Tagged: Física Toggle Comment Threads | Keyboard Shortcuts

  • Eclectikus 19:40 on 06/06/2014 Permalink | Reply
    Tags: , , Física, , ,   

    Queridos ateos, queridos creyentes. 

    Papa Benedicto XVI mirando microscopioHacía tiempo que no traía el asunto del fundamentalismo ateo a NMSP. Pero ayer tropecé (y comenté) en Facebook un artículo de El País (Queridos ateos… de Francis Spufford) que recomiendo a todos (y a todas). Mi comentario, como podéis imaginar, era de apoyo a la esencia del artículo, y en él también mostraba mi extrañeza/alegría de que se publicara en el `Hogar del progre con ínfulas´ que siempre ha sido este panfleto de Ferraz.

    Como he dicho un montón de veces soy ateo de nacimiento y agnóstico por evolución, así que mi defensa hacia la religión, o mejor, hacia los creyentes, parte de mi convicción de que la tolerancia religiosa es parte esencial de un esquema civilizado de convivencia, más allá e independientemente de tus propios valores o cosmovisión.

    Los (mal llamados) “progresistas”, tan tolerantes y multicultis ellos, sin embargo no toleran el cristianismo (en España más específicamente el catolicismo) bajo ningún concepto, hasta el punto de que absorben acríticamente todos los memes norteamericanos, legítimos allí -donde un gran número de sectas cristianas atacan frontalmente hechos científicos perfectamente establecidos (la evolución, la edad geológica de la Tierra, la eficacia de las vacunas, etc…)- pero totalmente desfasados aquí (y en Europa en general) dónde las Iglesias (católica, anglicana, etc…) admiten sin ambages (todos) los avances científicos, y los incorporan de hecho a los planes de estudios de sus escuelas y universidades (hace siglos).

    Por supuesto, el artículo de Spufford no ha tardado en provocar la indignación en los círculos habituales, desde el gay cerolista que, incapaz de salir de los lugares comunes, regaña a El País: Muy bajo cae el País, y que no merece ulterior comentario; hasta el cientificista de progreso que le responde con un artículo (Querido creyente, Francis Spufford) con los mismos lugares comunes, pero desde argumentos de autoridad. Me centro en éste último.

    Todo su artículo es en realidad una extrapolación del principio original de Laplace (y muchos otros después) sobre la no necesidad de la hipótesis Dios en Ciencia, principio con el que todos estamos de acuerdo en su forma original, y que en realidad es un principio que se respeta a pies juntillas, y como físico debería saber (y/o no ocultar) que eminentes físicos cristianos como Newton, Boyle, Faraday, Kelvin, Planck o Pauli jamás usaron a Dios en sus aportes científicos. El fundamentalismo ateo, y su principal obispo Richard Dawkins, y éste artículo que se encuadra en la misma línea, tratan (sin éxito) de extender esta idea pretendiendo que Dios no solo no es necesario desde un punto de vista epistemológico, sino también desde una perspectiva ontológica, es decir, que directamente no existe, no es y no puede ser real. Evidentemente la primera opción es enteramente racional y se asume naturalmente en toda la comunidad científica (tanto por los creyentes como por los no creyentes), mientras que la segunda es totalmente arbitraria, personal y solo es admitida por los ateos, que con todo su derecho a hacerlo, niegan la existencia de Dios.

    Pero es que ese no es el debate que aborda Francis Spufford, quiero decir, que la existencia o no de Dios es irrelevante para el hecho empírico de que un buena parte de la humanidad ha necesitado, necesita y probablemente necesitará un marco espiritual de creencias, la Religión, que trasciende la Ciencia (es independiente de ella) y que ha superado y asumido todos los avances científicos producidos en los últimos milenios, y no es que los haya superado porque “es mejor”, simplemente juega en otro campo, a otro juego y con reglas totalmente distintas. El verdadero debate, y fundamento del artículo publicado por El País, es la denuncia de la continua persecución a la que están sometidos los creyentes (cristianos y católicos, claro, los musulmanes tienen salvoconducto, incluso para masacrar a los cristianos), la ridiculización de sus creencias, su absurda descalificación intelectual, académica y profesional, y en general su condena al ostracismo por el simple hecho de mantener unas creencias religiosas, que algunos “listos” consideran perjudiciales para “el progreso”, y que están decididos a acabar con ellas utilizando la Ciencia como cachiporra (algo que no funciona, la Ciencia no está diseñada como arma anti-religión), y la munición de fogueo (y de muy baja calidad intelectual) proporcionada por personajes como Dawkins, que son capaces incluso de aceptar el Diseño Inteligente con la condición de que `los diseñadores´ sean extraterrestres en vez de Dioses.

    Impenitente de  Francis SpuffordQuizá este trasfondo, la persecución a los creyentes, sea más evidente en un libro del mismo autor que me recomendaron en respuesta a mi post en Facebook y en Twitter sobre el artículo, Impenitente, en el que según parece desarrolla esta línea de pensamiento, como se puede comprobar en esta muestra gratuita de sus primeras páginas, y que viene a denunciar y describir lo mismo que he expresado centenares de veces en NMSP (y en muchos otros foros): la feroz intolerancia de un sector (minoritario pero creciente) de ateos hacia las creencias religiosas (léase como siempre, de judeocristianos, las demás religiones quedan a salvo por el multiculturalismo), empeñados en que la ausencia de creencias es la única opción racional y correcta (ni siquiera el agnosticismo está admitido, a pesar de que Darwin o Russell se declararon agnósticos más que ateos).

    Y si se trata de usar el racionalismo hasta sus últimas consecuencias, usemos la Selección Natural, y lo que comprobamos es que los humanos, la especie que saca varios cuerpos a la siguiente, ha mantenido, seguramente desde el paleolítico, diferentes tipos de creencias religiosas y/o sobrenaturales, y no parece que las sociedades humanas ateas hayan triunfado mucho, a juzgar por el número de ellas que han llegado hasta hoy y que coincide exactamente con cero. Así que el hecho de que una minoría de humanos (entre la que me incluyo) no necesite este tipo de marco religioso para sobrevivir, no me parece argumento suficiente para denostar a aquellos (la inmensa mayoría) de mis congéneres que SI lo necesitan y lo utilizan de hecho a lo largo de toda su vida.

    En realidad todo esto es un efecto más de la dictadura de la corrección política, que pretende llegar a un pensamiento uniforme, cuando no único, siempre sectario y que elimina cualquier margen para la libertad individual dictando unilateralmente lo que es correcto y lo que no, lo que se puede pensar y lo que no, qué debemos comer o beber, qué palabras son correctas y cuáles denotan que las pronuncia un “facha”, o un machista, o un carca, etc…

    Y no he querido entrar a valorar, como otras veces, las múltiples aportaciones a la cultura, al arte, a la filosofía y a la ciencia por parte del cristianismo a lo largo de estos últimos dos mil años, pero a juzgar por lo que se adivina de una civilización sin religión (o en la que la religión fuera el ecologismo extremo, que es a lo que se parece el sucedáneo que nos intentan endilgar), me da la impresión que a pocos les gustaría, empezando por los propios `progresistas´.

    Parece off topic pero no

    En este mismo blog de Manzanas Entrelazadas, que no conocía, he tropezado con una colección de entradas sobre Mecánica Cuántica, que vienen a ser una respuesta (clandestina) al linchamiento que Lubos Motl hizo al ahora flamante eurodiputado de Podemos, el físico Pablo Echenique-Robba, por un paper que publicó el año pasado en ArXiv: “Shut up and let me think. Or why you should work on the foundations of quantum mechanics as much as you please“. La entrada de Lubos no deja títere con cabeza: Shut up and calculate, especially if you’re a lousy thinker.

    Y digo `clandestina´ porque el autor evita nombrar explícitamente a Lubos y o bien emplea circunloquios y sarcasmos que solo captarán los lectores conscientes de por dónde van los tiros, o bien directamente remata de cabeza al Blog de Francis Villatoro, uno de los pocos referentes divulgativos de la Física en la blogosfera ibérica, que en mi opinión en este caso se limita a defender de oficio a Pablo Echenique-Robba, en base a una excusa, que el artículo del diputado era un artículo de opinión (como si arXiv fuera el Muy Interesante); y a unas pocas (si bien contenidas) falacias ad-hominem, a las que el físico checo, no lo podemos negar dada su alergia a la corrección política, es bastante vulnerable.

    En cualquier caso esas entradas [sobre las falacias cuánticas] son muy didácticas, aunque ciertamente tramposas a la hora de intentar rebatir los argumentos de Lubos Motl (hasta el mismo Francis le corrige en su entrada), y quizá por ello no ha sido capaz de citarle, o mejor aún, acercarse a The Reference Frame a discutir esos puntos directamente con el Dr. Motl, no me parece muy honesto.

    Pero bueno, el caso es que una cosa me ha llevado a la otra, y al final me he acordado de una polémica que viene perfecta para terminar mi comentario de hoy, esta:

    Hace un año y medio o por ahí hubo una trifulca entre Peter Higgs  (físico, ateo, ha dedicado su vida a investigar en el campo de la Física de Partículas, premio Nobel de Física 2013) y Richard Dawkins (biólogo, fundamentalista ateo, ha dedicado y dedica su vida a insultar a los creyentes y/o a intentar convencerlos de que Dios no existe, Literary Prize de Los Angeles Times 1987) [noticia en el Mail Online y en The Guardian] y el siempre atento Lubos Motl dedicó una entrada al asunto: Richard Dawkins vs Peter Higgs. Aunque recomiendo su lectura reposada, traduzco sus últimos párrafos por su relevancia respecto el asunto que nos ocupa, porque son las palabras de un ateo, y porque las suscribo plenamente y resumen muy bien mi postura frente al tema (nótese que la dicotomía es entre fundamentalistas creyentes y fundamentalistas ateos, no entre creyentes y ateos sensatos, que por otro lado son la mayoría):

    Podríamos debatir sobre ejemplos específicos de la demagogia que los creyentes nos ofrecen a veces, y ejemplos específicos de la demagogia y los devaneos de los “anti-fundamentalistas” como Richard Dawkins. Creo que toda persona que observe imparcialmente estos debates encontrará muchos ejemplos a ambos lados, por lo que no tiene mucho sentido escoger unos cuantos ejemplos al azar.

    ·

    En cambio, mi punto es que estoy de acuerdo con Peter Higgs en que personas como Richard Dawkins son fundamentalistas en un sentido similar al de los propios creyentes – a pesar del hecho de que sin duda están en lo cierto mucho más a menudo que los creyentes (una comparación que podría cambiar con el tiempo, sin embargo). El carácter general de sus respuestas a las “grandes preguntas” siempre está predeterminada -y esta observación se aplica a estos dos grupos opuestos. Cada enunciado que muestre una correlación en favor del vago concepto de Dios será apoyada por los obedientes creyentes; y será escupido por los anti-creyentes de la corrección política.

    ·

    Independientemente de que la segunda actitud parece tener más éxito en la incorporación de los avances científicos de los últimos 20 o 100 o 500 años, los dos enfoques son igualmente fundamentalistas -y ambos son intrínsecamente acientíficos. La Ciencia no se define por su objetivo de demostrar que todas las ideas que se correlacionan positivamente con el vago concepto de Dios están equivocadas, de la misma manera que la ciencia nunca debe ser definida por su coherencia con Dios. La ciencia es simplemente independiente de estos prejuicios -estos y muchos otros. La Ciencia evalúa de manera imparcial los datos empíricos y las conclusiones correctas no son (ni pueden ser) determinadas a priori.

    ·

    Podríamos argumentar que muchas opiniones patentemente erróneas acerca de la física -incluyendo los fanáticos anti-cuántica- están vinculados a el “anti- fundamentalismo” de los izquierdistas. […] Simplemente han decidido que el mundo debe ser fundamentalmente un reflejo de una “realidad objetiva” en el sentido clásico y si osan ir más allá, todo su sistema de creencias – su “valor de la vida “- sería destrozado. El único problema es que muchas de estas creencias y puntos de discusión son demostrablemente erróneos. Son víctimas de diferentes delirios en el mismo sentido que muchos creyentes.

    ·

    No quiero generalizar esta observación […] porque hasta donde se, muchos derechistas y personas orientadas a la cristiandad tampoco entienden la mecánica cuántica correctamente. 😉 Pero lo que yo quiero generalizar es la afirmación de que la ciencia sólo nos permite apoyar ciertas afirmaciones pero no otras; ninguna conclusión es evidente por principio; y no hay razón por la cual todos los futuros descubrimientos científicos deban permanecer encorsetados en una determinada camisa de fuerza intelectual preconcebida, sea esta religiosa o antirreligiosa.

    ·

    Hay gente tanto entre los creyentes como entre los anti-creyentes que directamente no entienden esta simple idea (la inadmisibilidad de los dogmas en la ciencia), y es por eso que son fundamentalmente análogos entre sí, y por lo qué la crítica de Peter Higgs a Richard Dawkins es justificable, independientemente de que el porcentaje de declaraciones correctas presentado por Richard Dawkins sea superior al 50 %.

    Amen, Lubos.

    Editado (16/06/2014)

    Como podéis leer en los comentarios Plaza y yo mismo intentamos participar en el hilo fundamentalista del de las manzanas, pero ya conocemos como son las gentes de progreso, censuró mi comentario:

    Hola, con permiso.

    ·
    Sin embargo si hay dos tipos de ateos muy bien diferenciados: los beligerantes, que consideran la Religión como un defecto intelectual (o algo peor), y para los que Dawkins sería un referente; y a los que sencillamente les importa un carajo las creencias de los demás (Dirac o Peter Higgs estarían confortablemente en este grupo). Y luego, tenemos un tercer grupo de no creyentes, los agnósticos, mucho más cerca del segundo grupo que del primero (ahí podríamos situar a Darwin o a Bertrand Russell por ejemplo). Yo particularmente me encuadro en este tercer grupo (tras haber pasado brevemente por el primero y el segundo).

    ·
    Creo que los aportes intelectuales del primer grupo son cero, especialmente si los comparas con los de los otros dos grupos, o incluso con las aportaciones de cristianos y judíos en todos los ámbitos de la vida (incluido el científico). Sinceramente no le veo las ventajas al ateísmo beligerante, no creo que dure mucho o que signifique mucho más que una simple moda integrada en el resto de los dogmas de la corrección política, y en total confrontación con la tolerancia religiosa (i.e. los Derechos Humanos). Y es específicamente a este grupo, los ateos beligerantes, a los que Spufford critica y exige tolerancia.

    ·

    Saludos.

    y la parte mollar del segundo comentario de Plaza:

    – También es peligroso afirmar que debemos guiarnos por una especie de “selección natural” de la moral. Como ya digo la esclavitud existió, y puede beneficiar a cierto sector de la sociedad. Eso no lo hace ético.

    ·

    No, no lo hace ético. Ética es la -digamos- moral filosófica. La moral pensada, racional, ideal, imaginaria. Y para que puedas juzgar su peligrosidad, sugiero que recuerdes y repases la historia de los Khmers Rouges. Y de ahí, por comparación, tal vez llegues a otros ejemplos menos extremos, pero también francamente peligrosos.

    ·

    ¡Ah!, y no he dicho que debamos guiarnos por una selección natural. No he dicho que “debamos” nada. Salvo la sugerencia de abrir los ojos. De operar esa especie de selección natural que apunto, operaría a nivel de grupo. Y si opera (es una hipótesis), entonces tu opinión o mi opinión sobre la ética del asunto será muy interesante, incluso estremecedoramente bella, tal vez, pero completamente irrelevante respecto de lo que pasa, y de lo que va a pasar.

    ·

    • PS: No existe tal cosa de “ateos militantes”, así que no se puede analizar ni con escepticismo ni sin él. Los ateos somos personas que no creemos en la existencia de Dios. Punto.

    ·

    Vale. Fenomenal. Salvo que algunos ateos prohíben la religión, por perniciosa. Otros se limitan a escribir sin parar contra las creencias religiosas. Especialmente contra una creencia religiosa concreta. Otros, no hace mucho, quemaban iglesias y conventos (a veces con gente dentro) con un sorprendente fervor para alguien “no militante”. Etc. O sea, una vez más, abrir los ojos te puede llevar a ver que sí existen “ateos militantes”. Es un maldito dato empírico.

    ·

    Resumiendo. Te sugiero que contemples la posibilidad de que una sociedad no es un mero agregado inerte de fulanos, donde solo cuentan las relaciones individuales. O sea, un fenómeno emergente. Es siguiente paso es que trates de observar la relación entre la moral y esa dinámica.

    ·

    Slds.

    Qué cada lector saque sus propias conclusiones, pero creo que resultan bastante evidentes.

     
    • Jordi 22:20 on 06/06/2014 Permalink | Reply

      Si y no.
      El ateísmo beligerante de Dawkins no sale como cruzada intelectual sino como palanca de freno a auténticos charlatanes como Ken Ham. Si gente de la altura intelectual de Rowan Williams fuesen la regla otro gallo cantaría.

      Por otro lado, en España no hace falta que la religión intente copar instancias en el area de ciencias como sucede en Estados Unidos, ya tienen su cuota desde hace bastantes años en una asignatura dedicada exclusivamente a confundir a los chavales. A alguien que a duras penas sabe multiplicar con decimales le damos de postre el sudoku mental de discernir entre metáfora y hecho, entre física y metafísica.

      El error, tanto suyo como de Spufford, es pensar que se ataca a la Iglesia por ir en contra del progreso, de la ciencia o del ron con pasas. Se le ataca por sus privilegios (en España) o su aspiración a ellos (en Estados Unidos). Es creer que es una postura frente a las ideas, cuando es frente a la política para hacer proselitismo de dichas ideas. No veo a mucha gente diciendo que el hinduismo es una soplapollez de hippis y porreros. Ahora bien, si mañana usted quiere hacer hinduista a mi hijo por cojones, o por ley el hinduismo cuenta para la beca de comedor, déjeme que le diga un par de cosas sobre Vishnu. Sorprenderse de que los gorrazos sean para el Cristianismo y no para el Sijismo es como sorprenderse de que el Marca hable del Madrid. Para lo que quieren los cristianos son unos maria complejines de cuidado.

      Dicho todo esto, a día de hoy yo creo es imposible que si uno se tira piedras a sus propios cimientos intelectuales, la creencia en un Dios (y diré católico que es el que conozco) no sea lo primero en caer. Uno tiene que hacer tantos rodeos racionales para llegar a justificarse que me parece más creíble que es un anclaje emocional -a la negativa de reconocerse equivocado, comprensible por otra parte- que el fruto de un análisis profundo. Claro que luego está el desdecirse, el cherry-picking de las escrituras y demás trilerismos para decir que, en el fondo, la Biblia ha estado diciendo todo este tiempo eso mismo que acaba de descubrir la Nasa. Vamos, a menos que ser creyente tenga algo que ver con ser también del Betis, a los creyentes no les va quedando otra que ir agachando el morro e ir troceando las areas en las que hacer proselitismo sin faltar a la verdad. Hace 600 años era el orden total de las cosas. Hoy ya va quedando sólo el area de las emociones, el sentido de comunión y lo metafísico. Veremos mañana qué les queda. Me cuesta creer que la tendencia no sea a verlas en el futuro como puras muletas vestigiales. Necesarias para echar a correr como sociedad, pero muletas al fin y al cabo.

