Tagged: Artículos para DEE Toggle Comment Threads | Keyboard Shortcuts

  • Eclectikus 23:18 on 09/02/2016 Permalink | Reply
    Tags: Artículos para DEE, , ,   

    Ondas gravitacionales a la vista, este jueves. 

    Afortunadamente no todo es política de mercadillo estos días. Parece ser que este jueves que entra va a anunciarse la detección directa de ondas gravitacionales, una predicción que emerge de las ecuaciones de campo de Einstein y que representa el análogo en Relatividad General a la radiación electromagnética en Electrodinámica. El rumor lleva muchas semanas resonando, y una de las fuentes originales de ese rumor ha sido Lubos Motl en TRF, que ha citado a su vez fuentes directas e indirectas de información. Dado que considero que es el mejor blog de Física Teórica y Fundamental, y aunque no llego ya a las sutilezas matemáticas de la Relatividad General, me fío de Lubos y mi voto fue a que se confirmará el rumor.

    Gravitational waves

    The wave nature of simple gravitational waves” (Einstein online)

    El concepto es sencillo en su esencia, de la misma manera que cargas aceleradas crean una radiación electromagnética que se propaga por el espacio a la velocidad de la luz, provocando una variación/oscilación de los campos eléctrico y magnético en cada punto, Einstein calculó el efecto correspondiente provocado por una variación en el campo gravitatorio, y en sendos cálculos en 1916 y 1918, llegó a la conclusión de que las ondas gravitacionales debían existir, aunque debido a su minúscula amplitud jamás serían detectadas.

    [Nótese que la Relatividad General ni siquiera estaba validada empíricamente (lo cual hizo Eddington en 1919 midiendo durante un Eclipse solar en África la desviación debida a nuestro sol de la luz de diversos astros  -paper original: PDF), y sin embargo Einstein estaba seguro de que su teoría de la gravitación era correcta, no por arrogancia, sino porque aparte de la profunda consistencia física y matemática de la teoría, el mismo había reproducido, a partir de sus ecuaciones el avance del perihelio de Mercurio, un misterio –no encajaba con la Gravitación de Newton- que venía fastidiando desde mediados del siglo XIX. Anecdóticamente, años más tarde, en 1936, Einstein mismo renegaba de la existencia de estas ondas, y remitió un estudio al Physical Review bajo el título “Do Gravitational Waves Exist?” que fue rechazado, aunque luego, con un título más suave, “On gravitational waves“, se publicó en The Journal of The Franklin Institute. (ver “Einstein and the Gravitational Waves” by Wolfgang Steinicke]

    Por tanto quedamos que aceptada la Relatividad General es razonable asumir que toda masa que se acelere producirá ondas gravitacionales, y que la única esperanza de detectarlas directamente es encontrar una fuente lo suficientemente intensa, de tal manera que las perturbaciones en el espacio-tiempo local (aquí-hoy en la Tierra), sean lo suficientemente significativas como para ser medidas.

    Un punto de inflexión en esta historia se produjo cuando los norteamericanos Russell A. Hulse y Joseph H. Taylor descubrieron el púlsar PSR B1913+16, dos estrellas de neutrones que giran una alrededor de la otra (o ambas respecto al centro de masas), que emitían ondas de radio en forma de pulsos que son función de su periodo orbital. Hulse y Taylor notaron que los pulsos presentaban irregularidades, que resumiendo, se relacionaban con un acortamiento de la órbita que encaja como un guante con las predicciones que hace la Relatividad General para tal sistema, al tener en cuenta la pérdida energética inmanente a la emisión de ondas gravitacionales. No es una medición directa (no mides la distorsión del espacio-tiempo) pero fue suficiente para que Hulse y Taylor se llevaran el Nobel de Física en 1993, y para que la Relatividad General nos mostrara, una vez más, su robustez.

    Hace un par de años hubo también una gran expectación cuando el equipo BICEP2 anunció la detección de ondas gravitacionales primordiales (aquellas en las que la fuente es el propio Big Bang), hablé de ello aquí mismo. Desgraciadamente el descubrimiento fue descartado hace un año por otros análisis. No está de más recordar en este punto que lo que se está describiendo en esta entrada es puramente clásico, la Teoría de la Relatividad (ambas si las consideras independientes) es la última teoría puramente clásica (i.e. determinista) y no incluye (ni considera) la realidad cuántica que describe al mundo subatómico. Nótese por ejemplo que el electromagnetismo es una interacción que está cuantizada mediante la Electrodinámica Cuántica, y hablamos e incluso manejamos con cierto desparpajo “los fotones“, sin embargo aquí no hablamos de “gravitones” que sería la partícula análoga en una teoría cuántica de la Gravedad. Pero en casos extremos en los que la gravedad no puede ser ignorada es necesario combinar las teorías que rigen la Gravedad (Relatividad General), y las otras tres fuerzas, electromagnetismo, nuclear fuerte y débil (Teoría Cuántica de Campos). Y eso no se sabe hacer hoy (aunque la Teoría de Cuerdas es firme candidata). Mientras que en la detección de ondas gravitatorias simplemente se está analizando un efecto puramente clásico (propagación de una onda, básicamente), en el caso del BICEP2 lo que se analiza son patrones en la radiación de fondo (la “información” más antigua del Universo), y se investiga si tal o cual modelo, en éste caso el modelo inflacionista del Big Bang, replica lo que vemos, lo cual será una pista espléndida de que vamos por buen camino. Por descontado que cuando hablas de los primeros instantes del Big Bang cuando se produjo la inflación (los primeros 10−36 segundos) no puedes evitar ni la cuántica ni la gravitación.

    Los resultados que se presentarán el jueves son una medida directa en el experimento LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory), y la fuente no es un púlsar sino un exótico proceso de fusión de dos agujeros negros, algo similar a esta animación:

    Sucintamente, el LIGO son dos brazos de 4 Km perpendiculares entre sí, mediante interferometría se intenta medir una distorsión en sus medidas debido a la ondulación del espacio-tiempo asociada con el paso de las ondas gravitacionales originadas en la mezcla de agujeros negros. La delicadeza es absoluta, es necesaria una resolución de 10−20 (diez mil veces más pequeño que un núcleo atómico), y presumiblemente, un siglo después de que fueran descubiertas por Einstein, el jueves nos confirmarán su detección. Estaremos pendientes.

    Black Hole Merger

    Merging Black Holes (Via NASA)

    EDITO

    Está entrada fue publicada al día siguiente en DEE, antes del anuncio, y actualizada el mismo día 11 justo después de la rueda de prensa, con el siguiente texto:

    Bueno, pues confirmada la detección de ondas gravitacionales y terminada la rueda de prensa.

    No han dicho nada que no supiéramos que iban a decir, pero el hecho de que se confirme no deja de ser espectacular, quizá más que el Higgs, aunque ambos son experimentos que confirman “detalles” de teorías extraordinariamente precisas que no estaban en cuestión (bien, todo está en cuestión, pero nuevas teorías nunca se construyen demoliendo las antiguas, lo mismo que Einstein no denostó a Newton, y su Gravitación Universal sigue funcionando a las mil maravillas en el 99% del universo); y ambos son Premio Nobel súbito de física.

    A vuela pluma, lo más importante:

    + Se ha medido una variación de una diezmilésima parte de un núcleo atómico en 4km, en dos detectores distintos en USA. Ahí es ná. Hay otro montón de datos espectaculares de las bestiales masas en juego, las velocidades de éstas, y de los astronómicos valores de energía de los que hablamos, nunca mejor dicho. Mejor echar un ojo a estos cálculos en The Reference Frame: LIGO wows: black holes heavy as 36+29 merge to 62 Suns + 3 Suns of gravitational waves.

    + Confirmación de que los agujeros negros existen, no estoy seguro hasta que nivel de confianza, pero muy muy alto.

    + Nueva vía de observación astronómica, al espectro electromagnético (rayos x, óptico y radio), añadimos ahora la “observación” gravitatoria, un instrumento que permitirá analizar los acontecimientos más violentos acaecidos en el universo. De alguna manera lo que han hecho estos tipos es comparable a la primera vez que Galileo miró por un telescopio a principios del siglo XVII.

    + Justo antes” de fusionarse las ondas gravitatorias caen en un rango de frecuencias en torno a los 300Hz (¡audible!), por lo cual podemos escuchar como sonaría una “colisión” de agujeros negros. Por supuesto esto ya se había calculado, y unos cachondos hicieron hace unos años una sinfonía con estas frecuencias (y modificando otras para que fueran aptas a nuestro oído). Y sale esto:

    17/02/2016

    Ayer Lubos Motl desarrollaba un tema que le comentaba en otra entrada, y que también señalo en mi artículo, sobre el paper en el que Einstein descartaba la existencia de ondas gravitacionales en 1936, y que el Physical Review, sin caer en sesgos de autoridad, rechazaba por erróneo: Corrected title: Einstein was wrong again, gravitational waves exist (por supuesto un honor ser citado en TRF) 🙂

     
    • Titus Amatius Paulus 19:21 on 10/02/2016 Permalink | Reply

      Hola Ecklecticus

      Siendo un profano de aspectos tan elevados de la física lanzo la siguiente pregunta: ¿Cómo se pueden fusionar dos singularidades espacio -- temporales que al fin y al cabo son los dos agujeros negros?

      • Eclectikus 19:54 on 10/02/2016 Permalink | Reply

        Hola Titus,

        Los agujeros negros son masas ingentes de materia confinadas en una esfera proporcionalmente minúscula (el destino de muchas estrellas de neutrones es precisamente ese). Te recuerdo que no se han observado nunca principalmente porque no se pueden “observar”. Sin embargo sus efectos gravitatorios son patentes, especialmente si tienes una teoría niquelada como la Relatividad General que predice su existencia tan extraordinariamente bien como su comportamiento. Por eso se da por sentado que existen, y de hecho se piensa que casi todas las galaxias (las galaxias activas), incluida la nuestra, tienen uno en el centro, respecto al cual gira toda la materia local. A partir de aquí, asumir que existen otras disposiciones, como los agujeros binarios, es inmediato.

        • Titus Amatius Paulus 10:36 on 11/02/2016 Permalink

          Ummm mi pregunta no iba por ese sitio sino por el fenómeno de las singularidades. Que conste que sigo declarándome un profano en esta física tan elevada aunque tangencialmente me interesa.

          Por algún sitio leí que se presupone que en el interior de los agujeros negros hay una singularidad espacio-temporal. ¿Ahora bien cómo se pueden unir dos singularidades? No sólo no lo comprendo de forma filosófica sino porque según se van acercando, según “cae” una singularidad en otra el tiempo se va alargando hasta el infinito y nunca se encontrarían.

          http://www.physicsoftheuniverse.com/topics_blackholes_singularities.html

          Creo que el probable anuncio de esta tarde va a ser importante, pero no tan importante como se publicita. Porque la relatividad general ya se ha comprobado entre otras cosas con las distorsiones del tránsito de Mercurio detrás del sol por el efecto de “lente gravitacional”.

          http://physics.stackexchange.com/questions/26408/what-did-general-relativity-clarify-about-mercury

          Mi mayor duda sobre el experimento de hoy es algo que en geofísica conocemos como el “problema inverso” en el que un mismo set de datos puede dar lugar a infinitos modelos de la realidad.

          http://petrus.upc.es/wwwdib/tesis/mgasulla/Cap5.pdf

          Vamos que mi analogía a lo mejor es bastante endeble porque se aplica a otro ámbito como el estudio de la gravimetría o magnetometría de la Tierra. Pero creo que el problema inverso te puede servir y mucho como fundamento científico en tu laica cruzada contra las hordas inquisitoriales del cambio climático 😉

        • Eclectikus 12:49 on 11/02/2016 Permalink

          Titus,

          Bien, la respuesta es idéntica en tanto que los agujeros negros son singularidades, soluciones a las ecuaciones de campo de Einstein que “colapsan” y sobre las que, por tanto, no sabemos “nada”. La respuesta a tu pregunta ¿Cómo se pueden fusionar dos singularidades espacio — temporales que al fin y al cabo son los dos agujeros negros? se mantiene por tanto: porque la peculiaridad de estas singularidades son su gigantesca masa que produce una distorsión en el espacio-tiempo que se puede analizar por el comportamiento (esencialmente las trayectorias) de los cuerpos de “la zona”. Si entiendes que dos estrellas de neutrones orbiten una respecto a la otra, debes entender que pueda pasar lo mismo con objetos todavía más masivos (y más pequeños), incluso aunque no entiendas que es una singularidad (nadie lo “entiende”).

          Efectivamente, no es importante como simple test de la Relatividad General, lo es por otras cosas. Intuitivamente lo puedes ver de esta manera: no es que se esté chequeando la Relatividad General en su régimen ordinario, es que estás analizando el funcionamiento de la Relatividad en los procesos más violentos del universo. De ahí la emoción de la comunidad científica con los resultados de esta tarde, si se confirman implicarán casi seguro el Premio Nobel de Física 2016 a los responsables del experimento, Kip Thorne (si, el de Interestellar) y Ronald Drever del Caltech, y a Rainer Weiss del MIT.

          Lo del tránsito de Mercurio lo cuento en la entrada, fue el propio Einstein el que comprobó que su nueva teoría desfacía el entuerto, y que por tanto la Gravitación de Newton estaba mal y quedaba falsada.

          No, a éste nivel (fronteras de la física) “trivialidades” como el problema inverso no juegan ningún papel relevante, la Relatividad está requetestada, y casos como el de Hulse y Taylor que comento en la entrada dan fe de ello.

      • Eclectikus 15:49 on 11/02/2016 Permalink | Reply

        Mira Titus, la explicación en vídeo:

    • Titus Amatius Paulus 13:42 on 11/02/2016 Permalink | Reply

      Gracias Ecklecticus por la respuesta 😉

  • Eclectikus 11:29 on 08/05/2014 Permalink | Reply
    Tags: Artículos para DEE, , ,   

    Una “teoría cuántica” del negacionismo. 

    Las ocurrencias de los alarmistas a la hora de intentar desprestigiar a sus críticos caen casi siempre en el absurdo más atroz. Al ser incapaces de zafarse de los clichés y del discurso falaz, hay ocasiones en las que al administrar las consignas oficiales, sin querer, quedan en absoluta evidencia. Y este es un caso especialmente ilustrativo de este efecto.

    Como todo el tinglado de la climastrología está montado sobre su cientificismo (“es ciencia asentada…”, “la ciencia dice…”, “la mayoría de los científicos cree…”), no es extraño que se apele a otras teorías científicas para ilustrar los (averiados) mensajes que nos quieren endilgar. Y esta vez le ha tocado a la Mecánica Cuántica y a las posiciones escépticas: The Quantum Theory of Climate Denial (BlHuffington PostunSkeptical Science), una “teoría” que “explica” el comportamiento de los escépticos, o como a ellos les gusta llamarlos, “negacionistas”. Ni que decir tiene que los argumentos presentados no tienen nada que ver con la Ciencia, ni tampoco con las críticas al alarmismo, y que al final no es más que una (otra) majadería.

    Boris Karloff Mad Scientist

    El autor del versículo es John Cook, un dibujante de historietas y evangelista confeso, famoso por ser el creador de Skeptical Science, un sitio dónde se cocinan respuestas a los argumentos escépticos en base a (y sólo a) los papers más alarmistas que se excretan (con dinero público por supuesto) a lo largo y ancho del “consenso” oficial.

    Utiliza en este caso para denigrar las posturas escépticas un efecto cuántico conocido como el colapso de la función de onda, una característica fundamental de la mecánica cuántica (i.e. de la naturaleza) que implica que no es posible conocer el estado preciso de un sistema cuántico hasta que no se hace una medida, hasta entonces solo podemos acceder a una distribución de probabilidad del valor de determinados parámetros físicos de ese sistema. En este sentido es famosa la paradoja del gato de Schrödinger, un experimento imaginario que intenta poner de relieve los inconvenientes (macroscópicos) que supone esta lectura probabilística del mundo subatómico, que implicaría consecuencias extravagantes como la mezcla de estados (|gato vivo> y |gato muerto>) antes de abrir la caja (efectuar la medida), que solo se materializa en un estado determinado (|gato vivo> o |gato muerto>) en el momento de abrir la caja (efectuar la medida). Entiendo que resumir las implicaciones de la Mecánica Cuántica en unas pocas líneas es descabellado, si alguien quiere profundizar algo más, y si me permitís la auto cita, podéis leer este artículo en estas mismas páginas, que resume algo más a fondo el asunto: Un repaso a la Mecánica Cuántica para entender el Premio Nobel de Física 2012.

    Para Cook esta característica de la naturaleza “no tiene sentido” (a pesar que tiene detrás casi un siglo de validaciones empíricas), y entonces asocia el comportamiento de los escépticos (así en bloque homogéneo, tanto a ellos como a sus argumentos) con una especie de estados cuánticos que “colapsan” en un estado determinado cuando son expuestos a un “estímulo” en forma de “evidencia científica”. Dice el artista:

    Aplíquese un estímulo (por ejemplo, se les muestra alguna evidencia científica) y se colapsan en uno de los tres estados de la negación. Esto permite a un negacionista existir en un estado de negación, después evolucionar a un estado contradictorio, y finalmente saltar al primer estado de la negación de nuevo.

    quantum2

    La estupidez es tan inmensa que casi duele profundizar en ella. El principal error lógico en su argumentación es un monumental hombre de paja que consiste en asumir que las críticas principales de los escépticos son exclusiva (e intercambiablemente) tres: que el Calentamiento Global no está ocurriendo, que está ocurriendo pero no somos nosotros, y que está ocurriendo y somos nosotros pero no es perjudicial. Por supuesto no es así y hay distintas pegas para distintas afirmaciones alarmistas dependiendo del contexto. Lubos Motl lo explicó muy bien en su blog y me he tomado la licencia de traducir su comentario al respecto:

    No hay, por supuesto, ninguna inconsistencia. Yo hago mías las tres reclamaciones en algún momento: “que no está sucediendo en absoluto”, “que está ocurriendo, pero no principalmente por nuestra culpa”, y que “está pasando y somos nosotros, pero no es malo”. Y es correcto, porque la palabra “it” tiene distintos significados en diferentes sentencias. Por ejemplo, “el calentamiento global como una tendencia desde mediados de la década de 1990” no está ocurriendo para nada, “el calentamiento global es una tendencia desde el año 1800” está ocurriendo, pero no somos la causa de ello, “el aumento de CO2 en la atmósfera” está ocurriendo y somos nosotros, pero es beneficioso. Y hay muchos otros significados de “it” que podrían añadirse.

    Hay millones de diferentes “it” parecidos -todos ellos tienen diferentes explicaciones y distintos grados de veracidad. Este punto específico es algo totalmente incomprensible para los mini-cerebros alarmistas como `Kook John´ – porque todo su cerebro está completamente consumido por un solo “it“. Ellos creen en un majestuoso “IT” y este “IT” es el responsable de todo en el mundo y todos tenemos que adorar este “IT“. Este “IT” de ellos es exactamente igual a Dios – está igualmente mal definido, es igualmente omnipresente, omnisciente y omnipotente – en fin, es Dios en esteroides. 😉

    En el mundo real, este omnipotente “IT” no existe. En cambio, hay millones de “its” – millones de posibles interpretaciones de los términos “calentamiento global” o “cambio climático” – y ninguno de ellos es realmente importante en ningún sentido.

    Poco más se puede decir, si acaso resaltar lo clarificador que es ver como los alarmistas profesionales están tan imbuidos en su propia fe, que son incapaces de afrontar las críticas, que se basan casi exclusivamente en el uso y abuso de la propaganda (oficial: globalchange.gov, mediática: yearsoflivingdangerously.com, e incluso grotescamente sectorial: Why Should Evangelical Christians Care About Climate Change?), y en la vergonzante utilización de la argumentación falaz (diversas modalidades de las falacias de autoridad que apelan al consenso de los científicos, hombres de paja que tergiversan los argumentos escépticos y ad-hominem que desacreditan a los críticos con el alarmismo climático). Una basura intelectual y científica que dejará profundas heridas en la historia de la Ciencia occidental, pero que terminará cayendo por su propio peso, o más concretamente, por su ausencia de peso.

     
  • Eclectikus 11:37 on 22/04/2014 Permalink | Reply
    Tags: Artículos para DEE, , , , , ,   

    Contra el calentamiento global… Triciclos. 

    Antonio Ruiz de Elvira, nuestro catedrático favorito, nos intentaba convencer el domingo, sin éxito, de que “la solución” al “calentamiento global” (se debe referir al leve calentamiento -menos de 1ºC- producido durante el siglo XX: Met Office, NASA GISS, NOAA) es la energía solar, con la ayuda, eso si, de una legión de triciclos eléctricos (sic). Y como el propósito de su columna semanal, “El Porqué de las Cosas“, es intentar (sin éxito) divulgar la Ciencia, utiliza un tono sencillo y didáctico, sin percatarse de que es simultáneamente empalagoso y plagado de prejuicios. Veamos algunos puntos importantes, no todos.

    Según el autor el artículo viene a cuenta de la “reciente” publicación del informe del grupo de trabajo III del IPCC, el que se encarga de las propuestas para la mitigación y adaptación al Cambio Climático. [Bien, en realidad no es así, el informe se publica hoy, y por tanto solo se podía acceder al resumen para responsables políticos, una especie de libreto de eslóganes, con apenas una mano de barniz técnico para que unos puedan justificar sus sueldos, y otras puedan apelar a la autoridad con cierta verosimilitud. Asumo que ese es el informe que ha leído, y a juzgar por el artículo, entiendo que lo ha hecho de una forma tan diagonal como yo. La página de acceso habilitada por el IPCC para descargarse los informes del grupo 3 es mitigation2014.org.]

    En él se propone ampliar la generación de energía mediante sistemas solares actuales. Tenemos que dejar, ya, de emitir CO2 a la atmósfera. Y esto es bueno para cada uno de nosotros.

    La primera frase es cierta, en la página 23 se hace referencia a que “las energías renovables han demostrado sustanciales mejoras de rendimiento y reducción de costes, y un número cada vez mayor de tecnologías de energía renovable han alcanzado un nivel de madurez para permitir el despliegue a escala significativa“, pero Elvira se olvida de que sin cambiar de párrafo se puede leer que “[…] Sin embargo, muchas tecnologías renovables aún necesitan apoyo directo y/o indirecto, si sus cuotas de mercado fueran a ser aumentadas…“.

    La segunda frase es histérica, dejar de emitir YA es una idea de casquero, ¿o tal como está el patio, deberíamos decir de catedrático? De hecho los escenarios que propone el propio informe son bastante más realistas, y ninguno prevé una eliminación de las emisiones, ni siquiera para 2100:

    Emisiones vs. escenarios

    Nota 1.- Se representan las emisiones en Gigatoneladas de equivalentes de CO2 por año, una medida que tiene en cuenta todos los gases invernadero, normalizados según su forzamiento radiativo, y referidos todos al sospechoso habitual (el CO2).

    Nota 2.- Del propio informe, en la página que introduce éste y otros gráficos (pag. 10/33) se avisa: [Los modelos] se han simplificado, son representaciones estilizadas de procesos del mundo real de alta complejidad, y los escenarios que producen se basan en proyecciones inciertas sobre eventos clave a la escala de siglos. Simplificaciones y diferencias en las previsiones son la razón por la que las salidas generadas a partir de diferentes modelos o versiones de un mismo modelo pueden diferir, y por tanto sus predicciones pueden a su vez diferir considerablemente respecto a la realidad.

    La tercera frase es exagerada y valorativa, una vuelta inmediata (pongamos una década) al siglo XVIII solo beneficiaría a los ricos con oportunidades de consumir la energía que (y cuando) quisieran, y a los burócratas (públicos, privados y mixtos) que eventualmente vivieran del cuento chino.

    A continuación nos endiña varios párrafos llenos de circunloquios para concluir dos obviedades irrelevantes (por auto-evidentes): que toda la energía es en última instancia de origen solar (supongo que igual de campanudos, podríamos decir que toda la energía viene del Big Bang), y que los seres vivos, incluidos los humanos, solo somos capaces de aprovechar una mínima parte de esa energía. Poco se puede añadir.

    Hemos montado una cultura que se ha extendido a todos los rincones del planeta basada en disponer (quienes disponen) de energía mediante la quema de los combustibles fósiles. Esta quema tiene varios inconvenientes: Es finita en el tiempo, es contaminante con productos que se depositan en los pulmones, emite CO2 mediante la regla de 3 kilos de CO2 por kilo de gasolina o gasóleo quemado.

    Es cierto, la utilización de combustibles fósiles se ha extendido por todo el planeta, pero es injusto no mencionar que esta “cultura” ha traído las mayores cotas de civilización (riqueza y bienestar) de la Historia de la humanidad, con una esperanza de vida que aumenta del orden de dos años por década, y con unas perspectivas de crecimiento que por fin incluyen a los países del tercer mundo, que de hecho han empezado a llamarse/considerarse países emergentes.

    Efectivamente tiene inconvenientes, concretamente dos: se gastarán (son finitos) y contaminan. En cuanto al primero, es razonable pensar que tenemos cierto margen para no caer en el histerismo. al menos hasta dentro de 50 años tanto por reservas de petróleo, como de gas natural, eso sin contar los previsibles nuevos yacimientos que puedan aparecer o la, también previsible, evolución de las propias técnicas de explotación, como es el caso de la fractura hidráulica.

    En cuanto al segundo inconveniente, no parece muy honesto hablar de contaminación, y no reconocer que por primera vez en la Historia, el ser humano es consciente de su papel en el entorno, y que cuenta, también por primera vez en la Historia, con las herramientas tecnológicas necesarias para minimizar ese impacto, tanto sobre el mismo como sobre su entorno. Incluso se puede permitir el lujo (equivocadamente a mi juicio) de tirar el dinero tratando una hipótesis demencial no verificada (el CO2 antrópico llevará a un apocalipsis climático), como si fuera cierta y determinante.

    Nota 3: lo de los “3 kilos de CO2 por kilo de gasolina o gasóleo quemado” se debe a la recombinación del Carbono con Oxígeno durante la combustión, aunque ha exagerado (redondeado) a 3 desde 2.4 y 2.6 respectivamente, es decir un factor 1.2 (o un 20%)… tampoco nos vamos a poner quisquillosos por eso. El problema es que semejante aumento de CO2 en la atmósfera, un gas secundario en cuanto a su papel en el efecto invernadero, solo asusta si te crees las versiones más apocalípticas del consenso… y no es el caso.

    La energía eléctrica consumida en España el año 2013 ha salido, en su mitad, del viento. Si lo hacemos bien podemos conseguir que toda la energía eléctrica  que utilicemos en España salga del viento y del resto de los sistemas solares.

    No se de dónde saca ese dato, pero si te vas al informe correspondiente a 2013 de REE (PDF) lo que te encuentras es lo siguiente:

    Potencia instalada y cobertura de demanda 2013

    Es decir, la energía eólica ha cubierto un 21.1% de la demanda (teniendo instalada el 22.2% de la potencia total), frente a por ejemplo la nuclear, que ha cubierto la misma demanda a pesar de tener instalada solo 1/3 de potencia que la eólica. En otras palabras ha metido un factor 2.4 de exageración, y ha ocultado su rendimiento relativo respecto a la potencia instalada.

    Habría que advertir en cualquier caso, que estos datos en realidad se refieren exclusivamente al consumo eléctrico, y un país tiene otras demandas energéticas, como es el transporte de personas y mercancías. Pero como de momento estamos muy lejos de desarrollar trenes, barcos o aviones eólicos, el factor de exageración que nos ha colado el académico, es poco susceptible de ser modificado.

    Se suele decir que uno de los problemas de la energía solar es que no se puede almacenar. Esto es radicalmente falso. En la ciudad de Phoenix, en Arizona, ya, hoy, medio millón de personas se calientan e iluminan por la noche, cuando no hay sol, con la energía capturada del sol durante el día.

    No es que “se suela decir”, es que junto con su intermitencia, la dificultad de almacenamiento son los dos grandes escollos que tienen estas energías para competir con los combustibles fósiles, nucleares e hidroeléctricas. En el mundo real me refiero, en las fantasías futuristas todo está permitido, por supuesto.

    En cuanto a que un tercio de la población de Phoenix (en el desierto de Sonora, Arizona) sean capaces de subsistir energéticamente de la energía solar, no parece extravagante, y menos aún cuando tras una breve búsqueda descubres que se debe referir a Solar Phoenix 2, the nation’s largest city-sponsored residential solar program. Lo interesante sería que nos explicara como exportar este modelo de negocio público/privado a países como Etiopía, Irlanda o Rusia, por citar tres ejemplos heterogéneos (bajo PIB, poco sol, excedencia de recursos energéticos). Pero no lo explica, y si sigues al autor con cierta regularidad descubrirás que tampoco lo piensa.

    A continuación hace un breve y sesgado alegato sobre la energía solar, pasando de puntillas sobre las catastróficas consecuencias que ha tenido en España, y criticando eso si, los parches acometidos por el gobierno del PP. Dado que este es un tema que se ha tratado en profundidad en este mismo blog, no voy a profundizar en el asunto, tan solo voy a poner una gráfica que puede suponer una ducha de fría realidad, si no fueran refractarios a los datos, para los que piensan que las energías renovables suponen hoy una fracción considerable de la energía consumida a escala global.

    World energy usage width chart

    (Se trata del consumo energético global por fuente según datos de 2006, los datos actualizados se pueden consultar mediante la herramienta gráfica de BP, pero poco cambian el panorama)

    Los siguientes párrafos son delirantes: microalgas, triciclos eléctricos (dice triciclos “pues pueden llevar carga y no vuelcan, pesando aproximadamente lo mismo que las bicicletas de mas difícil manejo“. Astuto como un zorro… ¿Cómo no se nos había ocurrido antes?), filigranas financieras, prohibición de los aviones, uso de trenes solares (¡¿?!) para largas distancias utilizando para las cortas (en ciudades) una versión supermirafiori de los triciclos eléctricos, “que pueden incluso ser cubiertos si en la ciudad llueve mucho“, “contenedores ciegos, de altas velocidades, que circulen por tuberías enterradas o superficiales entre ciudades distantes“… en fin, todo un despliegue de Ciencia Ficción, que recordemos consta de un 100% de imaginación y un 0% de Ciencia.

    Triciclo eléctrico

    Por si no ha quedado claro nos hace un resumen:

    Según todos los estudios, necesitamos eliminar la combustión de carbono (carbón, gas natural y petróleo) como herramienta energética. Y hacerlo es posible, económicamente (hay bancos que ya lo están haciendo y ganan dinero al hacerlo)  y técnicamente, y la tecnología para ello no es del futuro: Está toda en los anaqueles de los comercios de hoy. Y las ventajas para los ciudadanos, inmensas: Aumento en la salud al eliminar la contaminación, reducción de sus facturas energéticas, amento de la calidad de vida al eliminar, por ejemplo, los viajes de 600 kilómetros al volante del coche, y los atascos diarios en las ciudades.

    No todos los estudios, solo los abducidos por la pseudociencia alarmista bien regados por fondos públicos y privados. Afortunadamente hay otras formas de ver las cosas: Climate Change Reconsidered II: Physical Science, y Climate Change Reconsidered II: Biological Impacts. Antón Uriarte ha traducido un resumen de las conclusiones.

