Actualizaciones de agosto, 2018 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Eclectikus 22:52 el 17/08/2018 Enlace permanente | Respuesta
    Etiquetas: , , ,   

    ABC se incorpora a las letrinas digitales. 

    ABC ya está de pleno derecho en la misma ciénaga en la que hozan los panfletos digitales de la derecha más paleta, esos pozos negros de Internet en los que se mezcla un pésimo periodismo con una ética definitivamente putrefacta, y que a la postre terminan regurgitando sus excrecencias por las redes sociales, y por tanto sobre una buena parte de la sociedad, algo letal para cerebros poco desarrollados, influenciables o simplemente proclives a dar rienda suelta a sus fobias (nótese que estos tres subgrupos humanos no son mutuamente excluyentes).

    Imagen vía VICE: Professional Poo Diver

    Esta mañana leía este artículo de ABC que recoge en su titular las palabras de un melillense (i.e. español) del barrio del Raval en Barcelona:

    El artículo no tiene nada de especial más allá de dar voz a varios musulmanes para que expliquen sus impresiones tras los atentados de hace un año. Sin embargo esto es algo que es intolerable para los cruzados digitales, siempre rebozados en odio e hiperactivos ante cualquier noticia que trate a los musulmanes como seres humanos. No hay más que darse una vuelta por el hilo para hacerse una idea del nivel.

    Una muestra de “defensores” de la civilización (click/tap para ampliar)

    El caso es que he dejado un comentario, éste:

    Los datos del PRC mencionados se puede consultar aquí

    El comentario ha superado la fase de moderación y ha recibido un par de votos positivos y otro par negativos. Rápido ha saltado un cabestro a decirme, con mayúsculas, que yo soy parte del “problema”. No he hecho captura de pantalla porque una vez pasado el filtro suponía que ya estaba en el hilo, pero le he contestado algo así como que yo no era el problema, y que a decir verdad tampoco creía que él fuera un problema porque él y sus pares son una minoría marginal ética e intelectualmente despreciable.

    Otro en tono sarcástico me preguntaba que qué pasaba con “la integración“, el sacrificio de los corderos, el machismo, y la atrofia genética del Islam porque al “procrear mucho” se terminan casando entre ellos. Le he contestado lo siguiente:

    Los musulmanes están mucho mejor integrados que los chinos por ejemplo. Y mejor no hablar de las mafias del este (rumanos, búlgaros, ucranianos, polacos, balcánicos, y rusos), o los cárteles colombianos etc. (todos ellos “cristianos”), que han generado muchísimo más horror tanto en América como en Europa. Lo demás que dices es respectivamente y por el mismo orden que escribes anecdótico, transversal en las religiones abrahámicas, y absolutamente delirante.

    Otro, condescendiente, me pedía que nombrara una sola religión que trate de implantarse por la fuerza en el siglo XXI. A éste le he contestado tal que así:

    No puedo nombrar ninguna porque no existe ninguna. Incluso en las épocas más oscuras de la Historia en las que la excusa principal eran las religiones, a menudo entre hermanos (católicos vs. protestantes, suníes vs. chiíes) o entre hermanastros (las sucesivas guerras entre cristianos, judíos y musulmanes las tres religiones abrahámicas, que incluyen la Inquisición o el Holocausto), cuando analizas el conjunto se nota que la religión ni siquiera es el principal factor, poder, posición geoestratégica o economía siempre pintan más en el panorama general. En el siglo XXI, cuando todo está interconectado, y puedes desayunar en Madrid, almorzar en Rabat, comer en Tel Aviv y cenar en Doha, y a menudo te comunicas o trabajas con gente de todo el mundo sin ni siquiera conocer a las personas (algo que pasa cada vez más), tener un marco moral como el que subyace en la mayoría de los comentarios arriba y abajo, es absolutamente grotesco. E inviable. Y afortunadamente totalmente marginal, no te dejes engañar por los comentarios y su valoración en este hilo, los “luchadores contra el Islam” sois muy prolíficos en la red repitiendo eslóganes indefendibles, pero lo cierto es que sois una minoría minoritaria con un mensaje que es esféricamente inasumible (imposible de asumir lo mires por donde lo mires).

    Estos dos últimos han sido enviados pero ya no han sido publicados, por eso han sobrevivido tal cual los he escrito, porque aún los mantenía en el editor. Al rato me he dado cuenta que habían borrado mi comentario inicial, y por tanto todo el subhilo. Me han tomado por musulmán, o por cómplice del Islam, que para ellos es incluso peor.


    De acuerdo, los anteriores no son argumentos especialmente elaborados, ni definitivos, ni especialmente educados. Sin embargo en términos relativos respecto a la pocilga que ya era el hilo a media mañana, mis comentarios eran (son) mucho más sólidos que cualquiera de los publicados antes o después. Tratar el asunto requiere mucho más tiempo (documentación, análisis de datos, escritura…) del que inviertes en una conversación aleatoria en la red llena de gañanes y mostrencos. Aunque el tema ha salido ya varias veces en NMSP, y probablemente publique una entrada larga en el futuro, no es mi propósito aquí profundizar en ese debate específico.

    Más relevante para mi en este caso es la actitud de un medio de comunicación centenario como es el ABC, censurando comentarios como el mío de la peor forma posible (después de haber publicado dos comentarios, sin aviso y sin motivo objetivo para hacerlo) y permitiendo alegremente todo tipo de rebuznos islamófobos más propios de los cenagales de la extrema derecha.

    ¿Y por qué sucede esto?

    Mi teoría es que hay un granero de votos a la derecha del PP, gente que los últimos años ha oscilado entre la abstención, C’s y VOX o las falanges, todos super-españoles, “luchadores” contra “el Islam”, y que esperan un líder que sea lo contrario a Rajoy, es decir, a un descerebrado que arregle todo con cojones (bombardeando Cataluña y expulsando a los musulmanes, por ejemplo) y haga España grande de nuevo.

    Si esto fuera así creo que se equivocan. Mal hará Casado si ríe las gracias a estos asnos, porque al contrario de lo que pasa con Podemos respecto al PSOE, estos “defensores” de la civilización occidental no son demográficamente significativos, existen (y han existido siempre), pero son absolutamente marginales, venden una mercancía que es infumable en pleno siglo XXI, lo que les convierte, a lo sumo, en carne perpetua del Grupo Mixto. Pasa de ellos Pablo, déjalos que se vayan a VOX, bien mirado son gente que tiene más derecho, o al menos más legitimidad, para estar en el parlamento que, por ejemplo, HB.


    Dicho esto, hay un punto que no se puede obviar, la islamofobia (el odio en general) no surge de la nada, exuda de un análisis de la realidad, de una percepción de la sociedad y unas proyecciones de futuro que no están necesaria y absolutamente desligadas del contexto geopolítico actual. Esto ni más ni menos quiere decir que incluso estos animales tienen un punto de razón, y algunas de sus exigencias y proclamas se pueden ver no tanto como la respuesta natural del ser humano medio, sino más bien como una respuesta inmunológica a la estupidez de los otros (los de los unicornios y el Imagine), y en el contexto del trauma que produce la maldad extrema del terrorismo yihadista de la que hemos sido testigos en tiempo real en lo que llevamos de siglo.

    Por ejemplo, el control de fronteras, entre la estupidez de un mundo sin fronteras, y la imbecilidad del establecimiento de unas fronteras selectivamente impermeables a las personas en función de su religión, hay un mundo por explorar. O también, entre la tolerancia total a las minorías (o el multiculturalismo), y su expulsión inmediata (o el genocidio que seguramente propondrían los más varguandistas) hay otras opciones, empezando quizá por la solución más obvia: potenciar en lo posible la tolerancia hacia los que no les sale de los cojones integrarse del todo.

    Sin embargo mis esquemas morales (que creo son equiparables a los de la inmensa mayoría de la sociedad, a izquierda y a derecha), me impiden discriminar a las personas por sus planteamientos religiosos (entendiendo por religión aquellas creencias sólidas que se han mantenido a lo largo de los siglos, todas tienen luces y sombras), a pesar de que soy cinturón negro en discriminar en función de otros parámetros como la idiotez, la maldad o la propensión a la violencia.

    Y eso hace que lleve muy mal el certificar que cierta derecha al final es tan absurda y borrega como esa izquierda a la que tanto he criticado. Igual de vulnerables a la propaganda, a los memes, a los clichés y al mal periodismo, y encima, mucho más digitalmente catetos (mucho más manipulables).


    Corrección política vs. corrección moral

    Todas esas letrinas digitales que como otras veces he evitado mencionar o enlazar para no contaminar este humilde blog (neurona aislada y las diferentes empanadas digitales), suelen hacer gala de no ser “políticamente correctos“.

    Bien, yo creo sinceramente que la corrección política es una lacra, y creo también que la hegemonía que  ha implantado la izquierda por Tierra, Mar y Aire en las últimas décadas es inadmisible, contraproducente y a la larga peligrosa. Sin embargo, dado que es una hegemonía con pies de barro (el capitalismo es con creces mejor y más natural para los seres humanos que el comunismo o el socialismo, la multiculturalidad no funciona, el apocalipsis climático es una tomadura de pelo sólo apta para políticos y periodistas, la mujer ya se liberó en el siglo XX en Occidente, y lo terminará haciendo en Oriente, las políticas de género son absurdas…), no es necesario bajar a las pestilentes cloacas de la persecución religiosa y el odio a los diferentes (que en definitiva son los mismos presupuestos que utiliza el yihadismo). Hay que combatirlos desde la razón, desde el elevado mundo de las ideas, de los argumentos, de los datos, nunca desde las cloacas morales.

    Mentir, tergiversar, manipular, aprovechar los momentos de shock de la sociedad para redoblar su inquina, cosificar y criminalizar a un quinto de los seres humanos por su religión no es que sea políticamente incorrecto, es moralmente incorrecto, y más específicamente es moralmente incorrecto en las coordenadas de la civilización judeocristiana y grecorromana.

    Así que defensores de Occidente mis cojones, más bien pertenecen al mismo y oscuro mundo medieval que ISIS o Al Qaeda. De momento no asesinan, pero no tardarán en aprender, ellos o los monstruos que están creando gota a gota.


    Este es el primer artículo que escribo con Gutenberg (GitHub), un plugin de WordPress que se integrará en la próxima actualización mayor (la 5.0). Parece que hay diversidad de opiniones, pasa siempre cuando cambian algo sustancialmente, los seres humanos somos mucho de costumbres, y no siempre toleramos bien los cambios, sean o no inevitables. Particularmente a mi no me resulta especialmente molesta esta interface, creo que la gente se acostumbrará, y el año que viene pocos se acordaran de la versión antigua. O no, a saber.

     
    • Alfonso Gabaldon 07:08 el 18/08/2018 Enlace permanente | Respuesta

      Realmente triste la censura de tus comentarios mientras permiten otros deleznables. Mal camino llevamos.

      • Eclectikus 08:47 el 18/08/2018 Enlace permanente | Respuesta

        Gracias Alfonso, sip, es triste, pero también es significativo, nos permite ver de qué lado están, en el del medievo.

    • Manuel León López 10:55 el 21/08/2018 Enlace permanente | Respuesta

      Si, yo también considero que la mentalidad y las ideas que desarrollas en este artículo forman parte del problema; porque ¿el mundo musulmán es un problema en sí?, si lo es.

    • Eclectikus 12:03 el 21/08/2018 Enlace permanente | Respuesta

      Ese es tu diagnóstico. Afortunadamente es un diagnóstico que no hace nadie, excepto extremistas y vendedores de crecepelo que tienen muy difícil (imposible en realidad) alcanzar una masa crítica de descerebrados más allá de los de siempre, las diferentes familias nazis, xenófobas y racistas que se sitúan en un plano equivalente al salafismo, y que sólo adquieren cierta legitimidad (mínima) y resonancia durante o tras un atentado terrorista.

      Así que mi pronóstico para los luchadores contra el Islam es una vida de sufrimiento, amargura y delirios. Si gente como yo o comentarios como los que me fueron censurados en ABC te parecen parte del problema, evidentemente el problema lo tienes tú, y ABC.

      Si piensas que en pleno siglo XXI un grupito de psicópatas integristas islámicos (radicados casi exclusivamente en Oriente Medio) pueden acabar con Occidente el problema lo tienes tú, que en su forma más cordial se llama pesimismo, o complejo de inferioridad, o los dos.

      Si piensas que una minoría inferior al 1% del Islam que representa a una corriente fundamentalista con menos de un siglo de historia, y menos de medio siglo de actividad terrorista, es una muestra representativa del musulmán medio, el problema (de capacidad de análisis en este caso) lo tienes tú; si además extrapolas alegremente ese grupito y esa escala temporal a toda la historia del Islam, el problema pasa a ser una patología, una fobia, una enfermedad psiquiátrica.

      Si consideras que “luchar” contra una religión (la segunda en el mundo) es una opción viable, es que ni has aprendido nada de la historia de la humanidad, ni has aprendido nada de cómo funciona el siglo XXI, la globalización, el comercio, la ciencia, etc…

      Si por el contrario piensas que el yihadismo es un problema contra el que hay que luchar sin contemplaciones, incluso asumiendo que podrían necesitarse medidas especiales (y duras) respecto a algunos países islámicos; o piensas que el multiculturalismo por cojones es una receta que no ha funcionado (ni ahora ni nunca, ni los musulmanes, ni los judíos, ni los cristianos, ni los asiáticos se han integrado del todo nunca en las culturas receptoras) y que no se puede imponer; o que el control de fronteras es una parte esencial para el funcionamiento de cualquier país (o agrupación de países) y que la política de papeles para todos es absolutamente estúpida, entonces ahí tenemos un amplio margen de debate, y un frente común contra la estupidez progresista. Y opciones de ganar la batalla.

      Pero si tu análisis de la realidad te lleva a una conclusión que se reduce a “el Islam es un problema“, entonces claramente estamos en diferentes dimensiones, y así debe mantenerse.

  • Eclectikus 21:04 el 21/12/2016 Enlace permanente | Respuesta
    Etiquetas: , ,   

    La tienda de los fantasmas de Chesterton. Feliz Navidad. 

    Feliz Navidad a todos amigos.

    La tienda de los fantasmas

    Casi todo lo mejor y más valioso del universo puede comprarse por medio penique. Exceptuando, por supuesto, el sol, la luna, las estrellas, la tierra, la gente, las tormentas y otras baratijas. Las tienes gratis. Además, dejo de lado otra cosa, que no puedo mencionar en este periódico, cuyo precio más bajo es la mitad de medio penique. Este principio general resultará enseguida evidente. En la calle detrás de mí, puedes montar en un tranvía eléctrico por medio penique. Subirte a un tranvía eléctrico es como subirte a un castillo volador en un cuento de hadas. Puedes hacerte con un buen puñado de chucherías de colores por la mitad de un penique. También tienes la oportunidad de leer este articulo por medio penique, junto con, por supuesto, otras cosas menos importantes.

    Pero si quiere descubrir la enorme cantidad de cosas asombrosas que puedes conseguir por medio penique, haz lo que yo hice anoche. Estampé la nariz contra el escaparate de una de las tiendas más pequeñas y peor iluminadas de uno de los callejones más estrechos y oscuros del barrio de Battersea. Pero por oscuro que fuese ese rectángulo de luz, resplandecía con todos los colores que Dios creó, utilizando la expresión que una vez escuché a un niño. Los juguetes de los pobres son todos como los niños que los compran. Sucios pero todos alegres. Por mi parte, prefiero la alegría a la limpieza. La primera es del alma y la segunda del cuerpo. Les ruego que me disculpen, es que soy demócrata. Sé que estoy trasnochado en el mundo actual.

    Mientras miraba aquel palacio de maravillas liliputienses, los pequeños autobuses verdes, los pequeños elefantes azules, los muñequitos negros y las pequeñas arcas de Noé rojas, debí caer en una especie de trance antinatural. El escaparate iluminado se transformó en el brillante escenario en que uno contempla una comedia muy entretenida. Me olvide de las casas grises y de la gente triste a mis espaldas como uno se olvida del público y las galerías oscuras en el teatro. Me parecía que los objetos detrás del cristal eran pequeños no por su tamaño, sino a causa de la distancia. El autobús verde era realmente un autobús verde. Un autobús verde del barrio de Bayswater, que estuviese recorriendo un enorme desierto, al hacer su ruta diaria hasta Bayswater. El elefante ya no era azul por la pintura sino por la distancia. El muñequito era realmente un hombre de raza negra recortándose contra el brillante follaje tropical de la tierra en que cada planta tiene un color ardiente y solo el ser humano es oscuro. El arca de Noé roja era en verdad la enorme nave de la salvación del mundo, flotando en un mar acrecentado por la lluvia, en el rojo primer amanecer de la esperanza.

    Creo que todos tenemos estos extraordinarios instantes de abstracción, estos brillantes momentos con la mente en blanco. En momentos semejantes, podemos mirar a la cara a nuestro mejor amigo y ver gafas y bigotes imaginarios. Por lo general están marcados por lo lento que se desarrollan y lo abrupto de su fin. El regreso a la actividad mental normal es a menudo tan repentino como tropezarse con alguien. A menudo, uno termina chocándose de verdad contra alguien, al menos en mi caso. Pero de todos modos, el despertar es claro y, por lo general, completo. Pues bien, en esta ocasión, aunque una ola de cordura me arrastró a la conciencia de que en realidad solamente estaba mirando una humilde y diminuta juguetería, de alguna extraña manera la curación no parecía ser definitiva. Algo que no podía controlar seguía diciéndome que me había adentrado en una atmósfera extraña, o que había hecho algo raro. Me sentía como si hubiese obrado un milagro o cometido un pecado. Era como si de alguna forma hubiese atravesado una frontera del alma.

    Para librarme de esta sensación onírica tan peligrosa, entré en la tienda e intenté comprar algunos soldaditos de madera. El dependiente era muy anciano y estaba muy deteriorado. Con medio rostro y toda la cabeza cubiertos de despeinado cabello cano. Un cabello tan increíblemente blanco que parecía artificial. Y aunque parecía senil y enfermo no se reflejaba sufrimiento en sus ojos. Era como si, poco a poco, se estuviese quedando dormido en una decadencia amable. Me dio los soldaditos de madera pero, cuando coloqué el dinero sobre el mostrador, aparentó no verlo en un primer momento. Parpadeó débilmente mirándolo y lo apartó débilmente.

    -No, no –dijo confuso – Nunca lo he hecho así. Nunca. Aquí somos muy anticuados.
    -No aceptar dinero me parece algo a la más rabiosa última moda más que anticuado.
    -Nunca lo he hecho así – contestó el anciano sonándose los mocos – Siempre he dado regalos y soy demasiado viejo para cambiar.
    -¡Por el amor de Dios! – dije – ¿Qué quiere decir? Está hablando como si fuese Papá Nöel.

    En el exterior, las farolas no podían estar encendidas. En cualquier caso, era imposible ver nada más allá del escaparate iluminado. No se escuchaban pasos ni voces por la calle. Parecía que me hubiese internado en un nuevo mundo en el que el sol no brillaba. Pero algo había soltado las amarras del sentido común y no podía sorprenderme más que de una manera somnolienta.

    -Pareces enfermo, Papá Nöel – Algo me impulsó a decir eso.
    -Estoy agonizando.

    Guardé silencio y fue él quien habló de nuevo.

    -Todos los nuevos se han marchado. No lo entiendo. Se meten conmigo por razones tan raras e incoherentes. Los científicos, todos los innovadores. Dicen que le doy a la gente supersticiones y les vuelvo demasiado ilusos, que les doy carnes horneadas y les hago demasiado materialistas. Dicen que mis partes celestiales son demasiado celestiales, que mis partes mundanas son demasiado mundanas. No sé lo que quieren, de eso si que estoy seguro. ¿Cómo puede algo celestial serlo demasiado? ¿Cómo puede algo mundano ser demasiado mundano? ¿Cómo se puede ser demasiado bueno o demasiado alegre? No lo entiendo. Pero hay algo que entiendo demasiado bien: esta gente moderna está viva y yo muerto.
    -Tú sabrás si estás muerto – repliqué – pero a lo que ellos hacen no lo llamo vivir.

    Un silencio cayó entre nosotros que, de alguna manera, esperé ver roto. No había durado unos segundos, cuando, en medio de la total tranquilidad, escuché unos pasos que, cada vez más rápidos, se acercaban por la calle. Al instante, una figura se lanzó al interior de la tienda y quedo enmarcada en el umbral. Vestía una chistera blanca, echada hacia atrás como con prisa, anticuados pantalones negros ceñidos, anticuados chaleco y chaqueta de colores brillantes y un fantástico abrigo viejo. Tenía los ojos, abiertos y brillantes, de un actor de carácter, una cara pálida y nerviosa y la barba muy recortada. Abarcó al anciano y su tienda en una mirada que fue de verdad como una explosión y lanzó la exclamación de un hombre por completo estupefacto.

    -¡Buen Dios! ¡No puedes ser tú! – gritó – Vine a preguntar dónde estaba tu tumba.
    -Aún no he fallecido, Sr. Dickens – contestó el anciano con su débil sonrisa – Pero me estoy muriendo – añadió como tranquilizándole
    -Pero a paseo con todo si no agonizaba en mis tiempos – dijo el Sr. Charles Dickens alegremente – Y no pareces ni un día más viejo.
    -Llevó así mucho tiempo – Dijo Papá Nöel.

    El Sr. Charles Dickens le dio la espalda y sacó la cabeza por la puerta, metiéndola en la oscuridad.

    -Dick – bramó a todo pulmón – sigue vivo.

    Otra sombra oscureció el umbral, entró un caballero mucho mayor y más fuerte que llevaba puesta una enorme peluca empolvada. Abanicaba su sofocado rostro con un sombrero militar correspondiente a la moda de la época de la reina Ana. Andaba erguido como un soldado y en su cara había una expresión arrogante que era repentinamente desmentida por sus ojos. Humildes como los de un perro. Su espada hacia mucho ruido, como si la tienda fuese demasiado pequeña para ella.

    -En verdad – dijo Sir Richard Steele – Es cuestión harto prodigiosa, pues este hombre se acercaba a su último aliento cuando escribí sobre Sir Roger de Coverley y su día de navidad.

    Mis sentidos se embotaban y el cuarto se oscurecía. Parecía repleto de recién llegados.

    -Se ha dado siempre por entendido – dijo un hombre gordo que ladeaba la cabeza en un gesto obstinado y humorístico (me parece que era Ben Johnson). Se ha dado siempre por entendido, cónsul Jacobo, bajo nuestro rey Jaime o bajo su difunta Majestad la reina, que costumbres tan buenas y saludables decaían. Y que era previsible su desaparición. Este anciano canoso no esta ahora menos robusto que cuando yo le eche el ojo.

    Y creo que también escuché a un hombre vestido con malla verde, como Robin Hood, decir en una mezcla de inglés y francés normando “ Pero sí lo vi agonizante.”

    -Llevo así mucho tiempo – Dijo Papá Nöel otra vez a su débil manera.

    El Sr. Charles Dickens de repente se le acercó y se inclinó delante de él.

    -¿Desde cuando? –preguntó – ¿Desde que naciste?
    -Sí- contestó el anciano y se dejó caer en su silla temblando – Siempre he agonizado.

    El Sr.Charles Dickens se quitó el sombrero haciendo una reverencia como la haría un hombre que llamase a la multitud a amotinarse.

    -Ahora lo entiendo – gritó – Nunca morirás.

    G.K. Chesterton (1874-1936)

    Nota

    Este cuento se encuentra traducido al español a lo largo y ancho de Internet, pero puedes leer la versión original en inglés por ejemplo en los servidores de De Montfort University: The Shop Of Ghosts, y también hay una edición ilustrada y en tapa dura en Amazon (.es, .com).

    Las imágenes vienen de Pinterest: la fotografía de ‘Old Fashion Christmas‘ y la animación navideña de aquí.

    Ya recurrí a Chesterton en esta entrada de 2012: Feliz Navidad. La Navidad según Chesterton.

    ¡Felices fiestas a todos!

    Ec.

     
  • Eclectikus 19:27 el 24/04/2016 Enlace permanente | Respuesta
    Etiquetas: , ,   

    Científicos y personas. 

    Todos los personajes de la historia que vas a leer a continuación, protagonistas y secundarios, son físicos prominentes. Estamos a principios del siglo XX, y trata del linchamiento que padeció Marie Curie por liarse con Paul Langevin (ex-doctorando de su marido, cinco años más joven que ella, y separado de su mujer, una lagarta de cuidado que incluso le cascaba), a pesar de que había pasado un lustro desde el trágico fallecimiento de su marido Pierre, al que un resbalón en la lluvia de París, le puso, literal y fatalmente, a los pies de los caballos.

    Accidente-pierre-curie

    Grabado de la época describiendo el trágico accidente de Pierre Curie en París, el 19 de abril de 1906.

    Con unos tristes y recientes precedentes (a primeros de año la Academia de las Ciencias francesa había rechazado su ingreso), todo estalla en el otoño de 1911 durante el primer Congreso de Solvay, que reunía a la crème de la crème de la física de la época (alemanes y franceses, principalmente).

    Solvay_conference

    En el flanco derecho, sentada, Marie Curie escucha atentamente a Poincaré, Einstein detrás, con el cigarrito, al lado de Langevin. Ponle nombres al resto aquí.

    Son la generación precursora de la siguiente oleada, los millenium del momento 😉 (como Heisenberg, Dirac, Pauli, Fermi, Bethe… ) que a la postre, y junto a las siguientes hornadas de grandes cerebros, los que no vivieron la 1ª Guerra Mundial pero no pudieron esquivar la Segunda (Feynman, Gell-Mann, Weinberg…), cambiarían para siempre nuestra concepción del mundo.

    Einstein asistió a este primer congreso porque ya era reconocido en el mundillo de la física del momento, aunque no todavía para el gran público, aún faltaban cuatro años para que publicara la Relatividad General; ocho para que saltara a la fama mundial tras la confirmación empírica de la RG por Arthur Eddington durante el eclipse solar del 29 de mayo 1919; y 10 para que recibiera el Nobel de Física de 1921 por el efecto fotoeléctrico. Sin embargo la Relatividad Especial, que Einstein publicó en 1905 entre sus Annus mirabilis papers, se reconocía ya como algo más que un refinamiento del Principio de relatividad de Galileo -el que se utilizaba en la entonces vigente física newtoniana. [Su plaza en el congreso de Solvay, estaba más que respaldada por su trabajo, aunque no llegó a marcar el récord de juventud, por culpa de Frederick Lindemann, que tenía 25 años y que terminaría siendo la mano derecha de Churchill justo antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial (durante la primera es fácil suponer qué es lo que estaba haciendo: física). Einstein volvería a Solvay varias veces, incluida la edición más famosa, la quinta, en 1927, la que significó la defunción oficial de la Mecánica Clásica, que había recibido la puntilla en los debates Bohr-Einstein en 1925.]

    Einstein tenía 32 años y era un recién llegado a la cumbre de la física. Pero no dejaba de ser un joven que respetaba y admiraba a Marie Curie, que en 1903 había sido la primera mujer en llevarse el Nobel de Física -compartido con Becquerel y su marido Pierre-, y que justo después de este congreso de Solvay, recibió el Nobel de Química.

    Así que movido por el desprecio de ver el apaleamiento, y la terrible mezcla de machismo, chauvinismo, antisemitismo y xenofobia por parte de la prensa francesa, agarró la pluma y le escribió una carta (que he traducido alegremente):

    Einstien-to-CurieMuy estimada señora Curie,

    No se ría de mí por escribir sin tener nada sensato que decir. Pero estoy tan furioso por la vulgar manera en que el público está actualmente osando meterse con usted, que es absolutamente necesario dar salida a este sentimiento. Sin embargo, estoy convencido de que usted desprecia sistemáticamente esta chusma, tanto si servilmente prodiga el respeto hacia usted como si trata de saciar su sed de sensacionalismo! Me veo obligado a decirle lo mucho que he llegado a admirar su intelecto, su dinamismo y su honestidad, y que me considero afortunado de haberla conocido personalmente en Bruselas. Cualquier persona que no se cuente entre estos reptiles es ciertamente feliz, ahora y antes, de tener personalidades como usted, y también Langevin, entre nosotros, personas reales con las que uno se siente privilegiado por estar en contacto. Si la chusma sigue ocupándose de usted, entonces simplemente ignore esa bazofia, déjesela a los reptiles para los que se ha fabricado.

    A. Einstein

    P.S. He determinado la ley estadística de movimiento de moléculas diatómicas en un campo de radiación de Planck gracias a una cómica ocurrencia, naturalmente constreñido a que la estructura del movimiento obedece las leyes de la mecánica estándar. Supongo que esta ley es válida, aunque en realidad su efecto es muy pequeño.

    La posdata se refiere a uno de los principales campos de estudio de Einstein, la radiación, que mantuvo en sus primeros años como académico, pero que debió dejar aparcado para terminar de desarrollar la Relatividad General. [Lo digo porque seguramente se refiera a cálculos que no publicaría hasta 1916 (PDF), relacionados con los coeficientes de Einstein]

    Esta entrada la he escrito tras la lectura de este artículo de hace unos días en Brain Pickings:

    donde encontrarás más referencias sobre esta historia.

    En realidad la carta es de hace un tiempo, forma parte de The Collected Papers of Albert Einstein, e Internet la convirtió en su momento en un meme sobre la idiosincrasia de los trolls en Internet (“Don’t read that hogwash!“).

    Bien, yo creo que es algo más que eso, es también una muestra de que algunos problemas que había a principios del siglo XX (intolerancia, sectarismo, periodismo irresponsable…) se mantienen con buena salud a principios del XXI.

    También es una fotografía de la vida mundana de los grandes genios del siglo XX, que a estas aturas, y especialmente para el público general, están idealizados hasta la caricatura, difuminando el caracter humano de los personajes, sus circunstancias y su contexto. Y cuando distorsionas a los protagonistas de la historia, distorsionas sin querer la propia realidad a la que te quieres acercar. Volver al mundo prosaico de los humanos, con accidentes, relaciones tormentosas, guerras mundiales (2 en este caso), etc… te permite, creo, tener una imagen más clara de los acontecimientos pasados, y de sus conexiones con el presente.

    En fin, cosas en las que pensar para evadirte de la sopa de gansos en la que algunos han convertido la configuración del gobierno de un país que, a pesar de ellos, es la 5ª Economía de Europa y la 13ª del mundo. Y sin un solo Nobel de Física, que tiene mucho más mérito.

     
    • Manuel 12:24 el 25/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Eckectikus, me parece valiente y necesaria toda labor de revisar la “historia oficial” con todos sus mitos y distorsiones interesadas. Una parte sustancial de las ideas hegemónicas del presente están apuntaladas por auténticos sofismas históricos tan endebles que necesitan protección y blindaje (quien los desafié se expone al ostracismo e incluso a la prisión). Desde mitos como el de la escasa romanización del norte peninsular o la tolerancia e ilustración del Al andalus, pasando por las causas reales de las dos guerras mundiales a las noticias de ultima hora en los diarios digitales, las narrativas están en clara contradicción con los hechos demostrables por medios tan indiscutibles e imparciales como las pruebas que aportan la arqueología, bibliografía, documentos originales, fotografiá y filmografía…Si como dijo Thomas Jefferson la honestidad es el primer capitulo del libro de la sabiduría, lamentablemente no tenemos libro. En algún momento deberíamos empezar a escribirlo y promete ser una tarea ardua y no exenta de peligros.
      En estos días estamos asistiendo a esperpento de ver como enaltecen y tergiversan la figura de Cervantes los mismos que de vivir hoy el ilustre manco lo condenarían a morir de pena en silencio o a terminar sus días encerrado en Alcalá Meco. A Quevedo lo mataría la policía, porque sufriría un ataque de ira y se pondría a repartir estocadas a diestro y siniestro.

    • Eclectikus 13:20 el 25/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Bueno, esos viajes en el tiempo son muy delicados, es imposible determinar como sería Cervantes hoy, quizá sería un legionario en Afganistán, y quizá esté rumiando ya una obra de las dimensiones del Quijote. O quizá sería un vendedor de seguros, o el encargado de un puticlub, sabe Dios. Lo importante es situar al personaje en su contexto, tanto histórico como personal. Es de suponer que un experto en Historia, o un filólogo, o un filósofo, tengan una aproximación a la realidad (histórica) más relevante que los demás, pero “los demás”, sin ser expertos, podemos acercarnos mucho si haces una buena selección de fuentes, y aprendes a no desligar a los personajes y sus logros de sus historias. Si la historia del siglo XX es apasionante (por descabellada, guerras mundiales, holocaustos, fascismo, comunismo…), el impresionante desarrollo de la Ciencia en este siglo no lo es menos, y además están interrelacionados. Hay mucho que contar, ten en cuenta que toda la revolución física (Relatividad y Mecánica Cuántica) se realiza entre dos guerras mundiales, y que sin el armamento nuclear (consecuencia de nuestro conocimiento de la materia recién estrenado) todo sería muy distinto. Detrás de todos los nombres mencionados en esta entrada (y otros muchos que no salen) hay historias apasionantes, alegres, tremendas, terribles… que se superponen a los problemas políticos generales, y que subyacen a los grandes descubrimientos que para el gran público es, como mucho, lo que queda.

    • Titus Amatius Paulus 15:24 el 25/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Como obra de la dimensión bastante humana de un científico recomiendo a ¿está usted de broma Sr Feynamn? Este es mi extracto favorito:

      I Want My Dollar!
      When I was at Cornell I would often come back home to Far Rockaway to visit. One time when I happened to be home, the telephone rings: it’s LONG DISTANCE, from California. In those days, a long distance call meant it was something very important, especially a long distance call from this marvelous place, California, a million miles away.
      The guy on the other end says, “Is this Professor Feynman, of Cornell University?”
      “That’s right.”
      “This is Mr. Soandso from the Suchandsuch Aircraft Company.” It was one of the big airplane companies in California, but unfortunately I can’t remember which one.
      The guy continues: “We’re planning to start a laboratory on nuclearpropelled rocket airplanes. It will have an annual budget of soandsomany million dollars. . .” Big numbers.
      I said, “Just a moment, sir; I don’t know why you’re telling me all this.” “Just let me speak to you,” he says; “just let me explain everything. Please let me do it my way.” So he goes on a little more, and says how many people are going to be in the laboratory, soandsomany people at this level, and soandsomany Ph.D.’s at that level. . .
      “Excuse me, sir,” I say, “but I think you have the wrong fella.”
      “Am I talking to Richard Feynman, Richard P. Feynman?”
      “Yes, but you’re. . .”
      “Would you please let me present what I have to say, sir, and then we’ll discuss it.”
      “All right!” I sit down and sort of close my eyes to listen to all this stuff, all these details about this big project, and I still haven’t the slightest idea why he’s giving me all this information. Finally, when he’s all finished, he says, “I’m telling you about our plans because we want to know if you would like to be the director of the laboratory.”
      “Have you really got the right fella?” I say. “I’m a professor of theoretical physics. I’m not a rocket engineer, or an airplane engineer, or anything like that.”
      “We’re sure we have the right fellow.”
      “Where did you get my name then? Why did you decide to call me?”
      “Sir, your name is on the patent for nuclearpowered, rocketpropelled airplanes.”
      “Oh,” I said, and I realized why my name was on the patent, and I’ll have to tell you the story. I told the man, “I’m sorry, but I would like to continue as a professor at Cornell University.”
      What had happened was, during the war at Los Alamos, there was a very nice fella in charge of the patent office for the government, named Captain Smith. Smith sent around a notice to everybody that said something like, “We in the patent office would like to patent every idea you have for the United States government, for which you are working now. Any idea you have on nuclear energy or its application that you may think everybody knows about, everybody doesn’t know about: Just come to my office and tell me the idea.”
      I see Smith at lunch, and as we’re walking back to the technical area, I say to him, “That note you sent around: That’s kind of crazy to have us come in and tell you every idea.”
      We discussed it back and forth by this time we’re in his office and I say, “There are so many ideas about nuclear energy that are so perfectly obvious, that I’d be here all day telling you stuff.”
      “LIKE WHAT?”
      “Nothin’ to it!” I say. “Example: nuclear reactor. . . under water. . . water goes in… steam goes out the other side. . . Pshshshsht it’s a submarine. Or: nuclear reactor. . . air comes rushing in the front. . . heated up by nuclear reaction. . . out the back it goes. . . Boom! Through the air it’s an airplane. Or: nuclear reactor. . . you have hydrogen go
      through the thing. . . Zoom! it’s a rocket. Or: nuclear reactor. . . only instead of using ordinary uranium, you use enriched uranium, with beryllium oxide at high temperature to make it more efficient. . . It’s an electrical power plant. There’s a million ideas!” I said, as I went out the door. Nothing happened.
      About three months later, Smith calls me in the office and says, “Feynman, the submarine has already been taken. But the other three are yours.”