      • Eclectikus 22:52 on 06/06/2014 Permalink | Reply

        Hola Jordi.

        No creo que Dawkins sea una respuesta a nada más que a su propio sectarismo e intolerancia religiosa, y que signifique mucho más que un mero fabricante de carnaza gruesa para ateos adolescentes, post-adolescentes y eternamente-adolescentes. Sus argumentos no aportan nada al debate ni científico ni teológico.

        La Religión es optativa desde que yo era un chaval allá por los ochenta en el BUP, y cuando no lo era (o anteriormente con Franco) no dejaba de ser una maría para subir nota, por un lado, y una fábrica de ateos, por el otro. Excepto en los colegios de curas, a los que nadie está obligado a llevar a sus críos, y la gente que lo hace (incluidos muchos progres ateos) lo hacen por la contrastable calidad educativa de sus centros… aunque haya que correr el (despreciable) riesgo de que tu hijo se haga cura o similar, con una probabilidad tan pequeña que la gente ni la tiene en cuenta. No tengo hijos, pero entre que estudien (se rían de) el catecismo o Educación para la Progresía, elijo lo primero a ojos cerrados.

        No, los ataques a la Iglesia pueden ser incluso sanos, España siempre ha sido un país bastante anticlerical y a mi me parece un ejercicio saludable en tanto que desafía a la autoridad. El discurso de Spufford (por lo que he leído por ahora, el artículo y las páginas gratuitas de su libro), y desde luego mi discurso desde hace muchos años, es la defensa de la legitimidad de los creyentes a ser creyentes sin que la gente los considere imbéciles. He conocido muchos imbéciles, y creo que su distribución por sexos, razas, ideologías y religiones es bastante estable, creo que se puede decir con bastante confianza que un 20% de cualquier grupo humano es imbécil perdido.

        Mi impresión, posiblemente equivocada aunque no lo sabré nunca, es que la Religión (incluyendo el Ateísmo) seguirá formando parte de la estructura humana por muchos siglos quizá miles de años, lo mismo que el odio, el amor, la envidia, la pereza, etc… No quiero decir con esto que su permanencia se debe a la existencia de Dios, quiero decir que, aunque solo se vea desde un punto de vista darwinista, son sentimientos que los humanos llevan calzándose decenas de miles de años, así que no creo que ninguna estrella rutilante atea consigua vender la moto del ateísmo a los miles de millones de personas que hoy creen en Dios… pero como digo, puede que esté equivocado.

    • plazaeme 07:39 on 07/06/2014 Permalink | Reply

      A mi, de toda esta historia, me importa un rábano lo que la gente “crea”. Lo que me importa es lo que sucede. Y en ese sentido le he dejado un comentario (que de momento no aparece) al de entangledapples. Lo copio:

      Lo que me ofrece muchas dudas está expresado en una sola frase, y sin embargo es una frase clave en la discusión:

      -- Al no creer en un ser superior no tengo que seguir ningún dogma ni regla moral externa, sino que soy libre de definir mi propia moralidad.

      ¿Seguro? Moral viene del latín mos, moris, que no es otra cosa que la costumbre de una sociedad. La conducta que la sociedad (los demás) esperan de ti. La moral es muy anterior a Dios como el ser superior único. Los chimpancés tienen costumbres (o casi normas) muy asociables a una moral. Y es que parece casi obligado en una especie con una sociabilidad algo compleja y flexible. No puedes reinventar o reestablecer lo que esperas del otro, y lo que el otro espera de ti, en cada nuevo contacto. No daría tiempo de hacer otra cosa.

      Así que no. Hay algo que llamamos moral, que no tendría el menor sentido si fuera decidido libremente por cada uno. Por ejemplo, no se nos ocurre decidir libremente si vamos a circular por la derecha o por la izquierda en la carretera. Funcionaría mucho peor.

      Ahora tendríamos el problema de quién decide esa moral. Pero es un problema falso. ¡La costumbre! Porque la costumbre (la tradición, vaya) tiene la pequeña ventaja de haber demostrado que funciona. Tu particular ocurrencia podría ser un perfecto desastre. Y porque la costumbre funciona en un esquema de competencia, o selección natural. Sociedades con costumbres claramente menos eficientes, o sin capacidad de copiar las mas eficientes, desaparecerían.

      Y ahora llegamos a lo de Dios, o los dioses, y la religión. ¿Estamos seguros de que es un Dios imaginario el que ha traido una moral concreta, o será que una religión concreta, con su Dios imaginario, ha recogido una moral que ya estaba incrustada en esa sociedad, y le ha dado una “explicación”, y como una sensación de mayor “fuste”? Probablemente hay un poco de todo.

      Estoy muy de acuerdo en tu parte de la crítica a Spufford, que yo resumiría así: Los ateos no “creemos” que Dios no exista; vemos que no hay motivos para pensar tal cosa. Pero los ateos militantes (proselitistas, misioneros) tienden a creer que una vez enterrado Dios, se pueden sacar una moral de la manga, mediante la razón. Sin comprender que nunca se ha demostrado que esa sea una estrategia de éxito. Al contrario; los datos muestran que es una estrategia peligrosísima, que normalmente produce monstruosidades.

      Por eso creo que se puede muy bien defender que hoy y aquí, los ateos militantes son muchísimo más peligrosos que los creyentes. Y se puede plantear una parajoda. Al ateísmo nos lleva el escepticismo. ¿Por qué no vamos a aplicar, también, el mismo escepticismo hacia los ateos militantes? Yo diría que parece lo más sano. Y lo más inteligente.

      Perdón por el rollo.

      • Eclectikus 10:08 on 07/06/2014 Permalink | Reply

        Totalmente de acuerdo Plaza ¿Es un espejismo o ciertamente tu ateísmo se ha moderado sensiblemente? 😉

        Lo de la moral es tal cual, esta gente habla del `marco moral cristiano´ como si el `marco moral progre´ no existiera… pues anda que no tienen pegas para todas y cada una de las dimensiones de la vida… Por cierto, nótese que hay una zona moral común entre ambas `corrientes espirituales´: el pacifismo, la solidaridad, el desprecio por la riqueza extrema (al menos en el catolicismo)… claro, que a nadie le debería extrañar porque en última instancia, la Declaración de Derechos Humanos no deja de tener una fuerte inspiración judeocristiana.

        Dices “Al ateísmo nos lleva el escepticismo“, puede que sea un camino para llegar al ateísmo, pero desde luego no en el sentido bicondicional: el ateísmo te puede llevar de vuelta a la credulidad más bochornosa (mira el Cambio Climático), algo que reflejó muy bien Chesterton en su aforismo “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa.“; y el escepticismo no necesariamente te hace ateo, algo que está validado empíricamente por el simple hecho de que no pocas cumbres del racionalismo humano fueron creyentes (incluso curas): Copérnico, Kepler, Galileo, Descartes, Francis Bacon, Pascal, Newton, Leibniz, Euler, Maxwell, Pascal, Kelvin, Kurt Gödel, Planck, Georges Lemaître, Heisenberg, Freeman Dyson y tantísimos otros.

        Y efectivamente, también creo que el escepticismo debe incluir el “ser escépticos con los escépticos”, algo que es un ejercicio fundamental a la vista del uso exacerbado de las falacias por los “escépticos oficiales”, no hay más que darse una vuelta por sus templos del “racionalismo”, como la RationalWiki, y fijarse en como aparcan el escepticismo en cuanto se tocan sus dogmas, por el ejemplo el Cambio Climático.

        • plazaeme 10:20 on 07/06/2014 Permalink

          Supongo que es un espejismo. Lo de la moderación. Depende del contexto. Le tiro collejas al que creo que abusa del argumento. 😉 Y al que trata de imponer un cuento, ni te cuento.

          Pero al final, parece que sin cuentos no somos nadie. No sabemos vivir sin cuentos. Es un lío. :(

        • Eclectikus 10:26 on 07/06/2014 Permalink

          Ja! Plaza… espero que no termines en un convento 😉

          De todas maneras esta gente está cortada por el mismo patrón, tanta física y tanta hostia y luego fallan en lo básico :)

      • Eclectikus 01:26 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        Te ha contestado Plaza, y yo le he dejado una puntualización a su respuesta que está en cola de moderación, la copio también aquí:

        Hola, con permiso.

        Sin embargo si hay dos tipos de ateos muy bien diferenciados: los beligerantes, que consideran la Religión como un defecto intelectual (o algo peor), y para los que Dawkins sería un referente; y a los que sencillamente les importa un carajo las creencias de los demás (Dirac o Peter Higgs estarían confortablemente en este grupo). Y luego, tenemos un tercer grupo de no creyentes, los agnósticos, mucho más cerca del segundo grupo que del primero (ahí podríamos situar a Darwin o a Bertrand Russell por ejemplo). Yo particularmente me encuadro en este tercer grupo (tras haber pasado brevemente por el primero y el segundo).

        Creo que los aportes intelectuales del primer grupo son cero, especialmente si los comparas con los de los otros dos grupos, o incluso con las aportaciones de cristianos y judíos en todos los ámbitos de la vida (incluido el científico). Sinceramente no le veo las ventajas al ateísmo beligerante, no creo que dure mucho o que signifique mucho más que una simple moda integrada en el resto de los dogmas de la corrección política, y en total confrontación con la tolerancia religiosa (i.e. los Derechos Humanos). Y es específicamente a este grupo, los ateos beligerantes, a los que Spufford critica y exige tolerancia.

        Saludos.

        • plazaeme 08:01 on 08/06/2014 Permalink

          Vaya, gracias por avisar. Había dejado de mirar si contestaba.

          Antes de leer lo tuyo …

          Vaya, qué lástima. Con la buena impresión que había tenido de la entrada, y sobre todo del ojo que he echado al resto del blog, y ahora me sales con afirmaciones sacadas de la gorra, que no tienen más fundamento que el propio acto afirmativo. Sin siquiera pensarlas.

          Vale, tratemos de pensar. Supongo que estás de acuerdo en que la moral incluye como elemento principal una calificación de las acciones y opiniones de los humanos, según su “bondad” o “maldad”. Como la comida kosher, vaya, pero en acciones y opiniones. Y supongo que aceptarás que sociedades notablemente ateas (y militantemente ateas) , p. e. comunistas, nazis, no tienen la distribución de etiquetas morales que cabría esperar de una libertad al elegirlas. Son sociedades tan homogéneas y tan poco aleatorias moralmente como las teocracias. Así que la ausencia de creencia religiosa no tiene nada que ver con una moral “libre”.

          Además, para creer que la gente “es libre de definir su propia moralidad”, supongo que te parecerá buena idea echarle un vistazo a la realidad, y no limitarte a mirar dentro de ti. Y si lo haces, tal vez acabes viendo que entre los programas que se introducen en la cabeza de los niños, desde los cuentos y canciones de la cuna, hasta las “historias” posteriores y no poca parte de la educación, son códigos morales. Y son propios, no de los padres del niño, sino del grupo / sociedad / cultura al que pertenecen. De forma que puedes establecer la relación tal grupo ⇒ tal equema moral, en un porcentaje abrumador.

          Del resto, te libero. Si no quieres pensar / averiguar por qué funciona así, aunque sea obvio, es cosa tuya. Pero que veas que funciona así (aun sin saber por qué) solo depende de que abras los ojos.

          -- Creo que confundes “moral” con costumbre, y con leyes, y eso me parece bastante peligroso.

          Ya, pero crees mal. Moral, costumbre y leyes están tan entrelazadas que vienen las unas de las otras. Y el ejemplo de la conducción trataba de facilitarte la idea de que a veces la norma (moral, legal, estética, es igual) puede ser perfectamente arbitraria, y al mismo tiempo necesaria. Necesaria una norma, con independencia de cuál sea. Pero no importa; es fácil no verlo si uno se empeña en no verlo. Solo era una ayuda para comprender que la moral no sale de la libertad del fulano, sino que es “propia de” el grupo.

          -- Para eso existen las leyes, que yo respeto aunque sea libre de considerarlas morales o inmorales.

          Tú puedes considerar lo que quieras, lo mismo que puedes bailar la conga. Ninguna sociedad (algo estable) considera inmorales sus leyes.

          -- También es peligroso afirmar que debemos guiarnos por una especie de “selección natural” de la moral. Como ya digo la esclavitud existió, y puede beneficiar a cierto sector de la sociedad. Eso no lo hace ético.

          No, no lo hace ético. Ética es la -digamos- moral filosófica. La moral pensada, racional, ideal, imaginaria. Y para que puedas juzgar su peligrosidad, sugiero que recuerdes y repases la historia de los Khmers Rouges. Y de ahí, por comparación, tal vez llegues a otros ejemplos menos extremos, pero también francamente peligrosos.

          ¡Ah!, y no he dicho que debamos guiarnos por una selección natural. No he dicho que “debamos” nada. Salvo la sugerencia de abrir los ojos. De operar esa especie de selección natural que apunto, operaría a nivel de grupo. Y si opera (es una hipótesis), entonces tu opinión o mi opinión sobre la ética del asunto será muy interesante, incluso estremecedoramente bella, tal vez, pero completamente irrelevante respecto de lo que pasa, y de lo que va a pasar.

          -- PS: No existe tal cosa de “ateos militantes”, así que no se puede analizar ni con escepticismo ni sin él. Los ateos somos personas que no creemos en la existencia de Dios. Punto.

          Vale. Fenomenal. Salvo que algunos ateos prohíben la religión, por perniciosa. Otros se limitan a escribir sin parar contra las creencias religiosas. Especialmente contra una creencia religiosa concreta. Otros, no hace mucho, quemaban iglesias y conventos (a veces con gente dentro) con un sorprendente fervor para alguien “no militante”. Etc. O sea, una vez más, abrir los ojos te puede llevar a ver que sí existen “ateos militantes”. Es un maldito dato empírico.

          Resumiendo. Te sugiero que contemples la posibilidad de que una sociedad no es un mero agregado inerte de fulanos, donde solo cuentan las relaciones individuales. O sea, un fenómeno emergente. Es siguiente paso es que trates de observar la relación entre la moral y esa dinámica.

          Slds.

        • Eclectikus 10:01 on 08/06/2014 Permalink

          Mi comentario no ha pasado de momento desde luego, y este último tuyo tampoco… hay que ver lo que les gusta la censura y el filtrado de la opinión, y lo poco que les gusta la confrontación de ideas y la lógica (cuando contradice sus dogmas), es ciertamente revelador y en el sentido de que son ellos los que marcan la “corrección política”, asusta un poco…

    • plazaeme 10:03 on 08/06/2014 Permalink | Reply

      A juzgar por lo que tardó el primero mío -creo que más de 24 horas- puede que aun sea pronto. Para sus hábitos.

      Ahora, esa manía del filtrado previo sí que me resulta curiosa.

      • Eclectikus 10:12 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        Puede, pero es una política que solo me encuentro en los sitios “de progreso”, aquí, en la Plaza o en DEE se modera el PRIMER comentario, luego entran sin moderación, digan lo que digan… ¿Casualidad o característica de grupo?, pues me temo que responde a la alergia al debate, que generalmente consideran inútil por que “saben” que su verdad es la buena (no solo la mayoritaria) y ha de ser por tanto la única.

    • plazaeme 10:30 on 08/06/2014 Permalink | Reply

      Yo creo que en la plaza no modera ni el primero. Y se cuelga algo de spam de vez en cuando, es verdad. Pero prefiero quitar el spam manualmente, y no tenerle esperando al comentarista de primera vez.

      También puede haber otro factor aparte del que señalas. La importancia que uno se dé a sí mismo. O el desenfoque que uno tenga respecto a su importancia en el mundo. Cuanto más desenfoque, más censura. Previa, o de la otra. 😉

      • Eclectikus 10:35 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        Si, ese factor cuenta también, aunque están estrechamente relacionados entre si: considerarse importante y saberse en posesión de la verdad son facetas de la misma patología: el egocentrismo 👿

        • plazaeme 21:19 on 08/06/2014 Permalink

          Tiene pinta de que tenías razón. Solo ha dejado pasar la primera parte del mío. Curioso, porque dice claramente (1/2) al principio, y “sigue …” al final. Si mañana por la noche ha hecho nada al respecto, le voy a tener que decir algo.

        • plazaeme 21:20 on 08/06/2014 Permalink

          Ah, y nada del tuyo. Me había olvidado.

        • Eclectikus 21:34 on 08/06/2014 Permalink

          Ya, Plaza, lo he visto esta tarde… curiosamente en la parte que falta del tuyo, y en el mío censurado, está el argumento esencial (al menos para mi) de que la beligerancia contra los creyentes (cristianos y católicos en realidad) es totalmente injustificable, nunca se había producido con tal insistencia, y que es esta beligerancia la que Spufford denuncia en el artículo (y en el libro). Pero claro, es muy difícil de justificar la intolerancia en gente que alardea de tolerancia, no son conscientes que su tolerancia es selectiva, y por lo tanto es justo lo contrario a tolerancia: sectarismo. Si mañana no ha dicho nada añadiré un corolario a esta entrada, de recuerdo 😉

        • plazaeme 21:39 on 08/06/2014 Permalink

          Con claridad. La parte de la evidencia de la chorrada que está diciendo, y el corazón del argumento que cree que puede combatir. Pero parece tan burdo que no se puede creer en alguien que no parece especialmente asno. Igual es que ha conseguido un disfraz que más o menos funciona, pero debajo sí es un perfecto asno. A saber.

        • Eclectikus 21:48 on 08/06/2014 Permalink

          A mi me da la impresión que mucha de esta gente (estudia -> se incorpora a departamento universitario -> investiga en el sector público) termina con una cojera cognitiva que es muy difícil de superar (izquierdismo totalmente acrítico). No se si has leído la serie de artículos atacando a Lubos Motl sin nombrarle, pero son bastante rastreros, sesgados y plagados de falacias… No me extraña que no se haya atrevido a pisar TRF con sus quejitas… hubiera sido masacrado allí… 👿

    • plazaeme 21:56 on 08/06/2014 Permalink | Reply

      O no lo he visto, o no me he dado cuenta. He mirado por encima su cosa sobre lo de Echenique, he visto que no menciona el punto de discusión de Motl, y he pasado. No me he querido meter, porque se pueden usar sus propios argumentos de otras entradas, para atacar a Echenique en el mismo plan de Motl.

