casi automático poner nombre a muchas de las circunstancias, corporaciones e incluso personajes que van apareciendo. Una elección del realizador que sirve tanto para engancharte a una trama tensa y claustrofóbica presentada mediante una puesta en escena necesariamente teatral, como para plantear algunos interrogantes que se pueden considerar de plena actualidad, y que no están necesariamente vinculados a la Inteligencia Artificial, al menos en primera aproximación.

Casi todos los clichés (y no tan clichés) del tema aparecen en la película: desde el test de Turing, o la auto-consciencia artificial, o la robótica cognitiva, a los hoy omnipresentes Big Data y Machine Learning, pasando por el “romance” y la revolución de la máquina. Pero hay que reconocer que lo hacen de una forma perfectamente original, sin guiños explícitos a los clásicos del género, sin discursos intrincados y sin ninguna concesión hipster. Y estoy de acuerdo con ese planteamiento, el intelectualismo, cuando se usa a granel, raya con el esnobismo,  y de ahí a la imbecilidad, hay un párrafo, o una secuencia (un concepto que los progres, aprovechando el Pisuerga, tampoco entienden ni a base de PowerPoints).

El director y guionista, Alex Garland, que debuta en la dirección después de años de guionista y escritor, hace una buena labor en general, y consigue plantear una historia sencilla en la que se manejan conceptos complejos, y consigue entretener sin acudir a recursos fáciles o a trucos pirotécnicos. Los actores están razonablemente bien y las actrices también, empezando por la (muy) encantadora sueca Alicia Vikander, en un papel en el que es muy fácil que se te vea el cartón (nótese el tono figurado) y destroces la película. En los aspectos más técnicos creo que está razonablemente bien, los efectos especiales son discretos y efectivos (o sea, buenos), la música no da el tostón… en fin, como debe de ser.

No creo que sea una obra maestra en cualquier caso, algunas “licencias” de guión chirrían de manera desagradable, y tienes que abstraerte de ellas para volver a la película. Supongo que los tiquismiquis no perdonarán semejante traición a sus refinados-pero-racionales gustos, qué le vamos a hacer. Tampoco me parece un final redondo, no me rima del todo con el resto de la película, pero es un final correcto.

En resumen, un notable, el tiempo dirá, pero me parece una buena película de Ciencia Ficción, una buena divulgación de algunos conceptos importantes sobre la Inteligencia Artificial, y un entretenimiento más que digno, especialmente en términos relativos.  No sé por qué pasan inadvertidas estas pequeñas joyas.

Aquí os dejo el tráiler, si es difícil no destripar nada en una crítica peor es en el caso de un tráiler, allá cada uno:

Y ya que pasamos por el Pisuerga antes, que sirva esta entrada para despejarse un poco de la versión anti-simétrica de la Inteligencia Artificial: la Imbecilidad Natural con la que últimamente convivimos a diario, mezclando risas y lágrimas (por ejemplo, lean a Ruiz Quintano ayer mismo: El rancho).

Te podría interesar