ABC se incorpora a las letrinas digitales.

ABC ya está de pleno derecho en la misma ciénaga en la que hozan los panfletos digitales de la derecha más paleta, esos pozos negros de Internet en los que se mezcla un pésimo periodismo con una ética definitivamente putrefacta, y que a la postre terminan regurgitando sus excrecencias por las redes sociales, y por tanto sobre una buena parte de la sociedad, algo letal para cerebros poco desarrollados, influenciables o simplemente proclives a dar rienda suelta a sus fobias (nótese que estos tres subgrupos humanos no son mutuamente excluyentes).

Imagen vía VICE: Professional Poo Diver

Esta mañana leía este artículo de ABC que recoge en su titular las palabras de un melillense (i.e. español) del barrio del Raval en Barcelona:

El artículo no tiene nada de especial más allá de dar voz a varios musulmanes para que expliquen sus impresiones tras los atentados de hace un año. Sin embargo esto es algo que es intolerable para los cruzados digitales, siempre rebozados en odio e hiperactivos ante cualquier noticia que trate a los musulmanes como seres humanos. No hay más que darse una vuelta por el hilo para hacerse una idea del nivel.

Una muestra de “defensores” de la civilización (click/tap para ampliar)

El caso es que he dejado un comentario, éste:

Los datos del PRC mencionados se puede consultar aquí

El comentario ha superado la fase de moderación y ha recibido un par de votos positivos y otro par negativos. Rápido ha saltado un cabestro a decirme, con mayúsculas, que yo soy parte del “problema”. No he hecho captura de pantalla porque una vez pasado el filtro suponía que ya estaba en el hilo, pero le he contestado algo así como que yo no era el problema, y que a decir verdad tampoco creía que él fuera un problema porque él y sus pares son una minoría marginal ética e intelectualmente despreciable.

Otro en tono sarcástico me preguntaba que qué pasaba con “la integración“, el sacrificio de los corderos, el machismo, y la atrofia genética del Islam porque al “procrear mucho” se terminan casando entre ellos. Le he contestado lo siguiente:

Los musulmanes están mucho mejor integrados que los chinos por ejemplo. Y mejor no hablar de las mafias del este (rumanos, búlgaros, ucranianos, polacos, balcánicos, y rusos), o los cárteles colombianos etc. (todos ellos “cristianos”), que han generado muchísimo más horror tanto en América como en Europa. Lo demás que dices es respectivamente y por el mismo orden que escribes anecdótico, transversal en las religiones abrahámicas, y absolutamente delirante.

Otro, condescendiente, me pedía que nombrara una sola religión que trate de implantarse por la fuerza en el siglo XXI. A éste le he contestado tal que así:

No puedo nombrar ninguna porque no existe ninguna. Incluso en las épocas más oscuras de la Historia en las que la excusa principal eran las religiones, a menudo entre hermanos (católicos vs. protestantes, suníes vs. chiíes) o entre hermanastros (las sucesivas guerras entre cristianos, judíos y musulmanes las tres religiones abrahámicas, que incluyen la Inquisición o el Holocausto), cuando analizas el conjunto se nota que la religión ni siquiera es el principal factor, poder, posición geoestratégica o economía siempre pintan más en el panorama general. En el siglo XXI, cuando todo está interconectado, y puedes desayunar en Madrid, almorzar en Rabat, comer en Tel Aviv y cenar en Doha, y a menudo te comunicas o trabajas con gente de todo el mundo sin ni siquiera conocer a las personas (algo que pasa cada vez más), tener un marco moral como el que subyace en la mayoría de los comentarios arriba y abajo, es absolutamente grotesco. E inviable. Y afortunadamente totalmente marginal, no te dejes engañar por los comentarios y su valoración en este hilo, los “luchadores contra el Islam” sois muy prolíficos en la red repitiendo eslóganes indefendibles, pero lo cierto es que sois una minoría minoritaria con un mensaje que es esféricamente inasumible (imposible de asumir lo mires por donde lo mires).

Estos dos últimos han sido enviados pero ya no han sido publicados, por eso han sobrevivido tal cual los he escrito, porque aún los mantenía en el editor. Al rato me he dado cuenta que habían borrado mi comentario inicial, y por tanto todo el subhilo. Me han tomado por musulmán, o por cómplice del Islam, que para ellos es incluso peor.


De acuerdo, los anteriores no son argumentos especialmente elaborados, ni definitivos, ni especialmente educados. Sin embargo en términos relativos respecto a la pocilga que ya era el hilo a media mañana, mis comentarios eran (son) mucho más sólidos que cualquiera de los publicados antes o después. Tratar el asunto requiere mucho más tiempo (documentación, análisis de datos, escritura…) del que inviertes en una conversación aleatoria en la red llena de gañanes y mostrencos. Aunque el tema ha salido ya varias veces en NMSP, y probablemente publique una entrada larga en el futuro, no es mi propósito aquí profundizar en ese debate específico.

Más relevante para mi en este caso es la actitud de un medio de comunicación centenario como es el ABC, censurando comentarios como el mío de la peor forma posible (después de haber publicado dos comentarios, sin aviso y sin motivo objetivo para hacerlo) y permitiendo alegremente todo tipo de rebuznos islamófobos más propios de los cenagales de la extrema derecha.

¿Y por qué sucede esto?

Mi teoría es que hay un granero de votos a la derecha del PP, gente que los últimos años ha oscilado entre la abstención, C’s y VOX o las falanges, todos super-españoles, “luchadores” contra “el Islam”, y que esperan un líder que sea lo contrario a Rajoy, es decir, a un descerebrado que arregle todo con cojones (bombardeando Cataluña y expulsando a los musulmanes, por ejemplo) y haga España grande de nuevo.

Si esto fuera así creo que se equivocan. Mal hará Casado si ríe las gracias a estos asnos, porque al contrario de lo que pasa con Podemos respecto al PSOE, estos “defensores” de la civilización occidental no son demográficamente significativos, existen (y han existido siempre), pero son absolutamente marginales, venden una mercancía que es infumable en pleno siglo XXI, lo que les convierte, a lo sumo, en carne perpetua del Grupo Mixto.

Pasa de ellos Pablo, déjalos que se vayan a VOX, bien mirado son gente que tiene más derecho, o al menos más legitimidad, para estar en el parlamento que, por ejemplo, HB.


Dicho esto, hay un punto que no se puede obviar, la islamofobia (el odio en general) no surge de la nada, exuda de un análisis de la realidad, de una percepción de la sociedad y de unas proyecciones de futuro que no están necesaria y absolutamente desligadas del contexto geopolítico actual. Esto ni más ni menos quiere decir que incluso estos animales tienen un punto de razón, y algunas de sus exigencias y proclamas se pueden ver no tanto como la respuesta natural del ser humano medio, sino más bien como una respuesta inmunológica a la estupidez de los otros (los de los unicornios y el Imagine), y en el contexto del trauma que produce la maldad extrema del terrorismo yihadista de la que todos hemos sido testigos en tiempo real en lo que llevamos de siglo.

Por ejemplo, el control de fronteras, entre la estupidez de un mundo sin fronteras, y la imbecilidad del establecimiento de unas fronteras selectivamente impermeables a las personas en función de su religión, hay un mundo por explorar. O también, entre la tolerancia total a las minorías (o el multiculturalismo), y su expulsión inmediata (o el genocidio que seguramente propondrían los más varguandistas) hay otras opciones, empezando quizá por la solución más obvia: potenciar en lo posible la tolerancia hacia los que no les sale de los cojones integrarse del todo.

Sin embargo mis esquemas morales (que creo son equiparables a los de la inmensa mayoría de la sociedad, a izquierda y a derecha), me impiden discriminar a las personas por sus planteamientos religiosos (entendiendo por religión aquellas creencias sólidas que se han mantenido a lo largo de los siglos, todas tienen luces y sombras), a pesar de que soy cinturón negro en discriminar en función de otros parámetros como la idiotez, la maldad o la propensión a la violencia.

Y eso hace que lleve muy mal el certificar que cierta derecha al final es tan absurda y borrega como esa izquierda a la que tanto he criticado. Igual de vulnerables a la propaganda, a los memes, a los clichés y al mal periodismo, y encima, mucho más digitalmente catetos (mucho más manipulables).


Corrección política vs. corrección moral

Todas esas letrinas digitales que como otras veces he evitado mencionar o enlazar para no contaminar este humilde blog (neurona aislada y las diferentes empanadas digitales), suelen hacer gala de no ser “políticamente correctos“.

Bien, yo creo sinceramente que la corrección política es una lacra, y creo también que la hegemonía que  ha implantado la izquierda por Tierra, Mar y Aire en las últimas décadas es inadmisible, contraproducente y a la larga peligrosa. Sin embargo, dado que es una hegemonía con pies de barro (el capitalismo es con creces mejor y más natural para los seres humanos que el comunismo o el socialismo, la multiculturalidad no funciona, el apocalipsis climático es una tomadura de pelo sólo apta para políticos y periodistas, la mujer ya se liberó en el siglo XX en Occidente, y lo terminará haciendo en Oriente, las políticas de género son absurdas…), no es necesario bajar a las pestilentes cloacas de la persecución religiosa y el odio a los diferentes (que en definitiva son los mismos presupuestos que utiliza el yihadismo). Hay que combatirlos desde la razón, desde el elevado mundo de las ideas, de los argumentos, de los datos, nunca desde las cloacas morales.

Mentir, tergiversar, manipular, aprovechar los momentos de shock de la sociedad para redoblar su inquina, cosificar y criminalizar a un quinto de los seres humanos por su religión no es que sea políticamente incorrecto, es moralmente incorrecto, y más específicamente es moralmente incorrecto en las coordenadas de la civilización judeocristiana y grecorromana.

Así que defensores de Occidente mis cojones, más bien pertenecen al mismo y oscuro mundo medieval que ISIS o Al Qaeda. De momento no asesinan, pero no tardarán en aprender, ellos o los monstruos que están creando gota a gota.


Este es el primer artículo que escribo con Gutenberg (GitHub), un plugin de WordPress que se integrará en la próxima actualización mayor (la 5.0). Parece que hay diversidad de opiniones, pasa siempre cuando cambian algo sustancialmente, los seres humanos somos mucho de costumbres, y no siempre toleramos bien los cambios, sean o no inevitables. Particularmente a mi no me resulta especialmente molesta esta interface, creo que la gente se acostumbrará, y el año que viene pocos se acordaran de la versión antigua. O no, a saber.

Te podría interesar