      • Eclectikus 22:09 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        Lo de Echenique ha traído cola, es más sensata la entrada de Francis, al menos no ataca tanto el fondo de la cuestión (Lubos tiene razón o está muy cerca de tenerla, se ponga como se ponga éste artista) como las formas de Lubos, que para el que no le conozca pueden parecer excesivas 👿 Por cierto yo participé en el hilo original en el que le hacía el traje Lubos, de hecho en uno de los comentarios le traduje del español unas imbecilidades que decía en Público sobre el nivel de mar subiendo por el cambio climático… Nadie sospechaba entonces que el tipo iba a terminar en Bruselas… Cosas veredes 😀

      • Eclectikus 22:29 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        El asunto tiene su miga, se mezclan varias de las fobias de Lubos, los ataques a la Teoría de Cuerdas, y una corriente de la Física, de tintes quizá posmodernistas pero que no dejan de tener cierta legitimidad, que no termina de aceptar la Interpretación de Copenhague de la Mecánica Cuántica, y no acepta (del todo) el carácter intrínsecamente probabilista de la teoría, a pesar de que es la teoría más precisa y más testada de la Historia de la Ciencia… El tema tiene muchas aristas, pero una buena parte de ellas son demostrablemente equivocadas (en palabras de Lubos) y tienen ya incluso una sección fija en el blog, quantum foundations, muy recomendable, por cierto, más que el clima incluso 😉

        • plazaeme 22:48 on 08/06/2014 Permalink

          Sí, seguí lo de Motl. Por curiosear, tampoco me importa tanto. Pero de Echenique me refiero a la parte más general y anti-Feynman, que el pollo de hoy no puede compartir — si juzgamos por los argumentos que usa en otras partes. Respecto a la generalización más definitiva, o no tan definitiva, de detalles de la MC, no me quedo con uno ni con otro. Se me escapa. Pero creo que el de Entangedapples no está diciendo lo mismo que el de Pablemos. Me da que dice parte de o mismo, pero de otra forma y con otras implicaciones. Pero, si lo entiendo bien, sería una discusión o muy absurda, o muy no-discusión, a poco que se hiciera con un mínimo de formalidad.

          Mi impresión es que tanto el de Francis como este están echando un capote a “uno de los suyos”, evitando cuidadosamente entrar en la parte más impresentable. Y atacando una postura que no es exactamente la de Motl. Pero una discusión ellos / Motl circularía por cauces muy distintos. Apuesto.

        • Eclectikus 23:03 on 08/06/2014 Permalink

          Yo me quedo a ojos cerrado con Lubos, cuadra más con lo que yo estudié y con lo que he leído, y sus argumentos son perfectamente sólidos. Francis corrige algunas cosas del manzanas (de cada una de las partes) que deja la réplica a la rueda de los caballos de Lubos. Además Francis saca a Lubos de vez en cuando en su blog, y eso es porque tiene un peso específico en todo lo que se refiera a Altas Energías y partículas, y eso a pesar de su salvajismo… por algo será… Utilizan mucho lo de que no publica, y de que solo es un bloguero, pero lo cierto es que una voz que escucha mucha gente al más alto nivel, y eso tiene mucho mérito para alguien que está (de momento) fuera del sistema público. No creo que entren al debate, pocos lo hacen.

    • Preguntator 22:32 on 08/06/2014 Permalink | Reply

      1) Resaltar la forma en que hemos acabado completando el círculo. Durante mucho tiempo y en casi todos los lugares se consideraba que las manifestaciones más extremas del clima eran consecuencia de los actos (o su ausencia) humanos, con los dioses como instrumentos. Un lento y tortuoso proceso de milenios acabó sacando el granizo y el huracán de la relacion hombre-dios y los convirtió en fenómenos naturales, que ocurren sin intervención humana. Pero nos hemos pasado de frenada y estamos llegando al punto de partida tras una vuelta de 360 º. Ahora, de nuevo el huracán y el granizo son causados por el hombre. La única diferencia es que ya no tenemos dioses de intermediarios, lo hacemos, parece ser, nosotros mismos.

      2) Yo creo que las religiones o las ideologías vehiculan actitudes individuales. El modelo es el cambio Saulo/Pablo que se nos muestra en Hechos. Saulo era un fanático anticristiano, y se convirtió en Pablo, un fanático cristiano. Pero dudo que la esencia del personaje esté determinada por si era judío o cristiano. Igual que la esencia de Dawkins no es que sea ateo. Si fuese creyente, sería un fundamentalista radical.

      En todos los sitios y todas las épocas hay personajes que dan miedo, aunque de la mayoría nunca se llega a saber más que localmente. Pero cuando estos personajes encuentran vehículos adecuados (sean grupos religiosos, partidos políticos o movimientos nacionalistas) entonces pueden realizar actos de relevancia mundial.

      ¿Alguien piensa que en estos últimos 20 años no ha habido entre nosotros radicales (nazis y comunistas, por ejemplo) que habrían cometido matanzas a imitación de Hitler o Stalin de haber podido? Lo que pasa es que nunca han encontrado el vehículo. Si un día lo encuentran, harán lo que siempre están deseando hacer.

      Si durante el último siglo los vehículos han sido primordialmente movimientos políticos y no religiosos, se ha debido al declinar religioso. Si la religión vuelve a alcanzar un lugar de privilegio en las sociedades, volverá a vehicular a los sádicos y resentidos. Y en algunos lugares ya lo estamos viendo con el Islam.

      • Eclectikus 22:47 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        Preguntator, es que quizá la Religión, lo mismo que la Maldad o la Bondad (con mayúsculas adrede), son simples características de los humanos, al menos en este estadio de la evolución (practicamente idéntico que hace 10000 años), y por tanto es injusto (irreal) asociar la maldad a la religión (con minúsculas ahora) como si fuera origen y catalizador de todo lo malo y nada de lo bueno. En cualquier caso la declinación de la religión es relativa, el caso es que miles de millones de personas siguen teniendo fe en alguno de los mismos dioses que existían ya hace 2000 años. Vamos, que no tiene mucha pinta de que esto vaya a desaparecer en un futuro próximo. Ni tampoco la maldad, la bondad, la imbecilidad, etc…

        • Preguntator 23:05 on 08/06/2014 Permalink

          Y los nuevos dioses. Creo que aciertas cuando señalas que el ecologismo extremo, o alguna variante, puede convertise en una nueva religión. De hecho, miedo me da pensar en los sacrificios que exigirán para aplacar a Baal.

          Por cierto, de Spufford había leído un libro hace tiempo y me había parecido flojo. Algunas buenas ideas y muchas conclusiones insostenibles. Pero bueno, no tenía nada que ver con esto.

        • Eclectikus 23:12 on 08/06/2014 Permalink

          Si Preguntator, los sacrificios ahora no son de sangre, al menos directa, ahora es vía impuestos y empobrecimiento especialmente de los pobres.

          Yo no había leído nada de el, pero me consta que es “de los suyos”.

    • Preguntator 22:44 on 08/06/2014 Permalink | Reply

      En cuanto a Jordi, me llama la atención el “optimismo” que destila al final del post. El avance imparable, el progreso, desde una sociedad religiosa hacia otra menos religiosa. Yo sería bastante más escéptico, y si quiere engañarse con alteraciones locales, pues bueno. Comparemos la Turquía de hace 50 años con la de ahora. ¿Ha visto alguna vez las fotos de las jóvenes iranís en la universidad de los años setenta? ¿Donde está el Egipto de Nasser?
      El catolicismo pierde pie en sudamérica, pero lo ganan otros movimientos cristianos. El Islam se radicaliza en lugares donde era bastante moderado, como China o Indonesia. El cristianismo avanza, con lentitud pero con firmeza, en Rusia.

    • Haddock 22:55 on 08/06/2014 Permalink | Reply

      Supongo, Eclec, que le habrás dejado alguna referencia al tío de las manzanas de lo que aquí se habla, que le quede constancia de que hay bastante gente observándole con lupa.
      Por cierto, los chicos de Enchufa2 siguen de “vacaciones” ¿No?

      • Eclectikus 23:07 on 08/06/2014 Permalink | Reply

        Entiendo que ha leído mi comentario censurado, que le han llegado los pingbacks de NMSP, y algunas visitas a su blog desde aquí… si no se ha enterado es porque no ha querido, y eso es tan legítimo como clarificador Haddock 😉

        De Enchufa2 ni idea, como no llegan avisos al poco, como le pasará a este, pasan al ostracismo del olvido.

  • Eclectikus 11:29 on 08/05/2014 Permalink | Reply
    Tags: , , , Física   

    Una “teoría cuántica” del negacionismo. 

    Las ocurrencias de los alarmistas a la hora de intentar desprestigiar a sus críticos caen casi siempre en el absurdo más atroz. Al ser incapaces de zafarse de los clichés y del discurso falaz, hay ocasiones en las que al administrar las consignas oficiales, sin querer, quedan en absoluta evidencia. Y este es un caso especialmente ilustrativo de este efecto.

    Como todo el tinglado de la climastrología está montado sobre su cientificismo (“es ciencia asentada…”, “la ciencia dice…”, “la mayoría de los científicos cree…”), no es extraño que se apele a otras teorías científicas para ilustrar los (averiados) mensajes que nos quieren endilgar. Y esta vez le ha tocado a la Mecánica Cuántica y a las posiciones escépticas: The Quantum Theory of Climate Denial (BlHuffington PostunSkeptical Science), una “teoría” que “explica” el comportamiento de los escépticos, o como a ellos les gusta llamarlos, “negacionistas”. Ni que decir tiene que los argumentos presentados no tienen nada que ver con la Ciencia, ni tampoco con las críticas al alarmismo, y que al final no es más que una (otra) majadería.

    Boris Karloff Mad Scientist

    El autor del versículo es John Cook, un dibujante de historietas y evangelista confeso, famoso por ser el creador de Skeptical Science, un sitio dónde se cocinan respuestas a los argumentos escépticos en base a (y sólo a) los papers más alarmistas que se excretan (con dinero público por supuesto) a lo largo y ancho del “consenso” oficial.

    Utiliza en este caso para denigrar las posturas escépticas un efecto cuántico conocido como el colapso de la función de onda, una característica fundamental de la mecánica cuántica (i.e. de la naturaleza) que implica que no es posible conocer el estado preciso de un sistema cuántico hasta que no se hace una medida, hasta entonces solo podemos acceder a una distribución de probabilidad del valor de determinados parámetros físicos de ese sistema. En este sentido es famosa la paradoja del gato de Schrödinger, un experimento imaginario que intenta poner de relieve los inconvenientes (macroscópicos) que supone esta lectura probabilística del mundo subatómico, que implicaría consecuencias extravagantes como la mezcla de estados (|gato vivo> y |gato muerto>) antes de abrir la caja (efectuar la medida), que solo se materializa en un estado determinado (|gato vivo> o |gato muerto>) en el momento de abrir la caja (efectuar la medida). Entiendo que resumir las implicaciones de la Mecánica Cuántica en unas pocas líneas es descabellado, si alguien quiere profundizar algo más, y si me permitís la auto cita, podéis leer este artículo en estas mismas páginas, que resume algo más a fondo el asunto: Un repaso a la Mecánica Cuántica para entender el Premio Nobel de Física 2012.

    Para Cook esta característica de la naturaleza “no tiene sentido” (a pesar que tiene detrás casi un siglo de validaciones empíricas), y entonces asocia el comportamiento de los escépticos (así en bloque homogéneo, tanto a ellos como a sus argumentos) con una especie de estados cuánticos que “colapsan” en un estado determinado cuando son expuestos a un “estímulo” en forma de “evidencia científica”. Dice el artista:

    Aplíquese un estímulo (por ejemplo, se les muestra alguna evidencia científica) y se colapsan en uno de los tres estados de la negación. Esto permite a un negacionista existir en un estado de negación, después evolucionar a un estado contradictorio, y finalmente saltar al primer estado de la negación de nuevo.

    quantum2

    La estupidez es tan inmensa que casi duele profundizar en ella. El principal error lógico en su argumentación es un monumental hombre de paja que consiste en asumir que las críticas principales de los escépticos son exclusiva (e intercambiablemente) tres: que el Calentamiento Global no está ocurriendo, que está ocurriendo pero no somos nosotros, y que está ocurriendo y somos nosotros pero no es perjudicial. Por supuesto no es así y hay distintas pegas para distintas afirmaciones alarmistas dependiendo del contexto. Lubos Motl lo explicó muy bien en su blog y me he tomado la licencia de traducir su comentario al respecto:

    No hay, por supuesto, ninguna inconsistencia. Yo hago mías las tres reclamaciones en algún momento: “que no está sucediendo en absoluto”, “que está ocurriendo, pero no principalmente por nuestra culpa”, y que “está pasando y somos nosotros, pero no es malo”. Y es correcto, porque la palabra “it” tiene distintos significados en diferentes sentencias. Por ejemplo, “el calentamiento global como una tendencia desde mediados de la década de 1990″ no está ocurriendo para nada, “el calentamiento global es una tendencia desde el año 1800″ está ocurriendo, pero no somos la causa de ello, “el aumento de CO2 en la atmósfera” está ocurriendo y somos nosotros, pero es beneficioso. Y hay muchos otros significados de “it” que podrían añadirse.

    Hay millones de diferentes “it” parecidos -todos ellos tienen diferentes explicaciones y distintos grados de veracidad. Este punto específico es algo totalmente incomprensible para los mini-cerebros alarmistas como `Kook John´ – porque todo su cerebro está completamente consumido por un solo “it“. Ellos creen en un majestuoso “IT” y este “IT” es el responsable de todo en el mundo y todos tenemos que adorar este “IT“. Este “IT” de ellos es exactamente igual a Dios – está igualmente mal definido, es igualmente omnipresente, omnisciente y omnipotente – en fin, es Dios en esteroides. 😉

    En el mundo real, este omnipotente “IT” no existe. En cambio, hay millones de “its” – millones de posibles interpretaciones de los términos “calentamiento global” o “cambio climático” – y ninguno de ellos es realmente importante en ningún sentido.

    Poco más se puede decir, si acaso resaltar lo clarificador que es ver como los alarmistas profesionales están tan imbuidos en su propia fe, que son incapaces de afrontar las críticas, que se basan casi exclusivamente en el uso y abuso de la propaganda (oficial: globalchange.gov, mediática: yearsoflivingdangerously.com, e incluso grotescamente sectorial: Why Should Evangelical Christians Care About Climate Change?), y en la vergonzante utilización de la argumentación falaz (diversas modalidades de las falacias de autoridad que apelan al consenso de los científicos, hombres de paja que tergiversan los argumentos escépticos y ad-hominem que desacreditan a los críticos con el alarmismo climático). Una basura intelectual y científica que dejará profundas heridas en la historia de la Ciencia occidental, pero que terminará cayendo por su propio peso, o más concretamente, por su ausencia de peso.

     
  • Eclectikus 17:55 on 17/04/2014 Permalink | Reply
    Tags: , , Física   

    Ondas gravitacionales primordiales y universo inflacionario. 

    Ayer se confirmaba un rumor que llevaba algunos días resonando por todos los blogs relacionados con la Física Teórica, la Cosmología y la Física de Partículas: había sido hallada por primera vez señal de ondas gravitacionales primordiales que confirmaban el modelo de inflación cósmica del Big Bang. Antes de repasar los crípticos conceptos engarzados en la sentencia anterior, dejadme que os diga que en el caso de que se validen estos datos (i.e. sean confirmados por equipos independientes) estaríamos ante un descubrimiento tan importante como el hallazgo del bosón de Higgs hace casi dos años, y tiene todas las características para convertirse en premio Nobel de Física súbito.

    El BICEP2 (en primer plano) y el South Pole Telescope. Crédito: Steffen Richter (Harvard University)

    El BICEP2 (en primer plano) y el South Pole Telescope. Crédito: Steffen Richter (Harvard University)

    Veamos entonces, en modo sintético (y por tanto incompleto), algunos de los conceptos más importantes para valorar esta noticia en el contexto de la Física moderna. Si tras leer la entrada vuelves a leer la sentencia inicial y tienes la sensación de que la entiendes mejor, daré mi trabajo por válido, de lo contrario la culpa no será tuya sino mía (así funciona la divulgación).

    Ondas gravitacionales (wiki): son una consecuencia inmediata de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, y se pueden describir como una perturbación gravitacional que se propaga por el universo a la velocidad de la luz. Una imagen visual que se utiliza a menudo es considerarlas como una especie de ondulación que se propaga por el espacio-tiempo y que afecta a todos los objetos de una manera adicional e independiente de su equilibrio inicial (libres de fuerzas externas). Son muy difíciles de detectar debido a que surgen de fenómenos muy energéticos (campos gravitatorios extremos) que impliquen una aceleración en objetos no simétricos, los cuales se producen en zonas muy alejadas del universo (o de hace muchísimo tiempo, que viene a ser lo mismo), siendo su intensidad -inversamente proporcional a la distancia- minúscula en la Tierra.

    Evidencias indirectas de la generación de ondas gravitacionales se han producido en varias ocasiones en los últimos 40 años, siendo la más conocida la debida al análisis del sistema binario Hulse–Taylor (PSR B1913+16), que les valió el Nobel de Física de 1993 a ambos astrofísicos (estudiante de doctorado y tutor en el momento del descubrimiento en 1974). Más recientemente otro sistema binario (PSR J0348+0432) cuya degeneración gravitatoria (variaciones en la rotación del sistema estrella de neutrones – enana blanca) está unívocamente relacionada con la emisión de ondas gravitacionales, confirmaba una vez más la precisión de las predicciones de la Relatividad de Einstein.

    Inflación Cósmica (wiki): es un marco teórico que pretende dar solución al problema del horizonte, es decir a la contradicción entre la uniformidad del universo observable (a gran escala) y la imposibilidad de que zonas alejadas entre sí pudieran haberse influido mutuamente (tener la misma temperatura, las mismas constantes físicas…). Si consideramos el principio de causalidad como inviolable, no parece lógico pensar que zonas muy distantes (que jamás han estado “en contacto”) hayan evolucionado exactamente de la misma manera a partir de la caliente sopa cuántica que debió existir en los primeros instantes del Big Bang, es decir durante el mismísimo “bang”, cuando todas las partículas e interacciones, incluida la gravedad, convivían a muy altas temperaturas (energías) hasta que en algún momento, alrededor de 380000 años después de la explosión, con un universo expandiéndose y enfriándose, se produjo el desacoplamiento (la capacidad de interacción) entre fotones y partículas masivas, permitiendo a la radiación electromagnética (fotones) propagarse durante miles de millones de años. A medida que el universo ha ido expandiéndose la longitud de onda ha ido aumentando hasta el punto de que en la actualidad caen en su práctica totalidad en el rango de las microondas, y es por lo que a esa radiación se la conoce como radiación de fondo de microondas.

    En otras palabras, en un universo primigenio de tan solo 300000 años, puntos separados por distancias superiores a los 300000 años-luz, jamás podrían haber estado en contacto y por tanto, según el principio de causalidad mencionado arriba, resultaría extravagante pensar que pudieran tener propiedades físicas similares (específicamente temperatura). Sin embargo el análisis de la radiación de fondo nos habla de un universo esencialmente homogéneo a gran escala, con una temperatura prácticamente constante de 2.726 K.

    El modelo propuesto para salvar esta contradicción fue ideado en un principio por Alan Guth en 1981 y perfeccionado por Andrei Linde al año siguiente, y son desde ya, salvo sorpresa, mis candidatos para el premio nobel de Física 2014. Su postulado fundamental se basa en una gigantesca expansión en los instantes iniciales del Big Bang (desde los 10−36 segundos hasta los 10−32, es decir un lapso en el orden de los 10−33 segundos, o una milésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de segundo) la denominada época inflacionaria, durante la cual el Universo se expandiría desde una superficie del tamaño de una pantalla de ordenador hasta practicamente las monstruosas dimensiones actuales (ver la entrada Inflation el blog de Matt Strassler).

    Esto llevaría a una aparente violación de la Teoría de la Relatividad (puntos alejándose a velocidades mayores que la velocidad de la luz), que en realidad no es tal (son puntos que se alejan entre sí, no que viajan a velocidades mayores que la luz), y que por contra explicaría porque puntos más allá del horizonte de sucesos, mantienen las mismas propiedades en todo el universo.

    En realidad existen anisotropías, dudo que nadie haya conseguido sustraerse de gráficos como este de la sonda WMAP:

    Anisotropías en la radiación de fondo de microondas

    Anisotropías en la radiación de fondo de microondas

    pero resultan que éstas encajan perfectamente en los cálculos del modelo inflacionario.

    Fluctuaciones primordiales (wiki): las condiciones físicas de estos primeros instantes eran las de un universo muy caliente, en el que se producían una serie de fluctuaciones cuánticas que permitían la creación (y aniquilación) de pares de partículas y anti-partículas, y que en última instancia son las responsables de las irregularidades (anisotropías) observadas en la estructura actual del universo (y su radiación de fondo de microondas).

    B- modes (wiki): La radiación de fondo de microondas presenta dos tipos de polarización, los E-Modes y los B-Modes relacionados físico-matemáticamente con el campo eléctrico (E) los primeros y con el campo magnético (B) los segundos. La polarización en modo B se puede producir por dos mecanismos, o bien por efectos de lente gravitatoria (como fue el caso de los detectados el año pasado con el South Pole Telescope), o provenientes precisamente de la época inflacionaria. La clave para distinguir entre uno u otro mecanismo está en el desarrollo multipolar y el análisis de los términos para las detecciones producidas, de tal manera que los valores en torno a l = 90 se corresponderían con los B-modes primigenios:

    Espectro de modos-B observado (puntos negros) y predicción teórica (lineas rojas intermitentes)

    Espectro de modos-B observado (puntos negros) y predicción teórica (lineas rojas intermitentes)

    lo que supone la smoking gun de la emisión de ondas gravitacionales durante la época inflacionaria, y por tanto la evidencia de la detección de ondas gravitacionales primordiales.

    Soy consciente de que este último punto necesita un desarrollo mayor, en el que no se pueden evitar las matemáticas, para aquellos lectores interesados en profundizar en los B-modes, les recomiendo se den una vuelta por esta entrada de Lubos Motl, y por algunos de los enlaces que cita, incluidos (o empezando por) las entradas del Blog de la Mula Francis.

    ¿Y por qué resulta todo esto tan importante?

    • Porque confirma una teoría de la que había múltiples evidencias pero no validación experimental.
    • Porque abre una ventana en el rango de energía de gran unificación, 1016 GeV (inalcanzable en el mayor acelerador de partículas actual, el LHC que está trabajando en el orden de los 10000 GeV, 12 órdenes de magnitud por debajo) solo dos órdenes de magnitud por debajo de la escala de Planck, a la cual la gravedad es comparable al resto de las fuerzas y un hito hacia el estudio experimental de la gravedad cuántica, más allá de especulaciones.
    • Porque las ondas gravitacionales primordiales son de origen intrínsecamente cuánticas, por lo cual suponen la primera evidencia experimental de la cuantificación del campo gravitatorio.
    • Porque significan una purga que descarta y promueve teorías, modelos y propuestas dentro y fuera de la propia cosmología inflacionista. Precisamente Lubos Motl ha publicado una entrada con los vencedores y vencidos de la eventual confirmación de estos datos: BICEP2: some winners and losers.
    • Porque aunque no confirma la Teoría de Cuerdas (ninguna de ellas), tampoco la descarta quedando intacta como único modelo serio de unificación de las fuerzas fundamentales que tiene buena pinta.

    Adicionalmente, aunque ya esto son cosas mías, es una prueba más de como funciona la Ciencia de verdad, en contraste con seudociencias como el Alarmismo climático. No hay color.

    Y por último, y también es cosa mía, no os perdáis el momento en que el profesor Chao-Lin Kuo sorprende al profesor Andrei Linde con la noticia de que su teoría se ha visto confirmada con una certeza de 5 sigmas (equivalente a una posibilidad de error en 2 millones), y que publiqué ayer en Science is Beauty en cuanto salió la noticia (y el vídeo). Por cierto el blog es finalista en los bloggies para mejor blog educativo en 2014 (premio que ya ganó en 2013), así que si alguien lo tiene a bien, no tiene más que votar por él aquí.

     
  • Eclectikus 13:04 on 06/10/2013 Permalink | Reply
    Tags: , , , Física, , , ,   

    Escépticos de Pacotilla II: La Ciencia (progre) y sus Demonios (laicos) 

    La Ciencia (progre) y sus Demonios (laicos)El otro día me vi envuelto en una pequeña trifulca en un blog que se llama “La Ciencia y sus Demonios“, una pandilla de la misma ganadería a la que criticaba recientemente en la entrada Escépticos de Pacotilla, y que representan el perfecto epítome de las patologías que entonces denunciaba: un escepticismo arbitrario marcado por la corrección política (asumen el alarmismo climático como una verdad revelada), y especializado en atacar a la religión (¿adivináis a cuál?) y considerarla más como una tara que como una cualidad humana más. Intolerancia, sectarismo e ignorancia a partes iguales.

    La entrada (que no es más que la traducción de una irrelevante diatriba de un abuelete progre, ateo y alarmista) se puede leer aquí: Ciencia, anticiencia y religión según el físico y filósofo norteamericano Victor Stenger.

    Llegué a ellos de rebote porque se enlazaba a este blog en los comentarios, y claro, la declaración de principios que significa un blog que se llama No Me Seas Progre, no a todo el mundo le hace gracia, y rápido surgieron comentarios rebosantes de prejuicios. El caso es que fui para allá y dejé un comentario que consideré amable e inofensivo (el #48 del hilo) y que mostraba mis cartas de 1) defensa de la legitimidad de la religión, 2) escepticismo sobre el Cambio Climático, 3) “mi sorpresa” de que los escépticos asumieran las tesis del alarmismo climático sin pestañear y 4) que “gentes de progreso” mostraran tal intolerancia por la simple razón del credo de las personas. Ni que decir tiene que se liaron a pedradas conmigo y terminaron por bloquearme los comentarios.

    Pocas vueltas se le puede dar al debate, escoge unos pocos de los comentarios al azar y verás el desolador panorama intelectual de esta tropa, presuntamente escéptica, supuestamente tolerante y altaneramente cientificista. Y todo el repertorio de tics del rebaño alarmista: moderación eterna de los comentarios (para dar tiempo a preparar “las réplicas”), uso de todo tipo de falacias y acusación de que todo lo que digas es una falacia (¡cuánto daño a hecho -el mal uso de- la Wikipedia!), respuestas según el libro de recetas de Skeptical Science, acusaciones de “negacionismo” y “neoliberalismo”, comparaciones con los “negacionistas” del SIDA o con los proponentes del Diseño Inteligente, y todo el resto de estupideces habituales, recogidas en el libro de estilo del buen descerebrado.

    El asunto no merecería ni un miserable párrafo en condiciones normales, pero dado que me bloquearon sin aviso, y se me quedaron unas cuantas cosas en el tintero, especialmente en lo tocante al Alarmismo Climático, he decidido contestar tranquilamente desde aquí.

    Enmienda a la Totalidad

    Sobre los contenidos del blog poco puedo decir, aunque estoy abonado a sus entradas, raras veces las leo y si lo hago es de manera diagonal, hay mucho que leer y al final tienes que seleccionar. Y lo cierto es que éste blog no me ha enganchado nunca, aunque me figuro que si estoy abonado a él, es porque en alguna ocasión leí algo interesante… pero se conoce que no lo suficiente para que lo tenga en mente. Visto lo visto, no me extraña.

    Pero lo peor es el comportamiento de los administradores del sitio… ¿Cómo te sentirías si cuando discutes con un grupo de personas -la mayoría con argumentos ridículos y una buena parte de ellos, además en tono insultante y menospreciativo- tu turno de réplica sufre un retraso tal que se te van acumulando las contra-réplicas a argumentos que has expuesto horas antes? ¿Cómo te sentirías si después de padecer esta cruz durante todo el debate te bloquean de buenas a primeras y sin previo aviso?… Pues eso es lo que ocurre en esta pocilga, y en general en todas las pocilgas “de progreso“, como hemos tenido ocasión de comprobar por ejemplo aquí, aquí, aquí, aquí o aquí.

    Esta política es ya de por sí suficientemente grave como para mandar al blog a la basura de la blogosfera, y por mi parte ahí se queda. A tomar por saco.

    Sobre la Religión

    Los que me conocéis ya sabéis mi opinión al respecto. Me importan un carajo los planteamientos religiosos de las personas siempre que no me los pretendan imponer. Lo que critico a menudo a tumba abierta son los continuos, absurdos, desfasados, anacrónicos, infantiles, ofensivos, ridículos, obscenos, redundantes y altaneros ataques a los cristianos.

    Una forma rápida de comprobar a que me refiero, es leer al propio “autor” del artículo, uno de los machos alfa del corral, lleno de odio a la Religión (Cristiana), y que solo es capaz de hilvanar bobadas de adolescente en tono insultante (#74#80#89 y #134).

    En general en España la corriente integrista atea bebe del ateísmo norteamericano, que está más enfocado en la lucha contra el integrismo cristiano y sus sectas más impresentables, que hacen una interpretación literal de la Biblia y en las que el proselitismo es una de sus principales motivaciones. La manifiesta imbecilidad de la progresía ibérica hace aquí un tótum revolútum con la cristiandad, y endilga a los Católicos las mismas taras, de una manera injusta y arbitraria, olvidando lo que ha tenido de bueno en todos los aspectos posibles el cristianismo en Europa, y quedándose solo con los cuatro memes descontextualizados habituales: la Inquisición, el juicio a Galileo, el colaboracionismo con Franco y el abuso de niños.

    Este es un tema que aparece recurrentemente en estas páginas, y creo que no merece mucha más atención en ésta entrada concreta, más que nada porque no tengo ningún interés en responder a las insultos que allí me dedican. La Religión me interesa básicamente como parte de la Filosofía, y por tanto, más que en los intercambios de coces con estos pobres diablos, estoy interesado en otros aspectos del asunto, como por ejemplo en el debate sobre el diálogo entre Fé y Razón, como el planteado entre el filósofo jesuita Fr. Copleston y el filósofo y matemático Bertrand Russell en un programa de la BBC de 1948 sobre la existencia de Dios, o en este otro entre el filósofo liberal Jürgen Habermas y el cardenal Joseph Ratzinger. Es a todas luces más instructivo.

    Sobre el Cambio Climático

    También conocéis mi opinión al respecto. Creo que hay muchas razones para no tragarse la hipótesis del calentamiento apocalíptico, pero en esta ocasión (#53) me centré en lo que consideró la piedra angular de la hipótesis alarmista: el cálculo de la Sensibilidad Climática.

    Hace tiempo que barrunto preparar una entrada específica sobre éste asunto, pero lo cierto es que no me termino de poner, quizá porque el asunto es mucho más complicado de lo que parece a simple vista. Intentaré sin embargo explicar aquí los conceptos básicos, según yo los entiendo, más que nada para enfocar el argumento principal que intentaba transmitir, sin éxito, en el hilo de marras.

    En general podemos definir semi-académicamente la sensibilidad como una magnitud física que representa la respuesta de un sistema a la variación de una determinada variable. En climatología específicamente se habla de sensibilidad climática de equilibrio (ECS), como el cambio en el equilibrio de la temperatura global del aire en superficie al variar en una unidad un determinado forzamiento radiativo.

    Por tanto, la sensibilidad climática representa el cambio en la temperatura al producirse una variación del calor radiado/absorbido por un determinado agente. Lo complicado del asunto es que en un sistema como el climático con diferentes forzamientos radiativos, la variación de uno de ellos provoca respuestas (feedbacks o retroalimentaciones) en los demás. Unos pueden favorecer el cambio (aumentándolo) y otros oponerse a el (disminuyéndolo), hablamos entonces de feedbacks positivos y negativos.

    En los mundos del IPCC y del alarmismo climático, en los que el culpable es conocido desde la primera secuencia, como en Colombo, “ya saben” que el CO2 es el principal forzamiento del Clima terrestre desde que el ser humano se embarcó en el horror capitalista, especialmente desde la “maldita” Revolución Industrial.

    Y entonces la definición semi-académica mencionada arriba se ve desplazada por esta otra, en la que el CO2 pierde automáticamente su presunción de inocencia:

    Sensibilidad climática es el cambio de la temperatura (global) de la Tierra al doblar la cantidad de CO2

    Y para ellos hay poco más que hablar: el forzamiento radiativo del CO2 es grande y positivo, y por lo tanto el CO2 tiene un efecto multiplicador en el calentamiento que no se lo salta un gitano. Y lo demás no importa, y si acaso importara tenemos cientos de millones de dólares en la recámara para que deje de importar.

    El problema es que las dificultades no disminuyen a base de dólares, y lo cierto es que en un sistema como el climático es tal la cantidad de interacciones entre los diferentes agentes implicados, que es muy complicado (¿imposible?) definir un modelo que reproduzca qué es lo que sucede en la realidad, cuando añadimos un extra de CO2 a la atmósfera por nuestros “pecados neoliberales“.

    Se puede considerar como un dato fuera de toda disputa, el valor de la sensibilidad climática del CO2 en el caso ideal de no tener en cuenta los feedbacks, y se dan por (relativamente) buenos los valores adoptados en el tercer catecismo del IPCC (TAR, 2001) de 3.7 W/m2, que se traduce en un incremento de temperatura en torno a 1ºC (ver por ejemplo la discusión en Climate ETC de Judith Curry: CO2 no-feedback sensitivity).

    Por supuesto que este es un valor que no asusta a nadie, un aumento de ese orden sería más bien beneficioso para el planeta, y además hay que recordar que estamos a mitad de camino (400 ppm) de doblar la cantidad de CO2 en la atmósfera desde tiempos preindustriales (es decir pasar -típicamente- de 287 ppm a 574 ppm).

    Evolución de la concentración de CO2 desde los tiempos pre-industriales.

    Evolución de la concentración de CO2 desde los tiempos pre-industriales.

    Y entonces ¿de dónde viene el miedo al CO2?. Pues ese es quid de la cuestión, viene de que la hipótesis alarmista nos asegura que el forzamiento radiativo del CO2 produce una serie de retroalimentaciones en el sistema, que pueden multiplicar por entre 2 y 5 veces el valor de su sensibilidad climática sin considerar feedback alguno. El problema es que se basan solamente en atribuciones y modelos numéricos. Me explico:

    Las atribuciones vienen del cálculo a palo seco de los valores reconstruidos en tiempos geológicos a partir de los valores obtenidos mediante proxys de temperatura y de concentración de CO2. Es decir que sin posible demostración de cuales han sido los mecanismos que han producido los valores calculados, atribuyen al CO2 el papel principal en el sistema climático.

    Los modelos numéricos intentan reproducir los procesos que se suceden en la atmósfera, a escala local, global, por capas, y teniendo en cuenta los diferentes mecanismos que se suponen intervienen en los procesos. Reconocen que hay algunos factores que no tienen bien definidos (principalmente los feedbacks de nubes y vapor de agua), y que puede haber otros que no tienen ni en cuenta (aerosoles, rayos cósmicos…). Pero les importa un bledo. Lo que sale de los modelos va a misa.

    Y por eso, como decía al principio, el valor de la sensibilidad climática, es la madre del cordero del debate, al menos desde el punto de vista físico, que es crucial cuando intentamos analizar el Clima terrestre.

    Y tras esta pequeña introducción, volvamos a las trincheras.

    Uno de los becerros, un tal Javi (“el que sabe”), mantiene que no he sido capaz de refutar sus “argumentos“, expuestos en #70 y #79. Veamos:

    En el primero de ellos entra de lleno en el surrealismo, y utiliza un hombre de paja intentando rebatir absurdamente mis consideraciones sobre los proxys a la hora de calcular la sensibilidad climática (que son una fuente de error, y que este método no te permite discriminar los forzamientos radiativos), con la siguiente soplapollez:

    Cuando usas un termometro estas usando un proxy de la temperatura: el aumento en el volumen de un liquido, que sabes que depende de la temperatura. Asi que la proxima vez que vayas al medico y te diga que tienes fiebre, ya le puedes decir que se equivoca porque esta usando un proxy.

    Por supuesto es una generalización absurda. El hombrecito considera que toda medida indirecta de una variable en Física es un proxy. Ciertamente se puede considerar así, pero evidentemente es algo que no se utiliza: nadie considera un termómetro como “un proxy” de la temperatura, ni una ecosonda como “un proxy” de la profundidad, ni un mando a distancia como “un proxy” del canal de televisión. Aunque si insiste (y lo hace) yo voy a empezar a considerar los argumentos defectuosos como si fueran “un proxy” de la estupidez del ponente.

    Por otro lado la precisión tampoco tiene peso alguno en su seudo argumento, porque a ningún cerebro normal (con una IQ por encima de 80) se le ocurriría comparar la exactitud de un termómetro clínico de mercurio (que puede llegar hasta la centésima de grado Celsius), con la de cualquiera de los proxys que se utilizan habitualmente para calcular las temperaturas en escalas geológicas (entre uno y varios grados Celsius). Y eso sin entrar en las incertidumbres temporales (cerca de cero en el termómetro clínico y hasta de siglos en los proxys geológicos) y otras fuentes de error más o menos sutiles.

    Volviendo a la realidad, como digo en los comentarios (#75) el concepto de proxy se utiliza en Geología como sinónimo de inferencia de una medida (a la que no se tiene acceso) a través de alguna propiedad relacionada con esa variable. La propia entrada de la Wikipedia en inglés, Proxy (climate), es un buen punto de inicio para entender qué son y cómo se utilizan los diferentes proxys en climatología.

    Posteriormente relincha:

    ¿Miles de millones? Me parece que tienes una idea muy de cómic de lo que cuesta la ciencia.

    Si, de cómic, 2600 millones en 2013 ha dedicado Obama -solo en USA y solo este año- añade todos los países del mundo y multiplica por 10 años de apogeo de chiste climático… y sí, efectivamente te sale un cómic, pero de terror. Especialmente cuando piensas en lo que se podía haber hecho con ese dinero luchando contra la malaria, aumentando la investigación y desarrollo en energías renovables o avanzando en la construcción del ITER, por citar los mismos ejemplos que en hilo. Y eso sin contar los chistes solar y eólico, o el mercadeo de los bonos de carbón.

    Luego saca de contexto mi aseveración de que no se conoce de manera fehaciente el valor de la Sensibilidad Climática (el aumento de temperatura al doblar la cantidad de CO2) y responde muy ufano:

    Aaah, ya salio el gran mantra negacionista, la exigencia de precisión absoluta. Si no eres capaz de decirme al microsegundo cuanto tarda una persona en morir tras clavarle un cuchillo en el corazon, es que no esta demostrado que clavar cuchillos en el corazon mate a nadie.

    El razonamiento no puede ser más absurdo, nadie pide la precisión absoluta, pero entre conocer el valor de una variable y ésta frase del IPCC:

    No best estimate for equilibrium climate sensitivity can now be given because of a lack of agreement on values across assessed lines of evidence and studies.

    va un trecho lo suficientemente grande como para considerar una falacia estúpida ese argumento.

    La refutación de mi aseveración de que los modelos no funcionan (y que no admiten falsación) es de traca. Sin el menor sentido del decoro me enlaza sin más a está gráfica salida de las cocinas de Skeptical Science:

    Gráfica de Skeptical Science que "demuestra" que los modelos funcionan que te cagas.

    Gráfica de Skeptical Science que “demuestra” que los modelos “funcionan”.

    No busquéis de donde sale la gráfica, como está construida, o la fuente de los datos, eso son detalles sin importancia en su libro de estilo. Mi contra-réplica hubiera sido automática, por ejemplo enlazando a ésta otra gráfica de Roy Spencer:

    Modelos vs. Realidad

    Modelos vs. Realidad (clic para ver en grande)

    que corresponde a la entrada de su blog (dónde da todos los detalles para interpretar la gráfica), “STILL Epic Fail: 73 Climate Models vs. Measurements, Running 5-Year Means“, y que es una versión con medias móviles de una anterior entrada (EPIC FAIL: 73 Climate Models vs. Observations for Tropical Tropospheric Temperature) en la que había utilizado regresiones lineales para representar al fin y al cabo lo mismo: el fallo épico de los modelos climáticos.

    Por supuesto soy consciente de que su respuesta inmediata sería tachar a Roy Spencer de Creacionista, que en este contexto tendría el mismo peso que acusarle de ser del Atleti. Pero entonces mi respuesta inmediata podría ser remitirles a mi comentario #59 en el que les descubro que su cocinero favorito, John Cook de Skeptical Science es cristiano evangelista, y que incluso dibujaba las viñetas en The Christian Post.

    Aunque a decir verdad, en este caso concreto, no debería ser necesario descender a su nivel para luchar con ellos en el barro, bastaría simplemente con mostrarles las gráficas oficiales de su propio catecismo actualizado (IPCC/AR5):

    Temperaturas vs. Modelos en el último catecismo del IPCC (AR5). Versión del borrador filtrado (izquierda) y la versión final aprobada en el cónclave de Estocolmo (23-26 septiembre de 2013).

    Temperaturas vs. Modelos en el último catecismo del IPCC (AR5). Versión del borrador “filtrado” a la prensa (izquierda) y la versión final aprobada en el cónclave de Estocolmo (23-26 septiembre de 2013) -clic para ampliar-

    (Imágenes extraídas de la entrada IPCC: Fixing the Facts de Climate Audit)

    Por supuesto después habría que recordarles como funciona el Método Científico, y que significa la falsabilidad y para que se usa. Lo ideal es que entendieran que cuando una hipótesis determinada (por ejemplo una alta sensibilidad climática) es refutada (falsada) por los experimentos (en este caso los datos empíricos), la hipótesis ha de ser descartada. Una vez aceptada esta base epistemológica, la siguiente pregunta es automática: ¿cuántos de esos modelos deberíamos descartar? ¿todos? ¿la mayoría? ¿ninguno?…

    Y deshaciendo la madeja, al final del hilo, volvemos irremediablemente a la sensibilidad climática. Si los modelos no funcionan en modo predictivo… ¿qué fiabilidad podemos dar a los valores de esta variable deducidos a partir de dichos modelos?, o mejor dicho, ¿qué credibilidad tiene la famosa distribución de frecuencias (de la sensibilidad climática) oficial del IPCC…?

    Distribución de frecuencias de la sensibilidad climática, basado en la salida de los modelos numéricos.

    Distribución de frecuencias de la sensibilidad climática, según la salida de los modelos numéricos.

    …¿Ninguna credibilidad? ¿poca? ¿toda? ¿No es sospechoso que los modelos reproduzcan razonablemente bien el pasado y fallen estrepitosamente al predecir el comportamiento futuro?

    Por supuesto que mucha de la literatura que recopila el IPCC es válida, y desde luego una buena parte de la Física que se utiliza (en sus fundamentos) es correcta y nadie le pone pegas. Pero la verdad es que muchos científicos se preguntan si la base Física del alarmismo termina en ese 1ºC propuesto como sensibilidad climática del CO2 sin considerar feedbacks, y si a partir de ahí, los 2 o 3 ºC extra de calentamiento debido al CO2 provienen de las propias (y generalmente reconocidas) incertidumbres de los modelos. Ver por ejemplo este breve artículo de Roy Spencer (el creacionista) explicando las incertidumbres debido a las nubes y el vapor de agua.

    Bien, pues curiosamente la cumbre del pensamiento racional/ateísta que recala en “La Ciencia y sus Demonios”, y una buena parte de los que piensan como ellos, no ven fisuras en todo este asunto. Rechazan que los modelos estén falsados, y se escudan en un presunto consenso científico para no moverse ni un milímetro de la postura oficial cocinada por un organismo político como el IPCC. ¿No es de risa?

    Para terminar quería avisar de que dado que esta entrada es básicamente una réplica que me fue vetada en el foro de la discusión, me reservo el derecho de ampliarla y/o mejorarla si es que lo considero necesario. ¿Lógico no?.

    Informes del IPCC y del NIPCC

    Addendum (11/10/2013)

    No es que haya pasado nada especial estos días, los “racionalistas” de “La Ciencia y sus Demonios” han seguido en el hilo del otro día, mostrándonos a todos su ignorancia y sectarismo vestido de purismo científico, hasta que me cansé de leer imbecilidades en mi correo, y me borré de las actualizaciones.

    Mientras, el autor de la entrada (recordad: un copia-traduce-pega de las ensoñaciones de un abuelete yanqui desnortado), cruzó conmigo unos cuantos comentarios en su propia dacha, de los cuales me censuró con una u otra excusa los que les vino en gana. Ya sabéis la democracia y la libertad de expresión progre se aplica sólo al rebaño, y todo lo que hay fuera del rebaño es “facha”, “neocon”, “ultraliberal”, “cristofascista” o “a sueldo de las petroleras”…

    E incluso amenazó con tratar específicamente el tema de la censura en el Cambio Climático en una entrada. Y éste fue su profundo análisis: “El victimismo anticiencia del cambio climático amordaza la libertad de expresión de los científicos y censura“. Dado que me dedicó la entrada (bueno, a un tal Eklecticus que en realidad es Eclectikus, es decir, éste humilde corresponsal), entré para agradecerle un detalle del que en realidad no era merecedor. Me respondió con el habitual caca-culo-pis-pedo, y yo le repliqué con el siguiente comentario, que evidentemente no me ha publicado (han pasado cuatro horas), pero que estoy seguro le ha tocado los cataplines por la parte menos carnosa:

    Tu comentario significa que no leíste mis comentarios (no se sí por larguísimos o por numerosísimos) sobre el clima (dos o tres a lo sumo, el resto fueron broncas por ser agnóstico, negacionista o las dos cosas). Las respuestas a algunas de las simplezas de análisis del Clima de ese hilo, las puse en mi blog, y por supuesto todo el mundo está invitado a participar sin ningún tipo de censura (la idea es que todo el mundo puede aprender algo de las posturas contrarias).

    Cristianos hay en ambos lados del debate, lo mismo que ateos y judíos, blancos, negros, asiáticos, rubios y morenos, altos y bajos, tontos y listos. La escala de grises es mucho más extensa de lo que marca tu visión estereotipada. Y puse un ejemplo paradigmático, John Cook, el principal bloguero alarmista, el mismo que cocina las respuestas que todos los alarmistas ibéricos usáis como catecismo, es reconocidamente cristiano evangelista, lo lleva a gala (lo cuál me congratula y me resulta indiferente a partes iguales), y lo cuenta abiertamente en su templo seudocientífico (Skeptical Science).

    Tiene toda la pinta de que los frailes como John Cook, serán el único apoyo serio que os termine quedando. La Ciencia está por encima de todo, y por supuesto por encima de la Política (y de la Religión, incluida la atea). Y el paso atrás del último informe del IPCC apunta a que la fiesta se ha terminado, van a seguir poniendo música, pero solo las lentas, para que podáis seguir bailando agarrados, pensando que estáis salvando al mundo de los cristianos, de las petroleras y de “los fachas”.

    Eventualmente y entre tanto, muchos creceréis, y os daréis cuenta que la visión post-adolescente del mundo que se os ha colado como verdad absoluta, no es menos dogmática que la utilizada por otras religiones, con la esencial diferencia de que los cristianos al menos SI distinguen entre dogmas y ciencia, una gran ventaja frente a vosotros que habéis mezclado Ciencia y Dogma en el mismo puchero.

    Cuando supere el trauma de descubrir que su fraile climático favorito no sólo no es ateo sino que es cristiano evangelista, quizá sea el momento de descubrirle que el otro capo de Skeptical Science, Dana Nuccitelli, trabaja para una petrolera (Dana Nuccitelli’s ‘vested interest’ ? – oil and gas)… lo cuál no deja de ser hilarante: dos de sus falacias ad hominem favoritas (acusarte de creacionista o de agente del petróleo) caen, ahora sí legítimamente, de lleno en el tejado de su parroquia. A mi por descontado me importan un bledo ambas circunstancias (defiendo a los cristianos, y he trabajado para el petróleo), pero a ellos no, y por tanto son prisioneros de sus propias imbecilidades.

    Y qué más se puede decir… ¿merece la pena discutir con semejante rebaño…?, o quizá sea mejor esperar a que espabilen, se den cuenta del patetismo de su “postura intelectual”, y de que caigan en que el hecho de que haya gente que mantiene la misma postura que ellos “siendo mayores” (pongamos a partir de los cuarenta), es sólo porque viven de ello, vendiendo libros, haciendo programas, o adoctrinando chavales (o porque no han superado la viruela revolucionaria, pero estos suelen pintar poco, no dan de sí). En fin, hay un dato empírico, la mayoría de la gente lo supera, y los que no, en mi experiencia al menos, es de que son unos tristes. ¡Qué hartazgo!

     
    • Waterman 09:43 on 08/10/2013 Permalink | Reply

      Hola Eclectikus, yo fui unos de los que comencé a comentar en dicho post, pero rápidamente deje de hacerlo porque ciertamente que me incomoda mucho el carácter de acoso y derribo (en lugar de una actitud dialogante) que tienen algunos miembros de ese blog. He seguido mucho tiempo ese blog porque me gustan mucho sus entradas de biología, y me divierten las que atacan a las giliterapias, etc. Yo soy un escéptico del origen antropogénico respecto al cambio climático (no estricto, ni lo niego, ni lo afirmo, pienso que no hay evidencias claras atribuibles al hombre) y cuando he intentado sembrar la semilla de la duda en otras entradas sobre este tema automáticamente se me ha comparado con un creacionista. En fin, he conocido tu blog a raíz de los comentarios del otro, parece un blog muy interesante, le haré un seguimiento esperando que aquí se mantenga el espíritu de dialogo y no de ataque y comparación desacreditada.

      Un saludo

      • Eclectikus 10:27 on 08/10/2013 Permalink | Reply

        Gracias Waterman, si recuerdo tus comentarios, y que trajiste al malvado Linzden, uno de los grandes científicos del clima demonizado por no torcer el brazo.

        Es el dogmatismo lo que les pierde, y su sesgo político. Y por supuesto hay que entender también que no es fácil hoy criticar las posturas oficiales del cambio climático, te convierten automáticamente en un hereje, un facha, un ultraliberal… en una persona non grata, vaya. Lo que es esperpéntico es que sin querer, y sin darse cuenta, caen en el mismo dogmatismo que critican a la Iglesia (o a la Religión), sin percatarse que ahí si es legítimo el dogmatismo, la religión se basa en dogmas al fin y al cabo.

        Pues gracias por leer NMSP, espero que saques algo de provecho 😉

        Saludos.

        • Waterman 07:26 on 09/10/2013 Permalink

          Totalmente de acuerdo en lo que dices. Pero el problema de la religión en mi opinión es que apoyándose en esa legitimidad dogmática (voluntaria o involuntariamente, dependiendo de la persona) se hace apología de la ignorancia en muchos sentidos desplazando la racionalidad. Y no me refiero a cosas tan obvias y estúpidas como la transmutación del agua en vino y cosas así, si no realidades más profundas que atentan contra los derechos humanos.
          Por poner un ejemplo suave y no por ello menos grave, en la mayoría de las religiones (si no todas) se ubica a la mujer en un estatus inferior al del hombre.

          Un saludo

        • Eclectikus 10:25 on 09/10/2013 Permalink

          Puede que determinados grupos humanos usen la Religión para promover la ignorancia de sus adeptos, de manera que sean más fáciles de manipular. En ese caso yo hablaría de sectas (hay muchas cristianas) y de algunas facciones o lecturas del Islam.

          En cuanto “a cosas tan obvias y estúpidas como la transmutación del agua en vino y cosas así” conviene no caer en la ridiculización fácil de interpretar los evangelios (y las diferentes liturgias cristianas y católicas) como si fuera un tratado de química. Suelo acordarme de Antoine Lavoisier, católico irredento, y me pregunto si alguien piensa que el padre de la Química moderna consideró por un solo momento que las bodas de Caná fueran en realidad el Teorema de Caná, y tuvieran la más mínima validez cuando se ponía la bata blanca. Yo lo dudo. Por otro lado acusar al cristianismo de fomentar la ignorancia, supone también ignorar la Escolática y su papel en la construcción de una institución tan importante que está todavía vigente, como es la Universidad.

          Sobre la mujer, y su papel “secundario” en la Historia de la Humanidad, y su implicación en esa situación de los cristianos me parece un tanto sesgado. En cualquier caso los cristianos abogan por la igualdad sin fisuras del hombre y de la mujer. Y en ese sentido te recomiendo la lectura reposada y sin prejuicios de esta carta a los obispos del cardenal Ratzinger, en sus tiempos de prefecto de la curia romana en 2004: Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la colaboración del hombre y de la mujer en la Iglesia y el mundo.

    • Waterman 12:22 on 09/10/2013 Permalink | Reply

      Buenas, creo que has interpretado mal lo que quise decir con la transmutación. Me refería precisamente a que es una estupidez tomar al pie de la letra ese tipo de aseveraciones por parte de los críticos.

      Cuando hablo (créeme que todo lo que te escribo es en un tono respetuoso) de el papel de la religión en la propagación de la ignorancia, me refiero, por ejemplo, a que no hay que ser ciego para ver el retraso cultural que produce el Islam por el mundo, las guerras estúpidas que ha fomentado, los siglos de retraso cultural oponiéndose la iglesia católica a la teoría heliocéntrica o a la evolución, para finalmente admitirlas. Le escolástica esta muy bien, no todo ha sido malo en la Iglesia, cristianismo o religiones en general, han aportado cosas buenas y malas. Pero en mi opinión en un computo general, la religión es más negativa que positiva para las sociedades. Como decía Bertrand Rusell, inspirarse en el amor y guiarse por el conocimiento. No me cabe duda, que la Iglesia Católica trabaja en avanzar para armonizar fe y raciocinio, lo cual me congratula por el bien de los feligreses, pero en mi opinión no son del todo aspectos miscibles.

      Respecto la carta de Ratzinger, en general, como he mencionado antes, trabaja en la armonía de los aspectos puntillosos de actualidad, sin embargo, tu que me acusas de ideas sesgadas, deberías de haber percibido ya que la Iglesia siempre interpreta las Escrituras a conveniencia, no le queda otra por la cantidad de irracionalidades que en ellas se despliegan. Todos estamos sesgados por nuestras ideas, pensamientos, experiencias, etc.

      Me pregunto por que si Ratzinger esta tan comprometido con el tema de los derechos de las mujeres no permite que se oficien misas por ellas.

      Espero sepas discúlpame que tarde tanto en contestar, pero es que voy muy liado y no tengo mucho tiempo.

      Un cordial saludo

      • Eclectikus 13:11 on 09/10/2013 Permalink | Reply

        Por supuesto que hay efectos nocivos en la Religión, como hay efectos nocivos en todo. Mi postura no va dirigida a negar esos efectos dañinos, va más bien por el lado de:

        1) no descontextualizar los hechos, es decir no valorar a los Borgia, o el juicio a Galileo con los ojos de hoy, sin tener en cuenta las connotaciones históricas y filosóficas del momento.

        2) no borrar del mapa las valiosos aportes a la civilización de la cultura cristiana. Obviar esto es eliminar de un plumazo un patrimonio cultural e intelectual al que, yo al menos, no estoy dispuesto a renunciar.

        Por lo demás no creo que la celebración de misa por las mujeres sea un hito en la liberación de la mujer. Supongo que se llegará a ello, pero a mi particularmente me trae al pairo, porque ni pertenezco a la Iglesia Católica, ni me importa un bledo quién imparta las misas. Quiero decir, que esos son asuntos propios de un club al que no pertenezco, y por tanto, dentro de un orden ético razonable, me importa un pimiento lo que pase dentro y alrededor de las iglesias.

        Saludos.

        • Waterman 13:59 on 09/10/2013 Permalink

          Hombre, que yo sepa estábamos hablando de la ubicación del estatus de la mujer por parte de las religiones entre otras cosas. A mi me importa lo mismo o menos que a ti, pero tu me has remitido a una carta de Ratzinger. Por mi parte sí que sería un hito el oficio de misa por parte de las mujeres, porque eso sería un reconocimiento de igualdad de derechos por parte de la Iglesia hacia las mujeres.

          Pero para terminar y no irnos por la tangente, no quiero que se me mal interprete. No tengo ningún problema con la existencia de la Iglesia ni las religiones mientras estas sean una mera opción personal. Mis padres son creyentes y los respeto como a los demás. Pero no puedo ignorar que intentar inculcar a la gente la existencia de un Dios personal, que escucha nuestras plegarias, se fija en todo lo que hacemos y decimos, si rezamos o no rezamos, y que dependiendo de su baremo divino nos dará la salvación o no, cuando menos, sí que me parece fomentar la ignorancia. Esto es sólo una opinión personal. Si pensamos diferente en este u otros puntos, pues esta muy bien. La riqueza del mundo reside en su variedad.

          Saludos

        • Eclectikus 14:39 on 09/10/2013 Permalink

          Pero es que dar misa no es “un derecho” Waterman, la Iglesia lo que promueve es la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, pero sus normas internas solo incumben a los católicos. Sería lo mismo que exigir el derecho de los hombres a ser monjas 😉

          Y es que en occidente YA es una mera opción ser creyente, aunque poco a poco va siendo casi más un estigma.

          Yo fui al colegio cuando la religión obligatoria y era como el recreo, y ni a mí ni a muchos nos convencieron de que Dios existe. El franquismo es la etapa que más ateos ha generado de la historia reciente, y muchos de ellos se educaron en colegios religiosos. Quiero decir que la Iglesia moderna es muy clara en esto: ser católico es un acto de libertad individual. Y así debe ser.

          Claro que si hablamos del Islam, las cosas son bien distintas. Sin embargo poco se oye al “ateísmo” oficial quejarse de las salvajadas de los integristas musulmanes: desde la ablación del clítoris, hasta la masacre de cristianos, pasando por el burka y la lapidación por adulterio.

          Sinceramente, creo que es tan evidente el sesgo de algunos ateos a la hora de hablar de la Religión, que a mi me quedan pocas dudas de que no es más que una fiebre adolescente, o post-adolescente, que sólo se cura con los años. La vehemencia anti-cristiana se supera con la edad, y creo que es como la viruela, algo que casi todos la pasamos de jóvenes.

    • Waterman 14:58 on 09/10/2013 Permalink | Reply

      ¿Y que las monjas den misa? 😉

      Estoy contigo, y como dije antes, reconozco que la Iglesia Católica avanza más que ninguna otra religión monoteísta. El Islam integrista me repudia hasta hablar de él. Ojo, el integrista.

      Respecto al último párrafo, no te quito ola razón, el ateísmo integrista es igual de vomitivo que el cristianismo fundamentalista. Sin embrago, tengo 41 años y mi ateísmo vino de la mano de la edad y la madurez. Yo no considero que mi ateísmo sea una enfermedad, tal afirmación si que podría ser considerada de pueril. Ser ateo simplemente es una postura más, que subyace de las reflexiones personales referentes a la interpretación del mundo.

      Bueno, ha sido un placer dialogar contigo.

      Un saludo

      • Eclectikus 15:12 on 09/10/2013 Permalink | Reply

        No, no, el ateísmo es un postura legítima en el debate, probablemente la más legítima de todas. Lo que yo considero que es una “enfermedad” juvenil y pasajera, es el ateísmo furibundo o integrista, aquel que se considera en posesión de la verdad absoluta, y niega y denigra el resto de las opciones, incluido el agnosticismo.

        En este sentido me quedo con la frase del escritor alemán Heinrich Böll:

        Me aburren los ateos. Siempre están hablando de Dios.

        Un placer igual Waterman, gracias por pasarte por aquí. Ciao.

        • Haddock 16:44 on 09/10/2013 Permalink

          ¡Me encanta la frase de Böll…me la apunto!

    • Eclectikus 17:08 on 09/10/2013 Permalink | Reply

      Para que veas Haddock hasta donde llega la imbecilidad de algunos, no te pierdas a este tipejo. 8 minutos enteros para no exponer ni un solo argumento, más allá de que en el libro Böll (“unin telectuál”) critica también a católicos y protestantes (como si eso cambiara el hecho del coñazo que dan los ateos con Dios), y por supuesto ocultando que Böll era un ferviente católico por mucho que criticara a las autoridades eclesiales, algo que a estos sectarios por cierto, no les cabe en la cabeza (la autocrítica, el reírse de ellos mismos, el inconformismo…):

    • Haddock 19:17 on 10/10/2013 Permalink | Reply

      Efectivamente, son tremendamente aburridos los ateos, sobre todo éste. ¿De qué triste compañía teatral se ha escapado este tío? Es insufrible, menudo coñazo…
      Además es que a mí, a estas alturas de mi vida, me resbalan los católicos, los protestantes, musulmanes, ateos…Me parece una absoluta pérdida de tiempo dedicarles ni un segundo…No me preocupa lo más mínimo lo que hagan o dejen de hacer mientras a mí me dejen en paz.

      • Eclectikus 19:31 on 10/10/2013 Permalink | Reply

        A mi el debate me parece apasionante, a partir de cierto nivel claro, estos del caca-culo-pis-pedo como el artista del vídeo, me aburren más que irritarme.

  • Eclectikus 13:22 on 19/09/2013 Permalink | Reply
    Tags: , Física, , ,   

    Fernando Vallejo, Física e integrismo ateo. 

    portada-manualito-imposturologi-fisicaDe la mano de una buena amiga en Facebook llego al conocimiento de este libro “Manualito de imposturología física” (se puede leer en Scribd), escrito por un tal Fernando Vallejo. Ni conocía al personaje, ni me interesa profundizar mucho en su legado, no he leído nada de su obra y de momento no está ni siquiera en la lista de espera (a pesar de que según parece es una obra que tiene sus luces).

    Sin embargo hay un par de aspectos del personaje que si me gustaría comentar aquí, la solemne estupidez que significa su crítica a la Física, y el cansino fundamentalismo ateísta del que hace gala de manera compulsiva.

    Sobre el manualito de la imposturología física seré breve, más que nada porque me parece que defender a estas alturas a (las teorías de) físicos de la talla de Newton (al que tacha de impostor), Maxwell (al que define como charlatán), Einstein (y sus “marihuanadas“), o a los “payasos cuánticos” Planck, Bohr, Pauli, de Broglie, Heisenberg, Born, Dirac y Schrödinger; es absurdo y además es una tarea que ya se ha hecho (y se hace) por los cauces habituales que define el Método Científico (reproducibilidad y validación empírica, y falsabilidad o posibilidad de definir qué circunstancias echarían por tierra una determinada hipótesis o teoría).

    El libro es una imbecilidad de principio a fin y no hay por dónde cogerlo, y tan solo demuestra que no tiene ni idea ni de Física, ni de Matemáticas, ni de la relación entre ambas; que sus prejuicios están basados en ésta ignorancia; y que difícilmente se puede sacar algo en claro de semejante sinfonía de rebuznos.

    Hay un efecto conocido, que se produce especialmente en las Ciencias blandas como la Biología y también en las Ciencias Sociales, que se llama “Envidia a la Física” que se utiliza para describir el esfuerzo de tales Ciencias por matematizarse para de esta manera parecerse a la Física, cuya eficaz interacción con las matemáticas está fuera de toda duda, cayendo sin querer en un reduccionismo atroz, que en última instancia no produce ningún avance en estos tipos de conocimiento.

    Tras leer diagonalmente (lo máximo que merece) el libro de Fernando Vallejo, queda claro que sufre de un efecto suplementario al anterior, una especie de trastorno que personalmente he observado frecuentemente en profesiones relacionadas con las humanidades e incluso en algunos geólogos y en muchos biólogos -aunque generalmente no desemboca en una patología como indubitadamente sucede en el caso de este autor- y que se podría resumir en este esquema:

    Miedo a las matemáticas y a la Física

    Richard Feynman decía en The Character of Physical Law (aquí en en formato Kindle):

    Para aquellos que no saben matemáticas, es difícil sentir la belleza, la profunda belleza de la naturaleza… Si quieres aprender sobre la naturaleza, apreciar la naturaleza, es necesario aprender el lenguaje en el que habla.

    Y creo que tenía (y tiene) más razón que un santo, es muy difícil apreciar la belleza interna de la naturaleza, y de la Física por lo tanto, si no entiendes la manera que tiene el ser humano de acercarse a ella a través de las Matemáticas. Es imposible que sin una cierta dosis de Matemáticas puedas apreciar a fondo la belleza de la Física, puedas entender como encajan las diferentes piezas del puzzle, la gran revolución científica que supuso la Teoría de la Gravitación Universal de Newton, la elegante simetría de las Ecuaciones de Maxwell, el gran genio que necesariamente tuvo que estar detrás de Einstein en su año milagroso en 1905, y no digamos ya entender, admirar o disfrutar de la gran aventura intelectual que supuso el advenimiento de la Mecánica Cuántica.

    Ignoro si tiene cura este efecto, lo dudo, pero quizá una buena terapia la tenga el propio Feynman con sus Lectures on Physics (libro al que dedica una tosca coz en la página 172 a cuenta de que sus páginas no están numeradas -sic), una colección de libros de Física General, que contiene lo que fueron sus clases a alumnos de los dos primeros cursos de todas las licenciaturas de Ciencias en el Instituto de Tecnología de California (Caltech), y del que ya no hay excusa para no disfrutar desde que hace unas semanas se inició con el Volumen I la edición digital de esta obra maestra de la enseñanza de la Física.

    Sobre el otro aspecto que caracteriza a este autor, el ateísmo integrista, seré todavía más breve. En general este tipo de fundamentalismo tiene su raíz en una cristianofobia furibunda, nada nuevo en la Historia, a la que el posmodernismo y la progrez ha dotado de cierta respetabilidad a través de la corrección política, obviando premeditadamente que es una de las peores formas de intolerancia que se pude dar.

    Curiosamente esa actitud de ataque a la Religión, dirigida habitualmente en exclusividad a los católicos, instrumentaliza la Ciencia pretendiéndola incompatible con la fe, y aplicando una generosa dosis de cientificismo a campos del conocimiento que lo último que necesitan es Método Científico, como son la Metafísica o la Teología.

    Por supuesto el integrismo no es más que una forma de ceguera intelectual, o visión selectiva en el mejor de los casos. Es difícil imaginar un mundo al que se le hubiera eliminado la inspiración religiosa desde un punto de vista artístico (música, pintura, arquitectura, literatura…), filosófico, intelectual… e incluso desde el punto de vista científico, y yo por eso siempre tengo a mano estas listas de Wikipedia:

    No es que sirvan para nada, el integrismo no tiene cura, pero les hace de rabiar.

    Por ejemplo en su Manualito de imposturología física, fiel a su integrismo cristianófobo, Fernando Vallejo se inventa una unidad para medir la impostura que está inspirada en Santo Tomás de Aquino, el aquino (A), y que corresponde a la “cantidad de impostura contenida en los 33 volúmenes de la Suma Teólogica (hipertexto, PDF). A su juicio, contrastadamente irrelevante en lo que a Ciencia se refiere, es una unidad enorme y resulta más práctico utilizar el miliAquino (mA), y nos ofrece una serie de ejemplos tan arbitrarios como el resto del libro: Darwin, 1 mA ; Mahoma, 2 mA, Cristo, 3 mA y así “sucesivamente” dice. Según parece en ésta absurda escala solo alcanzan enteros los físicos, por ejemplo Newton tiene 23 A, Maxwell alcanza los 180 A y, agarraros, Einstein que está en los 280 A, “¡Doscientos ochenta aquinos!. Una cifra de dar vértigo” exclama Vallejo.

    Por supuesto no busquéis de donde salen estos números, solo dice que tardó un año en medir la impostura de Einstein (curiosamente el mismo tiempo que tardó Einstein en publicar los cuatro estudios de su año milagroso, que revolucionaron de una vez para siempre, y por este orden, la Física, la Ciencia, la Filosofía, la Historia y la sociedad).

    Google AcadémicoSupongamos que todos fuéramos tan imbéciles como Vallejo y que quisiéramos medir el valor de los aquinos del propio autor. Podríamos utilizar Google Scholar (nótese que la cita “a hombros de gigantes” proviene precisamente de Newton -23 aquinos), que creo que es una buena manera de medir la relevancia intelectual de un autor, determinada como función de la cantidad de referencias (citas y patentes) que tiene ese autor en la base de datos de dicha herramienta de Google.

    Dado que Einstein parece marcar el máximo de la escala de aquinos (280 A), utilizaremos su número de referencias (688000) a efectos de comparación con las referencias del propio Vallejo (26700), resultando que Einstein tiene 25.7678 veces las referencias de Vallejo. Suponiendo que esta medida de la relevancia (al menos académica) es inversamente proporcional a la imposturología, podemos automáticamente inferir que Einstein es 25 veces (seamos generosos con el redondeo de los decimales) más relevante que Vallejo, y que por tanto ésta alcanzaría un valor 25 veces superior al de Einstein. Esto es, Fernando Vallejo alcanza los 280 x 25 aquinos, es decir los 7000 aquinos., ¡siete mil aquinos! ¡Eso si que es vértigo!

    Podemos definir entonces el Vallejo, como una medida accesoria del propio aquino simplemente diciendo que 1 Vallejo (Vj) de imposturología corresponde a 7000 aquinos. De tal manera Darwin tendría una imposturología de 0.14 µVj, 0.28 µVj Mahoma, 0.42 µVj Cristo, 3 mVj Newton, 26 mVj Maxwell, 40 mVj Einstein y así sucesivamente hasta llegar al techo de la imposturología que sería marcada por el propio autor con 1 Vj, o 7000 aquinos. ¡SIETE MIL AQUINOS!

    Corolarios

    1. No se puede criticar lo que no se entiende.
    2. Si lo haces no te extrañe que te caigan chuzos de punta.
    3. El integrismo ateo podrá parecer guay, pero no deja de ser una forma más de fundamentalismo intelectual.
    4. Todo es criticable, pero hay aspectos del ser humano que simplemente han sido, son y serán parte intrínseca de el: miedo, amor, odio, alegría, pena… El sentimiento religioso es a la vez un aspecto más y un compendio de todos ellos. La carencia de éste sentimiento no dice nada, ni bueno ni malo, de la persona. Sin embargo el odio al que tiene estos sentimientos (o al que carece de ellos) es una muestra del peor fanatismo humano.
     
    • viejecita 17:17 on 24/09/2013 Permalink | Reply

      Un par de cosas:
      1- Si a una le fascinan la física y las matemáticas, pero las desconoce, a pesar de haber hecho la opción ciencias en el bachillerato, y quiere adentrarse en ellas, recomiendo ir a los libros de física y de matemáticas para niños y estudiantes de bachillerato, y pedir ayuda a hijos y nietos, pero no meterse por las bravas en las “Lectures on Physics” de Feynman de las que hablas. Por salado que le parezca el autor, y por lo bien que escriba, y lo bien que le caiga… Si el tal Vallejo ha ninguneado esos libros, lo más probable es que él tampoco los haya entendido, y su reacción sea como lo de la zorra y las uvas.

      2- Y luego, entre la gente “de letras”, hay también una ñoñería tremenda respecto de la Física y las Matemáticas ; se pasan la vida haciendo citas de Newton, de Maxwell, de Einstein, repitiendo como papagayos frases de ellos que toman como dogma de fé, sin tener ni idea de cómo han llegado a esas conclusiones, ni de donde salen esas frases.
      Y así, fuera de contexto, y sin el peso del lenguaje matemático que las respalde, esas frases, a mí al menos, me resultan tan huecas y tan vacías como la mayor parte de las poesías de los de la Generación del 27.

      • Eclectikus 17:57 on 24/09/2013 Permalink | Reply

        Ahora que lo dices Viejecita, me acordé de ti el otro día cuando me apuntaba a un curso en Coursera, te pensaba mandar un correo y se me pasó.

        Vi un curso que te podría interesar, y aunque empezó hace una semana, seguro que te puedes reenganchar. Es en la Autónoma de Barcelona, a través de la plataforma de Coursera, y por tanto gratuito. Te dejo el enlace por si te animas:

        https://www.coursera.org/course/precalc

        • viejecita 20:45 on 03/10/2013 Permalink

          ¡ Tiene la gran facha ! Pero esta temporada estoy totalmente bajo par, y ni soñaría en ser capaz de seguirlo en serio. A ver si lo repiten dentro de unos meses, porque lo que es ahora…
          Pero me guardo el enlace, para más adelante.
          ¡Gracias !

        • Eclectikus 21:07 on 03/10/2013 Permalink

          Yo estoy haciendo éste:

          https://www.coursera.org/jhu

          Y ya llevo dos dieces (en programación) y un 9 en la Teoría. Claro que no tiene mucho mérito porque he programado desde chaval.

          Está muy bien, va de “R” el software que más se utiliza para analizar datos, especialmente en climatología.

          Los cursos están muy bien en general, pero no los regalan, hay que echarles horas (de lo contrario serían basura).

    • JL Sardiñas 11:50 on 25/09/2013 Permalink | Reply

      ¿Cuántos Mega Vallejos tienen otros miembros de la fauna progre con la que has tratado en lo que a “Cambio Climático” se refiere? 😛

      • Eclectikus 11:56 on 25/09/2013 Permalink | Reply

        😀 Es variable, desde décimas de Vallejo a TeraVallejos… es que es una escala muy versátil.

        • JL Sardiñas 12:15 on 26/09/2013 Permalink

          Ya te digo!!

  • Eclectikus 20:45 on 16/06/2013 Permalink | Reply
    Tags: , , Física, ,   

    Einstein, Planck, el éter y Ruiz de Elvira. 

    Asno ElviraEl artículo absurdo de la semana:

    ¿Por qué le debemos tanto a Einstein?

    Claro, que de El Mundo reseñando un recital de rebuznos de Ruiz de Elvira en CoxmoCaixa, no se podía esperar otra cosa.

    ¿Quién es este sujeto? Pues es un catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá de Henares, en el sentido más degradante de los conceptos de “catedrático“, “Física Aplicada“, “Universidad” y si me apuras hasta de “Alcalá de Henares“. Está especializado en Apocalipsis Antrópogenicas y es uno de los principales arzobispos de la Iglesia hispana del Calentamiento Global Catastrófico (debido a los pecados capitalistas del hombre, los fachas especialmente).

    Poco se sabe de sus contribuciones a la Ciencia, sin embargo es bastante conocido en el mundo del Humor, en el que irrumpió confundiendo los kW térmicos con los eléctricos allá por 2010 (más aquí).

    El clímax del Humor, en este caso negro, lo alcanzó en una homilía en Antena 3 en la que vaticinaba una Fukushima inhabitable para muchos siglos. Tal orgía de despropósitos nos llevó a un grupo de amigos blogueros a fundar los Premios Ruiz de Elvira, que premiaban al mayor desvarío científico en asuntos medioambientales.

    Pero vamos con los rebuznos de hoy:

    España ha concedido el Premio Príncipe de Asturias a la Sociedad Max Planck para el Avance de las Ciencias. La sociedad lleva el nombre de algo más que un amigo para Albert Einstein, quien se basó en algunos de sus postulados para formular la teoría de la Relatividad.

    Aparte de que el “algo más que un” tiene unas connotaciones que resultan gratuitas, especialmente desde el punto de vista del periodismo de divulgación, Einstein no se basó en Planck para desarrollar la Teoría de la Relatividad (ni la Especial -1905- que se basa en el Principio de Relatividad de Galileo y en las Transformaciones de Lorentz; ni la General -1916- que generaliza la anterior para sistemas no inerciales). El error del articulista, probablemente lógico tras su exposición al ínclito catedrático, proviene de la confusión con otro estudio de Albert Einstein ese mismo año (entre los Annus Mirabilis papers) en el que introducía el concepto de cuánto de luz para explicar el Efecto Fotoeléctrico, y que se puede considerar el verdadero pistoletazo de salida del desarrollo de la Física Cuántica, y que a la postre le llevaría a obtener el premio Nobel de Física de 1921. (Paper original traducido al inglés: On a Heuristic Viewpoint Concerning the Production and Transformation of Light)

    Pocos tomaron en serio a Planck en 1900, hasta que el jovencísimo Einstein, en 1905, dio una explicación profunda de por qué la interacción luz-materia se realiza en saltos o ‘paquetes’ de energía.

    Lo cierto es que Planck cuantificó la energía radiada por un cuerpo negro de una manera puramente formal, para cuadrar los resultados que estaba obteniendo en el laboratorio, y sin sospechar las profundas consecuencias que sus asunciones tendrían en el futuro. De ahí a decir que no le tomaron en serio hay un considerable trecho y… un premio Nobel, el que se le concedió en 1918 (cuatro años antes que a Einstein) “in recognition of the services he rendered to the advancement of Physics by his discovery of energy quanta“.

    Einstein fue una de esas mentes atrevidas que consiguió saltar por encima de conceptos absurdos que bloqueaban durante siglos el avance intelectual humano. Uno de esos conceptos era el del ‘éter’: Una sustancia inmensamente rígida, e inmensamente sutil al mismo tiempo. Una imposibilidad.

    La Ciencia, y menos la Física, jamás ha evolucionado convirtiendo en absurdos los precedentes, nadie considera absurda la Gravitación de Newton, las Leyes de Maxwell, o yéndonos más lejos, la Geometría Euclídea, por mucho que éstas hayan sido superadas por otras teorías o cosmovisiones que las relegan a una (otra) mera aproximación a la realidad bajo determinados supuestos.

    La Ciencia en general no avanza demoliendo lo anterior, más al contrario, se apoya en todo el conocimiento ya asentado para mejorarlo, ampliarlo o encuadrarlo, incluso cuando se produce un cambio de paradigma. Que un periodista no sepa eso es relativamente grave, que no lo sepa un Catedrático de Física es directamente vergonzoso. Y tachar de absurdos conceptos (erróneos o no) que se utilizaron para hacer funcionar las teorías de Newton o Maxwell, sólo demuestra la absoluta (y en este caso acreditada) ignorancia del proponente.

    Al eliminarlos la sociedad dio pasos de gigante, en particular la física avanzó en 100 años lo que no había hecho en 300.

    No. Considerar que la eliminación del éter es la piedra angular de los avances científicos del siglo XX es de un posmodernismo nauseabundo. El desarrollo científico en la descripción de la materia y del Universo durante el siglo XX, se debe primero al conocimiento acumulado de siglos de observación de la naturaleza; después a los diferentes cambios de Paradigma producidos en los últimos siglos: primero Copérnico, Galileo, Newton, Maxwell y Gauss entre otros, y después, a hombros de los gigantes anteriores Planck, Bohr, Einstein, Schrödinger, Heisenberg, Dirac, Feynman, y un largo etcétera que de ninguna manera incluye a Antonio Ruíz de Elvira. Y finalmente, envolviendo lo anterior, el gran avance de la Física se debe en gran parte al respeto escrupuloso del Método Científico (verificabilidad, falsabilidad…). Entiendo que acostumbrado a esquivarlo para promulgar las hipótesis del alarmismo sobre Calentamiento Global Antropogénico, ya ni siquiera tiene en cuenta su importancia epistemológica… probablemente será otro absurdo que hay que superar cuanto antes.

    En cuanto a la eliminación del éter que promulga nuestro catedrático, mejor mantenerse escéptico, por mucho que como hemos visto sea inmune al ridículo, la existencia del Campo de Higgs es prácticamente idéntico al éter que tanto le molesta, y la Teoría del éter Einstein (que intenta reconciliar el concepto de éter y la Relatividad General) no parece especialmente fracasada en la literatura científica. En fin, que son tiempos complejos para optar por una visión específica de la Física Teórica, pero yo desde luego no apostaría al mismo caballo que Elvira, eso casi seguro.

    Si quiere que el profesor resuelva alguna duda relacionada con un fenómeno cotidiano de la Física, envíe su pregunta a ciencia@elmundo.es

    Casi mejor no. Las únicas dudas que tengo, que me corroen las entrañas,  es que cómo es posible que “un científico” como  él (irrelevante y sectario) tenga la cara dura de hablar en nombre de la Ciencia, y la ausencia de vergüenza para dar clases en la Universidad Pública. Si fuera capaz de contestar de una manera aceptable a estas dudas existenciales, todos dormiríamos más tranquilos.

     
    • plazaeme 21:44 on 16/06/2013 Permalink | Reply

      ¡Joorl!, ¿hoy te has levantado con la careta diplomática puesta? Pobre Ruiziño, con el juego que da.

      Vale, sí, es un asno. Pero Platero también era, y ya ves. Igual Antonio es tan suave que se diría todo de algodón. Especialmente lo que viene debajo de la tapa del cráneo. No le vas a pedir, además, que piense.

      • Eclectikus 21:57 on 16/06/2013 Permalink | Reply

        😀
        Es que me revuelve las tripas ver a un catedrático de Física diciendo majaderías sobre Física. Que diga majaderías en otros asuntos me parece normal, pero que le de patadas a la Ciencia usando una falacia de autoridad (“catedrático de Física”) que nosotros mismo subvencionamos me parece de traca… Así que no he podido evitar componerle esta coplilla 👿

      • JL Sardiñas 11:09 on 19/06/2013 Permalink | Reply

        Hombre, lo que pasa es que este no es ni pequeño, ni peludo ni suave… al menos que yo sepa 😛

    • Cathlyn Schizo 02:12 on 17/06/2013 Permalink | Reply

      “…y un largo etcétera que de ninguna manera incluye a Antonio Ruíz de Elvira”.

      Te ha quedado muy rígido y sutil 😀

  • Eclectikus 20:49 on 02/06/2013 Permalink | Reply
    Tags: , , Física,   

    Sobre Paul Dirac, “The Strangest Man”. 

    Aprovechando que acabo de publicar una crítica en goodreads, me voy a auto-plagiar para hacer hoy esta entrada dominical. Además añado por el mismo precio una fascinante conferencia del autor del libro, Graham Farmelo, hablando sobre su protagonista, Paul Dirac, y que es una buena introducción a esta biografía, y si me apuras, un espléndido sustituto para el que no quiera comerse más de 500 páginas en las que la Física es inevitable, pero quiera conocer las pinceladas fundamentales sobre la personalidad del que posiblemente sea el mayor genio de la Física Teórica del siglo XX (después y -probablemente- con permiso de Albert Einstein). Un tipejo esquivo, de conversación telegráfica, que se graduó en ingeniería y al que el desempleo le llevó primero a las matemáticas y luego a la Física Teórica fascinado por la Relatividad General y por la belleza intrínseca de las matemáticas y su deslumbrante coordinación con la Física; que no tardaría en convertirse en uno de los principales artífices de la formulación y desarrollo de la Mecánica Cuántica, y por tanto uno de los principales responsables de que el mundo sea hoy tal como lo conocemos.

    Paul Dirac

    Si alguien me preguntara cuál es el libro que mejor explica la gran aventura científica que significó el desarrollo de la Mecánica Cuántica, mi respuesta sería esta vez vez independiente del nivel de conocimientos técnicos del interlocutor:The Strangest Man. The Hidden life of Paul Dirac, Mystic of the Atom”, de Graham Farmelo.

    Y es que el lector que posea conocimientos avanzados en Física, no se verá defraudado por simplificaciones y errores de concepto; el autor, escritor y profesor de Física británico, conoce perfectamente la materia, y es capaz de reconstruir el complejo puzzle cuántico encajando de manera precisa, tanto conceptual como históricamente, todas y cada una de las piezas que conforman el edificio teórico y experimental de esta deslumbrante rama de la Física.

    Pero no es un libro de Física, no contiene ni fórmulas ni complejos desarrollos matemáticos. El lector profano encontrará por contra una apasionante biografía plagada de anécdotas, que profundiza en el taciturno carácter de este gran científico, mientras consigue además un relato perfectamente contextualizado del devenir político y social del siglo XX, y que describe de una manera didáctica y amena la que es posiblemente la mayor empresa intelectual de la Historia de la humanidad.

    Aparte del tono cursi que requiere una reseña literaria, creo que el contenido de ésta es fiel al espíritu del libro y por tanto se lo recomiendo por supuesto a cualquier persona interesada en la Física, pero también a cualquier interesado en la Filosofía, en la Epistemología e incluso a todos los interesados meramente por la Historia del siglo XX,  su sociedad, su evolución política, sus guerras, su Ciencia y en general en los vasos comunicantes de ésta última con todos los anteriores.

    Y este es el vídeo –está en inglés pero los subtítulos automáticos pueden echar un cable para seguir la conferencia. ¡Qué lo disfrutéis!

     
    • plazaeme 23:02 on 02/06/2013 Permalink | Reply

      Gracias, Elipticus. Muy buena conferencia. Pero yo no recomendaría los subtítulos automáticos esos. 😉

      • Eclectikus 23:08 on 02/06/2013 Permalink | Reply

        Son una mierda, por automáticos, pero pueden ayudar en algunos cachos.

        Y Dirac todo un personaje, inmerecidamente desconocido para la gente normal.

  • Eclectikus 16:31 on 25/01/2013 Permalink | Reply
    Tags: , , , , Física   

    Apocalipsis climática vs. apocalipsis por colisión de asteroide. 

    Una analogía que surge de tanto en cuanto en el debate del Clima (o más apropiadamente, sobre su modulación antrópica), es su comparación con el evento de la detección de un asteroide que pudiera colisionar con nuestro planeta, y que tenga la suficiente entidad como para provocar una gran extinción. El seudo-argumento proviene de identificar a los escépticos del presunto consenso del AGW, con unos escépticos imaginarios ante un previsible consenso en cuanto al impacto del meteorito (aquí un ejemplo reciente de la tontería). Por supuesto, como veremos, no es más que una argumentación falaz.

    Claro que hablar de falacias lógicas no deja de ser una redundancia cuando nos referimos al Calentamiento Global Antropogénico, en el sentido de que toda la Climatología Alarmista se basa en una gigantesca falacia ad verecundiam (o de autoridad) en su apelación al consenso de los científicos, con tropezones de otras falacias menores: ad hominem -al llamar negacionistas a los que no tragamos sin entrar en los argumentos; hombre de paja -cuando se identifica al escepticismo hacia el Calentamiento Global con una voluntad de dañar el Medio Ambiente; falacias ad nauseam, ad baculum, etc… En general todo un repertorio de lógica basura que tiene su origen en la falta de adecuación de la Climatología Alarmista (y sus predicciones) al Método Científico, estrella de la corona de la evolución intelectual del ser humano -que por cierto se basta y se sobra tanto para determinar la validez de una determinada teoría, como para definir su ámbito de aplicación y bajo qué intervalos de confianza.

    Asteroide de 10 Km impactando con la Tierra

    Como decía, en ocasiones se traza un paralelismo entre la pasividad y escepticismo ante un presunto cataclismo climático provocado por las emisiones de CO2 de origen antrópico, y la actitud que eventualmente se produciría ante el anuncio de una futura colisión de un asteroide con la Tierra. En el primer caso se anuncia que las emisiones humanas de gases de efecto invernadero (inferior al 0.3% del total) causarán una hecatombe de proporciones bíblicas durante este mismo siglo. En el segundo caso se anunciaría una fecha precisa en el que determinado cuerpo puede impactar con la Tierra, junto con su tamaño, órbita y probabilidad del suceso.

    Sobre las crecientes dudas sobre el cataclismo climático, su pésima adecuación al método científico (por no existir ni validación empírica ni criterio de falsabilidad), y su aún peor praxis, ya se da cumplida (y magistral) cuenta aquí mismo en Desde el Exilio, no es necesario ir más lejos. Veamos algo de la Ciencia que hay detrás del otro posible cataclismo.

    PlanetesimalesLos asteroides son restos de la nebulosa protosolar que dio origen al Sistema Solar que conocemos. Según la teoría más comúnmente aceptada se tratan de planetesimales que no alcanzaron el suficiente tamaño (i.e. campo gravitatorio) para ser considerados planetas, pero con la suficiente entidad para haber mantenido su tamaño sin desintegrarse por sucesivos choques con otros cuerpos similares y que por tanto se mantienen del mismo tamaño y en la misma órbita hoy que hace 4600 millones de años, momento en el que probablemente se produjo el colapso nebular. Todos giran en el mismo sentido que los planetas, y la mayoría de ellos se concentra en un cinturón de asteroides situado entre las órbitas de Marte y Júpiter, quedando el resto dividido en dos grupos que comparten órbita con Júpiter (de ahí que sean conocidos como asteroides troyanos).

    Distribución de asteroides en el Sistema SolarEl cálculo de la órbita de un asteroide así como los modelos que describen la posición y velocidad de los diferentes elementos que orbitan en torno al Sol, son un problema conocido y encauzado desde hace más de dos siglos según diferentes trabajos de Joseph-Louis de Lagrange (1736-1813), Pierre-Simon Laplace (1749-1827) y Carl Friedrich Gauss (1777-1855), basándose en las Leyes de Kepler (1609), en los métodos matemáticos desarrollados fundamentalmente por Newton y Leibniz en el siglo XVIII, así como en elementos de Trigonometría, Álgebra y Geometría Euclídea ampliamente conocidos desde tiempos de la Grecia Clásica. Esto no quiere decir que por clásico el problema sea sencillo, se trata en esencia del famoso Problema de los tres Cuerpos, que sólo puede ser resuelto de manera aproximada en base a una serie de simplificaciones, y que de hecho es un ejemplo paradigmático de caos determinista (imposibilidad de definir la evolución de un sistema determinista, debido a las grandes divergencias en las soluciones provocadas por pequeñas variaciones o incertidumbres en las condiciones iniciales).

    Por ejemplo Gauss desarrolló un método que calculaba con gran precisión la órbita de Ceres, cuerpo descubierto por el monje Italiano Giuseppe Piazzi en 1801 que hoy está clasificado como planeta enano, y que se resistía a responder a las soluciones planteadas a partir de la obra cumbre de Laplace en Astronomía: Mechanique Celeste. El método propuesto calculaba la trayectoria de Ceres a partir de tan solo tres observaciones, y fue capaz de predecir exitosamente la posición en un determinado momento -lo cual por cierto encumbró al jovencísimo Carl Friedrich Gauss al Olimpo de la Astronomía mundial, prolegómeno para el que terminaría convirtiéndose en uno de los científicos más prolíficos, innovadores y multidisciplinares de la Historia de la Ciencia (rara es la rama de la Ciencia en la que no haya al menos una ley, teorema, método o modelo de Gauss). Un resumen ilustrado se puede encontrar en este artículo, y de una manera más extensa se puede consultar en este pdf.

    Hoy están indexadas las órbitas de todos los asteroides potencialmente peligrosos, y pueden ser consultadas una por una en esta página de la NASA.

    La probabilidad de ocurrencia de un suceso de colisión con nuestro planeta es una variable esencial a la hora de planificar salvaguardias y dedicar recursos al asunto. Dado que es imposible calcular de manera exacta la trayectoria que sigue un asteroide se ha de recurrir a la Estadística. La probabilidad se puede inferir por métodos observacionales (a partir de la distribución de cráteres en la luna se puede estimar la frecuencia de impactos) o por estimaciones teóricas a partir de modelos numéricos, obteniéndose los siguientes valores (fuente):

    Diámetro Frecuencia de impacto
    d > 10 Km -> cada 50 millones de años
    1 Km < d < 10 Km -> cada 500.000 años
    100 m < d < 1 Km -> cada 5.000 años
    30 m < d < 100 m -> cada 500 años

    ·

    Es interesante también repasar los eventos de colisión que han acontecido en la Tierra, y que son atribuidos fehacientemente al impacto de un asteroide (lista, mapa). Alguno de ellos sabemos que han sido esenciales en la historia geológica del planeta, y unos pocos además son sospechosos habituales -bien como agente único, bien como cooperador necesario- de alguna de las extinciones masivas que ha sufrido este planeta y que supusieron una verdadera hecatombe biológica.

    La magnitud de la catástrofe que produciría la colisión de un asteroide depende de diversos factores: tamaño y densidad del objeto, ángulo, velocidad y lugar del impacto. La Universidad Purdue tiene una bonita página en la que se pueden ensayar los diferentes tipos de impacto y ver al instante los efectos locales que se producirían. Y si quieres profundizar, en este paper te explican los entresijos.

    Se utilizan principalmente dos escalas para medir el impacto: la escala de Turín para sucesos en un horizonte de 100 años, que gradúa el peligro entre 0 y 10 en función de las probabilidades de impacto combinadas con la Energía Cinética del asteroide (función de la masa y de la velocidad al cuadrado); y la escala de Palermo que es una escala logarítmica del riesgo relativo de impacto (cociente entre la probabilidad de impacto del evento en cuestión y la probabilidad de impacto en el intervalo dado).

    La buena noticia es que en la actualidad no hay ningún asteroide que suponga una amenaza para el planeta. En la tabla centinela de la NASA solo hay un asteroide con valor distinto de cero (un miserable 1) en la escala de Turín: el 2007 VK184, un asteroide de 130 metros con una probabilidad  de 1 entre 3130 de impactar con la Tierra en Junio de 2048.

    La mala noticia es que en cualquier momento puede aparecer un asteroide desconocido que suponga una seria amenaza de colisión, o que las correcciones aplicadas a alguno de los ya conocidos lo hagan subir dramáticamente en las escalas de riesgo. C’est la vie.

    Recapitulando, tenemos dos posibles escenarios de extinción masiva, el Calentamiento Global Apocalíptico y el impacto de un Asteroide. En el primero de ellos ya estamos inmersos según la religión ecologista. A continuación una lista de las características que tendría el anuncio por parte de la comunidad científica del segundo escenario:

    • Los mecanismos que intervienen en un acontecimiento de este tipo son perfectamente conocidos y dependientes de unas variables bien definidas y con poco recorrido para la sorpresa.
    • Si el escepticismo viniera del cálculo de la órbita, los escépticos tendrían que vérselas con un conocimiento acumulado de siglos, validado empíricamente no solo por observaciones directas, si no también por su exitosa aplicación en diversos campos ajenos a la propia astronomía.
    • Más allá de la resolución instrumental, las fuentes de incertidumbre para pronosticar exactamente la certeza de la catástrofe provienen de dos factores conocidos y relativamente controlables: la imposibilidad de conocer la trayectoria exacta del asteroide, y la dificultad en estimar su tamaño y densidad. Ambos factores de error se van atenuando paulatinamente según van aumentando el número de observaciones y/o la cercanía del objeto.
    • La fecha del apocalipsis sería conocida probablemente con años de antelación. Esto permitiría tanto a científicos como a astrónomos aficionados cotejar las diferentes variables en juego.
    • No hay implicaciones políticas (no se puede culpabilizar a nadie) en la caída de un asteroide. Quizá por eso cuando una asteroide potencialmente peligroso es descartado, se descarta y punto. Tenemos un ejemplo reciente de esto con el asteroide (99942) Apofis, récord de peligrosidad en la escala de Palermo para un posible impacto en 2036, que se ha caído de la lista tras su última visita a primeros de este año, una vez efectuadas las consiguientes correcciones.

    A la luz de lo expuesto queda para el lector la comparación entre ambos casos.

    Corolario

    Vivimos en un insignificante planeta que pertenece a un sistema solar insignificante situado en la Vía Láctea, una de las cuarenta galaxias de su Grupo Local, que a su vez se encuadra en el Supercúmulo de Virgo, uno más entre los 10 millones de supercúmulos que se cree existen en el Universo conocido. Lo que suceda o deje de suceder en este rincón del Universo es esencialmente irrelevante para la evolución de éste, sea cual sea.

    Desde su origen hace 4600 millones de años, la historia de este planeta ha estado plagada de sucesos críticos tanto terrestres como extraterrestres, miles de especies han dejado de existir mientras que otras han surgido por diferentes mecanismos evolutivos. Está en la propia dinámica del planeta.

    Las posibilidades de un cataclismo que acabe con un porcentaje alto de las formas de vida actuales, o las arrase por completo, no son despreciables pero disminuyen si consideras que eso pueda pasar en este mismo siglo o incluso milenio. Entre los eventos que sabemos que pueden suceder, porque ya han sucedido o porque suceden periódicamente, están un cambio dramático del Clima terrestre, y una caída de un asteroide suficientemente peligroso. En el primer caso estamos ciertamente lejos de comprender los mecanismos que modulan los múltiples factores que definen el clima, y aún más lejos de determinar el papel de los recién llegados humanos en él. En el segundo conocemos tanto los mecanismos, como las limitaciones implícitas.

    En ambos casos carecemos de una solución para evitar las consecuencias. En el caso del Clima malamente vamos a plantear unas salvaguardas si ni siquiera somos capaces de entender el papel de muchos de los factores implicados, y todo lo que tenemos son unos modelos que más o menos reconocidamente, no funcionan.  En el segundo caso hay varias soluciones que podrían funcionar dependiendo del tamaño del asteroide y de la distancia temporal al suceso.

    En uno y otro caso las claves para sortear estos peligros son la Ciencia y la Tecnología, ligadas íntimamente al progreso económico y social, que a su vez depende de que los recursos energéticos del planeta sean utilizados de una manera racional y pragmática. Justo la dirección contraria a la propuesta por las diferentes corrientes “ecologistas” con su culto a la Pachamama y otras mitologías derivadas, víctimas de la mala ciencia y la mucha propaganda.

    Por todo ello, si en alguna ocasión utilizan la metáfora del asteroide para desacreditar el escepticismo sobre el consenso del apocalipsis climático, la primera opción es utilizar algunos de los argumentos que aquí se han expuesto. Muy probablemente no servirá de nada, pero por nosotros que no quede, siempre tendremos la otra opción: mandarles a esparragar.

     
    • viejecita 20:14 on 25/01/2013 Permalink | Reply

      ¡Que gozada de comentario, este de hoy !
      He leído tu texto, y lo del enlace de la Wikipedia sobre las diferentes soluciones posibles para evitar el impacto de un asteroide grande. Estoy fascinada, y voy a volver, para entender bien lo de las soluciones indirectas. Y voy también a meterme en todos los diferentes enlaces, ahora, cuando lea tu texto más despacio, por segunda vez.
      Pero me parece un desastre, que en este momento el énfasis en lo del no suficientemente probado peligro por el calentamiento global antropogénico de las narices esté haciendo que se recorte en programas espaciales, y en tecnología. Que deberíamos seguir intentando formas de emigrar a otras galaxias. Ya sé que yo nunca iba a poder viajar a Alfa Centauro, pero me haría ilusión poder soñar con que los nietos de mis nietos sí lo pudieran hacer. Que se consiguiera viajar a la velocidad de la luz. O más deprisa todavía…( ¿ no decían algo así con lo del bosón famoso ? )
      Bueno, me voy a cenar, y luego vuelvo otro poco
      Pero gracias por el hilo, que es genial.

      PS No tienes nada puesto de lado, en SisB, para que te voten en lo de los bloggies, y se termina el domingo la primera votación

      • Eclectikus 20:32 on 25/01/2013 Permalink | Reply

        Gracias V. Este artículo lo publiqué el otro día en DEE y se me pasó publicarlo aquí. Me alegro de que te haya gustado 😉 es para leerlo tranquilamente, y para los interesados, bucear en los enlaces.

        Gracias por recordarme lo del concurso, prepararé otro post para captar votos a ver si cuela.

  • Eclectikus 08:23 on 19/10/2012 Permalink | Reply
    Tags: , , Física   

    Un repaso a la Mecánica Cuántica para entender el Premio Nobel de Física 2012 

    El premio Nobel de Física 2012 se concedió la semana pasada a Serge Haroche y David J. Wineland por “los innovadores métodos experimentales que permiten la medición y manipulación de sistemas cuánticos individuales“… “inventado y desarrollado de manera independiente métodos para medir y manipular partículas individuales, preservando su naturaleza cuántica, con técnicas que antes se consideraban inalcanzables“.

    Creo que el párrafo anterior debe parecer un sinsentido a una buena parte de los lectores, y es que cuando la Física Cuántica aparece, la tendencia general es a no hacer ni siquiera el intento de indagar qué hay detrás. No será una humilde entrada de blog la que solucionará este defecto, pero al menos voy a intentar poner mi grano de arena para que el lector más intrépido se acerque unos pasos al que probablemente sea el mayor logro intelectual del ser humano, la Física Cuántica, y de paso comprenda algo de este premio Nobel tan estrechamente relacionado con esta teoría, o más concretamente con la Óptica Cuántica.

    Apuntes históricos

    La primera semilla de la Mecánica Cuántica fue inconscientemente puesta por Max Planck en el año 1900, cuando formuló la hipótesis de que la energía de la radiación electromagnética no era una variable continua, sino una variable discreta, concretamente igual a un numero de entero de veces la frecuencia de la onda multiplicada por un determinada valor, h, que terminaría llamándose la constante de Planck. En realidad era un trapicheo matemático para que cuadrara el espectro energético medido de un cuerpo radiante, con el predicho por sus cálculos. Nadie sospechaba en aquel entonces el papel clave que tendría esta asunción para la Física del siglo XX.

    Albert Einstein dio también un paso fundamental en el avance del conocimiento de la materia con su famoso trabajo sobre el efecto fotoeléctrico de 1905 (“Un punto de vista heurístico sobre la producción y transformación de la luz—>), un fenómeno que ocurre cuando al hacer incidir una determinada radiación electromagnética sobre un metal se produce en este una emisión de electrones. Einstein utilizó la relación cuantificada de Planck para formular la descripción teórica de este efecto.

    La dualidad Onda Partícula, introducida sin pena ni gloria por el físico francés Louis de Broglie en su tesis doctoral (1924), postulaba que la materia presentaba simultáneamente un comportamiento que correspondía a ondas o a corpúsculos, y que éste se manifestaba de una u otra forma en función del experimento. Esta hipótesis se vería confirmada experimentalmente tres años después, cuando diversos experimentos de doble rendija de Young (entrada Wiki) con electrones, presentaron un patrón de difracción como el de la animación mostrada arriba. Es decir qué las partículas sufrían un fenómeno que es característico y perfectamente estudiado en las ondas, pero que es muy difícil de imaginar en corpúsculos, y no digamos ya en objetos macroscópicos.

    Muchos científicos fueron poniendo más ladrillos en la construcción de la teoría durante el primer tercio del siglo XX, RutherfordPoincaré, BohrSommerfeld, Compton, Bose, Pauli, Born, FermiDirac… pero quizá mención especial merezcan dos físicos por sus aportaciones esenciales. El primero es Erwin Schrödinger que publicaba en 1926 la Ecuación de Onda, el equivalente cuántico a la ecuación del movimiento (2ª Ley de Newton) de la Mecánica Clásica, cuya solución representa la evolución temporal de los estados cuánticos que están ahora ya definidos como una función de onda.

    El segundo es Werner Heisenberg que publicaba en 1927 el siguiente gran hito de la Física Cuántica, el Principio de Incertidumbre de Heisenberg, que establece que la precisión con que se puede obtener el valor de determinadas variables por pares, queda limitada no ya por consideraciones instrumentales si no más bien por un principio intrínseco que acota lo que podemos llegar a saber en un determinado experimento.

    Una primera aproximación a este principio nos lleva a pensar que hablamos de precisión de la medida, y de la imposibilidad de evitar un grado de error debido a la perturbación que se provoca al realizar la propia observación durante el experimento. Si medimos “exactamente” la posición de un electrón es porque lo hemos “visto”, por tanto el sistema ya es distinto (ha emitido un fotón), y ya no podemos calcular cuál es su dirección a partir de ese instante (ya es otro sistema), o sea, hemos sido precisos midiendo la posición (Δx) a costa de que tendremos un gran error en el cálculo de su trayectoria (Δp).

    Pero al examinar detenidamente el concepto en el marco de la dualidad onda-corpúsculo se ve que esta limitación es intrínseca debido al carácter ondulatorio de la materia. Y esta es la verdadera revolución de la Mecánica Cuántica, es un punto y final al determinismo científico (y por tanto también al determinismo filosófico), que invariablemente nos lleva a considerar un componente de aleatoriedad en la Naturaleza que nos obliga a hablar de los sistemas en términos de probabilidad, o más apropiadamente en términos de distribuciones de probabilidad.

    El resto del siglo XX fue un hervidero teórico y experimental del mundo de la Mecánica Cuántica, a continuación, en modo Twitter, algunos de los momentos más importantes del proceso:

    • 1938.- Isidor Isaac Rabi describe y observa por primera vez la Resonancia Magnética Nuclear.
    • 1942.- Enrico Fermi consigue la primera reacción nuclear de fisión autosostenida (Chicago Pile_1)
    • 1948.- Richard Feynman (entre otros) ponen sobre la mesa una formulación de la Electrodinámica compatible con la Mecánica Cuántica y la Relatividad.
    • 1949.- Freeman Dyson interpreta los diagramas de Feynman más allá de considerarlos un simple método de cálculo, y crea las series de Dyson que resuelven formalmente por iteración la ecuación de Schrödinger dependiente del tiempo.
    • 1957.- John Bardeen, Leon Cooper y J. R. Schrieffer proponen su teoría cuántica BCS de la superconductividad de baja temperatura.
    • 1964.- Murray Gell-Mann y George Zweig proponen de manera independiente el modelo de quarks para los hadrones, los constituyentes fundamentales de la materia quedan divididos en quarks, electrones y neutrinos.
    • 1967.- Steven Weinberg y Abdus Salam presentan un modelo que unifica el electromagnetismo con la fuerza nuclear débil en el hoy llamado Modelo electrodébil.
    • 1977 a 1995 – El quark top es finalmente observado en el Fermilab.
    • (… cronografía completa en Wikipedia aquí)
    Consecuencias y paradojas de la Mecánica Cuántica

    Lo primero que es importante destacar, es que los efectos de la mecánica cuántica se manifiestan solo a escalas microscópicas (aunque el mundo visible no sería ni parecido sin este comportamiento subyacente), porque la indeterminación para objetos grandes, debido a la pequeñez del valor de la constante de Planck (6.626 x 10 -34), siempre será muchísimo menor que los propios errores experimentales. Por tanto la Mecánica Clásica (y la Electrodinámica) siguen siendo perfectamente válidas en el mundo macroscópico.

    Una de las consecuencias de la Mecánica Cuántica se deduce del Principio de Superposición de los sistema lineales, según el cual los efectos producidos por un estímulo en un determinado punto en un instante dado, es la suma de los efectos individuales que produciría una combinación de estímulos cuya resultante fuera el estímulo original. Dado que un sistema cuántico viene definido por una combinación lineal de soluciones de la ecuación de Schrödinger, el Principio de Superposición se aplica “de oficio”. Si medimos una determinada variable (un posible estado del sistema) se obtendrá un valor cualquiera según la distribución de probabilidad que le corresponde a ese sistema. No podemos predecir cuál será ese estado, pero una vez que midamos… el estado será el medido y no otro, y si volvemos a medir acto seguido, volveremos obtener ese mismo resultado. Decimos que se ha producido el colapso de la función de onda.

    Esta interpretación no es la única que escarba en la intimidad ontológica de la mecánica cuántica, pero es probablemente la mayoritaria, al menos desde el punto de vista académico, y la que se acomoda mejor en las diversas interpretaciones que hoy se manejan (y sus variantes).

    Entre todas estas visiones, por su relación con el premio Nobel 2012, vamos a recordar la Interpretación de Copenhage. Esta lectura de la cuántica fue propuesta por Niels Bohr y Werner Heisenberg (y Born, Dirac y otros) fruto de su colaboración en el Niels Bohr Institute a finales de los años veinte del pasado siglo. Centra el foco en el momento de la medida, y considera sin sentido sacar conclusiones sobre el estado del sistema antes de él. Además considera la función de onda una entidad matemática cuyo único propósito es el cálculo de las probabilidades en un determinado experimento. En general considera que el proceso de un experimento tiene tres fases (Physics and Philosophy, The Revolution in Modern Science. Werner Heisenberg):

    1. La transcripción de las condiciones de un experimento en una distribución de probabilidad. Sujeto al Principio de Incertidumbre.
    2. La evolución temporal de esta función. No puede ser descrita en términos clásicos, no hay descripción posible entre las condiciones iniciales y la toma de la primera medida.
    3. El establecimiento de una media por el sistema instrumental. Es el momento en el que pasamos de lo posible a lo concreto.

    Dado que esta interpretación abunda en el carácter indeterminista de la Teoría, desde el principio chocó (y de hecho todavía lo hace) con algunos de los grandes pensadores del siglo XX, incluidos algunos de los padres de la Mecánica Cuántica como Einstein, de Broglie, Schrödinger… que poco tardaron en plantear experimentos imaginarios que ponían de relieve las paradojas de esta teoría. Es el caso de la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen (EPR), que hurga en el entralazamiento cuántico, un efecto que predice que sistemas acoplados pero separados espacialmente experimentarán instantáneamente los cambios en una de sus partes, lo cual está en oposición frontal con la Teoría de la Relatividad que postula la velocidad de la luz en el vacío como la máxima velocidad a la que puede transmitirse una perturbación.

    Erwin Schrödinger por su parte planteó la más conocida paradoja del gato de Schrödinger, en la cual se describe un experimento con un gato metido en una caja, en el que una sustancia radiactiva acciona un dispositivo que inocula un veneno en la caja en el caso de que se produzca una desintegración, proceso que obedece a las leyes probabilísticas de la Mecánica Cuántica. Por tanto la función de onda del sistema será una combinación de los estados “gato vivo” y “gato muerto”, y mientras no abramos la caja (colapso de la función de onda) nada podremos decir de la salud del gato, desde el punto de vista físico-matemático estará literalmente en una combinación dada de estados “vivo” y “muerto”.

    Parte del trabajo teórico y experimental en Física se ha dirigido a dar respuesta a estas paradojas proponiendo alternativas a la interpretación de Copenhage, algunas como la Teoría de Variables Ocultas están llenas de sentido común (y retoman el determinismo), y otras parecen más propias de la Ciencia Ficción que de la Física, como es el caso de los Universos paralelos. En cualquier caso es un apasionante debate en la misma frontera de la Física y la Filosofía, y todo un ejercicio intelectual el intentar comprender si quiera cuales son las cuestiones que están en liza.

    Qué aportan Wineland y Haroche en este embrollo

    La academia sueca ha premiado este año dos líneas de investigación experimental, en las que busca (y se consigue) controlar y manipular sistemas cuánticos individuales sin perturbarlos, o controlando la perturbación que viene a ser lo mismo.

    En concreto David Wineland recibe el premio por su técnica de manipulación y medida mediante fotones, del estado cuántico de iones y átomos atrapados mediante un campo eléctrico. Básicamente su arte está en “enfriar” con pulsos láser los iones atrapados hasta que alcanzan su nivel mínimo de energía, y entonces sintonizar finamente el haz láser (fotones) para excitar el ion hasta un estado superpuesto en el que coexisten con igual probabilidad el estado fundamental (“gato vivo”) y el excitado (“gato muerto”), lo cual permite estudiar la superposición cuántica que mencionábamos arriba.

    Por su parte Serge Haroche recibe el premio por su método, de alguna manera especular del anterior, de medir mediante iones el estado cuántico de fotones atrapados en una cavidad. La técnica se basa en controlar los fotones (microondas en este caso) capturados en una cavidad de espejos superconductores en cuyas paredes rebotan durante una décima de segundo antes de ser absorbidos, tiempo durante el cual su estado cuántico es controlado y medido simultáneamente por átomos de Rydberg individuales que son introducidos en la cavidad de una manera (a una velocidad) que la interacción con el fotón es perfectamente controlada.

    Un informe más completo pero sin estridencias nos lo proporciona la misma organización Nobel en inglés en este PDF, y con estridencias en este otro. Ninguno de los dos son estrictamente técnicos y contienen algunos gráficos interesantes que pueden aclarar algo mi sucinta descripción anterior.

    ¿Y esto para qué sirve? Pues aparte de la contribución al análisis experimental de las paradojas teóricas de las que hablamos antes (sustituyendo el gato por iones y fotones), hay varios campos prácticos en los que estas técnicas suponen un gran avance, como la propia academia exponía en su nota de prensa: en la computación cuántica, y en el desarrollo de relojes atómicos.

    En cuanto a los relojes atómicos, el paso del estándar actual basado en la estructura hiperfina del Cesio (—>), a un estándar basado en una pareja de iones en una trampa como la planteada por Wineland, supondría una mejora de dos ordenes de magnitud (100 veces más precisos) que los relojes de Cesio-133. Según el informe de la academia eso significa que un reloj así construido puesto en marcha en el Big Bang, hoy estaría retrasado (o adelantado) un máximo de cinco segundos. Esto será de aplicación inmediata en diferentes estándares del Sistema Internacional que utilizan el tiempo, en Astrofísica,  en radioastronomía, y será una mejora crítica en los Sistemas de Posicionamiento Global.

    En cuanto a la Computación Cuántica, que probablemente será el futuro de la computación, solo hace falta fijarse que lo esencial en esta incipiente tecnología es que se sustituyen los bits por Qubits, que en realidad no son otra cosa que estados cuánticos, y que estas son las entidades que se deben manipular y controlar, para de inmediato inferir que el premio nobel de Física 2012 tendrá aplicaciones directas en este campo. Creo que es un tema lo suficientemente interesante como para dedicarle una entrada un día de estos.

    Hay una consecuencia negativa en este premio Nobel que no quisiera dejar en el tintero. Se ha entregado en una rama de la Física Cuántica (la Óptica Cuántica), con aplicaciones inmediatas en un campo, la Computación Cuántica, en el que contamos uno de los mayores especialistas a nivel mundial, Juan Ignacio Cirac, el actual director de la División Teórica del Instituto Max-Planck de Óptica Cuántica en Garching, Alemania. En años anteriores había sonado su nombre como firme candidato al premio, así que la concesión este año del nobel en su campo hace presuponer que pasarán unos cuántos años hasta que se vuelva a repetir la misma rama de la Física, y por tanto, salvo sorpresa, España seguirá con el casillero de premios nobel de Física a CERO una buena temporada.

     
    • Esopra Montaraz 10:33 on 04/12/2012 Permalink | Reply

      Espléndido artículo, as usual.

      Good news. A mi hormonito, por lo demás en edad de desatención y vagancia supinas, le gusta la física.

      Probablemente usted también tenga algo que ver en ello.

      • Eclectikus 11:01 on 04/12/2012 Permalink | Reply

        Gracias Esopra :)

        Si es buena noticia que a tu hijo le guste la Física, porque si fuera que le gusta la Historia no sería noticia… Ahora, que se prepare para dejarse las cejas entre ecuaciones, como no le divierta eso, malo.

c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

Uso de cookies

NMSP utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
%d bloggers like this: