75 años Dylan.

Hablando de Bob Dylan esta mañana, justo antes de empezar su programa, Carlos Herrera comprobaba en directo que tiene 397 canciones suyas en el iPod. Lo hacía a cuenta del 75 cumpleaños del bardo de Duluth, que supongo lo estará celebrando en su casa de Malibú en California, tras su gira de abril por Japón.

En realidad Dylan tiene 522 canciones registradas, casi todas compuestas e interpretadas por primera vez por él, entre las que quizá haya que poner un asterisco a las dos decenas de canciones compuestas (e interpretadas) con los Traveling Wilburys, una broma en el formato de dos discos de 1988 y 1990 (Traveling Wilburys Vol. 1.Traveling Wilburys Vol. 3.), perpetrada por el propio Dylan (“Boo Wilbury”) junto con cuatro de sus colegas: George Harrison (“Spike Wilbury”), Roy Orbison (“Lefty Wilbury”), Jeff Lynne (“Clayton Wilbury”) y Tom Petty (“Muddy Wilbury”). Unos cachondos, y por supuesto, con un elevado criterio musical 😉

Entre ese medio millar de canciones de Dylan, puede haber entre 30 y 50 obras maestras, y entre 5 y 10 de ellas pueden estar (y suelen estar) entre las mejores 100 (o 500) canciones del siglo XX. Además cada una de esas canciones tiene un mínimo de 3 grabaciones con arreglos totalmente distintos, algunas muchas más veces, que las llevan del folk al rock, de ahí al blues, o al jazz, para terminar de nuevo en el folk. O quizá un compendio de todo ello como de hecho pasa en algunos de sus modernos grandes temas, como en la violenta canallada de Beyond Here Lies Nothin’:

O en la chisporroteante y malévola Duquesne Whistle:

Seguramente nadie hubiera sido capaz de pronosticar los cambios de estilo de un chaval de 20 y pocos años, ya idolatrado por los más grandes de su gremio a mediados de los sesenta. Ni siquiera en la impagable “El último Waltz” de Scorsese, a finales de los setenta, cuando gente como Van Morrison, Neil Young, Joni Mitchell, Neil Diamond, Eric Clapton, Ringo Starr, Muddy Waters, Ronnie Wood o Eric Clapton, interpretaban algunas de sus canciones en el concierto de despedida de The Band, el grupo que había acompañado a Dylan una década antes, con dos OO, tras su guitarrazo eléctrico del 65.

Y con tal bagaje, ¿quién se sorprende de que Dylan, con 75 años, y que sigue tocando entre 100 y 150 noches todos los años desde 1978, de pronto nos sorprenda con el segundo disco consecutivo de estándares de Jazz? Canciones que pasaron hace más de tres cuartos de siglo por la voz de Frank Sinatra… como “Melancholy Mood“:

Al final, lo que ocurre, es que Dylan para muchos de nosotros, es algo más que un músico, o una estrella del rock, o un artista influyente, es todo eso pero además es un poeta, alguien que ha sintetizado como pocos música y sentimientos, verdades y mentiras, alegrías y tristezas en una marca única, propia e intransferible que se llama simplemente Bob Dylan. ¡Felicidades maestro!

Bob Dylan en Madrid 2015

Madrid 6 de julio de 2015. Dylan y su banda durante el antepenúltimo de sus 57 conciertos en España. La anécdota fue que en los bises “nos dejaron” saltar de los asientos y correr al frente del escenario, desde donde está tomada esta foto, tan cerca que hasta podíamos oler el Barón Dandy del artista 😉

Te podría interesar