    Evidentemente la forma de vida será otra. Pero, ¿es la actual tan maravillosa como para no tratar de evolucionar a otra mejor?  ¿O debemos seguir siempre en lo mismo sin cambiar nunca? Según esta filosofía tremendamente conservadora, lavaríamos en el río, tendríamos el excusado al fondo del patio, nos ducharíamos una vez al mes, y el viaje mas largo que nos plantearíamos en toda nuestra vida no sería de más de 20 kilómetros. Esta era la vida española en 1900, para el 99% de su población.

    El problema es que una sociedad en la que se eliminaran los combustibles fósiles se vería abocada precisamente a unos estándares de vida más cercanos a 1900 que a 2000, y en unas pocas décadas nos encontraríamos más identificados con el siglo XIX (o peor) que con el XXI.

    Los españoles de entonces aceptaron las nuevas tecnologías: Montaron trenes, se subieron a los aviones, pusieron electricidad en sus casas, y todo lo demás que tenemos.  Aquello era caro. Los sesudos analistas decían: ”No se puede hacer: Cuesta mucho. La luz eléctrica no es competitiva con los candiles de aceite”.

    Bueno, más allá de que la revolución industrial y tecnológica es muy anterior a la aviación comercial, el asunto es exactamente al revés, lo que pretende Elvira es prohibir los aviones (o cambiarlos por triciclos) y que se utilicen energías caras (por ineficientes) porque tienen un “coste para el planeta”, y lo que se propone son sacrificios (de impuestos) a la Pachamama, es decir un retroceso no de un siglo sino de milenios.

    Hoy hay sesudos analistas, gente que sabe una barbaridad que nos dice que hoy no podemos substituir el petróleo por energía solar actual, no fósil. ”No se puede hacer. La energía solar no es competitiva con la del petróleo”.  La historia se repite.

    No es consciente de que el verdadero retroceso lo representa él mismo, y que el sarcasmo de “sesudo analista” es un boomerang a juzgar por sus reiterados análisis fallidos.

    Y como se repite, si entonces fuimos capaces de cambiar a un mundo mucho mejor, hoy podemos hacer exactamente lo mismo. A pesar de los sesudos analistas. Y de las prohibiciones a la energía del futuro que es de ahora.

    Exactamente, podemos hacer (y haremos) exactamente lo mismo, y el principal escollo con el que nos encontramos es el fanatismo ecologista, tan grave y decadente, que hoy está enraizado hasta en universidades y centros, otrora serios, de todo el mundo.

    Necesitamos frenar el cambio climático, podemos hacerlo y es bueno para cada uno de nosotros.

    Aún siendo este el caso, que no lo es, y asumiendo que sus recetas funcionaran en futuro cercano, seríamos capaces de eliminar alrededor del 25% de las emisiones de CO2 (del propio informe del IPCC Grupo 3 – pag 7):

    Emisiones por sectores

    así que, sin salir de su propia cosmovisión, seguiríamos destinados a un apocalipsis climático antes de que acabara el siglo, y por tanto, su plan de salvar el mundo sería tan fallido como cada una de las piezas que lo componen.

     
    • JL Sardiñas 12:37 on 23/04/2014 Permalink | Reply

      Entonces al final tendremos los tubos de transporte de Futurama??? Qué bien!!! Pensé que me moriría sin verlos hechos realidad como el coche volador y la tele holográfica 😛

      • Eclectikus 12:48 on 23/04/2014 Permalink | Reply

        Quién sabe… 🙂 Para ver ejemplos del absurdo que supone intentar hoy resolver los problemas del mañana con las limitaciones de hoy, el ejemplo estándar es el episodio de las mierdas de caballo de finales de siglo XIX, cuando los expertos pronosticaban unas ciudades anegadas por excrementos para 1950. Y para los delirios futuristas de los visionarios nada como darse una vuelta por Paleofuture.

    • JL Sardiñas 09:09 on 24/04/2014 Permalink | Reply

      Mmmmm…. mu interesante… aunque me llevará un tiempo 😛

      Hay algo parecido en engadget que llaman “modem world” contando cosas como lo que sale allí de los teléfonos con video…

  • Eclectikus 17:55 on 17/04/2014 Permalink | Reply
    Tags: Artículos para DEE, ,   

    Ondas gravitacionales primordiales y universo inflacionario. 

    Ayer se confirmaba un rumor que llevaba algunos días resonando por todos los blogs relacionados con la Física Teórica, la Cosmología y la Física de Partículas: había sido hallada por primera vez señal de ondas gravitacionales primordiales que confirmaban el modelo de inflación cósmica del Big Bang. Antes de repasar los crípticos conceptos engarzados en la sentencia anterior, dejadme que os diga que en el caso de que se validen estos datos (i.e. sean confirmados por equipos independientes) estaríamos ante un descubrimiento tan importante como el hallazgo del bosón de Higgs hace casi dos años, y tiene todas las características para convertirse en premio Nobel de Física súbito.

    El BICEP2 (en primer plano) y el South Pole Telescope. Crédito: Steffen Richter (Harvard University)

    El BICEP2 (en primer plano) y el South Pole Telescope. Crédito: Steffen Richter (Harvard University)

    Veamos entonces, en modo sintético (y por tanto incompleto), algunos de los conceptos más importantes para valorar esta noticia en el contexto de la Física moderna. Si tras leer la entrada vuelves a leer la sentencia inicial y tienes la sensación de que la entiendes mejor, daré mi trabajo por válido, de lo contrario la culpa no será tuya sino mía (así funciona la divulgación).

    Ondas gravitacionales (wiki): son una consecuencia inmediata de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, y se pueden describir como una perturbación gravitacional que se propaga por el universo a la velocidad de la luz. Una imagen visual que se utiliza a menudo es considerarlas como una especie de ondulación que se propaga por el espacio-tiempo y que afecta a todos los objetos de una manera adicional e independiente de su equilibrio inicial (libres de fuerzas externas). Son muy difíciles de detectar debido a que surgen de fenómenos muy energéticos (campos gravitatorios extremos) que impliquen una aceleración en objetos no simétricos, los cuales se producen en zonas muy alejadas del universo (o de hace muchísimo tiempo, que viene a ser lo mismo), siendo su intensidad -inversamente proporcional a la distancia- minúscula en la Tierra.

    Evidencias indirectas de la generación de ondas gravitacionales se han producido en varias ocasiones en los últimos 40 años, siendo la más conocida la debida al análisis del sistema binario Hulse–Taylor (PSR B1913+16), que les valió el Nobel de Física de 1993 a ambos astrofísicos (estudiante de doctorado y tutor en el momento del descubrimiento en 1974). Más recientemente otro sistema binario (PSR J0348+0432) cuya degeneración gravitatoria (variaciones en la rotación del sistema estrella de neutrones – enana blanca) está unívocamente relacionada con la emisión de ondas gravitacionales, confirmaba una vez más la precisión de las predicciones de la Relatividad de Einstein.

    Inflación Cósmica (wiki): es un marco teórico que pretende dar solución al problema del horizonte, es decir a la contradicción entre la uniformidad del universo observable (a gran escala) y la imposibilidad de que zonas alejadas entre sí pudieran haberse influido mutuamente (tener la misma temperatura, las mismas constantes físicas…). Si consideramos el principio de causalidad como inviolable, no parece lógico pensar que zonas muy distantes (que jamás han estado “en contacto”) hayan evolucionado exactamente de la misma manera a partir de la caliente sopa cuántica que debió existir en los primeros instantes del Big Bang, es decir durante el mismísimo “bang”, cuando todas las partículas e interacciones, incluida la gravedad, convivían a muy altas temperaturas (energías) hasta que en algún momento, alrededor de 380000 años después de la explosión, con un universo expandiéndose y enfriándose, se produjo el desacoplamiento (la capacidad de interacción) entre fotones y partículas masivas, permitiendo a la radiación electromagnética (fotones) propagarse durante miles de millones de años. A medida que el universo ha ido expandiéndose la longitud de onda ha ido aumentando hasta el punto de que en la actualidad caen en su práctica totalidad en el rango de las microondas, y es por lo que a esa radiación se la conoce como radiación de fondo de microondas.

    En otras palabras, en un universo primigenio de tan solo 300000 años, puntos separados por distancias superiores a los 300000 años-luz, jamás podrían haber estado en contacto y por tanto, según el principio de causalidad mencionado arriba, resultaría extravagante pensar que pudieran tener propiedades físicas similares (específicamente temperatura). Sin embargo el análisis de la radiación de fondo nos habla de un universo esencialmente homogéneo a gran escala, con una temperatura prácticamente constante de 2.726 K.

    El modelo propuesto para salvar esta contradicción fue ideado en un principio por Alan Guth en 1981 y perfeccionado por Andrei Linde al año siguiente, y son desde ya, salvo sorpresa, mis candidatos para el premio nobel de Física 2014. Su postulado fundamental se basa en una gigantesca expansión en los instantes iniciales del Big Bang (desde los 10−36 segundos hasta los 10−32, es decir un lapso en el orden de los 10−33 segundos, o una milésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de segundo) la denominada época inflacionaria, durante la cual el Universo se expandiría desde una superficie del tamaño de una pantalla de ordenador hasta practicamente las monstruosas dimensiones actuales (ver la entrada Inflation el blog de Matt Strassler).

    Esto llevaría a una aparente violación de la Teoría de la Relatividad (puntos alejándose a velocidades mayores que la velocidad de la luz), que en realidad no es tal (son puntos que se alejan entre sí, no que viajan a velocidades mayores que la luz), y que por contra explicaría porque puntos más allá del horizonte de sucesos, mantienen las mismas propiedades en todo el universo.

    En realidad existen anisotropías, dudo que nadie haya conseguido sustraerse de gráficos como este de la sonda WMAP:

    Anisotropías en la radiación de fondo de microondas

    Anisotropías en la radiación de fondo de microondas

    pero resultan que éstas encajan perfectamente en los cálculos del modelo inflacionario.

    Fluctuaciones primordiales (wiki): las condiciones físicas de estos primeros instantes eran las de un universo muy caliente, en el que se producían una serie de fluctuaciones cuánticas que permitían la creación (y aniquilación) de pares de partículas y anti-partículas, y que en última instancia son las responsables de las irregularidades (anisotropías) observadas en la estructura actual del universo (y su radiación de fondo de microondas).

    B- modes (wiki): La radiación de fondo de microondas presenta dos tipos de polarización, los E-Modes y los B-Modes relacionados físico-matemáticamente con el campo eléctrico (E) los primeros y con el campo magnético (B) los segundos. La polarización en modo B se puede producir por dos mecanismos, o bien por efectos de lente gravitatoria (como fue el caso de los detectados el año pasado con el South Pole Telescope), o provenientes precisamente de la época inflacionaria. La clave para distinguir entre uno u otro mecanismo está en el desarrollo multipolar y el análisis de los términos para las detecciones producidas, de tal manera que los valores en torno a l = 90 se corresponderían con los B-modes primigenios:

    Espectro de modos-B observado (puntos negros) y predicción teórica (lineas rojas intermitentes)

    Espectro de modos-B observado (puntos negros) y predicción teórica (lineas rojas intermitentes)

    lo que supone la smoking gun de la emisión de ondas gravitacionales durante la época inflacionaria, y por tanto la evidencia de la detección de ondas gravitacionales primordiales.

    Soy consciente de que este último punto necesita un desarrollo mayor, en el que no se pueden evitar las matemáticas, para aquellos lectores interesados en profundizar en los B-modes, les recomiendo se den una vuelta por esta entrada de Lubos Motl, y por algunos de los enlaces que cita, incluidos (o empezando por) las entradas del Blog de la Mula Francis.

    ¿Y por qué resulta todo esto tan importante?

    • Porque confirma una teoría de la que había múltiples evidencias pero no validación experimental.
    • Porque abre una ventana en el rango de energía de gran unificación, 1016 GeV (inalcanzable en el mayor acelerador de partículas actual, el LHC que está trabajando en el orden de los 10000 GeV, 12 órdenes de magnitud por debajo) solo dos órdenes de magnitud por debajo de la escala de Planck, a la cual la gravedad es comparable al resto de las fuerzas y un hito hacia el estudio experimental de la gravedad cuántica, más allá de especulaciones.
    • Porque las ondas gravitacionales primordiales son de origen intrínsecamente cuánticas, por lo cual suponen la primera evidencia experimental de la cuantificación del campo gravitatorio.
    • Porque significan una purga que descarta y promueve teorías, modelos y propuestas dentro y fuera de la propia cosmología inflacionista. Precisamente Lubos Motl ha publicado una entrada con los vencedores y vencidos de la eventual confirmación de estos datos: BICEP2: some winners and losers.
    • Porque aunque no confirma la Teoría de Cuerdas (ninguna de ellas), tampoco la descarta quedando intacta como único modelo serio de unificación de las fuerzas fundamentales que tiene buena pinta.

    Adicionalmente, aunque ya esto son cosas mías, es una prueba más de como funciona la Ciencia de verdad, en contraste con seudociencias como el Alarmismo climático. No hay color.

    Y por último, y también es cosa mía, no os perdáis el momento en que el profesor Chao-Lin Kuo sorprende al profesor Andrei Linde con la noticia de que su teoría se ha visto confirmada con una certeza de 5 sigmas (equivalente a una posibilidad de error en 2 millones), y que publiqué ayer en Science is Beauty en cuanto salió la noticia (y el vídeo). Por cierto el blog es finalista en los bloggies para mejor blog educativo en 2014 (premio que ya ganó en 2013), así que si alguien lo tiene a bien, no tiene más que votar por él aquí.

     
  • Eclectikus 13:04 on 17/10/2013 Permalink | Reply
    Tags: Artículos para DEE, , Educación,   

    Iversity, la alternativa europea a Coursera. 

    Hace justo un año hablaba en estas mismas páginas sobre el lanzamiento de Coursera, una universidad virtual con una apabullante oferta de cursos que cubría prácticamente todas las disciplinas a un nivel (aproximadamente) universitario. No podía hacerse esperar la respuesta europea a esta iniciativa y efectivamente este mismo mes se pone de largo iversity, la competencia de Coursera en el viejo continente (desde Alemania concretamente), en este pujante sector de los Cursos en Línea Masivos y Abiertos (MOOC, por las siglas en inglés de Massive Open Online Course).

    Iversity-Coursera

    Según nos cuentan en su página de FAQ, la aventura la empezaron Jonas Liepmann y Hannes Klöpper en 2011 gracias a una beca del Gobierno Federal alemán de Ciencia y Tecnología, que cristalizó cuando lograron 1 millón de euros de fondos mixtos de la UE (75%) y federales (25%), y que se asentó definitivamente con la entrada de diferentes socios capitalistas durante 2012, entre los que está ni más ni menos que Deutsche Telekom.

    En lo tocante al funcionamiento interno, parece que iversity se va a tomar en serio el asunto de la oficialidad de los cursos que imparte, y aunque de momento sólo en unos pocos oferta la validación de los créditos ECTS , la idea es que este sistema se extienda al mayor número de cursos posible en coordinación con las propias Universidades o Departamentos implicados.

    La principal pega quizá sea que una considerable parte de los cursos se imparte en alemán, algo que a buen seguro les restará popularidad respecto a otras plataformas. Sin embargo es de esperar que dado el carácter europeo de iversity, aparte de la extensión de la oferta en inglés, pronto empiecen a salir cursos en otros idiomas incluido el español.

    Por lo demás el aspecto exterior parece bastante bueno, así que yo particularmente no he tardado en apuntarme a un par de cursos, y engancharme al programa Ambassador, que de conseguirlo me comprometerá a hacer una entrada semanal sobre alguno de estos cursos (a cambio de unas pequeñas recompensas… qué a nadie le amarga un dulce). Así que si alguien lo tiene a bien y desea ayudarme en este objetivo, no tiene más que apuntarse a alguno de los cursos a través de estos enlaces (sólo pongo entre los que están en inglés los que creo pueden ser interesantes para el lector medio de este blog):

    Y también estos tres, que quizá no recomendaría en condiciones normales, pero que viniendo de la universidad Alemana (Helmut-Schmidt-Universität – Universität der Bundeswehr Hamburg), y dado el merecido prestigio de Alemania en la industria automovilística, hasta yo mismo me estoy planteando el matricularme:

    Como apenas acabo de empezar (hoy mismo) el curso sobre la materia oscura, y hasta enero no empieza el del Método de Montecarlo aplicado a las finanzas (organizado por la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid), poco más puedo decir de esta plataforma. Sin embargo desde que descubrí Coursera me he apuntado a unos pocos cursos, y como supongo que no tendrá muchas diferencias que podamos considerar esenciales respecto a iversity, creo que dispongo de los suficientes elementos de juicio como para poder recomendar el sistema a cualquier persona interesada en agrandar sus entendederas. Quizá con las siguientes salvedades:

    – Más allá de la calidad de los cursos, conviene tener en cuenta que seguimos en el planeta Tierra, y por tanto entre la oferta de cursos no es difícil encontrar temáticas posmodernistas (como How to Change the World), extravagantes (como Canine Theriogenology for Dog Enthusiasts), surrealistas (como The New Nordic Diet-from Gastronomy to Health), o pseudocientíficas (como el abominable curso Climate Change). Por tanto una buena parte de tu aprovechamiento en estas plataformas, dependerá de que hagas una buena selección de los cursos que pretendes seguir.

    – La plataforma en sí misma es bastante funcional, pero conviene no perder la perspectiva de que estás en un aula global con miles de alumnos. Si esperas ser atendido a la voz de “¡SEÑO…! creo que te equivocas de método, y de precio.

    – En general lo cursos técnicos suelen ser más avanzados de lo que dicen en la presentación. Se conoce que no quieren asustar a la gente e intentan captar el mayor número de alumnos aún corriendo el riesgo de que la tasa de abandono sea enorme. Lo cierto es que una vez inscrito no te regalan ni un punto, y has de ver los vídeos, hacer los ejercicios y en definitiva invertir un tiempo que no todo el mundo tiene. Por supuesto que esto no es una crítica, sería indignante si no se mantuviera cierto control, pero conviene recordar que es una plataforma educativa, no una expendedora de titulitos.

    – En Coursera la mayoría de los cursos no computan cómo créditos oficiales. Sin embargo en casi todos puedes obtener un Statement of Accomplishment (si superas unos mínimos, habitualmente en torno al 70% de los puntos), y en un número creciente de ellos, los habilitados con Signature Track, recibirás un diploma oficial. En cualquier caso ninguna de las dos opciones es intercambiable con créditos ECTS, algo que iversity, por su carácter europeo, superará en poco tiempo.

    Mi opinión personal es fácil de adivinar: creo que estamos ante una revolución en los métodos educativos de la que sólo apreciamos la punta del iceberg, y además creo que es un avance en la buena dirección porque supone una socialización (en el buen sentido) de la Educación Superior, y por lo tanto una (otra) opción de impulsar la creación de una sociedad más preparada y por tanto menos vulnerable a los cuentos chinos.

     
  • Eclectikus 11:07 on 13/07/2013 Permalink | Reply
    Tags: Artículos para DEE, , , ,   

    Escépticos de pacotilla. 

    El escepticismo en España está, como tantas otras cosas, imbuido en la corrección política. Aunque hacen un buen trabajo divulgativo en algunas áreas (homeopatía, transgénicos, parapsicología…), rápido se les ve el pie del que cojean cuando se ponen a comer curas y/o atacar a los creyentes (a los católicos, se entiende, los demás caen en la Alianza de Civilizaciones), o cuando alguien pone en duda alguno de los mandamientos principales de la Iglesia del Ecologismo, y muy especialmente su más reciente mito, el Calentamiento Global Antropogénico Catastrófico, o cualquiera de sus dogmas seudocientíficos.

    Tuvimos un ejemplo con un catedrático (ya sabéis, nos encantan) que en una conferencia para “escépticos” sobre el tema (agarraros: “La peligrosa pseudociencia del negacionismo del cambio climático“) rompió todas las barreras del rigor científico (y del humor), consiguiendo convertirse en el primer candidato a los Premios Ruiz de Elvira.

    Bueno, pues ya tenemos otro ejemplo, esta vez desde un blog, Magonia, nos llega un artículo, “Google financia a los ‘negacionistas’ del cambio climático… y Facebook también“,  firmado por el periodista y presentador de la serie Escépticos de la ETB, Luis Alfonso Gámez. Terrible.

    Vayan por delante mis respetos por este periodista y por su trabajo en general que he seguido desde hace años. Pero mucho me temo que aquí se ha columpiado a base de bien, por mucho que, a decir verdad, le entienda perfectamente: posicionarse como escéptico ante el Cambio Climático es un estigma que puede ser insuperable para un personaje público, y eso hay que comprenderlo. Pero también criticarlo.

    En cuanto al tonito general:

    El artículo cae en los principales sinsentidos del catecismo Alarmista, empezando por el meme de las 400 ppm de concentración de CO2 alcanzadas recientemente, un hito totalmente irrelevante y más cercano al mínimo necesario para la vida que del valor necesario para pensar en extinciones masivas (la explosión cámbrica por ejemplo se produjo hace 540 millones de años produciéndose la mayor, más rápida y diversa aparición de nuevas especies, con una concentración de CO2 de 6000 ppm) ; y terminando por las poco escépticas falacias de apelación a la autoridad y a la mayoría, revestidas de un consenso artificial que poco pinta en el proceso científico, más el habitual hombre de paja del escéptico que discute lo que en realidad no discute (nadie niega el Calentamiento Global de la segunda mitad del siglo XX, y mucho menos el hecho de que el clima cambia).

    Además de caer en estos sinsentidos digamos, inocentes, también se mete de cabeza en el charco de las imbecilidades canallescas, desde la sincrética calificación de “negacionistas” a los escépticos del alarmismo (algo que ya ni los histéricos de Skeptical Science hacen -ahora los llaman “contrarians“- otros escépticos que tal bailan, dicho sea de paso), hasta su comparación con los que rechazan que el VIH sea el causante del SIDA. De una vergüenza tal que solo puede ser atenuada/justificada por la ignorancia.

    Así que a cualquier escéptico que se precie, y que sea ajeno a la confesión del Alarmismo Climático, le saltarían todas las alarmas sin analizar siquiera los contenidos, simplemente notando el evidente uso de argumentaciones falaces.

    En cuanto a la esencia del artículo:

    El escándalo al parecer proviene de que dos empresas (horror, el capitalismo neocon) punteras, Google y Facebook, han realizado donaciones a sociedades “negacionistas“. En concreto el artículo cita decenas de miles de dólares y especifica 50000 dólares de Google y 25000 dólares de Facebook al think tank (horror) Instituto de la Empresa Competitiva (CEI) vinculado a la petrolera (horror) Exxon-Mobil Corp (horror-horror).

    Todo esta estupidez se desmonta de un plumazo simplemente fijándose que en España, solo para 2013 y en plena recesión, se destinan 50 millones de euros para las políticas de cambio climático y 450 para el fomento de las energías renovables. De nuestro dinero, claro. Y esto es una mínima parte de los cientos de miles de millones de € de dinero público internacional, que se dedican de una manera u otra a alimentar un monstruo que, en condiciones normales, jamás debería haber salido de un puñado de laboratorios especializados.

    También habría que fijarse que en el mundo real, una vez que sales de Rivendel, todo es muy difuso y se pueden encontrar petroleras que financian a lobbies ecologistas, o invierten en energías alternativas, sin olvidar que gasísticas y nucleares, por razones evidentes, no anduvieron muy lejos de la creación del mito de la demonización del CO2. Es decir, como sucede en todos los campos, transformar la realidad en un cuento de buenos y malos, solo funciona en la Mitología y en la Religión, y un escéptico metido es esos mundos pierde credibilidad a chorros.

    Por tanto, que un par de empresas privadas, en uso de su libertad, haya dedicado un puñado de dólares para ayudar a una parte de la Ciencia del Cambio Climático que está siendo denostada víctima del ostracismo oficial, no parece una circunstancia que pueda llevar a nadie a poner el grito en el cielo. A no ser que forme parte de la nada escéptica nueva inquisición climática.

    La inquisición del Calentamiento Global

    En cuanto al vídeo:

    El vídeo, sin ser una prodigio de escepticismo y/o rigor científico, es mucho más inofensivo que el artículo. Probablemente porque es actual y ya no queda gente con la suficiente cara dura para decir las chifladuras que se decían hace unos cuantos años. A continuación los puntos claves del reportaje:

    – Una parte del programa recoge la impresión de los estudiantes de secundaria y ciudadanos de a pie sobre el tema de cada reportaje. En éste se refleja la empanada mental de unos y otros, confundiendo polución con calentamiento global, clima y tiempo, calentamiento global y atribución antrópica… Con todo, algunos chavales dan la impresión de estar mejor documentados que el propio conductor del programa, lo cual a la vista del artículo tampoco es decir mucho.

    – El Director de la agencia de Meteorología deja claro que a pesar de los miles de millones de Euros invertidos en estudiar el Clima, no se puede discriminar cuantitativamente la señal antrópica. Y es cierto, en términos de validación empírica estamos en el mismo escalón que Arrhenius. Por algunas cosas de las que dice muchos alarmistas le lanzarían a la hoguera sin pensarlo dos veces.

    – Fundido en negro y nos planta a Rajoy con sus estupideces: les ha faltado Aznar y Bush -se conoce que se les está pasando el arroz- y el neoliberalismo salvaje… aunque supongo que queda implícito dada la mínima relevancia del corte.

    – Un profesor de Física explica que el problema está en las atribuciones, exponiendo con la boca pequeña y mediante circunloquios que no se puede afirmar qué cantidad de calor se debe al ser humano, ni tampoco los efectos a décadas vista, no digamos ya siglos.

    – La explicación sobre los proxys (medidas indirectas de variables climáticas) es de Barrio Sésamo, y por descontado esquiva los múltiples problemas de resolución, precisión, homogeneidad, etc que se producen especialmente cuando se comparan con datos directos obtenidos mediante instrumentación moderna.

    Antón Uriarte expone su posición escéptica, crítica a la politización de la Ciencia y comenta ese paralelismo entre socialismo y ecologitis del que tanto hablamos algunos, y que tan inadvertido pasa para otros. Por descontado que el entrevistador resulta ser totalmente transparente a los argumentos de Uriarte.

    – No podía faltar el integrismo ecologista. Nos cuenta una monja de Greenpeace que le ha dicho su Unicornio violeta que el ser humano es capaz de sintonizar la temperatura al gusto de su hermandad, como el aire acondicionado. Sin comentarios.

    – Tampoco podía faltar el mito de la “Energía Limpia” (sol, viento, mar…), y se cita como paradigma el ruinoso caso español, con un 32% de la producción “gracias” a las energías renovables, olvidando que están sobre-subvencionadas y que nos han provocado un agujero del copón que no sabemos como vamos a pagar.

    – Se dice que el equilibrio del planeta es muy delicado. Al contrario, podríamos hablar de delicado si acaso en términos geológicos, en términos humanos las diferencias han sido mínimas entre la actualidad y esa añorada época en la que vivíamos en las cuevas, que fue hace unos segundos en escala geológica.

    – Unas gotas de catastrofismo nunca vienen mal: “…es posible que cada vez veamos más catástrofes”. Bien, eso es cierto, pero no porque haya más, sino porque las vemos en tiempo real en la TV (o en el móvil), gracias, por cierto, a tecnologías que se han desarrollado quemando carbón, y que entre otras muchas cosas, nos permiten empezar a estudiar el Clima, por ejemplo, desde el espacio y usando superordenadores (mucha gente no cae en la cuenta que estas tecnologías no se han creado alrededor de una hoguera comiendo ciervos semi-crudos con las manos).

    – Hablan sobre la subida de entre 18 y 59 cm del nivel del mar, unos valores tan arbitrarios, como indemostrables. E inofensivos por cierto, el mar sube y baja desde el principio de los tiempos, y en concreto ha estado subiendo desde hace más de 18000 años (el último episodio glacial), recién bajados de los árboles y ya en las cuevas.

    – También sale el asunto de la acidificación de los océanos, que no es más que otro tic histérico, dado que la bajada de menos de una décima en la escala de pH en los últimos 200 años, está muy lejos de significar un problema.

    – Perejil en todas las salsas, la explosión demográfica también aparece en el seudo-reportaje, no importa que vivamos en un planeta en el que toda la población mundial viviría sin problemas en el Estado de Texas, (o con los mismos problemas que en Nueva York -i.e la misma densidad demográfica) ni el rancio hedor a Malthusianismo, la bomba demográfica tiene todas las características necesarias para tomar el relevo del a todas luces fallido Apocalipsis Climático: demagógico, seudocientífico, especulativo, cercano al nazismo, etc…

    Conclusión:

    Por si el propio Luis Alfonso Gámez lee este artículo, primero me gustaría recordarle que el concepto de escepticismo según la primera acepción de la RAE es “1. m. Desconfianza o duda de la verdad o eficacia de algo“, independientemente de la corrección política, del consenso o lo que digan los “expertos”. Por supuesto que hay distintos factores que influyen en la relevancia que pueda tener el consenso, dependiendo por ejemplo del grado de evidencia empírica de la hipótesis, y en esa dirección, el hecho de que haya consenso sobre una hipótesis de la que no hay evidencia empírica es cuando menos sospechoso.

    Y cuando el escepticismo se refiere a la Ciencia, nada mejor que recordar al gran Feynman, que nos regaló esta magistral cita:

    La ciencia es la creencia en la ignorancia de los expertos.

    Por tanto, se puede concluir que la Ciencia avanza gracias al escepticismo, y a la superación de los consensos cuando son erróneos. Tras leer el penoso artículo de Gámez, se podría añadir que la Ciencia ha avanzado también porque no ha caído en manos de periodistas. Pero eso sería una maldad por mi parte.

    Científicos crédulos confían en los comités

    De propina y para compensar el mal sabor de boca, me gustaría recomendar un espléndido artículo de Matt Ridley: “Apocalipsis no. Una historia de predicciones fallidas de la fatalidad”:

    Apocalipsis Not

    Addendum #1

    Plazaeme tiene unas cuantas preguntas para Gámez: Seis preguntas fáciles y legítimas para el escéptico sedicente Luis Alfonso Gámez. Aunque tienen un componente retórico, sería interesante conocer la respuesta, o mejor dicho descubrir si es diferente de “manzanas traigo“.

    Addendum #2

    Este artículo fue publicado ayer en Desde el Exilio. Han pasado 24 horas y  el interfecto no ha movido ni un dedo, a pesar que se le ha interpelado varias veces vía Facebook. Tampoco ha respondido ninguna de las pertinentes preguntas que Plazaeme le plantea en Plaza Moyua (Addendum #1). También veo que alguien lo “ha meneado” en la red progre de meneame.net… quizá reaccione por este lado, aunque lo dudo, yo tampoco lo haría si calzara su talla de cerebro, y supiera positivamente que mi opinión sobre el asunto no se basa en la razón sino en el sesgo político.

    En todo caso su NO respuesta es de facto una respuesta, esta: “manzanas traigo“. Espero que los escépticos mínimamente serios tomen nota.

     
c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

Uso de cookies

NMSP utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: