Reflexión de un cubano español.

Una amigo cubano que vive hace muchos años en Cataluña, publicó ayer unas reflexiones que me ha pedido que comparta, y yo lo hago encantado, una descripción de las impresiones que le produce el capitalismo a una persona que ha sufrido en sus carnes un régimen tan denostable como el Comunismo. Lean:

CubaCalzadillaVictor Calzadilla

El socialismo (eufemismo para comunismo) es feo. Una de sus características mas incisivas y lacerantes es la fealdad, en todo. Como las tiendas están vacías (culpa de los americanos, del bloqueo, de los oligarcas, en fin, de otro siempre) la gente acaba inventando esperpentos con que sustituir la necesidad natural del ser humano de poseer cosas de su agrado, así es como los cubanos metían la botella plástica de vinagre -vacía claro está- en una lata de agua hirviendo mientras otro la inflaba con la bomba de la bicicleta. El resultado era una esperpéntica polvera, o una mini-pecera, o un “jarrón” redondo. Con las paletas plásticas de los helados los cubanos hacían marcos para cuadros, cortinas… Con el papel sanitario (luego no había para limpiarse el culo) vestidos para muñecas… Con los condones, globos para cumpleaños… Con violeta-genciana, pintaban los merengues… Con benadrilina, paletas heladas de “fresa”… En fin, el festival de la miseria. Todos olíamos igual a “Gato Negro“, “Moscú Rojo“… A todos nos salían “golondrinos” en los sobacos con el desodorante de pasta o se nos quemaba la piel con el de tubo y el “jabón nácar“… Todos vestidos casi igual, calzados igual, oliendo a lo mismo…

Hasta el año 79, cuando la dictadura decidió robarles a quienes había expulsado después de violarles sus mujeres y encarcelar a sus hombres, permitiéndoles volver a visitar a la familia que no veían desde el 60. Entonces comenzaron a aparecer las “patas de Orwell” que serían condenadas por adornarse con un lacito en el cuello, por “diversionismo ideológico“, una figura penal que me costó la prohibición de entrada a un examen de Matemáticas por llevar guaraches mexicanos y a otro de Historia, por ir con una camiseta llegada desde los EEUU.

Creatividad es cuando teniendo recursos eres capaz de crear incluso con la basura. Lo de Cuba es supervivencia, que es distinto.

El capitalismo es para mí una fiesta visual de la que 25 años después no me repongo. A veces descubro algún creador que me deja literalmente consternado con su obra que puede ser desde un cuadro, un coche, un vestido, un edificio, hasta un utensilio de esos que tan mariconilmente hoy todos llaman “gadget”. Ayer fue un día de esos.

Este comentario venía acompañado de una curiosa colección de fotos que incluyo a continuación.

Te podría interesar