      Me encantaría que fuese una historia real :DD

    • Manuel 22:56 el 25/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Pienso que la biografía de un científico es poco relevante y de hecho la ciencia implementa un método que en buena medida tiene como finalidad el que no lo sea en absoluto. Con un “experto” en Historia, al contrario, su filiación política o ideología es tan determinante o mas que su propia investigación, que debe ser escrupulosamente revisada en busca de interpretaciones poco objetivas o prejuiciadas, especialmente por que en pocas ocasiones se limitan a narrar hechos objetivos, sino que en buena medida a explicarlos , permitiéndose incluso atribuir determinadas intenciones sin pruebas que lo sustenten. Creo que no hay mejor modo de conocer a un personaje histórico que a través de sus propias palabras, especialmente cuando hay abundantes. Conocer ese carácter al que haces referencia; “el carácter humano de los personajes, sus circunstancias y su contexto. Y cuando distorsionas a los protagonistas de la historia, distorsionas sin querer la propia realidad a la que te quieres acercar.”
      Mi comentario iba muy en el tono de articulo, y si quieres mantenerlo en el contexto de la investigación científica y relacionarlo con las dos guerras mundiales a las que también haces referencia en tu escrito y que en realidad fueron dos “capítulos” de la misma, tengo solo dos palabras que decir, por mucho que les pese a un montón de “expertos” en Historia contemporánea: motor diesel.
      Lo de los viajes en el tiempo y un Cervantes encargado de un puticlub… no comprendo ese malabarismo conceptual y mas bien me parece un burdo hombre de paja poco digno del Ecleptikus que suele escribir este blog. No se si es exagerado aventurar que Cervantes se adelantó a la ilustración en casi un siglo. Cuando digo Cervantes hoy, claramente me refiero a un hombre que defienda las mismas ideas, que no son arcaicas sino intemporales, sobre los mismos temas que tristemente siguen siendo actuales. Tal vez es que a ti tampoco te gustaría leer hoy en los periódicos a uno considerado el mejor autor en castellano de todos los tiempos expresando determinadas ideas políticas ¿?

      • Eclectikus 22:29 el 26/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

        La biografía de un científico es irrelevante para la Ciencia, pero no es irrelevante para quién se acerca a la Ciencia, especialmente en tres sentidos:

        • hay una interacción entre la biografía (el contexto) de cada científico, el cristianismo de Copérnico, Galileo, Newton o Maxwell es inseparable de sus respectivas cosmovisiones, la Primera Guerra Mundial es un factor esencial en la Relatividad (por ejemplo la sorprendente colaboración entre un alemán y un británico, Einstein y Eddington), el nazismo y la Segunda Guerra Mundial es inseparable de la vida profesional de científicos como Einstein, Heisenberg, etc… Todo está interconectado y es relevante.
        • La historia de las ideas, cómo se llega al conocimiento de la realidad que tenemos hoy (que somos capaces de medir una distorsión en el espacio-tiempo de una fracción de núcleo atómico, cuando hace dos siglos no teníamos ni electricidad), es esencial para entender la realidad… puede que eso sea más Filosofía (o Historia) que Ciencia, pero el caso es que la mayoría de las facultades de Física (o Matemáticas) tienen cátedra de Historia de la Ciencia y/o Filosofía de la Ciencia.
        • Es el camino más rápido para captar la atención del público general, no puedes empezar a explicar Física contemporánea enseñando a resolver ecuaciones diferenciales, es más viable explicar las vidas y las circunstancias de los científicos implicados en los grandes descubrimientos, y sus implicaciones en nuestra concepción del mundo.

        Cervantes de encargado de un puticlub no tiene nada de malabarismo, Cervantes tuvo que ser un gañán, y encargado de puticlub debe ser de los trabajos más gañanes. Los temas de Cervantes, o los de Shakespeare, Stevenson o Vargas Llosa son intemporales, por eso están dónde están. Y de la misma manera que los científicos, su obra no es independiente de sus biografías, de su contextos, de sus antecedentes… más bien es producto de estos.

    • Manuel 00:06 el 27/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Si tiene todo mucha lógica. ¿como vas a enseñarle a un niño operaciones matemáticas sin que previamente se aprenda la lista de los reyes de la dinastía Kish?
      Todo esta interrelacionado, dame un hecho histórico cualquiera y te escribo un ensayo relacionadolo con las berenjenas, pero no es una forma honesta de razonar y hace imposible el análisis de ninguna cuestión en concreto.

      Lo de Cervantes gañan es brutal, el mundo esta esperando su biografiá revisada por ti en la que se nos revela como un vulgar destripaterrones. En los casi dos años que viví a un par de manzanas de su casa natal, que visite en varias ocasiones, nunca me fije en las tierras de labranza anexas. Sus duelos debieron ser ser con faca y no con espada ropera, y su condición de gañan lo que le hizo ser recomendado de Don juan de Austria. En fin, esperaba mas nivel y honestidad, y creía que eso de elaborar narrativa y argumentar a base de hilvanar non sequiturs era cosa de progres, pero ¿ que se pude esperar de quien afirma que la objetividad está sobrevalorada?

      • Eclectikus 01:03 el 27/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

        Nada de lo que dices tiene sentido, nadie habla de enseñar a niños, tampoco a asnos como tú, hablo en general. El símil de las berenjenas es una estupidez, el contexto es esencial no para enlazarlo con detalles irrelevantes, sino con conceptos profundos que vienen en buena parte marcados tanto por la cosmovisión general (contexto filosófico) como por las circunstancias vitales de los protagonistas. No necesito poner ejemplos porque todos los casos que se me ocurren (como los citados en esta entrada) son ejemplos de semejante obviedad.

        No entiendes lo de gañán, y yo no voy a perder un segundo más con trolls de pacotilla así que ¿ que (sic) se pude esperar de quien afirma que la objetividad está sobrevalorada?. Pues puedes estar seguro de al menos una cosa, que estás bloqueado, por mostrenco, algo que no hice el otro día, cuando te pusiste fanfarrón con Titus, porque me pillaste en el día tonto, pero que hoy, que tengo la noche lista, no voy a dejar pasar. Ciao.

  • Eclectikus 22:53 el 01/04/2016 Enlace permanente | Respuesta
    Etiquetas: , ,   

    Ciencia, ciencia española, y ciencia en Cervantes. 

    He tropezado con este interesante artículo en El Español de hace unos días, “El Quijote, un libro que todo científico debería leer“, que firma @josePichel. Merece la pena echar el rato, especialmente si detectas los sesgos y consecuentemente los desactivas. Me refiero sobre todo al españoleo que impregna algunos fragmentos, ese intento de dar un lustre que no tiene a la Ciencia española, aunque a decir verdad no se hasta que punto este sesgo corresponde al autor del artículo, a la principal referencia del texto, o a una retroalimentación entre ambos factores.

    En el capítulo XVII don Quijote revela los ingredientes del bálsamo de Fierabrás: aceite, vino, sal y romero

    En el capítulo XVII don Quijote revela los ingredientes del bálsamo de Fierabrás: aceite, vino, sal y romero. Imagen vía ÍnsuLa CerBantaria.

    Al principio se cita la obra La fuerza de Fierabrás. Medicina, ciencia y terapéutica en tiempos del Quijote (Amazon – no disponible) de Javier Puerto, farmacéutico y miembro de la Real Academia de la Historia. Echando un ojo a su extensa obra, veo difícil que este académico no sea capaz de distinguir entre ciencia y protociencia, y que no asuma que en esa época (e incluso hasta mucho después, bien entrado el siglo XIX), la mayoría de la medicina, así como otros campos afines como la farmacología o la cirugía de la época, caen de lleno en el segundo grupo.

    Por supuesto entre las azarosas hazañas de Don Quijote aparecen múltiples alusiones a la “medicina”, pero son todas encuadrables en lo que hoy llamamos fitoterapia, una disciplina que se puede considerar marginal, no se muy bien si de la botánica o de lo que actualmente conocemos como farmacología médica, y a la que por tanto hay que echarle una pizca de sal al relacionarla con la Medicina, y un buen puñado para hacerlo con la Ciencia en general.

    Tiene razón Javier Puerto cuando afirma que estamos en “el momento germinal de la ciencia moderna“. Sin duda, pero seamos serios, no es precisamente gracias a la medicina de la época, ni tampoco a sus mejores representantes españoles (se cita a Servet, y a Andrés Laguna). El caracter seminal de la ciencia de este siglo a caballo entre el XVI y el XVII, la época en que vivió Cervantes, se debe esencialmente a Galileo Galilei que puso las primeras piedras del Método Científico, y a Descartes como padre de la Geometría Analítica, que abonaron el terreno para que otros gigantes como ellos (Newton y Leibniz primero, y Euler, Lagrange, Coulomb, Fourier, Gauss, Faraday, Maxwell y Gauss, entre otros, después), construyeran el edificio moderno de la Física y de la Matemática, y a la postre, de toda la Ciencia actual.

    Si se admite sin embargo que:

    “Muchas otras ciencias tienen un peso importante en sus obras, aunque desigualmente actualizadas. Nicolás Copérnico, que murió poco antes del nacimiento de Cervantes, explica que el Sol es el centro del Sistema Solar y que los planetas giran a su alrededor en De revolutionibus orbium coelestium (Sobre las revoluciones de las esferas celestes) y “el libro y las teorías se reciben y transmiten, en principio, muy bien en España”, comenta Javier Puerto. Sin embargo, Cervantes prefiere citar a Ptolomeo, avalado por dos milenios de tradición según la cual, la Tierra permanecía inmóvil y todos los astros giraban a su alrededor.”

    Bien, no es extraño que se cite a Ptolomeo en vez de a Copérnico, hay que tener en cuenta que se habla de modelos cosmológicos mayormente irrelevantes desde el punto de vista de los observadores ordinarios, para los cuales tomar su posición como central y considerar todos los movimientos celestes como si ocurrieran alrededor de la orbe, no solo es legítimo sino que es además lógico. El problema de que tal modelo produzca inconsistencias y complicaciones matemáticas, sólo podía preocupar entonces a gente con mucho tiempo o con mucha imaginación, o las dos cosas como es el caso en curas y frailes.

    La última contribución del académico Javier Puerto es a mi juicio la más insostenible:

    “La España en que vivió Cervantes era la meca de la ciencia y la tecnología de su época; el Siglo de Oro, también, de la ciencia española.”

    Puede que se puedan encontrar contribuciones españolas a la Ciencia de la época, pero siempre serán de segunda división, siendo benévolos, y en campos puramente aplicados relacionados con la cartografía (de estos hay unos cuantos), con la navegación y la ingeniería (como Blasco de Garay o Juan Cedillo Díaz), la explotación minera (como Álvaro Alonso Barba), y asuntos similares. Es decir, más orientados a las necesidades puntuales de la Corona, que al puro ansia de conocimiento en el que se fundamentaba la primera liga científica, que entonces se estaba jugando principalmente en Italia, Inglaterra, Francia y Alemania.

    Nada de eso ha cambiado en el siglo XIX, ni en el XX (con las más grandes revoluciones científicas de la historia, Relatividad y Mecánica Cuántica), y no tiene pinta de que vaya a cambiar en el XXI. Lo más cerca que los españoles estamos de un premio Nobel de Física es del de Claude Cohen-Tannoudji, francés de origen sefardí, en 1997.

    Pero más triste que padecer esta sequía científica, es el intento de dulcificarla abandonando el rigor, o rebuscando ejemplos que no se sostienen en la historia de la Ciencia. Queda mal, no merece la pena, y al fin y al cabo no tenemos que avergonzarnos de nada, por ejemplo, sin salir del Siglo de Oro, en Literatura o Arte.

    No sabía yo que algunos utilizaban esta aventura del Quijote (“Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación” – Capítulo VIII) para ilustrar el atraso tecnológico de España. Yo particularmente estoy más de acuerdo con Nicolás García Tapia, coautor -junto con mi ex-profesor Sánchez Ron– de La ciencia y El Quijote (AmazonÍndice en la UCLM), en que “el aspecto cómico del suceso procede, precisamente, de que cualquier persona de la época conocía a la perfección estos artefactos, que suponían un gran adelanto con respecto a otro tipo de molinos de agua o tirados por animales“.

    Don_Quixote_Dore

    Recuerdo que la imagen icónica del Quijote enfrentándose a los molinos de viento, la utilizaba mucho en los noventa para “explicar” a los ecologistas que las energías renovables se llevan utilizando desde hace muchos siglos. [Gustave Doré – Wikimedia Commons]

    Ah, se me olvidaba, tampoco me gusta el título del artículo, “El Quijote, un libro que todo científico debería leer“. El Quijote es una joya de la Literatura Universal, eso quiere decir que encierra mucha más sabiduría (al menos humana), que cualquiera de las maravillosas teorías sobre la naturaleza desentrañadas por los diferentes sabios que han ido pasando los últimos 2500 años. Por eso El Quijote está entre los libros que toda persona debería leer, sea científico, sea peluquero.

     
    • Titus Amatius Paulus 06:53 el 04/04/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Leí el Quijote después de haber leído y escuchado mucho de él… Prefiero leer al Quijote que leer sobre él.

  • Eclectikus 21:57 el 11/03/2016 Enlace permanente | Respuesta
    Etiquetas: , , , ,   

    12 años. 

    Interior del Monumento a las Víctimas del 11-M en Madrid

    Interior del Monumento a las Víctimas del 11-M en Madrid – Wikimedia Commons

    Hoy hace 12 años del 11M. 12 años sin escuchar la Ser. 12 años desde que se borraron de una vez para siempre mis taras progres, bueno, las pocas que todavía me quedaban en aquel entonces. 12 años desde que me percaté de que en fase con la batalla ideológica, hay un combate más soterrado pero a la vez más esencial, que tiene muchas instancias paralelas no siempre inconexas. Es la lucha entre la inteligencia y la estupidez, entre el verdadero progreso y el progreso impostado, entre la franqueza y la impostura, la solidaridad y la inquina, la nobleza y el cinismo, la fraternidad contra la hostilidad crónica, la esperanza frente al desaliento, la autenticidad frente al dolo, la razón frente a la demencia, el yo humano contra el yo salvaje.

    Y vamos perdiendo.

    Más allá de las razones expuestas por una víctima cualificada como pueda ser Gabriel Morís, ver Doce años olvidados, hay que tener presente que con los años el desasosiego que se mantiene, constante, por encima del propio horror de los atentados que se va difuminando en el vaho del tiempo, es el que produce la constatación de que la contienda que describía arriba había empezado mucho antes del 11M, se ha mantenido después, y sigue hoy.

    5000000 de personas votan comunismo, casi 1/3 del parlamento actual promulga el folclore como forma de vida (sea éste nacionalista, comunista, o una mezcla de ambos), y casi otro tercio no dudará en pactar con el anterior a nada que se laven los dientes. Si alguien pretende aislar estas circunstancias del hecho de que la hegemonía política y sociocultural de los últimos 35 años ha sido capitaneada por una determinada orientación política, va a encontrar muchas dificultades. Porque es inposible.

    Hoy no veo muchos motivos para el optimismo. Ni a derecha ni a izquierda. Ni en el centro.

    Son días.
    Chumy Chumez Pasado o Presente

     
    • Al 22:38 el 11/03/2016 Enlace permanente | Respuesta

      No quiero dármelas de listo pero a mi las taras progres se me quitaron antes de los veinte cuando comprobé que mis amigos troskos de entonces, niños de papá, tenían exactamente los mismos defectos que con tanto ahínco criticaban, y que mucho comunismo de boquilla pero en la práctica ropa de marca, juguetes caros y demás, ninguna diferencia real con quienes decían combatir. A partir de entonces conseguí una visión mucho mas equilibrada de lo que me rodea y adquirí inmunidad a los cuentos de buenos y malos.

      Pero estoy contigo en que no ya el 11M, si no mas bien el doce y el trece, me horroricé viendo como nuestra izquierda arreaba al gobierno con los ciento noventa y ocho muertos, con un entusiasmo digo de mentes realmente retorcidas y cargadas de odio. Un espectáculo repugnante que no olvidaremos nunca.
      Fue el climax de muchas decenas de años ya fomentando el cuento de buenos y malos de esta izquierda que ni es izquierda ni es nada, excepto unos tuercebotas gañanes que viven del esfuerzo ajeno.
      Y cada día mas de lo mismo y mejor, con estos nuevos parásitos sociales tipo Iglesias, que ensoberbecidos pretenden dirigir nuestra sociedad al desastre que ya hemos conocido el siglo pasado, con su pretensión de ganar la guerra que perdieron y dar la vuelta como un calcetín a la sociedad para convertirnos en una dictadura comunista.
      Y es que resulta casi imposible encontrarles algo bueno a esta bazofia con complejo de superioridad que padecemos, pero el caso es que millones de personas les votan creyendo que van a mejorar nuestro país. Triste panorama y un futuro mas negro que el chapapote que tanto les motiva.

      • Eclectikus 22:49 el 11/03/2016 Enlace permanente | Respuesta

        Yo sin embargo seguí siendo progre unos cuantos años más, en mi descargo está que no tragaba ruedas de molino tipo ecologismo, nucleares no, antiamericanismo… Algo es algo 😉

        Amén a lo demás.

        • Manuel 17:31 el 18/03/2016 Enlace permanente

          Coincido con vosotros y voy incluso más lejos afirmando que el “aftermaht” del 11M llegará a estudiarse en las facultades de ciencias políticas como ejemplo de conspiración y de golpe de estado civil. Pero con todo y la gravedad del asunto creo que resulta hasta banal si se detiene uno a hacer una lectura mucho más preocupante de la realidad: que sigamos escuchando voces en todo el arco parlamentario que por estupidez o cobardía siguen repitiendo el mantra de que el islam es una religión de paz. Me gustaría ver como el estado español se lo explica a las familias de los 192 asesinados (Arnaldo Otegi 6 años en prisión). Ya están convocados rebaños de borregos para manifestarse a favor de la importación de miles de potenciales terroristas sirios y etc. La pandemia de violaciones es brutal, en Suecia han pasado de 400 a más de 6000 al año por poner un ejemplo (mutis feminista), la Sharia se está instalando en la administración de justicia del Reino Unido, y no puedes salir a cenar en París sin correr el riesgo de ser ejecutado al grito de Allah-u-Akbar.
          Algo me dice que cuando alguien como yo, libertario ateo y apostata, y tan poco sospechoso de racista ( he estado 20 años casado con una mujer negra y he criado tres hijos de diferentes colores) está dispuesto a convertirse en cruzado, invocar como buen asturiano el espíritu de Pelayo y morir matando en defensa de mi civilización occidental (podéis llamarlo cristiandad ),es que se está sometiendo a esta sociedad a una presión insoportable que no augura nada bueno. Cuando los “demócratas de toda la vida” de todos los colores no hacen suyas estas sensibilidades para darles cauce democrático están alimentando una bestia. Después nos colgarán todo tipo de etiquetas acuñadas por su ministerio de neolenguaje, para estigmatizar a muchas buenas personas que solo desean vivir en paz en su tierra de acuerdo con las costumbres en las que fueron educados. Si es que sobreviven al 722.02

  • Eclectikus 23:11 el 31/01/2016 Enlace permanente | Respuesta
    Etiquetas: ,   

    Nubes editoriales. Y un debate en La Clave sobre el Marxismo. 

    Un divertimento. Y un vídeo histórico especialmente relevante, un debate de La Clave sobre el marxismo tangencialmente relacionado.

    Habíamos quedado en que Rajoy, tras cerrar la ronda de conversaciones con el Rey, había elegido la mejor de las dos opciones que tenía y en vez de someterse, para solaz exclusivo de los grupos “de progreso”, a una sesión de investidura pueril, por imposible, optó por declinar la invitación del Rey. Esto algunos lo interpretamos más que como una jugada maestra (coño, que sólo había dos opciones), como una simple meadita a sus adversarios dentro y fuera del parlamento.

    En estas circunstancias, y a la espera de que el martes concluya una segunda vuelta de consultas regias, parece lógico asumir que la pelota está hoy más en Ferraz que en la Moncloa, y que la preocupación mayoritaria de la sociedad es que el PSOE de Snchz sea capaz de venderse a los majaderos Podemoides y a los de los paisitos, una especie de frente popular “comefachas” que sería impensable en cualquier país occidental, y desde luego imposible en Europa.

    Bueno, pues el caso es que he cogido cuatro homilías de hoy mismo y, “sorpresa“, a pesar de las circunstancias esbozadas arriba, para algunos Rajoy sigue siendo el problema central, responsable de todos los males, y obstáculo de todas las soluciones. Y así todos los laicos días. Y no cuela.

     

    PJ

    Pedro J. en El Español – O llevarás luto por mí

     

     

    ElPais

    Editorial de El País: El PSOE no es la CUP

    Notas

    [1] Conste que he intentado buscar alguna opinión representativa de la canalla Podemoide, pero en Público es difícil encontrar entre tanto rebuzno algo que se pueda considerar una editorial estándar, y prEscolar, el hombrecito, está mudo desde el berrinche del mismo día 22.

    [2] Hay un montón de herramientas para hacer nubes de etiquetas, yo esta vez he utilizado nubedepalabras.

    El Marxismo en La Clave.

    Rescato un vídeo de la Clave que creo resulta muy ilustrativo a varios niveles, por el momento histórico, noviembre de 1979 cuando la Constitución llevaba viva menos de un año; por los invitados: Bernard-Henri Lévy, filósofo y escritor francés, Santiago Carrillo, Secretario General del Partido Comunista de España, Enrique Tierno Galván, político, sociólogo, jurista y ensayista español marxista, Alfonso Osorio, político español liberal-conservador, Raimon Obiols, miembro del PSC-PSOE, y Roger Garaudy, filósofo y político francés; y sobre todo por las actitudes de unos y de otros, que de alguna manera ya reflejan lo que sería una constante durante la transición y el Felipismo, y que todavía impregna la sociedad del siglo XXI: la desvinculación del Marxismo de los horrores del Comunismo, y lo que es peor, la desvinculación de los horrores del Comunismo del propio Comunismo.

    Bernard-Henri Lévy fue el único que hizo frente a este tipo de excusas en el debate (enarboladas tímidamente por un Tierno aferrado al academicismo, y sobre todo, rabiosamente, por un Carrillo que todavía no calzaba el aura de abuelo amable de la “Democracia”), y su pelotera con Carrillo fue antológica, aunque creo que dada su inferioridad numérica (él contra casi todos), y su discurso no exento de cierta altanería, no permitieron que su mensaje quedara todo lo claro que debería haber quedado.

    En fin, son más de dos horas de programa, pero creo que merece la pena, porque lo que en él se ve, se puede considerar un ejemplo canónico para explicar el hecho de que todavía hoy, empezando 2016, se siga aceptando con naturalidad que existan “comunistas” en España fuera del Grupo Mixto, y que, además, tengan la insolencia de darnos lecciones éticas y políticas a todos los que no lo somos.

    Y con esta salsa que empezó a cuajarse a finales de los setenta, es muy difícil echar la culpa a Zapatero (aunque él fue todo un hito a la hora de empeorar todo), pero culpar a Rajoy cae ya en el esperpento, así que, desde mi punto de vista, cuando alguien centre su análisis de las terribles circunstancias actuales en Rajoy, sospechad, algo te quiere vender, y algo quiere sacar: credibilidad cero.

     
    • plazaeme 11:46 el 01/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Bueno, Elípticus, creo parece dudoso que yo pueda estar aspirando a vender o a sacar algo. Me encantaría, pero no es el caso. Y de los artículos que citas, recuerdo el de LD de Jiménez Losantos. En el que, si recuerdo bien, hay un argumento que me parece impecable.

      El PP se escandaliza del peligro que supondría que Sánchez gobernara de la mano de Potemos. Es muy posible que ese peligro sea cierto. Pero entonces la gran pregunta sería qué está poniendo el PP encima de la mesa pare evitar el peligro que anuncia. No parece que la estrategia adecuada a esa circunstancia sea pensar sólo en dónde se va a sentar el culo de Rajoy. ¿Hay algún indicio de que estén pensando en otra cosa?

      Yo confieso que tampoco veo esos indicios. Y lo malo es que se me ocurren muchas cosas que podrían estar intentando, y no parece que lo hagan. Si el peligro que anuncian es falso, están mintiendo y alarmando. Y si no es falso, no están haciendo lo que deberían. ¿Cuál es la salida que le ves a la parajoda?

      • Eclectikus 13:05 el 01/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

        El asunto Plaza no es que eventualmente los argumentos de FJL (o PJ, que son los mismos y por las mismas causas) sean correctos (lo son, a veces) o legítimos (lo son, siempre). Mi crítica fundamental es que toda su línea editorial, con la que está cayendo, vaya dirigida única y exclusivamente a darle estacazos a Rajoy (desde hace años). ¿No hay cosas más criticables que la legislatura de Rajoy por muy criticable que sea esta?

        El PP no tiene nada que poner sobre la mesa más allá de su victoria en las elecciones, es el partido más votado con dos millones de votos sobre el segundo, tanto Aznar como Felipe Gonzalez gobernaron con victorias más exiguas y nunca a la oposición se le ocurrió pisotear las urnas como el PSOE (y FJL, PJ y otros) quieren hacer ahora. En todo caso, y como propina. Rajoy ha propuesto un gobierno de concentración razonable y negociable, no creo que ni siquiera la permanencia de Rajoy sea una “línea roja” porque el PP tiene un banquillo a años luz de los banquillos conocidos del PSOE, y no digamos de los de la nueva política (Podemos y C’s). Dicho esto sabiendo que el PP será, seguramente, el primer beneficiado en una reedición de las elecciones generales, sea inmediata, o a finales de año fruto del previsible desastre provocado por un gobierno “de progreso” para “todos y todas“. 😉

        En resumen, que centrar el debate en Rajoy, es injustificable cuando el problema político más grave que tenemos en España (inédito en occidente), es que se produzcan imágenes como ésta que acabo de capturar de la tele, en la que un rebaño de catetos totalitarios semianalfabetos, quiere llevarnos de los cuernos desde su minoría mongólica a un régimen surrealista que podría mandarnos al infierno (con o sin Rajoy). Y esa es mi crítica.

        null

    • plazaeme 20:20 el 01/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Estoy de acuerdo en no centrar el debate en Rajoy. Pero me has obligado a pensar en qué hay que centrarlo. Mejor dicho, que cómo pensaría Maquiavelo (el mejor) que hay que enfocarlo. Y aunque el resultado es que hay que enfocarlo en las manías, también se desprende que Rajoy merece no poca atención — aunque no sea exclusiva. Eso sí, es necesaria una atención -digamos- contundente.

      Lo cuento aquí:

      Guía para digerir la suma de manías (Nota de Maquiavelo al rey)

      • Eclectikus 21:16 el 01/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

        Te he leído en cuanto lo publicaste, te iba a contestar sucintamente, pero me he liado con otro tema y hasta ahora 🙂

        Yo creo que el esquema es bueno, y si hay que sacrificar la cabeza de Rajoy pues se sacrifica y laicas pascuas (es mejor que cualquier otra solución que reparta carteras a Podemos). Salvo que entre los siete millones de votantes al PP en estas elecciones hay gente como yo (que creo representar a una muestra no despreciable de la población), a los que nos jodería que Rajoy dimitiera por las presiones de los de siempre (aunque estén en sintonía con las de otros más ideológicamente difusas). Reconozco que no es una jodienda ni similar a la que me produjo el que el 11-14M le robaran las elecciones (no le pensaba votar en todo caso), pero en esencia me parece similar, una timba para mearse en las urnas. Rajoy ha ganado las elecciones a pesar de lo llovido, y con gente que pedía su dimisión antes de hacer la mudanza a la Moncloa. Si Rajoy lo hubiera hecho la mitad de mal de lo que sus críticos non-stop (“el progreso”+”la nueva política”+FJL-PJ) proclaman por tierra, mar y aire, Rajoy estaría por debajo del PSOE o al menos bastante igualado (lo cuál haría legítimo un gobierno PSOE-C’s, por ejemplo). No soy tan bobo de decir “el pueblo quiere Rajoy“, pero lo cierto es que las urnas le dan al PP (y a su candidato) la legitimidad de (intentar) formar gobierno, y la oferta que Rajoy puso sobre la mesa, fue lo suficientemente “amplia” como para que esto pudiera estar desbloqueado hace semanas. En el contexto de tu entrada, las manías del PP (y también las de C’s, por cierto) son perfectamente legítimas (e incluso deseables), y las de los demás son excusas, trampas y juegos de salón en los que yo no entro.

        Además, no pasa nada porque se repitan elecciones, unos meses de gobierno en funciones es mucho mejor que un Gobierno de “todos y todas” que come fachas y solo piensa en la “ciudadanía”. 😉 [Una buena parte del desparrame que hay, es porque a algunos otras elecciones les puede suponer la pérdida de sillones, sueldos, influencias, y quizá opciones para 2020. Creo que se equivocan, un gobierno del PP (que ganó claramente el 20D), con una oposición fundamentada en el PSOE y C’s (haciendo el máximo vacío a los mostrencos), sería lo mejor para todos, incluidos el PSOE y C’s que podrían formar parte esencial de las reformas que nos vienen, situándose en buena posición para presentarse a las subsiguientes elecciones con garantías (y con la cabeza bien alta).]

    • plazaeme 22:48 el 01/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Bueno, mi nota de Maquiavelo al Rey era broma, claro. Inducida por tu desesperación. ¡Pero qué envidia, cuando con un poco de veneno se pueden curar tantas manías!

      En fin, veremos.

      • Eclectikus 23:00 el 01/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

        Ya, una broma maquiavélica para ser exactos 😀 [Mi opinión es que se van a repetir las elecciones, ese será el momento de cambiar de candidatos, o envenenarlos si se tercia, ahora a comer palomitas, o bígaros mejor, y a disfrutar del circo…]

    • Titus Amatius Paulus 08:08 el 02/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

      Saludos Plazaeme y Eclectikus

      Si algo me “gustaba” de Rajoy es que no me gusta y tiene nulo carisma por lo tanto se le puede despachar rápidamente. Jiménez Los Santos o Pedro Jota tienen manía a Rajoy desde hace años y al PP porque no es la derecha que ellos y muchos tienen en mente, de todo menos timorata. Atizan más a Rajoy que “vienen los rojos”. Yo creo a 2/3 que va a ver investidura de Pedro Sánchez, investidura pero no gobierno no hay mayoría ni para aprobar una mísera ley, y a 1/3 creo que va a haber nuevas elecciones sin investidura

      • Eclectikus 09:42 el 02/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

        Me da que ambos esperaban un trato preferente de un gobierno popular, y no solo no se ha dado, sino que se les ha ignorado casi con recochineo (el gobierno colaboró en el rescate de Prisa e incluso de Roures, y PedroJ fue defenestrado a las primeras de cambio). Esto, y sus inmensos egos, su concepción del periodismo como poder metapolítico capaz de poner y quitar presidentes y/o tumbar partidos, el desdén con que Rajoy ha ignorado sus “consejos” ejecutivos… En fin, todos estos “detalles” son responsables de que todo un sector de la derecha (los seguidores de PJ/FJL) haya comprado acríticamente los memes sobre Rajoy que la izquierda ha ido poniendo en circulación. Para mi Rajoy ha ganado muchos puntos precisamente por no ceder a esas presiones, y los perdería inmediatamente si se deja pisotear por estos (o por otros) periodistas.

    • Titus Amatius Paulus 11:54 el 02/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

      El ego está por todas partes sobre todo el periodismo. La cuestión es qué hacer con esos egos: algunos lo muestran y son conflictivos o combativos como Arcadi Espada o Pérez Reverte; otros son más comedidos como Enric González, Herrera, Alsina o Ramón de España que son geniales para reírse de la realidad o hacer entrevistas porque sacan los colores a cualquiera; después están los que su deber es crear opinión todo el rato, sólo hablan de su vida quenointeresanadie (el metaperiodista el periodista como noticia como Carmen Rigalt o el Sostres los cuales no aguanto) o se creen un metapoder capaz de torcer la política o las leyes de la física para que el Sol salga y se ponga por sus glúteos que son los que hay que evitar.

      Para mi Prisa y el Mediaset han sido un escándalo permanente desde su fundación por las toneladas de dinero público que han recibido de todos los gobiernos, incluidos el de Rajoy y los de Aznar, favor que no les van a devolver de ninguna forma pero sí pagaron y con creces a Felipe y ZP. Polanco se creía el mejor empresario audiovisual de España, igual que se cree ahora el Roures cuando lo que han chupado bien de la teta para construir imperios de castillo de naipes. La diferencia es que Pedro Jota y el Jimenez Los Santos han estado criticando al gobierno de Rajoy desde 2011 porque se esperaban recibir mucho dinero, cuando en la caja no había nada para repartir, aprovecharon la conducta timorata de Rajoy para encender a los más de derechas. En cambio el grupo Polanco estuvo lamiendo los pies a ZP desde el 11-M hasta casi al final aunque no recibían ni un duro porque fueron remplazados por el Roures gracias al marido de la Chacón, estos han encumbrado a los más progres.

      • Eclectikus 12:17 el 02/02/2016 Enlace permanente | Respuesta

        Si, de acuerdo con el análisis, yo particularmente los mando al cuarto oscuro en cuanto detecto que todo su “arte” se dedica a un monotema, y se perciben más sus demonios que sus musas. Me aburren, y todos están a un clic del cuarto oscuro 👿

        • Titus Amatius Paulus 18:49 el 03/02/2016 Enlace permanente

          Ya puestos de repaso a Carrillo en la línea de la clave, el que le propinó Gustavo Bueno en 2003 con el Dragó.

        • Eclectikus 22:49 el 03/02/2016 Enlace permanente

          Muchas gracias! Mañana me lo veo, adoro a Gustavo Bueno (aunque tengo una entrada criticándole por reírse de la Física, que ya va por las 3000 palabras y seguramente se vaya al doble, y que publicaré una semana de estas que tenga tiempo de terminarla).

c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

A %d blogueros les gusta esto: